El Gran Ca­pi­tán

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Del Viejo Al Nuevo Mundo -

GON­ZA­LO FERNÁNDEZ DE CÓR­DO­BA, el Gran Ca­pi­tán (1453-1515), asis­tió pro­ba­ble­men­te al en­la­ce de los Re­yes Ca­tó­li­cos en Va­lla­do­lid en oc­tu­bre de 1469. Como pa­je del ar­zo­bis­po Ca­rri­llo, ha­bía te­ni­do oca­sión de co­no­cer a la prin­ce­sa. La vida de Gon­za­lo como ca­ba­lle­ro en la cor­te cas­te­lla­na le per­mi­tió acer­car­se tam­bién al fu­tu­ro papa Ale­jan­dro VI, con quien ha­bría de tra­tar en su eta­pa ro­ma­na.

Las ase­chan­zas de la gue­rra ab­sor­bie­ron pron­to a Gon­za­lo. Mar­chó al la­do de la rei­na Isabel des­de To­le­do a Va­lla­do­lid, par­ti­ci­pan­do en la ba­ta­lla de Al­bue­ra.La ex­pe­di­ción de Fer­nan­do el Ca­tó­li­co por la vega de Granada, en ju­nio de 1483, fue su si­guien­te epi­so­dio de ar­mas. A Boab­dil el Chico, alia­do de Fer­nan­do, le que­da­ban unos años pa­ra per­der el trono del reino na­za­rí, de­bi­li­ta­do por di­vi­sio­nes in­ter­nas.

Fer­nan­do no va­ci­ló en con­fiar­le el ata­que de la ciu­dad de Ello­ra, que el Gran Ca­pi­tán re­sol­vió en la pri­ma­ve­ra de 1486. Ade­más de es­tos éxi­tos, ex­hi­bió sus do­tes po­lí­ti­cas, y en­fren­tó a las fac­cio­nes opues­tas en la gue­rra de Granada.

Fue Isabel quien pen­só en él pa­ra di­ri­gir la cam­pa­ña de Ita­lia. El ca­ri­ño que, se­gún las ha­bla­du­rías, ha­bía lle­ga­do a sen­tir Isabel por el ca­pi­tán no ins­pi­ró a Fer­nan­do pa­ra asig­nar­le esa mi­sión… que sir­vió pa­ra ale­jar­lo de tie­rras es­pa­ño­las.

La he­ge­mo­nía me­di­te­rrá­nea es­ta­ba en jue­go. Fer­nan­do, con de­re­chos so­bre el trono de Ná­po­les, tra­tó de re­cu­pe­rar la alian­za con In­gla­te­rra, y pro­mo­vió la fir­ma de una Li­ga San­ta, en teo­ría pa­ra la de­fen­sa de la cris­tian­dad con­tra los tur­cos, pe­ro que en la prác­ti­ca bus­có au­nar fuer­zas con­tra el fran­cés Carlos VIII.

En ma­yo de 1495, Gon­za­lo lle­gó a Me­si­na; la ar­ma­da es­pa­ño­la cru­zó el es­tre­cho el 26 de ese mes. Traía cin­co mil hom­bres fren­te a los diez mil enemi­gos.

En su ca­de­na de vic­to­rias so­lo su­frió una de­rro­ta en Se­mi­na­ra. Es­ta­ble­ci­do en Reg­gio, hos­ti­gó al ejér­ci­to fran­cés, que per­dió par­te de Ca­la­bria. Sus con­quis­tas, en­tre ellas la de Ate­lla, a par­tir de la cual fue co­no­ci­do como el Gran Ca­pi­tán, des­mo­ra­li­za­ron a los ga­los. An­tes de re­gre­sar a Es­pa­ña, en­tró en Roma, don­de se en­tre­vis­tó con Ale­jan­dro VI, a quien re­cri­mi­nó el es­cán­da­lo en que se ha­lla­ba su­mi­da la cor­te pon­ti­fi­cia de los Bor­gia. Dos años per­ma­ne­ció Gon­za­lo en tie­rras es­pa­ño­las. En ese lap­so, to­mó el man­do de la cam­pa­ña de la Al­pu­ja­rra.

Con es­ca­sas tro­pas, ocu­pó las dos Ca­la­brias. La ocu­pa­ción de las provincias cen­tra­les por los fran­ce­ses en­cen­dió la me­cha de una gue­rra en la que es­tos lo­gra­ron ais­lar a Gon­za­lo en Bar­let­ta, don­de el ca­pi­tán re­sis­tió du­ran­te un año.

