Las ri­que­zas ¿ro­ba­das?

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Conquistadores:La Espada Del Imperio -

EL PRO­CE­SO DE CO­LO­NI­ZA­CIÓN DE AMÉ­RI­CA IMPLICÓ, es evi­den­te, mu­chas mo­di­fi­ca­cio­nes en el mun­do a ni­vel geo­es­tra­té­gi­co, eco­nó­mi­co y has­ta hu­mano. La exis­ten­cia cotidiana se fue trans­for­man­do pro­gre­si­va­men­te a uno y otro la­do del océano y no de for­ma pa­ri­ta­ria. Es evi­den­te que un te­rri­to­rio del ta­ma­ño de la Amé­ri­ca con­quis­ta­da, con di­ver­si­dad de pue­blos sin con­tac­to, im­pli­ca una de­sigual­dad cul­tu­ral y tam­bién, có­mo no, a ni­vel cien­tí­fi­co, so­cio­po­lí­ti­co y de desa­rro­llo agra­rio y pro­duc­ti­vo. Y de igual ma­ne­ra una ex­tra­or­di­na­ria ri­que­za de pro­duc­tos ali­men­ti­cios, de ma­te­rias pri­mas, que fue­ron adop­ta­dos por el Vie­jo Con­ti­nen­te, po­co a po­co, co­mo par­te de su die­ta. Pe­ro, aun­que re­sul­te una reali­dad me­nos co­no­ci­da, tam­bién los co­lo­ni­za­do­res ex­por­ta­rán al Nue­vo Mun­do se­mi­llas y es­que­jes que pro­ce­dían de Eu­ro­pa. Sin du­da, so­bre to­do en las pri­me­ras dé­ca­das, fue una re­la­ción bru­tal­men­te de­sigual, pe­ro no por ello de­jó de ser, en cier­tos ám­bi­tos bi­di­rec­cio­nal.

Igual­men­te, mu­chas ve­ces ob­via­do es el im­por­tan­te pa­pel fe­me­nino desem­pe­ña­do en la con­quis­ta y la co­lo­ni­za­ción. Las mu­je­res in­dí­ge­nas y las es­pa­ño­las re­sul­ta­ron esen­cia­les. No en vano, sin ellas no ha­bría si­do po­si­ble la co­lo­ni­za­ción. Sin em­bar­go, du­ran­te si­glos y si­glos su la­bor fue ab­so­lu­ta­men­te si­len­cia­da por una so­cie­dad ma­chis­ta que apos­tó por con­ver­tir en hé­roes a los gue­rre­ros y a sus des­cen­dien­tes mas­cu­li­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.