Las mi­sio­nes je­sui­tas de Amé­ri­ca

En la con­fluen­cia de Ar­gen­ti­na, Bra­sil y Pa­ra­guay, un ro­sa­rio de an­ti­guas mi­sio­nes re­li­gio­sas sal­pi­ca el te­rri­to­rio. Hoy por­ten­to­sas y enig­má­ti­cas rui­nas, hu­bo un tiem­po en que aco­gie­ron la con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca en­tre dos mun­dos, es­ce­na­rio don­de, tan­to ind

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Conquistadores:La Espada Del Imperio - GA­BRIEL MU­ÑIZ / PAI­SA­JE HU­MANO

El ci­ne y la li­te­ra­tu­ra, sin ol­vi­dar­nos de la his­to­ria, sen­si­bi­li­za­ron nues­tra ima­gi­na­ción con apa­sio­nan­tes re­la­tos del en­cuen­tro de los dos mun­dos. En reali­dad de­be­ría­mos ha­blar de des­en­cuen­tros, o al me­nos de en­cuen­tros no exen­tos de dra­ma­tis­mo, pre­si­di­dos por la apren­sión, la sos­pe­cha y el mie­do. Por eso los je­sui­tas sa­lie­ron al pa­so del in­dí­ge­na gua­ra­ní con la me­jor de sus em­ba­ja­do­ras, la pe­ne­tran­te e hip­nó­ti­ca mú­si­ca sur­gien­do de una flau­ta y un vio­lín.

Que aquel con­tac­to de ci­vi­li­za­cio­nes se ma­te­ria­li­za­ra en una re­la­ción fruc­tí­fe­ra de­pen­dió, no obs­tan­te, de otros mu­chos fac­to­res aje­nos a lo más o me­nos no­ve­les­co del en­cuen­tro. La con­fluen­cia de ca­rac­te­res, de ex­pec­ta­ti­vas re­li­gio­sas e in­tere­ses de sub­sis­ten­cia, con­di­cio­nó el éxi­to de la fu­tu­ra con­vi­ven­cia en paz.

En es­te sen­ti­do, y an­te to­do, el desafío en­car­na­do por las mi­sio­nes con­sis­tió en sa­cu­dir­se el yu­go et­no­cén­tri­co que las­tra­ba a los je­sui­tas y a los in­dí­ge­nas. Só­lo mi­ran­do ba­jo la pers­pec­ti­va de am­bos pue­blos, fi­ján­do­nos en sus pre­jui­cios res­pec­to al otro, po­dre­mos ha­cer­nos car­go del mi­la­gro so­cial que com­por­ta­ron las mi­sio­nes.

LOS HOM­BRES VERDADEROS

Ya con an­te­rio­ri­dad al Des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca, es­po­rá­di­cos con­tac­tos con tri­bus re­mo­tas del or­be eran re­por­ta­dos por co­mer­cian­tes y mi­sio­ne­ros. Aquel aco­pio de in­for­ma­ción, sin em­bar­go, no fue apro­ve­cha­do cien­tí­fi­ca­men­te; más bien se tra­tó de una oca­sión per­di­da en cuan­to a la com­pren­sión ob­je­ti­va de las ca­pa­ci­da­des hu­ma­nas. Sal­vo ex­cep­cio­nes, los es­tu­dio­sos de la épo­ca, le­jos de cons­truir un cor­pus an­tro­po­ló­gi­co ri­gu­ro­so, si­guie­ron in­ter­pre­tan­do la reali­dad guián­do­se por la tra­di­ción cien­tí­fi­ca clá­si­ca y su mo­ral. El re­sul­ta­do, des­de aquel pun­to de vis­ta, no po­día ser otro que pre­gun­tar­se úni­ca y ex­clu­si­va­men­te por los mé­to­dos ne­ce­sa­rios pa­ra co­rre­gir las hi­po­té­ti­cas ca­ren­cias del in­dí­ge­na.

