SE­XO NA­TU­RAL­MEN­TE

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Editorial - Bruno Car­de­ño­sa Di­rec­tor @His­to­riaI­be­ria

TODO TIE­NE UN PA­SA­DO Y UN POR­QUÉ. HA­CE DE­CE­NAS DE MI­LES DE AÑOS LA NA­TU­RA­LE­ZA TE­NÍA UN PO­DE­RO­SO IN­FLU­JO FE­ME­NINO, FUN­DA­MEN­TA­DO ES­PE­CIAL­MEN­TE EN QUE LA MU­JER ERA QUIEN DA­BA VI­DA Y A QUIEN, POR TAN­TO,

SE ADORABA. En aquel en­ton­ces, las sa­cer­do­ti­sas eran ve­ne­ra­das por te­ner ese don que no te­nían los hom­bres, y la vi­sión so­cial de la se­xua­li­dad no es­ta per­ver­ti­da por la su­pe­rio­ri­dad de nin­gún gé­ne­ro. In­clu­so se han aso­cia­do de­ter­mi­na­dos mo­nu­men­tos co­mo los men­hi­res al fa­lo hu­mano, en torno al cual se ge­ne­ró tam­bién una ado­ra­ción que te­nía que ver con el jue­go pre­vio al na­ci­mien­to en el que el miem­bro mas­cu­lino par­ti­ci­pa­ba, pe­ro el cuer­po de la mu­jer era el que cus­to­dia­ba y lle­va­ba den­tro una nue­va vi­da; aun­que ya en­ton­ces –la re­pre­sión lle­gó des­pués– sa­bían que se­xo y re­pro­duc­ción no te­nían que es­tar uni­dos, pe­ro a ve­ces pa­sa­ba... Es por ello que “dios na­ció mu­jer”, pe­ro eso se mu­rió con la lle­ga­da de los pa­triar­ca­dos sur­gi­dos por cul­pa del dis­cu­rrir his­tó­ri­co y de la fuer­za –re­li­gio­sa y política– de los mo­no­teís­mos, que die­ron una vi­sión mas­cu­li­na de la di­vi­ni­dad por­que el po­der se es­ta­ba con­cen­tran­do en ma­nos de los hom­bres. Y to­da­vía vi­vi­mos los efec­tos de ese gi­ro, por­que aque­llo si­tuó en el po­der al hom­bre, lo per­pe­tuó y na­cie­ron los ma­chis­mos, que si­guen vi­gen­tes en la ma­yor par­te del mun­do. Es­ta re­la­ción de po­der y la cul­tu­ra, en­ten­di­da en es­te sen­ti­do, co­mo lo que se ma­ma ge­ne­ra­ción tras ge­ne­ra­ción, ha he­cho me­lla en el com­por­ta­mien­to.

Las re­la­cio­nes amo­ro­sas han si­do muy im­por­tan­tes a lo lar­go de la his­to­ria, pe­ro con el tiem­po se ha con­ver­ti­do al se­xo en al­go de hom­bres y al de­seo –que es exac­ta­men­te el mis­mo en hom­bres que en mu­je­res, tal y co­mo ha de­mos­tra­do la cien­cia– en al­go que ha­bía que re­le­gar al rin­cón prohi­bi­do de los pla­ce­res ocul­tos. De es­te mo­do se ha qui­ta­do na­tu­ra­li­dad al se­xo y se ha con­ver­ti­do en una au­to­pis­ta al pe­ca­do, en don­de se han que­da­do por­que his­tó­ri­ca­men­te los pla­ce­res de la car­ne se aca­ba­ron con­vir­tien­do en una for­ma más de do­mi­na­ción del hom­bre so­bre la mu­jer. Evi­den­te­men­te, los tiem­pos es­tán cam­bian­do y a me­di­da que la cul­tu­ra laica y la ra­zón ganan te­rreno, el po­der del hom­bre se equi­li­bra con el de la mu­jer y el se­xo se ve co­mo cual­quier co­sa me­nos pe­ca­mi­no­sa, y un hom­bre ve­rá al­go sexy –y a lo que no do­mi­nar– a una mu­jer, y una mu­jer pue­de sen­tir lo mis­mo al ver a un hom­bre. Esa igual­dad se ha­rá ex­ten­si­ble a otras for­mas de re­la­cio­nar­se ín­ti­ma­men­te, que se­rán más nor­ma­les a me­di­da que las so­cie­da­des sean me­nos se­xis­tas y más igua­li­ta­rias.

Lo que ja­más per­de­re­mos es la sen­sa­ción má­gi­ca y pla­cen­te­ra de al­go que ten­ga que ver con el se­xo, por­que esa reac­ción tie­ne más que ver con la bio­lo­gía hu­ma­na que con otra co­sa. Co­mo va­mos a ver en es­te nú­me­ro ex­tra, la im­por­tan­cia que han te­ni­do en la his­to­ria las re­la­cio­nes amo­ro­sas y se­xua­les es enor­me, por­que mu­chos ca­pí­tu­los del pa­sa­do se es­cri­bie­ron tam­bién en­tre sá­ba­nas, aun­que de­be­mos des­pe­jar­nos de tó­pi­cos: la his­to­ria no es li­neal y lo que un día fue “pe­ca­do” al día si­guien­te fue nor­mal. Y es que lo ocu­rri­do ayer tam­bién se es­cri­be en cla­ve de 69.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.