Los Re­yes Ca­tó­li­cos

Tan­to mon­ta, mon­ta tan­to

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Del Viejo Al Nuevo Mundo - BRUNO CAR­DE­ÑO­SA

ES­PA­ÑA NA­CIÓ con los Re­yes Ca­tó­li­cos. Como si de un plan tra­za­do y pen­sa­do al mi­lí­me­tro se tra­ta­ra, el ob­je­ti­vo de Isabel y Fer­nan­do, pe­se a su ju­ven­tud, pa­re­cía es­tar cla­ro an­tes de que con­tra­je­ran ma­tri­mo­nio: reuni­fi­car los reinos, con­tro­lar los te­rri­to­rios dís­co­los, im­po­ner el ca­to­li­cis­mo como re­li­gión pre­do­mi­nan­te, mo­der­ni­zar la es­truc­tu­ra je­rár­qui­ca y ad­mi­nis­tra­ti­va, ex­ten­der los ten­tácu­los de Es­pa­ña ha­cia el Nor­te de Áfri­ca, el Me­di­te­rrá­neo y Amé­ri­ca. Al tiem­po, es­ta­ble­cie­ron una po­lí­ti­ca fa­mi­liar en­ca­mi­na­da a con­fir­mar la con­ti­nui­dad de la Co­ro­na… Y to­do les sa­lió bien.

Si hay que ele­gir el mo­men­to en el que las es­pa­ñas se con­vier­ten en Es­pa­ña, po­si­ble­men­te ha­ya que pen­sar en el ins­tan­te en el cual se ins­ti­tu­yó la em­ba­ja­da per­ma­nen­te de los reinos go­ber­na­dos por los Re­yes Ca­tó­li­cos en el Va­ti­cano. Fue la cul­mi­na­ción de un pro­ce­so de lim­pie­za re­li­gio­sa que tu­vo en la ex­pul­sión de los mu­sul­ma­nes y ju­díos su pun­to de in­fle­xión, con la co­la­bo­ra­ción de una San­ta In­qui­si­ción que se mos­tró in­fle­xi­ble y una ex­pan­sión en el Nue­vo Mun­do que te­nía la cruz como es­tan­dar­te más vi­si­ble. To­dos esos ca­mi­nos con­du­je­ron a Roma. Y allí se abrió la pri­me­ra ins­ti­tu­ción ofi­cial que uti­li­zó el nom­bre de Es­pa­ña, tiem­po des­pués de que con­clu­ye­ra la re­cu­pe­ra­ción de los te­rri­to­rios per­di­dos an­te los infieles y de que los di­fe­ren­tes reinos fue­ran ce­dien­do su li­ber­tad a fa­vor de una uni­fi­ca­ción que se pro­du­jo con tan­ta iner­cia como in­fle­xión.

EL TÍ­TU­LO QUE OTOR­GÓ EL PAPA Y no, el tér­mino Re­yes Ca­tó­li­cos no es, en con­tra de lo que po­pu­lar­men­te se cree, una de­no­mi­na­ción de cor­te po­pu­lar que ha­ya lo­gra­do al­can­zar a la His­to­ria. Se tra­ta de un tí­tu­lo que, aun­que no se uti­li­ce ya, vie­ne aña­di­do a la lar­ga lis­ta de ho­no­res que os­ten­tan to­dos los mo­nar­cas. De he­cho, el ac­tual Rey es tam­bién Su Ca­tó­li­ca Ma­jes­tad. Pe­ro el ori­gen de es­te tí­tu­lo nos lle­va al 19 de di­ciem­bre de 1496, cuan­do el papa Ale­jan­dro VI dic­ta la bu­la Si Con­ve­nit y les otor­ga el ho­nor como pre­mio a su di­fu­sión –e im­po­si­ción– del ca­to­li­cis­mo por to­do el mun­do co­no­ci­do, que era ca­si to­do es­pa­ñol. En la re­cién crea­da Es­pa­ña es­ta­ba prohi­bi­do cual­quier otro cul­to. Y en el Nue­vo Mun­do la sus­ti­tu­ción de los cre­dos in­dí­ge­nas se hi­zo a fue­go y san­gre, pe­ro se hi­zo. Y así que­dó pa­ra la His­to­ria. Só­lo cin­co si­glos des­pués el ca­to­li­cis­mo ha en­tra­do en re­tro­ce­so fren­te al im­pul­so de las co­rrien­tes evan­gé­li­cas. Me­dio mi­le­nio de una hue­lla en la que el ma­tri­mo­nio en­tre dos ado­les­cen­tes –17 años él, 18 ella– fue la pie­dra an­gu­lar de una his­to­ria que no só­lo es la his­to­ria de Es­pa­ña. Por­que lo que ocu­rrió por en­ton­ces pa­sa por ser el mo­men­to más re­le­van­te de la His­to­ria de la hu­ma­ni­dad des­de la caí­da de Roma.

