Des­de los tiem­pos de Wam­ba has­ta las ham­bru­nas del bie­nio 707-709, las pos­tri­me­rías del reino vi­si­go­do fue­ron la cró­ni­ca de una muer­te anun­cia­da

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Edad Media -

qui­na­cio­nes, pa­ra mu­chos le­gí­ti­mas y, en vir­tud del ca­non 10º del VII Con­ci­lio de To­le­do, op­tó por el vie­jo sis­te­ma elec­ti­vo, que se ha­bía apli­ca­do por úl­ti­ma vez en tiem­pos de Wam­ba, pa­ra sa­car de la chis­te­ra del po­der al fu­tu­ro su­ce­sor de Witiza.

Tras un apa­sio­na­do y ago­ta­dor de­ba­te, la asam­blea acor­dó la fu­ma­ta blan­ca en la fi­gu­ra del duque de la Bé­ti­ca, don Ro­dri­go, un per­so­na­je del que sa­be­mos muy po­co, sal­vo aque­llo que co­no­ce­mos por las cir­cuns­tan­cias que le to­ca­ron en suer­te (o en des­gra­cia).

La His­to­ria con ma­yús­cu­las, ade­re­za­da con las do­sis jus­tas de le­yen­da, de­fi­ne los úl­ti­mos días de los go­dos en la Pe­nín­su­la.

Los par­ti­da­rios de la su­ce­sión san­guí­nea de Witiza, que pa­re­cían su­frir la en­fer­me­dad del mal per­der, ini­cia­ron ne­go­cia­cio­nes en Tán­ger con el be­re­ber Ta­riq, pa­ra que sus hom­bres acu­die­ran en ayu­da de los ven­ci­dos. No era la pri­me­ra vez que los reinos vi­si­go­dos so­li­ci­ta­ban a un pue­blo fo­rá­neo su con­cur­so pa­ra la­var los tra­pos su­cios de ca­sa. De he­cho, era la ter­ce­ra, pe­ro has­ta en­ton­ces los me­dia­do­res –bi­zan­ti­nos du­ran­te el rei­na­do de Ata­na­gil­do y Her­me­ne­gil­do; y fran­cos en los tiem- pos de Si­se­nan­do– no ha­bían lle­ga­do a apa­sio­nar­se tan­to por nues­tra tie­rra como los mu­sul­ma­nes que, en una pri­me­ra in­cur­sión, cru­za­ron el Es­tre­cho en el ve­rano de 710.

Don Ju­lián, go­ber­na­dor de Ceu­ta que tal vez os­ten­ta­ra el tí­tu­lo de con­de, es una de las pie­zas más le­gen­da­rias de es­te aje­drez. Fiel ser­vi­dor de los vi­si­go­dos, su fi­lia­ción dio un gi­ro de cien­to ochen­ta gra­dos cuan­do se­cun­dó la ocu­pa­ción mu­sul­ma­na, en ven­gan­za por el su­pues­to ul­tra­je de su hi­ja, La Ca­va, ¡vio­la­da por don Ro­dri­go!

En la no­che del 27 al 28 de abril de 711 el ejér­ci­to de Ta­riq des­em­bar­ca­ba en Gi­bral­tar ( Je­bel-al-Ta­rik). A Don Ro­dri­go, in­mer­so en la otra pun­ta del país en una ba­ta­lla con­tra los vas­co­nes o con­tra Ak­hi­la, la no­ti­cia le co­gió des­pre­ve­ni­do. Des­cen­dió al Sur, mien­tras las tro­pas de Mu­sa, con­quis­ta­dor del Áfri­ca me­nor, pe­ne­tra­ban a granel por el Es­tre­cho. La ba­ta­lla de Gua­da­le­te, en­tre el 19 y el 26 de ju­lio de 711, en la que Don Ro­dri­go fue trai­cio­na­do por Sis­ber­to y Op­pa, se­lló con la muer­te de es­te rey la rá­pi­da vic­to­ria de los mu­sul­ma­nes.

Ha­bía em­pe­za­do una nue­va era, la más lar­ga de la his­to­ria de Es­pa­ña.

EL SI­TIO DE AN­TIO­QUÍA (10971098) se desa­rro­lló du­ran­te la Pri­me­ra Cru­za­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.