San­cho III el Ma­yor

La he­ge­mo­nía de la di­nas­tía pam­plo­ne­sa

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Edad Media - JU­LIA PA­VÓN BE­NI­TO

LA FI­GU­RA DEL REY de Pam­plo­na San­cho el Ma­yor (1000-1035) po­see un per­fil his­tó­ri­co en­vi­dia­ble. Su tra­yec­to­ria vi­tal coin­ci­de con un mar­co en el que, tan­to en Eu­ro­pa como en la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, se de­tec­tan unos acon­te­ci­mien­tos que mo­di­fi­ca­rán el rum­bo y for­ma­rán par­te esen­cial de las raí­ces de su cul­tu­ra e his­to­ria.

A co­mien­zos del si­glo XI el Ca­li­fa­to his­pano del Is­lam es­ta­ba des­ga­rrán­do­se in­ter­na y te­rri­to­rial­men­te, pa­ra pa­sar a per­der par­te de aque­lla glo­ria y po­de­río que lu­ció en los pri­me­ros tiem­pos de con­quis­ta y más tar­de ba­jo la co­ber­tu­ra emi­ral di­ri­gi­da des­de Cór­do­ba. Por otro la­do, y pro­ve­nien­te del co­ra­zón del con­ti­nen­te, se co­men­za­ba a fra­guar una mu­ta­ción a to­dos los ni­ve­les, tan­to po­lí­ti­co, como so­cial, eco­nó­mi­co y re­li­gio­so-cul­tu­ral.

Y es aquí cuan­do se en­tien­de la vida y obra po­lí­ti­ca de San­cho III, un mo­nar­ca qui­zá des­fi­gu­ra­do a tra­vés de las in­ter­pre­ta­cio­nes que ya des­de el si­glo XII, y con más in­ten­si­dad en la pa­sa­da cen­tu­ria, han que­ri­do re­cons­truir, a la luz de una he­ren­cia apa­ren­te­men­te in­com­pren­si­ble, el le­ga­do de di­cho rei­na­do.

San­cho Garcés es rey e hi­jo de re­yes. Su fi­gu­ra es­tá en­tron­ca­da, in­clu­so an­tes de su ma­tri­mo­nio con Mu­nia­don­na o Ma­yor, con las más des­ta­ca­das di­nas­tías que go­bier­nan los di­fe­ren­tes te­rri­to­rios cris­tia­nos na­ci­dos en opo­si­ción al Is­lam: el reino de León, el con­da­do cas­te­llano y el con­da­do de Bar­ce­lo­na. In­te­li­gen­te, que no ávi­do de po­der, San­cho fue so­lu­cio­nan­do há­bil­men­te los pro­ble­mas y com­pro­mi­sos que en vir­tud de sus pa­ren­tes­cos se le fue­ron pre­sen­tan­do, en con­cre­to la he­ren­cia del con­da­do de Ri­ba­gor­za (1018 y 1025) y más tar­de la de la emer­gen­te Cas­ti­lla (1029), pa­ra di­la­tar los lí­mi­tes de sus do­mi­nios des­de el Pi­ri­neo cen­tral has­ta los con­fi­nes de los ríos Cea y Pi­suer­ga. In­ter­ven­cio­nes co­yun­tu­ra­les aque­llas, en las que, como ca­be­za de la es­tir­pe real, fue in­vo­lu­cran­do a sus hi­jos, quie­nes, sin ha­ber­lo pre­vis­to, aca­ba­ron ha­cien­do per­du­ra­ble en el tiem­po y cons­ta­ta­ble so­bre la geo­gra­fía la for­ma­ción de Cas­ti­lla-León, Na­va­rra y Ara­gón.

Vin­cu­la­do a una tie­rra –el regnum Pam­pi­lo­nen­se– que man­tu­vo el nom­bre re­fe­ren­cial de su más an­ti­gua ca­be­za ur­ba­na –la ci­vi­tas de Pom­pae­lo– es­te mo­nar­ca

ma­ne­jó, por tan­to, la com­ple­ja tra­ma po­lí­ti­co-di­nás­ti­ca que se le pre­sen­tó, do­tan­do así de un gran pres­ti­gio a su li­na­je y a una ya no mo­des­ta so­be­ra­nía sur­gi­da en el si­glo X al ca­lor del ideal y pro­gra­ma neo­gó­ti­co de re­con­quis­ta.