Ce­ri­ño­la, Ga­re­llano y Gae­ta cons­ti­tu­ye­ron los tres vér­ti­ces de un vic­to­rio­so trián­gu­lo que el mon­ti­llano tra­zó a par­tir de abril de 1503. El Gran Ca­pi­tán creó una nue­va tác­ti­ca, dan­do pre­fe­ren­cia a la in­fan­te­ría li­ge­ra.

Sus enemi­gos in­cli­na­ron la es­pa­da.

El pri­me­ro de enero de 1504, se dio por con­clui­da la gue­rra de Ná­po­les. A par­tir de es­te mo­men­to, se ini­cia­ría el de­cli­ve de es­te per­so­na­je, de­bi­do, en par­te, a los re­ce­los de Fer­nan­do. Sin em­bar­go, ya pa­ra en­ton­ces, Gon­za­lo ha­bía en­gran­de­ci­do las fron­te­ras del im­pe­rio es­pa­ñol y pues­to las ba­ses de un nue­vo ejér­ci­to que con­quis­ta­ría el mun­do en el si­glo XVI. /A.F.D. SA­LI­DA DE GRANADA. Cua­dro que re­pre­sen­ta los úl­ti­mos mo­men­tos de Boab­dil tras la con­quis­ta de los Re­yes. que le­gi­ti­ma­ba aque­lla unión. To­do cam­bió con Six­to IV, que le­gi­ti­mó el ma­tri­mo­nio en una nue­va bu­la.

EL OB­JE­TO RE­LI­GIO­SO DE LOS RE­YES En 1478 apa­re­ció la In­qui­si­ción. La so­cie­dad asis­tió di­vi­di­da a las sen­ten­cias que dic­ta­ba con­tra to­do aquel a quien se col­ga­ba el sam­be­ni­to de he­re­je. La vio­len­cia lle­gó a las pla­zas de to­das las lo­ca­li­da­des im­por­tan­tes. Día sí, y día tam­bién, se eje­cu­ta­ban los au­tos de fe de ca­ra al pú­bli­co. Ta­les ac­tua­cio­nes te­nían

un po­de­ro­so efec­to mo­ra­li­zan­te y ejem­pla­ri­za­dor pa­ra las gen­tes de en­ton­ces, y no se du­da­ba en acu­dir al con­cur­so de ac­to­res pa­ra que el efec­to psi­co­ló­gi­co de aque­llas ac­cio­nes re­sul­ta­ra se­gún lo pre­vis­to. Ló­gi­ca­men­te, ju­díos y mu­sul­ma­nes en­ten­die­ron per­fec­ta­men­te el men­sa­je. Es­ta­ban en in­fe­rio­ri­dad. El po­der era ca­tó­li­co. Lle­ga­ron años de som­bras y lu­ces. In­clu­so por un mo­men­to pa­re­cía que, ha­bien­do ca­da gru­po so­cial asu­mi­do su rol, la con­vi­ven­cia se tor­na­ría en pa­cí­fi­ca. Fue un es­pe­jis­mo. En ese mí­ti­co 1492 los ju­díos fue­ron ex­pul­sa­dos de la Pe­nín­su­la, y, ex­cep­to aque­llos que se con­vir­tie­ron, un al­to por­cen­ta­je aban­do­nó una Es­pa­ña que ya era ex­clu­si­va­men­te ca­tó­li­ca.

Otro tan­to su­ce­dió con los mu­sul­ma­nes, que se vie­ron abo­ca­dos a sa­lir de la Pe­nín­su­la o a la conversión, que se reali­zó por me­dios pa­cí­fi­cos aun­que, ló­gi­ca­men­te, los pro­ble­mas no tar­da­ron en apa­re­cer; y, a par­tir del año 1500, se de­ba­tió si for­zar las ex­pul­sio­nes a los no con­ver­sos. La si­tua­ción fue com­pli­ca­da en Granada más que en nin­gún otro si­tio y la In­qui­si­ción se em­pleó con du­re­za; se de­cre­tó, in­clu­so, una que­ma de li­bros re­la­cio­na­dos con la re­li­gión mu­sul­ma­na en 1501. La ten­sión aca­bó pro­vo­can­do bau­ti­zos en ma­sa pa­ra ads­cri­bir­se al nue­vo cre­do. Pe­ro no en to­dos los lu­ga­res hu­bo una con­vi­ven­cia tan com­ple­ja. OR­GA­NI­ZA­CIÓN INS­TI­TU­CIO­NAL En la nue­va y com­ple­ja red so­cial que se te­jió por en­ton­ces, el po­der de los obis­pa­dos se mul­ti­pli­có, y la al­ta no­ble­za fue re­com­pen­sa­da en la me­di­da en la que con­tri­bu­ye­ra a cons­truir la Edad Mo­der­na. Pa­ra rom­per con el an­ti­guo ré­gi­men fue ne­ce­sa­rio edi­fi­car un or­ga­ni­gra­ma ins­ti­tu­cio­nal pa­ra fa­ci­li­tar la go­ber­na­ción de los di­fe­ren­tes reinos, es­ta­ble­cién­do­se ha­cien­das te­rri­to­ria­les y fo­ra­les, ade­más de un sis­te­ma fis­cal que su­po­nía una enor­me no­ve­dad en la épo­ca, al mar­gen de unos me­ca­nis­mos im­po­si­ti­vos a la no­ble­za y el cle­ro que te­nían como prin­ci­pal mi­sión fi­nan­ciar la gue­rra y ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res como la de Granada.

