Una jo­ya de su épo­ca

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Conquistadores:La Espada Del Imperio -

CUAN­DO LOS ES­PA­ÑO­LES di­vi­sa­ron Te­noch­ti­clán no pu­die­ron sino ma­ra­vi­llar­se de tal vi­sión. La ciu­dad, ro­dea­da por un gran la­go, era la ca­pi­tal des­de la que los az­te­cas par­tían pa­ra gue­rrear con­tra las tri­bus lo­ca­les y lo­grar su so­me­ti­mien­to.

Se tra­ta­ba de un en­cla­ve úni­co, for­ma­do por ca­sas cons­trui­das en pie­dra y per­fec­ta­men­te en­ca­la­das que re­ful­gían a los ra­yos del Sol. En sus pla­zas se le­van­ta­ban nu­me­ro­sos jar­di­nes flo­tan­tes y en sus ex­tre­mos, huer­tos que abas­te­cían a los ha­bi­tan­tes de la co­mi­da ne­ce­sa­ria pa­ra sub­sis­tir.

La “ciu­dad la­go”, co­mo tam­bién se la co­no­cía, fue una de las ca­pi­ta­les del mun­do más gran­des de su épo­ca, des­cri­ta por los hom­bres de Cor­tés co­mo “una ciu­dad de en­sue­ño” que no te­nía pa­ran­gón con nin­gu­na po­bla­ción eu­ro­pea. En ella des­ta­ca­ban com­pli­ca­das obras de in­ge­nie­ría co­mo acue­duc­tos y puen­tes, ca­na­les que cru­za­ban al­gu­nas ca­lles y am­plias cal­za­das que en­la­za­ban la ciu­dad con los bor­des ex­te­rio­res del la­go.

Po­co más se sabe so­bre ella, ya que el ata­que de los es­pa­ño­les por su con­quis­ta la arra­só com­ple­ta­men­te, ha­cién­do­la des­apa­re­cer ba­jo las lla­mas y su­mién­do­la des­de en­ton­ces en el aban­dono.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.