LOS ES­TA­DOS UNI­DOS DE ES­PA­ÑA

La mi­tad de los es­ta­dos nor­te­ame­ri­ca­nos tie­nen hue­llas es­pa­ño­las en su his­to­ria. Y hue­llas muy im­por­tan­tes, sin las cua­les el desa­rro­llo de es­te país nunca hu­bie­ra si­do el mis­mo. En es­tas pá­gi­nas re­cu­pe­ra­mos la his­to­ria es­pa­ño­la de es­tos es­ta­dos...

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Espana:El Mundo Era Nuestro -

12 de ju­lio de 1775. La fe­cha apa­re­ce se­ña­la­da en to­dos los ca­len­da­rios del es­ta­do de Was­hing­ton: el na­ve­gan­te Bruno de He­ce­ta, jun­to con Juan Pé­rez y otros aven­tu­re­ros a bor­do de los bar­cos San­tia­go y So­no­ra, des­em­bar­can en la fu­tu­ra Gren­vi­lle Bay, que se­rá bau­ti­za­da co­mo Nueva Ga­li­cia. Fue el pri­mer asen­ta­mien­to eu­ro­peo en el no­roes­te del Pa­cí­fi­co. Mu­chos años des­pués, el 28 de oc­tu­bre de 1790, Es­pa­ña y Gran Bre­ta­ña fir­ma­ron el tra­ta­do de Noot­ka, por el que se po­nía fin al mo­no­po­lio de nues­tra pre­sen­cia y co­mer­cio en la zo­na. Co­di­cia­da por tan­tos bus­ca­do­res de oro, la his­to­ria mo­der­na de Alas­ka em­pe­zó a es­cri­bir­se con los tra­zos del ru­so Alek­sei Chi­ri­kov y el da­nés Vi­tus Be­ring en su ex­pe­di­ción de 1741. No obs­tan­te, el rey ilus­tra­do Car­los III se pro­pu­so pa­rar los pies al gi­gan­te ru­so en el úl­ti­mo cuar­to del si­glo XIX me­dian­te una se­rie de via­jes, co­mo los lle­va­dos a ca­bo por He­ce­ta y Ale­jan­dro Ma­las­pi­na. El pri­mer hom­bre que ex­plo­ró la do­ra­da

