Jai­me I El rey cru­za­do

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Edad Media - ÓS­CAR HE­RRA­DÓN

JAI­ME I DE ARA­GÓN, fi­gu­ra clave de la Eu­ro­pa me­die­val, reali­zó al­gu­nos de los avan­ces más sig­ni­fi­ca­ti­vos de la po­lí­ti­ca pe­nin­su­lar, fa­vo­re­cien­do la crea­ción de los reinos de Valencia y de Ma­llor­ca, con­tri­bu­yen­do a las ex­pan­sión cris­tia­na fren­te al Is­lam e im­pul­san­do la cul­tu­ra y el ar­te en una épo­ca de fuer­te ten­sión mi­li­tar y re­li­gio­sa.

Los pri­me­ros años de vida de nues­tro pro­ta­go­nis­ta es­tán lle­nos de cla­ros­cu­ros, aun­que es uno de los po­cos mo­nar­cas de la His­to­ria que nos ha de­ja­do pa­ra la pos­te­ri­dad una cró­ni­ca de su rei­na­do de su pu­ño y le­tra: el Lli­bre dels Feyts o Cró­ni­ca de Jai­me I. Si nos ate­ne­mos a lo que cuen­ta el pro­pio Jai­me y a lo que re­co­ge­rán pos­te­rior­men­te cro­nis­tas como Ramón Mun­ta­ner, su in­fan­cia fue di­fí­cil y po­co di­cho­sa.

Era hi­jo de Pe­dro II el Ca­tó­li­co, rey de Ara­gón y bas­tión de la Re­con­quis­ta pe­nin­su­lar, y de Ma­ría de Mont­pe­llier, y ya su mis­mo na­ci­mien­to es­tu­vo mar­ca­do por desave­nen­cias en­tre los cón­yu­ges. Ma­ría de Mont­pe­llier se ha­bía ca­sa­do en ter­ce­ras nup­cias con Pe­dro II, en 1204, des­pués de que sus dos an­te­rio­res ma­ri­dos la re­pu­dia­ran. No tar­da­ría el mis­mo Pe­dro en ha­cer lo mis­mo y, gran mu­je­rie­go, edu­ca­do en una cor­te de poe­tas y tro­va­do­res, se en­tre­ga­ría cons­tan­te­men­te a los bra­zos de múl­ti­ples fé­mi­nas, sin ya­cer con su le­gí­ti­ma es­po­sa.

En 1207, mien­tras el rey se en­con­tra­ba en Mont­pe­llier, los cón­su­les y no­bles de la ciu­dad, con el apo­yo de al­gu­nos ecle­siás­ti­cos y la re­sig­na­da co­la­bo­ra­ción de Ma­ría, an­te la ame­na­za que se cer­nía so­bre el reino ca­so de no en­gen­drar un he­re­de­ro le­gí­ti­mo, hi­cie­ron creer al mo­nar­ca que, en la os­cu­ri­dad de la no­che, ya­cía con una de sus jó­ve­nes aman­tes, cuan­do la que com­par­tía su le­cho era su le­gí­ti­ma es­po­sa. Cuan­do Pe­dro II se dio cuen­ta del en­ga­ño en­tró en có­le­ra, co­gió su ca­ba­llo y par­tió al ga­lo­pe. Fue la pri­me­ra y úl­ti­ma vez que man­tu­vo re­la­cio­nes se­xua­les con su mu­jer; sin em­bar­go, la con­ju­ra dio sus fru­tos, y nue­ve me­ses des­pués na­cía, el 8 de fe­bre­ro de 1208, el fu­tu­ro Jai­me I.

UNA IN­FAN­CIA COM­PLI­CA­DA Pe­dro II no qui­so sa­ber na­da del hi­jo que aca­ba­ría os­ten­tan­do su co­ro­na y só­lo lo co­no­ce­ría dos años des­pués, cuan­do acom­pa­ñó al cru­za­do Si­món de Mont­fort a Mon-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.