SU FI­GU­RA Y SU OBRA La muer­te de Al­man­zor y de su hi­jo Abd al-Ma­lik (1008) desem­bo­ca­ron en la di­so­lu­ción del ca­li­fa­to de Cór­do­ba de­bi­do a las dispu­tas in­ter­nas en­tre fac­cio­nes ri­va­les que des­tru­ye­ron la tra­yec­to­ria del go­bierno cen­tral, sus­ti­tui­do a par­tir de 1031 por di­ver­sas tai­fas. Es­tos pe­que­ños ám­bi­tos de po­der re­gio­nal, cons­tan­te­men­te en­fren­ta­dos, se vie­ron ne­ce­si­ta­dos de la co­la­bo­ra­ción mi­li­tar de re­yes y prín­ci­pes cris­tia­nos, pa­ra ga­ran­ti­zar su paz e in­de­pen­den­cia. A cam­bio pa­ga­ron sus ser­vi­cios con nu­me­ra­rio de oro y pla­ta, las pa­rias, que im­pul­sa­ron en bue­na me­di­da el des­pe­gue de las pe­que­ñas en­ti­da­des te­rri­to­ria­les cris­tia­nas nor­te­ñas.

De ma­ne­ra pa­ra­le­la, co­mien­zan a de­tec­tar­se trans­for­ma­cio­nes po­lí­ti­co-mi­li­ta­res y la aper­tu­ra de nuevos ho­ri­zon­tes eco­nó­mi­cos. El sos­te­ni­do cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co y los con­tac­tos con el res­to de Eu­ro­pa, al compás del au­ge co­mer­cial, en­cau­za­do a tra­vés de las ru­tas a San­tia­go de Com­pos­te­la, su­po­nen la mo­di­fi­ca­ción y di­ver­si­fi­ca­ción de la tra­di­cio­nal ge­ne­ra­ción de ri­que­zas en una so­cie­dad feu­dal, cu­yo so­por­te era la ren­ta cam­pe­si­na. To­do ello po­si­bi­li­tó un en­ri­que­ci­mien­to de la vida re­li­gio­sa, cul­tu­ral y ar­tís­ti­ca.

La mo­nar­quía he­re­da­da por San­cho el Ma­yor en los al­bo­res del si­glo XI, víc­ti­ma de la aco­me­ti­da di­rec­ta de las acei­fas ami­ríes, or­ques­ta­ría sin em­bar­go los re­sor­tes ne­ce­sa­rios que pro­pi­cia­ron un gran gi­ro his­tó­ri­co pe­nin­su­lar y la he­ge­mo­nía de la di­nas­tía pam­plo­ne­sa en el es­pa­cio his­pano-cris­tiano.

Su fi­gu­ra y su obra con­vie­ne des­li­gar­la, en primer tér­mino, de cual­quier tes­ti­mo­nio his­to­rio­grá­fi­co que no ten­ga en cuen­ta el con­tex­to en­tre­te­ji­do por la tra­ma de re­la­cio­nes fa­mi­lia­res y las ba­ses so­cia­les e ideo­ló­gi­cas sus­ten­ta­do­ras de la mo­nar­quía, como ya ad­vir­tie­ron An­to­nio Ubie­to, Jo­sé Mª La­ca­rra y más re­cien­te­men­te Án­gel J. Mar­tín Duque.

MA­DRE Y ABUE­LA El jo­ven rey cuen­ta al asu­mir la di­rec­ción del reino con el ase­so­ra­mien­to de su ma­dre, la leo­ne­sa Ji­me­na y de su abue­la, la cas­te­lla­na Urra­ca, así como del con­se­jo de su in­flu­yen­te tío se­gun­do, el con­de San­cho Gar­cía, el cual le en­tre­ga como es­po­sa a su hi­ja Ma­yor. Es­ta unión se con­ver­ti­ría a cor­to pla­zo en el prin­ci­pio de in­ter­ven­ción so­bre los te­rri­to­rios de Cas­ti­lla y Ri­ba­gor­za, yux­ta­po­nien­do en es­te úl­ti­mo es­pa­cio el de­re­cho de he­ren­cia y el de con­quis­ta.