Ca­li­for­nia, en 1542, fue el na­ve­gan­te por­tu­gués Juan Ro­drí­guez Ca­bri­llo, al ser­vi­cio de la Co­ro­na es­pa­ño­la. El es­ta­do pa­só a ser una “co­lo­nia” de nues­tro país en­tre 1769 y 1821. La pre­sen­cia de mi­sio­ne­ros fran­cis­ca­nos, des­de San Die­go has­ta San Fran­cis­co, mar­có su per­so­na­li­dad en ese pe­río­do gra­cias a la fi­gu­ra del con­tro­ver­ti­do fray Ju­ní­pe­ro Se­rra, que des­em­bar­có en sus cos­tas en 1769 al man­do de la lla­ma­da Sa­gra­da Ex­pe­di­ción. Los na­ti­vos re­ci­bían una ri­gu­ro­sa for­ma­ción re­li­gio­sa, si bien los tes­ti­mo­nios de­mues­tran que las mi­sio­nes eran ins­ti­tu­cio­nes opre­si­vas. Ore­gón re­ci­be su nom­bre por­que sus na­tu­ra­les acos­tum­bra­ban agran­dar­se las ore­jas...; y, có­mo no, fue­ron los es­pa­ño- les los pri­me­ros que lo vie­ron. Des­de que el bil­baíno Bar­to­lo­mé Fe­rre­lo atis­ba­ra su cos­ta su­r­oes­te –ac­tual Port Or­ford– has­ta que, en 1819, Es­pa­ña re­nun­cia­ra por el Tra­ta­do de Adam­sO­nís a sus de­re­chos so­bre el te­rri­to­rio de la cos­ta del Pa­cí­fi­co al nor­te del pa­ra­le­lo 42, los nom­bres pro­pios de es­pa­ño­les de­fi­nen su his­to­ria. Tam­bién fue­ron nues­tros “ta­ta­ra­bue­los” quie­nes bau­ti­za­ron el in­men­so te­rri­to­rio de Ne­va­da –cé­le­bre hoy por la ciu­dad de Las Ve­gas–, a cau­sa de la abun­dan­cia de nie­ves en in­vierno. Jun­to con otros es­ta­dos ac­tua­les, for­mó par­te del Vi­rrey­na­to de la Nueva Es­pa­ña has­ta 1821. Me­xi­ca­nos y es­pa­ño­les com­par­ten el ho­nor de ha­ber si­do los pio­ne­ros en la “co­lo­ni­za­ción” de deU­tah.Utah. Una par­ti­da en­ca­be­za­da por los fran­cis­ca­nos Do­mín­guez y Es­ca­lan­te abrió en 1776 una ruta des­de San­ta Fe has­ta Mon­te­rrey pa­ra pro­mo­ver el cris­tia­nis­mo en­tre sus gen­tes. Mien­tras tan­to, re­so­na­ban los ca­ño­nes de la Gue­rra de la In­de­pen­den­cia, que es­ta­lló ese mis­mo año... Li­ga­da a la fi­gu­ra del pa­dre Kino, un mi­sio­ne­ro oriun­do de Ita­lia, la his­to­ria de Ari­zo­na no se com­pren­de­ría sin la va­len­tía de per­so­na­jes co­mo Fran­cis­co Váz­quez de Co­ro­na­do (quien, en su ex­pe­di­ción pa­ra lo­ca­li­zar las sie­te ciu­da­des de Cí­bo­la, pa­só por las ac­tua­les Oklaho­ma, Io­wa, Kan­sas y qui­zá Ne­bras­ka) o de su se­gun­do Gar­cía Ló­pez de Cár­de­nas, que, al man­do de 25 hom­bres, des­cu­brió el mo­nu­men­to na­tu­ral más fa­mo­so de Ari­zo­na: el Gran Ca­ñón del Co­lo­ra­do, en el nor­te del es­ta­do. La pri­me­ra ex­pe­di­ción es­pa­ño­la a Co

lo­ra­do se fe­cha en 1598. Su pro­xi­mi­dad con Nue­vo Mé­xi­co hi­zo que se es­ta­ble­cie­ran nu­me­ro­sos asen­ta­mien­tos en el sur, pe­ro no fue, des­de lue­go, una aven­tu­ra fá­cil. En 1680, los in­dios Pue­bla ex­pul­sa­ron a los co­lo­nos es­pa­ño­les has­ta El Pa­so. Fue en 1824 cuan­do el es­ta­do pa­só a ma­nos de la nueva re­pú­bli­ca me­xi­ca­na. Sin du­da, la his­to­ria deNue­vo­de Nue­vo Mé­xi­co –el quin­to es­ta­do por ex­ten­sión del país– no se com­pren­de­ría sin el con­cur­so de los es­pa­ño­les. En 1536, Ca­be­za de Va­ca y sus “náu­fra­gos” lle­ga­ron a Cu­lia­cán (Me­xi­co), tras cru­zar el sur de Nue­vo Mé­xi­co. Las ex­pe­di­cio­nes de fray Agus­tín Ro­drí­guez (1580-1581), fray Ber­na­dino Bel­trán y fray An­to­nio de Es­pe­jo (158283) an­te­ce­die­ron al pri­mer asen­ta­mien­to en Nue­vo Mé­xi­co, el de Juan de Oña­te (1598), quien fi­jó la ca­pi­tal en San Juan de los Ca­ba­lle­ros y ex­ten­dió el lla­ma­do “Ca­mino Es­pa­ñol”. En 1824, tu­vo lu­gar la rup­tu­ra con la me­tró­po­li. El ex­plo­ra­dor Ál­va­rez de Pi­ne­da per­fi­ló en 1519 el pri­mer ma­pa de la cos­ta de