Las pa­la­bras del his­pa­nis­ta John H. Elliot al res­pec­to re­sul­tan es­cla­re­ce­do­ras. En su obra Es­pa­ña y su Mun­do, del

1500 a 1700, Elliot di­ce que nues­tros mi­sio­ne­ros su­pie­ron acu­mu­lar so­bre el te­rreno, co­mo au­tén­ti­cos cien­tí­fi­cos,

da­tos re­fe­ren­tes a ri­tua­les, cos­tum­bres y creen­cias de los in­dí­ge­nas, in­for­ma­ción que era en­via­da a Es­pa­ña pa­ra su ex­po­si­ción en el Con­se­jo de In­dias o pa­ra su con­si­de­ra­ción en los con­ci­lios ecle­siás­ti­cos. Ar­gu­men­ta, sin em­bar­go, que aque­lla in­for­ma­ción se uti­li­zó úni­ca­men­te con fi­nes uti­li­ta­ris­tas, ba­jo el pris­ma de su­pe­rio­ri­dad de la ci­vi­li­za­ción cris­tia­na. A tra­vés de es­te co­no­ci­mien­to, las al­tas ins­tan­cias ecle­siás­ti­cas no pre­ten­die­ron otra co­sa que do­ble­gar al in­dí­ge­na, pro­vo­can­do, ya en ori­gen, cier­to en­fren­ta­mien­to en­tre las ór­de­nes re­li­gio­sas por sus res­pec­ti­vos in­tere­ses mi­sio­na­les. Es ver­dad que el mi­sio­ne­ro bus­ca­ba la sal­va­ción de las al­mas, in­clu­so de­fen­der la voz de los in­dí­ge­nas, pe­ro to­dos sin ex­cep­ción com­ba­tie­ron sus creen­cias an­ces­tra­les ta­chán­do­las de ido­la­tría.

No de­be­ría­mos qui­tar mé­ri­to al ím­pro­bo es­fuer­zo que su­pu­so sa­cu­dir­se, aun­que fue­ra en par­te, aque­lla vi­sión las­tra­da por lec­tu­ras re­li­gio­sas y an­tro­po­ló­gi­cas in­fran­quea­bles. Una cues­tión ca­pi­tal del et­no­cen­tris­mo fue la ele­va­ción del in­dí­ge­na no só­lo a la ca­te­go­ría de “hom­bre ver­da­de­ro”, sino a la de hi­jo de Dios. Co­mo bien de­cía Elliot en su li­bro, la di­fe­ren­cia­ción en­tre ra­cio­nal e irra­cio­nal es­ta­ba vin­cu­la­da a la di­fe­ren­cia­ción en­tre lo cris­tiano y lo pa­gano. La fal­ta de len­gua es­cri­ta, la vi­da nó­ma­da o la au­sen­cia de pro­pie­dad, se veían co­mo los sín­to­mas de una pa­to­lo­gía: la au­sen­cia de ci­vi­li­za­ción y la ani­ma­li­dad. Par­tien­do de es­tos ra­zo­na­mien­tos axio­má­ti­cos, eran me­ras hi­pó­te­sis cues­tio­nes tan tras­cen­den­ta­les co­mo que el in­dí­ge­na des­cen­die­ra de Adán, obli­gan­do a re­plan­tear­se la lec­tu­ra del mis­mo Li­bro del

Gé­ne­sis. El di­le­ma que­da­ría zan­ja­do con la Bu­la dic­ta­da por Pa­blo III en 1537, por la cual los in­dí­ge­nas de­bían con­si­de­rar­se co­mo her­ma­nos pro­pen­sos a re­ci­bir la au­tén­ti­ca fe.

Con to­do, la ex­pe­rien­cia de los mi­sio­ne­ros en el tra­to con los in­dí­ge­nas es­ta­ría pla­ga­da de du­das. En cier­to mo­do, la ré­mo­ra de ver al otro co­mo un ser in­fe­rior, na­ci­do pa­ra la ser­vi­dum­bre, im­preg­nó la con­vi­ven­cia des­de la fun­da­ción de las pri­me­ras mi­sio­nes. En el me­jor de los ca­sos, el in­dí­ge­na fue tra­ta­do co­mo un ni­ño cu­ya men­te era ta­bu­la ra­sa, so­bre la que se po­día re­es­cri­bir la nueva fe sin re­pa­rar en cos­tum­bres ni creen­cias he­re­da­das. Por eso, se­gún con­cluía Elliot, los mi­sio­ne­ros ca­ye­ron pron­to en el de­sen­can­to al ver que los in­dios con­ver­sos re­in­ci­dían una y otra vez en su vi­sión an­ces­tral del mun­do, dan­do lu­gar a un pa­ter­na­lis­mo ex­tre­mo de los religiosos, pa­ter­na­lis­mo ins­pi­ra­do “más por el te­mor que por amor y ayu­da sin­ce­ra”.