Los la­zos de pa­ren­tes­co con­du­je­ron a San­cho el Ma­yor a sal­va­guar­dar los in­tere­ses y do­mi­nios de su cu­ña­do, el in­fan­te cas­te­llano Gar­cía, un ni­ño de ape­nas sie­te años, hi­jo del des­apa­re­ci­do con­de San­cho Gar­cía (1017). An­te tal cir­cuns­tan­cia, Al­fon­so V de León (999-1028) in­ten­tó res­ta­ble­cer su au­to­ri­dad en las tie­rras si­tua­das en­tre los ríos Cea y Pi­suer­ga, dispu­tadas con Cas­ti­lla. Es­te te­rri­to­rio se aco­gió ba­jo la pro­tec­ción del pam­plo­nés, ár­bi­tro más que di­rec­tor del res­ta­ble­ci­mien­to ju­ris­dic­cio­nal cas­te­llano al es­te del Cea. El ma­tri­mo­nio del leo­nés, viu­do de Elvira

Me­nén­dez, con Urra­ca, her­ma­na a su vez del Ma­yor, co­rro­bo­ró la pa­ci­fi­ca­ción (1023). Pe­ro la ines­pe­ra­da muer­te de Al­fon­so el 7 de agos­to de 1028 an­te los mu­ros de Vi­seo cal­ca­ba la si­tua­ción vi­vi­da en Cas­ti­lla; Ber­mu­do III, hi­jo del di­fun­to, só­lo con­ta­ba on­ce años y no es­ta­ba ca­pa­ci­ta­do pa­ra ha­cer fren­te a la no­ble­za le­van­tis­ca.

El rey cuen­ta al asu­mir la di­rec­ción del reino con el ase­so­ra­mien­to de su ma­dre, la leo­ne­sa Ji­me­na, y de su abue­la Urra­ca

To­da es­ta tra­ma, amén de la de­pen­den­cia teó­ri­ca de Cas­ti­lla con res­pec­to a León, con­du­je­ron a que San­cho el Ma­yor pro­yec­ta­ra el ca­sa­mien­to en­tre el jo­ven in­fan­te de Cas­ti­lla, Gar­cía, con San­cha, her­ma­na de Ber­mu­do. Los es­pon­sa­les no pu­die­ron lle­gar a ce­le­brar­se pues el cas­te­llano fue ase­si­na­do en León el 13 de ma­yo de 1029 por dos miem­bros del li­na­je ala­vés de los Vela. De ma­ne­ra que Ma­yor, es­po­sa del rey de Pam­plo­na, se con­ver­tía en su­ce­so­ra de su her­mano, cu­yo tí­tu­lo y fun­cio­nes con­da- les pa­sa­ron a ser asu­mi­dos en or­den a su de­re­cho o res­pon­sa­bi­li­dad con­yu­gal por su es­po­so, quien aso­cia­ría en di­chas ta­reas a su hi­jo Fer­nan­do.

Así, se res­tau­ró el or­den en la ciu­dad de León y su dis­tri­to, las tie­rras de As­tor­ga y Zamora y el con­tro­ver­ti­do te­rri­to­rio del Cea y el Pi­suer­ga. La pos­te­rior reha­bi­li­ta­ción de la se­de epis­co­pal de Pa­len­cia (1034) en­tre las se­des de León y Bur­gos, que ra­ti­fi­ca­ría Ber­mu­do III, pu­so fi­nal a un con­flic­to se­lla­do dos años más tar­de con su en­la­ce ma­tri­mo­nial con Ji­me­na, hi­ja de San­cho Garcés III. La in­ter­ven­ción y pre­sen­cia de San­cho en Ri­ba­gor­za fue de­bi­da a una se­rie de acon­te­ci­mien­tos y cam­bios trans­cen­den­ta­les de or­den po­lí­ti­co y di­nás­ti­co. Al igual que el res­to de los prin­ci­pa­dos de la Es­pa­ña cris­tia­na, es­te con­da­do pi­re­nai­co su­frió las con­se­cuen­cias de las raz­zias or­ga­ni­za­das des­de Cór­do­ba en torno al año 1000. Los con­tin­gen­tes mu­sul­ma­nes di­ri­gi­dos por Abd al Ma­lik, que al­can­za­ron en 1006 el nú­cleo ri­ba­gor­zano, no hi­cie­ron más que agu­di­zar el des­con­cier­to so­bre un te­rri­to­rio re­gi­do en aque­llos lus­tros por un li­na­je que atra­ve­sa­ba una ines­ta­ble si­tua­ción su­ce­so­ria. La muer­te del con­de Isarno en 1003 ge­ne­ró un va­cío que su her­ma­na To­da, he­re­de­ra, fue in­ca­paz de afron­tar en un mo­men­to de es­plen­dor cor­do­bés. Viu­da de Su­ñer de Pa­llars y sin des­cen­den­cia, de­le­gó el go­bierno en su so­brino Guillermo, hi­jo ile­gí­ti­mo de su her­mano Isarno y edu­ca­do en la Cor­te de Cas­ti­lla ba­jo el am­pa­ro de su tía Ava, viu­da del con­de Gar­cía Fernández.

