Así era un Ter­cio

Los Ter­cios te­nían una com­po­si­ción muy va­ria­ble, os­ci­lan­do en­tre las ocho y las 20 com­pa­ñías y, aun­que su ta­ma­ño teó­ri­co era de 3.000 sol­da­dos, en reali­dad so­lían es­tar for­ma­dos por en­tre 1.000 y 2.000 hom­bres.

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Espana:El Mundo Era Nuestro -

EN 1536 CAR­LOS V CREA LAS TRES PRI­ME­RAS UNI­DA­DES OR­GÁ­NI­CAS DE LA HIS­TO­RIA: LOS TRES TER­CIOS DE NÁPOLES, LOMBARDÍA Y MÁ­LA­GA

Sus sol­da­dos eran los COSELETES, O PI­QUE­ROS pro­te­gi­dos con ar­ma­du­ra y que eran los pri­me­ros en la lí­nea de ba­ta­lla; LOS ME­DIAS PICAS, que con­ta­ban con ar­ma­du­ra só­lo en el cuer­po; y LOS PICAS SECAS, si­tua­dos a re­ta­guar­dia, que eran pi­que­ros que só­lo con­ta­ban con un yel­mo co­mo pro­tec­ción.

Los TI­RA­DO­RES es­ta­ban for­ma­dos por los ARCABUCEROS, y des­de 1567 los mos­que­te­ros, que usa­ban ar­mas más pe­sa­das que re­que­rían ser apo­ya­das en una hor­qui­lla plan­ta­da en el sue­lo, pe­ro te­nían un al­can­ce ma­yor que el del ar­ca­buz.

En ba­ta­lla, va­rias com­pa­ñías de pi­que­ros del Ter­cio o in­clu­so de va­rios, for­ma­ban en un gran cua­dro lla­ma­do es­cua­drón, que, si­guien­do a Mar­tí­nez Ruíz, po­día ser “de gen­te” (con más pro­fun­di­dad que fren­te), “de te­rreno” (un cua­dra­do per­fec­to de igual fren­te que fon­do) y el más co­mún, el “pro­lon­ga­do” (más fren­te que fon­do).

En los la­dos del es­cua­drón for­ma­ban los ti­ra­do­res, a ve­ces for­man­do un pe­que­ño cua­dro en ca­da es­qui­na, u otras pro­lon­gan­do el fren­te del es­cua­drón al si­tuar­se a am­bos la­dos del mis­mo. Es­tas uni­da­des, lla­ma­das “man­gas” a ve­ces ac­tua­ban sim­ple­men­te de for­ma in­de­pen­dien­te, en ta­reas de ex­plo­ra­ción, o co­mo ha­cía ha­bi­tual­men­te el Du­que de Alba, es­ca­ra­mu­cean­do en van­guar­dia con­tra el enemi­go pa­ra pro­vo­car su ata­que de for­ma des­or­de­na­da, ata­que que lue­go cho­ca­ría con­tra la ma­sa que pi­que­ros que es­ta­ba es­pe­rán­do­le, mien­tras los ti­ra­do­res se co­lo­ca­ban a cu­bier­to de las picas o en re­ta­guar­dia. Re­cha­za­do el ata­que, con el enemi­go tam­ba­leán­do­se e ini­cian­do el re­plie­gue, los ti­ra­do­res vol­vían a sa­lir pa­ra aco­sar al enemi­go en su hui­da has­ta ani­qui­lar­lo. espada, y ti­ra­do­res, con un pe­que­ño com­ple­men­to de ji­ne­tes. Qui­zá sin sa­ber­lo, Gon­za­lo ha­bía reproducido la es­truc­tu­ra de la legión ro­ma­na, formada por 5.000 sol­da­dos, par­te de in­fan­te­ría pe­sa­da, otros ti­ra­do­res (los vé­li­tes, que eran hon­de­ros y ar­que­ros) y un gru­po de ji­ne­tes pa­ra la­bo­res de ex­plo­ra­ción. Tras unos ini­cios ti­tu­bean­tes –Gon­za­lo fue de­rro­ta­do por la ca­ba­lle­ría fran­ce­sa y los pi­que­ros sui­zos en Se­mi­na­ra–, des­pués nues­tro Gran Ca­pi­tán des­tro­zó a es­tas mis­mas fuer­zas de nue­vo en Se­mi­na­ra, en Ce­ri­ño­la y en Ga­re­llano (1503). Los ti­ra­do­res his­pa­nos, los gran­des ol­vi­da­dos de los ejér­ci­tos eu­ro­peos, des­tro­za­ban a los pi­que­ros o a los ji­ne­tes an­tes de que lle­ga­ran al cho­que, de mo­do que cuan­do por fin en­ta­bla­ban con­tac­to con los pi­que­ros es­pa­ño­les, es­tos les re­cha­za­ban fá­cil­men­te, y lue­go la ca­ba­lle­ría les per­se­guía en la re­ti­ra­da. Aca­ba­ba de na­cer la coo­pe­ra­ción en­tre ar­mas co­mo se la con­ci­be hoy en día, otra in­ven­ción es­pa­ño­la.

Po­co a po­co el sis­te­ma es­pa­ñol fue sien­do imi­ta­do en to­dos los ejér­ci­tos de la épo­ca, pe­ro en el ín­te­rim, Es­pa­ña pu­do con­quis­tar Nápoles, Mi­lán, ven­cer en Bi­co­ca (1522) y Pa­vía cap­tu­ran­do al rey de Fran­cia (1525), sa­quear Ro­ma y re­cha­zar a los tur­cos (1529). Es en­ton­ces cuan­do Car­los V reali­zó otra in­no­va­ción que re­vo­lu­cio­na­rá a los ejér­ci­tos y el ar­te de la gue­rra: la apa­ri­ción del Ter­cio.