JE­SUI­TAS VERSUS GUARANÍES

En aquel am­bien­te mi­sio­nal hi­zo ac­to de pre­sen­cia la or­den de los je­sui­tas. Fun­da­da por Ig­na­cio de Lo­yo­la, la Com­pa­ñía de Je­sús no se­ría con­fir­ma­da por Ro­ma has­ta 1540, ob­te­nien­do la apro­ba­ción pa­ra es­ta­ble­cer mi­sio­nes en Amé­ri­ca ya en la se­gun­da mi­tad del si­glo XVI. Des­de sus pri­me­ros pa­sos, des­ta­có en­tre las de­más ór­de­nes re­li­gio­sas por la ri­gu­ro­sa pre­pa­ra­ción teo­ló­gi­ca y cien­tí­fi­ca de sus miem­bros.

So­bre el te­rreno, una vez ob­ser­va­dos los erro­res en que in­cu­rrían ellos mis­mos y otras mi­sio­nes, los je­sui­tas com­pren­die­ron que el ideal no era erra­di­car to­do ras­tro de la es­truc­tu­ra so­cial pa­ga­na, sino el afian­za­mien­to del cris­tia­nis­mo so­bre las ba­ses cul­tu­ra­les del in­dí­ge­na. Pa­ra ello, era con­di­ción del éxi­to mi­sio­nal man­te­ner a los in­dí­ge­nas lo más ale­ja­dos po­si­ble de la “con­ta­mi­na­ción” eu­ro­pea, a sal­vo de las co­rrup­te­las y los vi­cios que po­dían en­ve­ne­nar­les la men­te. Só­lo a par­tir de la pu­re­za exis­ten­cial del na­ti­vo, pen­sa­ban los je­sui­tas, po­dría arrai­gar en ellos el cris­tia­nis­mo.

Mu­chos es­tu­dio­sos se han pre­gun­ta­do por las ver­da­de­ras mo­ti­va­cio­nes de los je­sui­tas. ¿Nos en­con­tra­ría­mos de nue­vo an­te un afán pu­ra­men­te uti­li­ta­ris­ta o, por el con­tra­rio, los frai­les ha­bían com­pren­di­do que el in­dí­ge­na no te­nía por qué ser equi­pa­ra­do al eu­ro­peo y me­re­cía la sal­va­guar­da de sus for­mas de vi­da? Nos atre­ve­ría­mos a de­cir que no hay ab­so­lu­tos en es­ta cues­tión. El in­dí­ge­na de las mi­sio­nes nunca se­ría tra­ta­do des­de un pris­ma igua­li­ta­rio, de eso no ca­be la me­nor du­da, pe­ro los je­sui­tas pu­die­ron vis­lum­brar en su mo­do de vi­da una ca­ren­cia ex­clu­si­va del mun­do eu­ro­peo. El in­dí­ge­na en­car­na­ba, de al­gún mo­do, aquel es­ta­do pri­mi­ge­nio, inocen­te y vir­tuo­so que irre­me­dia­ble­men­te ha­bía per­di­do la hu­ma­ni­dad “ci­vi­li­za­da”.