LA HE­REN­CIA DE RI­BA­GOR­ZA Guillermo lo­gró re­cons­truir una lí­nea po­lí­ti­ca ne­ta­men­te ri­ba­gor­za­na, pe­ro por po­co tiem­po, en­tre 1011 y 1017, año en el que fue ase­si­na­do por los hom­bres del va­lle de Arán. Con su muer­te la he­ren­cia re­ca­yó en Ma­yor, fru­to del ma­tri­mo­nio de Ava de Ri­ba­gor­za y el men­cio­na­do Gar­cía Fernández, con­de cas­te­llano. Aqué­lla, re­pu­dia­da por su ma­ri­do Rai­mun­do III de Pa­llars, se re­fu­gió en los va­lles de Be­nas­que y Sos, en la al­ta Ri­ba­gor­za. La va­can­te con­dal fue pre­ten­di­da por San­cho el Ma­yor, que to­ma­ría ba­jo su au­to­ri­dad es­tas

La pre­sen­cia de San­cho en Ri­ba­gor­za fue de­bi­da a una se­rie de acon­te­ci­mien­tos y cam­bios tras­cen­den­ta­les de or­den po­lí­ti­co y di­nás­ti­co

tie­rras, de­jan­do de ser una for­ma­ción po­lí­ti­ca pro­pia pa­ra pa­sar a for­mar par­te de su reino. La atri­bu­ción del con­trol de otros ám­bi­tos es­pa­cia­les a San­cho por par­te de al­gu­nos es­cri­bas no re­fle­ja su po­si­ble am­bi­ción per­so­nal sino que plas­ma so­bre el pa­pel las re­la­cio­nes de pa­ren­tes­co de la di­nas­tía pam­plo­ne­sa con los con­des de Bar­ce­lo­na y Gas­cu­ña. Be­ren­guer Ramón I sig­na cier­tos do­cu­men­tos como ex­pre­sión de bue­na amis­tad y re­la­ción con su cu­ña­do, sin que por ello res­pon­da a una su­pues­ta de­pen­den­cia feu­do-va­sa­llá­ti­ca. La muer­te del con­de gas­cón San­cho Guillermo (1009-1032), vi­si­tan­te asi­duo de la cor­te na­je­ren­se de su tío San­cho Garcés II Abar­ca, pu­do qui­zá des­per­tar el áni­mo de pre­ten­sión de aquel feu­do fran­cés, el cual pa­só a Eu­des, so­brino car­nal del di­fun­to.

En de­fi­ni­ti­va, San­cho el Ma­yor he­re­dó una ór­bi­ta que su­ma­ba unos vein­tiún mil ki­ló­me­tros cua­dra­dos y ga­nó unos tres mil qui­nien­tos, con la ló­gi­ca am­plia­ción de la fran­ja de con- tac­to con el Is­lam. La ór­bi­ta es­pa­cial mo­nár­qui­ca, el regnum pam­pi­lo