Te­xas, nue­ve años an­tes de que Ca­be­za de Va­ca lle­ga­ra a las pro­xi­mi­da­des de Gal­ves­ton. Co­ro­na­do hi­zo ac­to de pre­sen­cia en la par­te oes­te, en bus­ca de las sie­te ciu­da­des de Cí­bo­la, mien­tras que, en 1682, que­dó es­ta­ble­ci­da la pri­me­ra mi­sión en Cor­pus Ch­ris­ti de la Is­le­ta. En 1854, los Es­ta­dos Uni­dos se lo ane­xio­na­ron co­mo el “es­ta­do nú­me­ro 28”. Nues­tra in­fluen­cia se de­ja no­tar aún, por ejem­plo, con los po­pu­la­res ro­deos, en los que an­ta­ño par­ti­ci­pa­ban va­que­ros es­pa­ño­les y me­xi­ca­nos. Te­rri­to­rio fran­cés des­de sus pri­me­ras ex­plo­ra­cio­nes, en 1762 los ga­los ce­die­ron a Es­pa­ña las zo­nas de Loui­sia­na al oes­te del Mis­sis­sip­pi, lo que in­cluía el sur de ac­tual Min­ne­so­ta. Sin em­bar­go, nues­tro país nunca de­mos­tró un gran in­te­rés por es­ta re­gión, dis­tan­te de sus prin­ci­pa­les cen­tros de po­der.