Pe­ro nos res­ta­ría exa­mi­nar, igual­men­te, las ver­da­de­ras mo­ti­va­cio­nes del in­dí­ge­na gua­ra­ní res­pec­to al mi­sio­ne­ro je­sui­ta. En pri­mer lu­gar, los pri­me­ros mi­sio­ne­ros co­me­tie­ron un gra­ví­si­mo error al con­si­de­rar al gua­ra­ní co­mo un pue­blo que ado­le­cía de fal­ta de es­pi­ri­tua­li­dad. Na­da más le­jos de la reali­dad: los in­dí­ge­nas guaraníes eran nó­ma­das, no po­seían tem­plos ni ve­ne­ra­ban imá-

QUIE­NES HOY RECORRIERAN LAS RUI­NAS DE LAS MI­SIO­NES JE­SUI­TAS DE AMÉ­RI­CA, RENOVARÍAN SU ASOMBRO AN­TE LAS PROEZAS DE QUE ES CA­PAZ EL SER HU­MANO

EL MI­SIO­NE­RO BUS­CA­BA LA SAL­VA­CIÓN DE LAS AL­MAS, IN­CLU­SO DE­FEN­DER LA VOZ DE LOS IN­DÍ­GE­NAS, PE­RO TO­DOS COM­BA­TIE­RON SUS CREEN­CIAS TA­CHÁN­DO­LAS DE IDO­LA­TRÍA

ge­nes, pe­ro con­ta­ban con una pro­fun­da re­li­gio­si­dad, tan hon­da­men­te arrai­ga­da, que les per­mi­tía ob­viar cual­quier sim­bo­lo­gía ex­ter­na. No eran mo­no­teís­tas, co­mo al­gu­nos han que­ri­do creer, pe­ro el pan­teón gua­ra­ní es­ta­ba pre­si­di­do por un dios tan eterno, om­ni­pre­sen­te y om­ni­po­ten­te co­mo aquel que di­fun­dían los je­sui­tas. Así mis­mo, com­par­tían con sus vi­si­tan­tes la idea del pa­raí­so, in­clu­so la de una fi­gu­ra ma­lé­fi­ca, en­car­na­ción de la muer­te y la en­fer­me­dad.

Los pa­ra­le­lis­mos en­tre las dos for­mas re­li­gio­sas, a gran­des ras­gos, eran muy evi­den­tes y po­si­bi­li­ta­ban el in­ter­cam­bio de ideas y creen­cias, al­go que no pa­só des­aper­ci­bi­do a los je­sui­tas. Exis­tían obs­tácu­los co­mo cier­ta per­sis­ten­cia de prác­ti­cas de ca­ni­ba­lis­mo, pe­ro for­mal­men­te la in­te­gra­ción re­li­gio­sa re­sul­ta­ría muy sim­ple sus­ti­tu­yen­do la no­men­cla­tu­ra de las fi­gu­ras re­li­gio­sas cla­ve y ex­hi­bien­do, en au­sen­cia de sim­bo­lo­gía, el em­ble­ma uni­ver­sal de la cruz.

Fal­ta­ría­mos a la ver­dad, sin em­bar­go, si con­si­de­rá­se­mos el abra­zo de la fe cris­tia­na por los guaraníes co­mo una res­pues­ta to­tal­men­te sin­ce­ra, fru­to ex­clu­si­vo de un con­ven­ci­mien­to me­di­ta­do. Se­gún al­gu­nos his­to­ria­do­res, las tri­bus guaraníes se en­con­tra­ban, jus­to en el mo­men­to que apa­re­cie­ron los je­sui­tas, en­vuel­tas en un pro­ce­so uni­fi­ca­dor a car­go de los ka­raí, una es­pe­cie de pro­fe­tas no ads­cri­tos a nin­gu­na tri­bu con­cre­ta. El pro­ce­so uni­fi­ca­dor te­nía un com­po­nen­te re­li­gio­so in­terno, pe­ro im­pli­ca­ba tam­bién una con­fluen­cia de fuer­zas en aras de re­pe­ler la ame­na­za cre­cien­te de ha­cen­da­dos es­pa­ño­les, y en par­ti­cu­lar de bus­ca­do­res de es­cla­vos por­tu­gue­ses.