Los Re­yes Ca­tó­li­cos tam­bién di­se­ña­ron un com­ple­jo pe­ro efec­ti­vo sis­te­ma de mo­ne­das. Im­pu­sie­ron una nue­va mo­ne­da de oro, sin de­jar de uti­li­zar las mo­ne­das de cuen­ta que se em­plea­ban en Cas­ti­lla, el ma­ra­ve­dí, y en Ara­gón, la li­bra. Ade­más, en Valencia se acu­ñó el ex­ce­len­te y en Ca­ta­lu­ña el prin­ci­pat, las dos de oro, ade­más de los du­ca­dos de Granada. To­do es­te sis­te­ma te­nía unas equi­va-

La si­tua­ción fue com­pli­ca­da en Granada y la In­qui­si­ción se em­pleó allí con du­re­za

Los Re­yes Ca­tó­li­cos fue­ron al­go más que unos mo­nar­cas iluminados por una creen­cia

re­li­gio­sa; no les fal­ta­ron do­tes po­lí­ti­cas

len­cias muy pre­ci­sas con las mo­ne­das ya exis­ten­tes y de re­fe­ren­cia, como las de cuen­ta.

En la trans­for­ma­ción de las ins­ti­tu­cio­nes tu­vo una gran im­por­tan­cia el Con­se­jo Real, un ór­gano que se vol­có al ser­vi­cio de la Mo­nar­quía, pe­ro que es­tu­vo re­gi­do por una se­rie de nor­mas “mo­der­nas”. Sus miem­bros eran ele­gi­dos por nom­bra­mien­to di­rec­to, y a ca­da uno de ellos se le atri­buía unas fun­cio­nes es­pe­cí­fi­cas, pe­ro se es­ta­ble­cie­ron acuer­dos pa­ra re­gu­lar, por ejem­plo, el nú­me­ro de vo­tos de con­se­je­ros que se­ría ne­ce­sa­rio pa­ra lle­var ade­lan­te tal o cual re­for­ma.

Tam­bién se re­no­vó y mo­der­ni­zó el sis­te­ma de jus­ti­cia, des­de en­ton­ces vin­cu­la­do di­rec­ta­men­te al es­tu­dio del De­re­cho pa­ra po­der im­par­tir­la. Se co­men­zó a desa­rro­llar la or­ga­ni­za­ción te­rri­to­rial de la Jus­ti­cia, con dos ad­mi­nis­tra­cio­nes, una en Va­lla­do­lid y otra en Granada. Fi­nal­men­te, em­pe­za­ron a re­gio­na­li­zar­se las au­dien­cias. Pri­me­ro la Au­dien­cia de Ga­li­cia, des­pués la de Sevilla. Y así su­ce­si­va­men­te, en una or­ga­ni­za­ción del po­der ju­di­cial que, en cier­to mo­do, pro­si­gue has­ta nues­tros días. Al­go si­mi­lar pue­de de­cir­se de la or­ga­ni­za­ción de las ciu­da­des, que pa­só a dis­po­ner­se por unos cri­te­rios mu­cho más mo­der­nos y par­ti­ci­pa­ti­vos. Se tra­tó de un pro­ce­so de bu­ro­cra­ti­za­ción que fue

LA IN­QUI­SI­CIÓN. Fue uno de los ins­tru­men­tos usa­dos por los Re­yes pa­ra for­zar la uni­dad re­li­gio­sa.

CON­COR­DIA DE SE­GO­VIA. Es­te do­cu­men­to fir­ma­do en­tre los dos con­tra­yen­tes re­gu­ló las com­pe­ten­cias del go­bierno de los reinos.

EL ES­TAN­DAR­TE DE LOS RE­YES CA­TÓ­LI­COS ya in­cluía ele­men­tos que siem­pre han es­ta­do pre­sen­tes en la His­to­ria de Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.