Fue Isabel quien lle­vó las rien­das de lo que pa­re­cía una mi­sión des­de que se ca­só con Fer­nan­do en 1469. Su lu­cha por el trono de Cas­ti­lla, en don­de la no­ble­za no es­ta­ba de su la­do, sino de Jua­na la Bel­tra­ne­ja, fue muy en­co­na­da.

Pe­ro an­tes de que, en la ba­ta­lla de To­ro, la apues­ta de Isabel re­sul­ta­ra ven­ce­do­ra y fue­ra co­ro­na­da como Isabel I de Cas­ti­lla en 1474, el ma­tri­mo­nio ya ha­bía fir­ma­do la sen­ten­cia de Se­go­via, don­de re­sol­vían so­bre la com­pe­ten­cia de los reinos. Te­nían muy cla­ro lo que bus­ca­ban, y po­co a po­co fue­ron afian­zan­do la unión de los di­fe­ren­tes reinos ba­jo la úni­ca co­ro­na de am­bos, ex­cep­ción he­cha de Oli­ven­za y Ceu­ta –que per­ma­ne­ció un tiem­po más ba­jo do­mi­nio por­tu­gués–, pe­ro tras es­ta­ble­cer el con­trol en Ga­li­cia, Na­va­rra, Ca­na­rias… y por su­pues­to Granada.

El fi­nal de la Re­con­quis­ta sig­ni­fi­có no só­lo el triun­fo del ma­tri­mo­nio, sino del Va­ti­cano, des­de don­de el apo­yo a la Co­ro­na es­pa­ño­la fue cla­ro y ro­tun­do, y mu­tuo, por­que el reor­de­na­mien­to de to­do el cle­ro en los te­rri­to­rios que se ane­xio­na­ron fue co­sa no só­lo del ma­tri­mo­nio, sino tam­bién del Papa. La Igle­sia se con­vir­tió en el au­tén­ti­co po­der.

Aun­que en to­da es­ta his­to­ria hu­bo al­gu­nas “tram­pas”, ya que exis­tían au­tén­ti­cos mo­ti­vos pa­ra du­dar de la le­gi­ti­mi­dad del ma­tri­mo­nio se­gún la le­gis­la­ción de en­ton­ces, pues­to que exis­tía con­san­gui­ni­dad al ser pri­mos se­gun­dos. Pe­ro ob­tu­vie­ron las dis­pen­sas pon­ti­fi­cias pa­ra po­der des­po­sar­se pe­se a la opo­si­ción del papa Pablo II, has­ta que apa­re­ció una bu­la fal­si­fi­ca­da del an­te­rior pon­tí­fi­ce

Por­que lo que ocu­rrió en aque­lla épo­ca pa­sa por ser el mo­men­to más re­le­van­te de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad des­de la caí­da de Roma

CAS­TI­LLO DE FUEN­SAL­DA­ÑA. En él se alo­ja­ron los Re­yes Ca­tó­li­cos tras con­traer ma­tri­mo­nio.

ES­PA­ÑA AN­TES DE ISABEL Y FER­NAN­DO. Así era el país que se en­con­tra­ron los Re­yes Ca­tó­li­cos sin men­cio­nar los pun­tos en que ha­bía mo­vi­mien­tos opues­tos a la Co­ro­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.