De al­gún mo­do, los guaraníes de­le­ga­ron ese pro­ce­so uni­fi­ca­dor en los mi­sio­ne­ros, ya que cum­pli­rían me­jor que na­die con las pre­rro­ga­ti­vas de­fen­si­vas guaraníes al ase­gu­rar­se, a tra­vés de su in­ter­me­dia­ción, la pro­tec­ción de la Co- ro­na. Al­gu­nos cronistas se hi­cie­ron eco de los de­ba­tes que tu­vie­ron lu­gar en­tre los je­fes guaraníes, tra­tan­do de con­sen­suar la con­ve­nien­cia o no de es­ta alian­za. A par­tir de en­ton­ces, el in­dí­ge­na gua­ra­ní que­dó di­vi­di­do en dos gran­des sec­to­res: los be­li­ge­ran­tes, que con­tra vien­to y ma­rea man­tu­vie­ron una exis­ten­cia se­mi­nó­ma­da y apar­ta­da, y los con­ver­sos de las mi­sio­nes, que des­ta­ca­ron en el apren­di­za­je pe­ro, a cam­bio, ol­vi­da­ron gran par­te de su he­ren­cia cul­tu­ral.

De­be­ría­mos con­cluir que tan­to la evan­ge­li­za­ción je­sui­ta co­mo la con­ver­sión gua­ra­ní, al me­nos es­tu­vie­ron te­ñi­das por cier­to afán uti­li­ta­ris­ta. En des­car­go de am­bos, no obs­tan­te, la his­to­ria re­ve­la que una alian­za siem­pre lle­va im­plí­ci­to el as­pec­to fun­cio­nal, una con­fluen­cia de in­tere­ses. La uti­li­dad, los com­pren­si­bles erro­res e im­po­si­cio­nes, no res­tan va­lor al al­truis­mo que do­mi­na­ría la con­vi­ven­cia. Y es que, una vez su­pe­ra­dos los di­fí­ci­les obs­tácu­los de su fun­da­ción, fue cuan­do se pro­du­jo el ver­da­de­ro “mi­la­gro” de las mi­sio­nes.

LA TIE­RRA PROMETIDA

Quie­nes hoy recorrieran las rui­nas de las mi­sio­nes je­sui­tas de Amé­ri­ca, renovarían su asombro an­te las proezas de que

FUN­DA­DA POR IG­NA­CIO DE LO­YO­LA, LA COM­PA­ÑÍA DE JE­SÚS OB­TU­VO LA APRO­BA­CIÓN PA­RA ES­TA­BLE­CER MI­SIO­NES EN AMÉ­RI­CA YA EN LA SE­GUN­DA MI­TAD DEL SI­GLO XVI

es ca­paz el ser hu­mano. Se pre­gun­ta­rían có­mo fue po­si­ble eri­gir de la na­da, en un en­torno por en­ton­ces tan in­hós­pi­to, una trein­te­na de au­tén­ti­cos em­po­rios ur­ba­nís­ti­cos que lle­ga­ron a al­ber­gar unos 100.000 ha­bi­tan­tes. La res­pues­ta es que las mi­sio­nes guaraníes fue­ron fru­to de una pro­fun­da ins­pi­ra­ción y sa­cri­fi­cio en nom­bre de Dios, pe­ro tam­bién de una ge­nial or­ga­ni­za­ción y pues­ta en prác­ti­ca. Los je­sui­tas te­jie­ron to­da una red de en­cla­ves a lo lar­go del cau­da­lo­so cau­ce del río Pa­ra­ná y sus afluen­tes, ha­cien­do ga­la, co­mo di­ji­mos, de su ex­cep­cio­nal ap­ti­tud de li­de­raz­go y pre­pa­ra­ción in­te­lec­tual. Tras apren­der la len­gua gua­ra­ní, con­di­ción in­dis­pen­sa­ble pa­ra tras­la­dar sus en­se­ñan­zas a los na­ti­vos, los je­sui­tas ade­cua­ron el sis­te­ma po­lí­ti­co y so­cial a la Co­ro­na es­pa­ño­la, y en cuan­to a la evan­ge­li­za­ción, que es­tu­vo ba­sa­da en el ca­te­cis­mo, tra­ta­ron há­bil­men­te de con­ge­niar las creen­cias del gua­ra­ní con las ca­tó­li­cas.