Co­rría el año 1541 cuan­do Her­nan­do de So­to se con­vir­tió en el pri­mer eu­ro­peo en ex­plo­rar Ar­kan­sas. La re­gión ca­yó pron­to ba­jo el área de in­fluen­cia fran­ce­sa. En 1762, los ga­los aca­ba­ron ce­dien­do el te­rri­to­rio de la Loui­sia­na – in­clui­da Ar­kan­sas– a Es­pa­ña. De mano en mano, el ter­cer Tra­ta­do de San Il­de­fon­so (1800) de­vol­vió es­tas tie­rras a sus pri­me­ros po­see­do­res. Al igual que Ar­kan­sas, Lou­sia­na fue ex­plo­ra­da por el con­quis­ta­dor Her­nan­do de So­to en 1541. En 1803, se con­vir­tió en otro de los pi­la­res de Es­ta­dos Uni­dos tras un co­lo­ris­ta iti­ne­ra­rio his­tó­ri­co ba­jo na­da me­nos que... ¡diez ban­de­ras! Her­nan­do de So­to ex­plo­ró el ac­tual es­ta­do de Ten­nes­see en 1541. Vein­ti­séis años más tar­de, en el ve­rano de 1567, el ca­pi­tán Juan Par­do, otro ex­plo­ra­dor es­pa­ñol, lo bau­ti­zó con el nom­bre que lue­go man­ten­dría, tras re­co­rrer una po­bla­ción de na­ti­vos ame­ri­ca­nos lla­ma­da “Ta­nas­qui”. La fal­ta de oro hi­zo que la ex­pe­di­ción de de So­to pa­sa­ra por al­to la co­lo­ni­za ción de te­rri­to­rios co­mo Mis­sis­sip­pi, por la que va­gó el in­fa­ti­ga­ble aven­tu­re­ro de Je­rez de los Ca­ba­lle­ros. Mis­sis­sip­pi pa­sa­ría a la ór­bi­ta fran­ce­sa a fi­na­les del si­glo XVII. Co­no­ci­da por los es­pa­ño­les des­de la fa­mo­sa ex­pe­di­ción de Pán­fi­lo de Nar­váez de 1528, la ba­ta­lla de Mo­bi­le, que en­fren­tó en 1540 a los hom­bres de Her­nan­do de So­to con­tra los na­ti­vos co­man­da­dos por Tas­ca­lu­sa, fue uno de los he­chos más sig­ni­fi­ca­ti­vos en el san­grien­to ama­ne­cer es­pa­ñol de Ala­ba­ma. El ex­plo­ra­dor Tris­tán de Lu­na al­can­zó su río mien­tras bus­ca­ba un po­co de co­mi­da, y qui­so crear un asen­ta­mien­to per­ma­nen­te en la bahía de Mo­bi­le, que fue de­vas­ta­do tras un hu­ra­cán. Fue­ron los fran­ce­ses quie­nes se hi­cie­ron con las rien­das de su des­tino, allá por 1702, tras le­van­tar Fort Louis. Pe­dro Me­nén­dez de Avi­lés, el pri­mer go­ber­na­dor de la Flo­ri­da, lle­gó a la bahía de San­ta Ma­ría –en Vir­gi­nia– en 1561. Fue en el pue­blo de Chis­kiack don­de con­ven­ció a Pa­qui­nino, hi­jo de un je­fe in­dí­ge­na que a la sa­zón con­ta­ba 17 años de edad, pa­ra co­no­cer el Vie­jo Con­ti­nen- te, don­de fue ex­hi­bi­do an­te la cor­te, y bau­ti­za­do con el nom­bre de Don Luis. Edu­ca­do por los es­pa­ño­les en Mé­xi­co y Ma­drid, Don Luis re­gre­só en 1570 co­mo guía de los es­pa­ño­les, con el fin de fa­ci­li­tar el asen­ta­mien­to de los je­sui­tas en la pe­nín­su­la. Pe­ro Pa­qui­nino nunca pu­do ol­vi­dar el pe­so de su san­gre: de­ser­tó, y di­ri­gió una cam­pa­ña con­tra los con­quis­ta­do­res en la que pe­re­cie­ron ocho frai­les je­sui­tas. Los es­pa­ño­les se ven­ga­ron con un ata­que en 1572 que aca­bó con la vi­da de al me­nos cua­ren­ta na­ti­vos. De­la­wa­re, el pri­mer es­ta­do que ra­ti­fi­có la Cons­ti­tu­ción de los Es­ta­dos Uni­dos –el 7 de di­ciem­bre de 1787– fue ex­plo­ra­da por el in­glés Henry Hud­son en 1609, pe­ro sus ha­bi­tan­tes re­cuer­dan con or­gu­llo que fue­ron los es­pa­ño­les y los por­tu­gue­ses quie­nes pri­me­ro avis­ta­ron sus cos­tas. De nue­vo Pe­dro Me­lén­dez de Avi­lés (1519-1574) es­tu­vo de­trás de la ex­plo­ra­ción de un te­rri­to­rio, Mary­land, cu­ya bahía de Che­sa­pea­ke na­ve­gó en 1572. No obs­tan­te, la hue­lla es­pa­ño­la re­sul­ta es­ca­sa en es­te es­ta­do, que evo­ca con sin­gu­lar apre­cio el via­je que lle­vó a ca­bo el ita­liano Gio­van­ni Ca­bo­to en 1498. El si­glo XVI se ca­rac­te­ri­zó por las con­vul­sio­nes en­tre Fran­cia y Es­pa­ña por el con trol del su­r­es­te de Es­ta­dos Uni­dos. Des­de la ex­pe­di­ción de Lu­cas Váz­quez de Ay­llón en la década de 1520 has­ta el via­je de Her­nan­do de So­to, que se aven­tu­ró a cru­zar los Apa­la­ches, se iba pre­pa­ran­do el te­rreno pa­ra su co­lo­ni­za­ción. Tal am­bi­ción al­can­zó su pun­to má­xi­mo cuan­do Juan Par­do di­ri­gió dos ex­pe­di­cio­nes (1566-1568) ha­cia el va­lle Ca­taw­ba y las mon­ta­ñas de deCa­ro­li­naCa­ro­li­na del Nor­te y Ten­nes­see, gra­cias a las cua­les pu­do le­van­tar va­rios fuer­tes y cum­plir su mi­sión evan­ge­li­za­do­ra. La ani­mo­si­dad de los na­ti­vos hi­zo nau­fra­gar cual­quier ten­ta­ti­va de un asen­ta­mien­to per­ma­nen­te, lo que apro­ve­cha­ron los in­gle­ses pa­ra reivin­di­car su do­mi­nio, a par­tir so­bre to­do del desas­tre de la Ar­ma­da In­ven­ci­ble, en 1588. El pri­mer con­tac­to de deCa­ro­li­naCa­ro­li­na del Sur con los aven­tu­re­ros es­pa­ño­les tu­vo lu­gar en 1521 en la bahía Win­yah. El ca­pi­tán Fran­cis­co Gor­di­llo ex­plo­ró las cos­tas de es­te es­ta­do, una ta­rea en la que ahon­dó, cin­co años más tar­de, Lu­cas Váz­quez de Ay­llón, el ex­plo­ra­dor que fun­dó el pri­mer