LLE­GA EL TER­CIO

Has­ta 1536 (con la ex­cep­ción del im­pe­rio ro­mano y los pe­que­ños cuer­pos de guar­dias reales), no exis­tía el ejér­ci­to per­ma­nen­te, de mo­do que las tro­pas eran le­van­ta­das pa­ra una cam­pa­ña, a ve­ces pa­ra va­rias, pe­ro en cuan­to la gue­rra ter­mi­na­ba, to­dos los sol­da­dos eran li­cen­cia­dos. Sin em­bar­go, en Es­pa­ña, con tan­tos te­rri­to­rios dis­per­sos que de­fen­der y tan­tos enemi­gos ex­pec­tan­tes (el im­pe­rio, a di­fe­ren­cia de otros paí­ses, no era un con­tí­nuum te­rri­to­rial, sino que en­tre una po­se­sión y otra, co­mo Flan­des, Mi­lán, Nápoles, el Fran­co Con­da­do o Amé­ri­ca, ha­bía cien­tos o mi­les de ki­ló­me­tros), se hi­zo ne­ce­sa­rio crear una uni­dad que es­tu­vie­ra per­ma­nen­te de guar­ni­ción en los te­rri­to­rios más ame­na­za­dos. Así, en la Or­de­nan­za de Gé­no­va de 1536, Car­los V crea y nom­bra por pri­me­ra vez a las tres pri­me­ras uni­da­des or­gá­ni­cas de la his­to­ria: los tres Ter­cios de Nápoles, Lombardía y Má­la­ga, ca­da uno for­ma­do por diez com­pa­ñías de pi­que­ros y 2-3 de arcabuceros, de unos tres mil hom­bres ca­da uno. Los ter­cios, a di­fe­ren­cia de otras uni­da­des, no eran di­suel­tos al aca­bar ca­da cam­pa­ña, sino que se­gui­rían en ac­ti­vo per­ma­nen­te­men­te pa­ra man­te­ner a los

ve­te­ra­nos de an­te­rio­res lu­chas en pie de gue­rra y fo­men­tar el es­pí­ri­tu de cuer­po, y pa­ra de­fen­der las po­se­sio­nes es­pa­ño­las más ale­ja­das. Só­lo dé­ca­das más tar­de las de­más po­ten­cias eu­ro­peas ve­rán las ven­ta­jas de es­te sis­te­ma, creán­do­se en Fran­cia, Ale­ma­nia e In­gla­te­rra uni­da­des se­me­jan­tes lla­ma­das re­gi­mien­tos, tam­bién de ca­rác­ter per­ma­nen­te.

So­bre el ori­gen del nom­bre de “Ter­cios” se han ba­ra­ja­do mu­cha s hi­pó­te­sis, co­mo por ejem­plo por es­tar for­ma­do por un ter­cio de ti­ra­do­res, o co­mo una de­ri­va­ción de Legión Ter­tia, ubi­ca­da en Es­pa­ña, pe­ro pa­re­ce que no se ha te­ni­do en cuen­ta al­go tan sen­ci­llo co­mo que las pri­me­ras uni­da­des crea­das del ejér­ci­to per­ma­nen­te eran tres, de mo­do que ca­da una de ellas era un ter­cio del ejér­ci­to per­ma­nen­te.

Más tar­de, el Ter­cio de Má­la­ga se con­vir­tió en el de Cer­de­ña, y del de Nápoles

EL DU­QUE DE ALBA MAR­CHÓ A FLAN­DES CON UNOS 10.000 SOL­DA­DOS EN CUA­TRO TER­CIOS DES­DE ITA­LIA PA­RA APLACAR LA REVUELTA DE LOS FLA­MEN­COS

se se­gre­gó otro lla­ma­do de Si­ci­lia, su­man­do en to­tal cua­tro ter­cios. Pos­te­rior­men­te, a lo lar­go del si­glo XVI y XVII se crea­ron (y di­sol­vie­ron) otros mu­chos (72 de ellos ha iden­ti­fi­ca­do Juan Luis Sán­chez só­lo en Flan­des), por lo que los cua­tro pri­me­ros, pa­ra re­co­no­cer su an­ti­güe­dad, pa­sa­ron a ser co­no­ci­dos co­mo Ter­cios Vie­jos. Fi­nal­men­te, tam­bién las tro­pas ita­lia­nas pa­sa­ron a es­tar for­ma­das por Ter­cios, así co­mo los ir­lan­de­ses. Las de­más tro­pas, co­mo va­lo­nes, fla­men­cos o ale­ma­nes, es­ta­rían agru­pa­das en re­gi­mien­tos. No se de­be ol­vi­dar que el im­pe­rio es­pa­ñol, des­de 1520, era un im­pe­rio plu­ri­na­cio­nal, en el que só­lo en­tre un 10 y un 15% de las tro­pas en lu­cha eran es­pa­ño­las, aun­que sin em­bar­go, el pe­so de la ac­ción y el ner­vio de la gue­rra eran lle­va­do a ca­bo por nues­tros ter­cios de in­fan­te­ría. Fi­nal­men­te, en 1567 el Du­que de Alba mar­chó a Flan­des con unos 10.000 sol­da­dos en cua­tro ter­cios des­de Ita­lia pa­ra aplacar la revuelta de los fla­men­cos, que­dan­do allí per­ma­nen­te­men­te co­mo tro­pas de com­ba­te, y dan­do co­mien­zo la épi­ca sin­gla­du­ra de los Ter­cios de Flan­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.