De ar­mas to­mar

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Espana:El Mundo Era Nuestro -

EL SOL­DA­DO DEL TER­CIO ES­PA­ÑOL era re­clu­ta­do en la Pe­nín­su­la, cuan­do un ca­pi­tán, au­to­ri­za­do por el rey y por el maes­tre de cam­po del ter­cio que se iba a for­mar, plan­ta­ba la ban­de­ra en un pue­blo pa­ra crear su com­pa­ñía. Allí el re­clu­ta se alis­ta­ba co­mo vo­lun­ta­rio, atraí­do por la pers­pec­ti­va de la pa­ga, los as­cen­sos, la aven­tu­ra, y qui­zá ha­cer for­tu­na en al­gún sa­queo. Una vez com­pro­ba­das sus ap­ti­tu­des fí­si­cas por el vee­dor, re­ci­bía una pri­me­ra pa­ga pa­ra po­der equi­par­se, o co­mo pre­mio si ya es­ta­ba equi­pa­do. Formada la com­pa­ñía, es­ta mar­cha­ba por mar has­ta Ita­lia, don­de los bi­so­ños pa­sa­ban a rea­li­zar ta­reas de guar­ni­ción en los pre­si­dios du­ran­te por lo me­nos un año, sien­do con­ver­ti­dos en sol­da­dos. Una vez cur­ti­dos, eran man­da­dos ge­ne­ral­men­te a Flan­des, don­de se con­ver­tían en tro­pas ve­te­ra­nas. A di­fe­ren­cia de otras na­cio­nes, en Es­pa­ña se creó un sis­te­ma de per­fec­cio­na­mien­to del sol­da­do de va­rios años de du­ra­ción.

La tro­pa, formada en gran par­te por pe­que­ños hi­dal­gos, era muy or­gu­llo­sa y aun­que acep­ta­ba los cas­ti­gos cor­po­ra­les, es­tos de­bían ha­cer­se con el ace­ro y no con la ma­de­ra. Cuan­do se pro­du­cían re­tra­sos en las pa­gas, el in­fan­te es­pa­ñol, a di­fe­ren­cia de los de otras na­cio­nes, nunca se amo­ti­na­ba an­tes de la ba­ta­lla o el ase­dio, sino des­pués de ella. Por otro la­do, los mo­ti­nes se ha­cían siem­pre con or­den. En cuan­to al sa­queo, sor­pren­den­te­men­te, con­sis­tía en ne­go­ciar con el al­cal­de de una ciu­dad to­ma­da la can­ti­dad que se de­bía pa­gar a la tro­pa, y era el pro­pio al­cal­de el que rea­li­za­ba la co­lec­ta en­tre los ve­ci­nos. Sin em­bar­go, en oca­sio­nes co­mo el fa­mo­so sa­co de Am­be­res de 1576, con re­tra­sos de has­ta 30 me­ses, los ter­cios se des­ban­da­ron y tor­tu­ra­ron a la po­bla­ción ci­vil. Otras ve­ces el sa­queo vio­len­to era per­mi­ti­do, co­mo los que au­to­ri­zó el Du­que de Alba pa­ra con­ven­cer a las ciu­da­des re­bel­des ho­lan­de­sas a vol­ver al do­mi­nio es­pa­ñol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.