asen­ta­mien­to eu­ro­peo en Es­ta­dos Uni­dos: San Mi­guel de Gua­da­lu­pe, cer­ca del río Pee­dee. El rá­pi­do fi­nal de esa co­lo­nia coin­ci­dió con el su­yo pro­pio... De 1569 a 1684, la his­to­ria de Geor­gia es­tu­vo do­mi­na­da por el afán evan­ge­li­za­dor de los mi­sio­ne­ros ca­tó­li­cos es­pa­ño les. El sis­te­ma co­lo­nial asi­mi­ló la di­ver­si­dad de tri­bus na­ti­vas a lo lar­go de la fron­te­ra nor­te de Flo­ri­da. La pri­me­ra mi­sión que se es­ta­ble­ció con éxi­to fue la de San Pe­dro de Mo­ca­ma, mien­tras que la de San­ta Ca­ta­li­na de Gua­le se con­vir­tió, pa­sa­do el tiem­po, en la ca­pi­tal. En­tre las cu­rio­si­da­des li­ga­das a la his­to­ria his­pa­na de es­te te­rri­to­rio, se sabe que Her­nan­do de So­to, en su via­je ex­plo­ra­to­rio de 1540-42, re­co­rrió al­gu­nas par­tes del mis­mo, sien­do el pri­mer eu­ro­peo en avis­tar a los mound buil­ders, una tri­bu que se ex­tin­gui­ría tan so­lo unas dé­ca­das des­pués. La ri­va­li­dad por el con­trol de Geor­gia, pun­to de gran im­por­tan­cia geo­es­tra­té­gi­ca por su cer­ca­nía con Flo­ri­da, des­en­ca­de­nó en 1739 una cruen­ta gue­rra en­tre Gran Bre­ta­ña y Es­pa­ña, en el con­tex­to de la lla­ma­da gue­rra de la Ore­ja de Jen­kins.

Flo­ri­da es tal vez el es­ta­do más hon­da­men­te li­ga­do a la tra­di­ción his­pa­na. Su pron­to des­cu­bri­mien­to por Juan Pon­ce de León cuan­do bus­ca­ba la mí­ti­ca fuen­te de la eter­na ju­ven­tud, se pro­du­jo en­tre mar­zo y abril de 1513. Es­te lu­gar re­ple­to de flo­res –de ahí su nom­bre– ins­pi­ró nu­me­ro­sas ex­pe­di­cio­nes a lo lar­go del tiem­po, co­mo la que lle­vó a ca­bo Pán­fi­lo de Nár­vaez por su cos­ta oes­te, en 1528. Fue Ál­var Nú­ñez Ca­be­za de Va­ca, sub­co­man­dan­te de aque­lla ex­pe­di­ción, quien nos de­jó unas vi­ví­si­mas im­pre­sio­nes de la re­gión en Nau­fra­gios, una obra don­de re­la­ta los ocho años de pe­nu­rias que pa­só en­tre Flo­ri­da y Mé­xi­co, tras nau­fra­gar cer­ca de la is­la de Gal­ves­ton (Te­xas). El ras­tro es­pa­ñol en Flo­ri­da no so­lo no se per­dió con el co­rrer de los si­glos, sino que se re­vi­ta­li­zó. Du­ran­te la Gue­rra de la In­de­pen­den­cia, el go­ber­na­dor de La Loui­sia­na, Bernardo de Gál­vez, ven­ció a los in­gle­ses en la ba­ta­lla de Pen­sa­co­la, un acon­te­ci­mien­to que sig­ni­fi­có la de­vo­lu­ción de la pe­nín­su­la a Es­pa­ña. So­lo en 1819, con el ci­ta­do Tra­ta­do de Adam­sO­nís, nues­tro país re­in­te­gró es­tas tie­rras a Es­ta­dos Uni­dos. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.