Ca­be ima­gi­nar que el acer­ca­mien­to re­li­gio­so fue una la­bor ex­tre­ma­da­men­te de­li­ca­da. In­tui­ti­va­men­te, los mi­sio­ne­ros se arro­ga­ron co­mo ka­raís (o pro­fe­tas guaraníes), po­si­ción des­de la cual pu­die­ron ha­cer­se es­cu­char. Su fun­ción co­mo ka­raís con­sis­tía en de­mar­car lo que los guaraníes de­no­mi­na­ban agu­jé, o ca­mino de la per­fec­ción que lle­va­ba a la an­sia­da “tie­rra sin mal”. Ló­gi­ca­men­te, los mi­sio­ne­ros vin­cu­la­ron esa as­pi­ra­ción exis­ten­cial del gua­ra­ní con el mo­de­lo cris­tiano de pro­gre­sión es­pi­ri­tual en pos del pa­raí­so, ba­sa­da en las bue­nas obras y la ora­ción. Ha­bría que de­cir que, en es­te pun­to, la lec­tu­ra ori­gi­nal del gua­ra­ní res­pec­to al agu­jé y su par­ti­cu­lar pa­raí­so en reali­dad di­fe­rían del cris­tia­nis­mo, pues el agu­jé era una ener­gía vi­tal a la que se po­día lle­gar a tra­vés de la de­rro­ta (y con­su­mo) del enemi­go, y la “tie­rra sin mal” era an­sia­da co­mo un lu­gar fí­si­co per­te­ne­cien­te a es­te mun­do. Pro­ba­ble­men­te, a ni­vel de con­cien­cia, el pa­so de dos o tres ge­ne­ra­cio­nes aca­ba­ría por di­luir ta­les di­fe­ren­cias. Lo im­por­tan­te, con to­do, es que la con­fluen­cia re­li­gio­sa fue un he­cho pal­pa­ble, y asu­mi­do por los in­dí­ge­nas, al que se irían in­cor­po­ran­do to­da la li­tur­gia y sim­bo­lis­mo pro­pios de la Igle­sia Ca­tó­li­ca.

El or­ga­ni­gra­ma ur­ba­nís­ti­co tí­pi­co de ca­da mi­sión con­sis­tía en una gran ex­pla­na­da o cen­tro de reunión, al­re­de­dor del cual se re­par­tían las di­fe­ren­tes cons­truc­cio­nes ci­vi­les y re­li­gio­sas. Ocu­pan­do una po­si­ción pre­do­mi­nan­te, se en­con­tra­ban la igle­sia y las de­pen­den­cias re­li­gio­sas, así co­mo el ce­men­te­rio. En otro la­do es­ta­ba si­tua­do el ca­bil­do, don­de se di­ri­mían to­das las cues­tio­nes po­lí­ti­cas de la mi­sión, y el res­to del polígono era ocu­pa­do por las es­cue­las, los ta­lle­res ar­te­sa­na­les y vi­vien­das guaraníes.

La pre­sen­cia je­sui­ta se li­mi­ta­ba a dos mi­sio­ne­ros, uno res­pon­sa­ble del ám­bi­to re­li­gio­so y el otro de los as­pec­tos so­cia­les. Los je­sui­tas, no obs­tan­te, com­pren­die­ron la im­por­tan­cia de que los guaraníes fue­ran ca­pa­ces de ad­mi­nis­trar sus asun­tos, de­le­gan­do en ellos bue­na par­te del po­der de­ci­so­rio. Así, a

Ca­ta­ra­tas de Igua­zú. El sal­to de Dos Her­ma­nas, con la pi­le­ta na­tu­ral de la ba­se, es uno de los más es­pec­ta­cu­la­res y de­man­da­dos por los tu­ris­tas que vi­si­tan la fran­ja ar­gen­ti­na de es­tas ca­ta­ra­tas.

Or­ques­ta de mi­sio­ne­ros. El gra­ba­do mues­tra un “con­cier­to” im­par­ti­do por tres mú­si­cos lle­va­dos, por las aguas de un río de Pa­ra­guay, por un in­dí­ge­na.

Ca­te­cis­mo pa­ra in­dí­ge­nas. Es­ta obra de Pe­dro de Gan­te es uno de los ca­te­cis­mos más an­ti­guos de la evan­ge­li­za­ción de Mé­xi­co, y la con­ser­va la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal des­de 1897.

Je­sui­tas. La or­den fue fun­da­da por Ig­na­cio de Lo­yo­la y con­fir­ma­da por Ro­ma en 1540.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.