Ale­jan­dro VI

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Del Viejo Al Nuevo Mundo -

RO­DRI­GO BOR­GIA, el per­so­na­je más ilus­tre de la sa­ga Bor­gia, na­ció en Játiva en 1431 y mu­rió en Roma en 1503. Es­ta es­tir­pe fa­mi­liar pro­ve­nía de la ciu­dad za­ra­go­za­na de Bor­ja y se ins­ta­ló en el reino de Valencia des­pués de ha­ber te­ni­do una par­ti­ci­pa­ción des­ta­ca­da en su con­quis­ta jun­to a Jai­me I. Doc­tor en de­re­cho, car­de­nal y ad­mi­nis­tra­dor de la cor­te pa­pal, des­de 1492 fue Papa de la Igle­sia, como Ale­jan­dro VI, si­guien­do los pa­sos de su tío Alon­so –Ca­lix­to III–.

Ro­dri­go afron­tó du­ran­te su pa­pa­do al­gu­nos de los he­chos más sig­ni­fi­ca­ti­vos de la his­to­ria, como el re­par­to del Nue­vo Mun­do. De­mos­tró su ha­bi­li­dad como di­plo­má­ti­co, pu­so freno a las an­sias ex­pan­sio­nis­tas de Fran­cia, y sen­ten­ció a muer­te al flo­ren­tino Je­ró­ni­mo Sa­vo­na­ro­la.

Ade­más de su in­ten­sa la­bor po­lí­ti­ca, no le fal­ta­ron las aven­tu­ras amo­ro­sas. Con Va­noz­za Ca­ta­nei tu­vo cua­tro hi­jos: Cé­sar, Lu­cre­cia, Juan y Go­do­fre­do. Su muer­te ha si­do ob­je­to de to­do ti­po de es­pe­cu­la­cio­nes, to­man­do es­pe­cial fuer­za la del en­ve­ne­na­mien­to. Fue en­te­rra­do jun­to a su tío en la igle­sia de san­ta Ma­ría de Mon­tse­rrat. fun­da­men­tal pa­ra la mo­der­ni­dad de la vida so­cial y po­lí­ti­ca.

En de­fi­ni­ti­va, los Re­yes Ca­tó­li­cos fue­ron al­go más que unos mo­nar­cas iluminados por una de­ci­si­va creen­cia re­li­gio­sa. No les fal­ta­ron do­tes po­lí­ti­cas en cuan­to a la ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do, que se pue­de de­cir que crea­ron. Del mis­mo mo­do que tam­po­co se les pue­de ne­gar una im­por­tan­te ac­ti­vi­dad cul­tu­ral, que tu­vo en la li­be­ra­ción de im­pues­tos pa­ra la im­por­ta­ción de li­bros en 1480 uno de sus mo­men­tos más sig­ni­fi­ca­ti­vos. In­clu­so re­gu­la­ron la im­pre­sión y ven­ta de li­bros en una épo­ca en la que se es­ta­ba asis­tien­do al na­ci­mien­to de la im­pren­ta. En es­ta vo­ca­ción tu­vo mu­cho que ver el he­cho de que el rey y la rei­na es­ta­ban muy bien re­la- cio­na­dos en los am­bien­tes re­na­cen­tis­tas de la épo­ca. Pro­cu­ra­ron pa­ra sus hi­jos una educación hu­ma­nís­ti­ca y el apo­yo a las di­fe­ren­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes cul­tu­ra­les que se es­ta­ban ges­tan­do en los di­fe­ren­tes reinos ba­jo su do­mi­nio.

Sin Re­yes Ca­tó­li­cos la his­to­ria no hu­bie­ra si­do igual y Es­pa­ña no se­ría lo que es hoy aho­ra. Pa­ra bien y pa­ra mal, el ma­tri­mo­nio con­tri­bu­yó a que la co­ro­na die­ra su sal­to en­tre el vie­jo y el nue­vo mun­do, ade­más de ha­ber si­do los res­pon­sa­bles de apo­yar las ini­cia­ti­vas co­lom­bi­nas pa­ra que la Vie­ja Eu­ro­pa se abrie­ra al nue­vo con­ti­nen­te. Des­de en­ton­ces, tam­po­co la Vie­ja Eu­ro­pa fue lo mis­mo.

Pa­ra bien y pa­ra mal, el ma­tri­mo­nio con­tri­bu­yó a que la co­ro­na die­ra su sal­to en­tre el Vie­jo y el Nue­vo Mun­do; des­de en­ton­ces, Eu­ro­pa cam­bió pa­ra siem­pre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.