nen­se, in­cluía la te­rra Na­ge­ren­sis, los con­da­dos de Ara­gón y Ri­ba­gor­za y la Cas­te­lla Ve­tu­la. La fron­te­ra con los do­mi­nios mu­sul­ma­nes abar­ca­ba en sus ex­tre­mos oc­ci­den­ta­les la cuen­ca del Due­ro por los va­lles del Te­ra y Ra­zón has­ta Ga­rray, y por tie­rras rio­ja­nas so­bre las al­tu­ras que se­pa­ran los va­lles de Le­za-Ju­be­ra y el Ci­da­cos. Al nor­te del Ebro en los re­bor­des de las sie­rras pre­pi­re­nai­cas, San­cho de­bió de re­cu­pe­rar las co­mar­cas de Fu­nes, Sos y Un­cas­ti­llo y ar­ti­cu­lar for­ta­le­zas que vi­gi­la­ban los ac­ce­sos del Ar­ga y Ara­gón y to­dos los co­lla­dos y des­fi­la­de­ros de en­tra­da a la cor­di­lle­ra ter­cia­ria. Se­ría el ca­so de Fu­nes, Ca­pa­rro­so, Sos, Un­cas­ti- llo, Lue­sia, Biel y Ca­ca­bie­llo so­bre el río Gá­lle­go. Loarre, No­ci­to, Se­co­rún, Buil, Bol­ta­ña y Mon­clús so­bre el Cinca y Pe­ra­rrúa so­bre el Ése­ra.

Los cro­nis­tas de los si­glos XII y XIII atri­bu­yen a San­cho la par­ti­ción del reino en­tre sus hi­jos dan­do lu­gar a nuevos es­ta­dos so­be­ra­nos. Pe­ro una re­vi­sión de la cues­tión, en la que que­dan su­ti­les ar­gu­men­tos por ma­ti­zar, de­fi­ne más cohe­ren­te­men­te el le­ga­do y he­ren­cia del pam­plo­nés.

REX PAMPILONENSIS San­cho, al mo­rir, era rex Pampilonensis, pe­ro tam­bién exis­tía un con­jun­to de de­re­chos y bie­nes con­da­les apor­ta­dos a la fa­mi­lia re­gia por vía ma­ter­na que se de­bie­ron dis­tri­buir con la ma­yor equi­dad po­si­ble en­tre los tres hi­jos le­gí­ti­mos: Gar­cía, Fer­nan­do y Gon­za­lo. Ade­más, los her­ma­nos, in­clui­do el ile­gí­ti­mo Ra­mi­ro, se atri­bu­yen en vida de su pa­dre la con­di­ción de filius o pro­lis re­gis, ca­li­fi­ca­ti­vo que re­mi­te a su es­tir­pe y con­di­ción.

No obs­tan­te, y por di­ver­sas cir­cuns­tan­cias, el en­tra­ma­do te­rri­to­rial ar­ti­cu­la­do en­tre el rey de Pam­plo­na y sus her­ma­nos no tar­dó en mo­di­fi­car­se y con­vir­tió unos de­re­chos me­ra­men­te pa­tri­mo­nia­les o se­ño­ria­les, como el ca­so de Fer­nan­do y Ra­mi­ro, en la apro­pia­ción fác­ti­ca del po­der pú­bli­co, tal y como re­fle­jan los acon­te­ci­mien­tos pos­te­rio­res con la an­da­du­ra in­de­pen­dien­te de Cas­ti­lla-León y Ara­gón.

Los cro­nis­tas de los si­glos XII y XIII atri­bu­yen a San­cho la par­ti­ción del reino en­tre sus hi­jos dan­do lu­gar a nuevos es­ta­dos so­be­ra­nos

SAN­CHO III DE NA­VA­RRA Y SAN­CHO II DE CAS­TI­LLA en las Sem­blan­zas de Re­yes de la BNE.

EL PA­LA­CIO DESAN­TA CRUZ en Vi­so del Mar­qués (Ciu­dad Real) mues­tra a San­cho Garcés II de Na­va­rra, hi­jo de Gar­cía Sán­chez I, pa­dre de Gar­cía Sán­chez II.

VIR­GEN CON NI­ÑO en la Ca­te­dral de San­ta Ma­ría de Pam­plo­na.

SAN­CHO III EL MA­YOR en la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal.

RE­TA­BLO DE SAN MI­GUEL DE ARA­LAR en Na­va­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.