Nues­tra hue­lla en la Gue­rra de la In­de­pen­den­cia

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Espana:El Mundo Era Nuestro -

LO QUE SE INI­CIÓ EN 1776 co­mo una gue­rra en­tre las tre­ce co­lo­nias bri­tá­ni­cas ori­gi­na­les fren­te a Gran Bre­ta­ña aca­bó con­vir­tién­do­se con el pa­so de los años en un con­flic­to en el que de for­ma más o me­nos in­ten­sa par­ti­ci­pa­ron las gran­des po­ten­cias eu­ro­peas, sin ayu­da de las cua­les, se­gu­ra­men­te, el re­sul­ta­do no hu­bie­se si­do el mis­mo.

Pa­ra en­ten­der la in­tro­mi­sión de Fran­cia y Es­pa­ña en un en­fren­ta­mien­to que, en prin­ci­pio, só­lo te­nía a Gran Bre­ta­ña y sus co­lo­nias co­mo pro­ta­go­nis­tas hay que re­tro­traer­se a la hu­mi­lla­ción su­fri­da por los dos paí­ses en el Tra­ta­do de Pa­rís, de 1763, fir­ma­do tras el fi­nal de la Gue­rra de los Seis Años. Pa­ra Es­pa­ña su­po­nía la en­tre­ga a In­gla­te­rra de la Flo­ri­da, Me­nor­ca, y las co­lo­nias del es­te y el su­r­es­te del Mis­sis­sip­pi, ade­más de la pér­di­da de la co­lo­nia de Sa­cra­men­to. En el ca­so fran­cés las pér­di­das fue­ron mu­cho más hu­mi­llan­tes.

Y, ya en la Gue­rra de la In­de­pen­den­cia es­ta­dou­ni­den­se, fue la ren­di­ción de las tro­pas in­gle­sas en la ba­ta­lla de Sa­ra­to­ga, en oc­tu­bre de 1777, lo que alen­tó las in­ten­cio­nes fran­co­es­pa­ño­las. Fran­cia des­em­bol­só gran can­ti­dad de di­ne­ro a fa­vor de los co­lo­nos y pu­so a su ser­vi­cio a su po­de­ro­sa ma­ri­na.

La ayu­da es­pa­ño­la co­men­zó sien­do más mo­des­ta, ne­gán­do­se en un prin­ci­pio a en­trar ofi­cial­men­te en la mis­ma. Pe­se a ello, los co­lo­nos re­ci­bie­ron di­ne­ro y ar­mas del go­bierno es­pa­ñol. Es­pa­ña desea­ba que los in­gle­ses aban­do­na­sen el Gol­fo de Mé­xi­co y re­cu­pe­rar Me­nor­ca, ade­más de Gi­bral­tar. Y es­ta par­ti­ci­pa­ción abier­ta en el con­flic­to se dio des­pués de fir­mar­se un acuer­do se­cre­to en­tre Fran­cia y Es­pa­ña en 1779, el Tra­ta­do de Aran­juez. Con su fir­ma, Es­pa­ña se com­pro­me­tía a en­trar en el con­flic­to, mien­tras que los fran­ce­ses pro­me­tían que ayu­da­rían a sus alia­dos a re­cu­pe­rar Me­nor­ca, Gi­bral­tar, Pen­sa­co­la y la bahía de Hon­du­ras, en­tre otras zo­nas. El co­no­ci­mien­to de es­te acuer­do exi­gió que el ejér­ci­to bri­tá­ni­co en Amé­ri­ca se de­bi­li­ta­ra, ya que In­gla­te­rra se vio obli­ga­da a en­viar tro­pas des­ti­na­das en las co­lo­nias a Gi­bral­tar. Pe­se a que la his­to­rio­gra­fía nor­te­ame­ri­ca­na no le pres­te la de­bi­da aten­ción nor­mal­men­te, es bien cier­to que las tro­pas del es­pa­ñol Bernardo de Gál­vez con­si­guie­ron im­por­tan­tes éxi­tos.

Gra­cias al apo­yo de Fran­cia, Es­pa­ña y otros paí­ses co­mo Ho­lan­da, In­gla­te­rra no tu­vo más re­me­dio que ac­ce­der a la fir­ma del Tra­ta­do de Ver­sa­lles en 1783, en don­de, ade­más de la in­de­pen­den­cia es­ta­dou­ni­den­se, se re­fle­ja­ba que Es­pa­ña man­te­nía Me­nor­ca y Flo­ri­da orien­tal y oc­ci­den­tal. Asi­mis­mo, se re­co­no­cía su so­be­ra­nía so­bre la co­lo­nia de la Pro­vi­den­cia (en el Ca­ri­be), y la re­cu­pe­ra­ción de las cos­tas de Ni­ca­ra­gua, Cam­pe­che (al oes­te de la pe­nín­su­la del Yu­ca­tán) y Hon­du­ras. Eso sí, In­gla­te­rra no ce­dió en la en­tre­ga de la so­be­ra­nía so­bre Gi­bral­tar.

Ba­ta­lla de Sa­ra­to­ga. La vic­to­ria en es­ta de­ci­si­va ba­ta­lla de la Gue­rra de la In­de­pen­den­cia de EE.UU. por par­te de los co­lo­nos fue fun­da­men­tal pa­ra la en­tra­da en la mis­ma de las fuer­zas fran­ce­sas y es­pa­ño­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.