EL IM­PE­RIO QUE FUI­MOS

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Editorial -

SI ERES DE LOS QUE PIEN­SAN QUE CUAL­QUIER TIEM­PO PA­SA­DO FUE ME­JOR Y DE LOS QUE MIRAN ATRÁS PA­RA DE­CIR “LO QUE HE­MOS PER­DI­DO” Y EVO­CAR GLO­RIAS PRETÉRITAS PA­RA SA­CAR PE­CHO, NO SIGAS LE­YEN­DO. PA­RA QUÉ. LAS CO­SAS BUE­NAS ES­TÁN AL LA­DO Y NO ATRÁS.

En el pa­sa­do Es­pa­ña –o co­mo se de­no­mi­na­ra en­ton­ces al con­jun­to de rei­nos en­ca­be­za­dos por Cas­ti­lla y Ara­gón– fue uno de los im­pe­rios más gran­des que han exis­ti­do. Po­si­ble­men­te fue

el más gran­de. Los do­mi­nios es­pa­ño­les se ex­ten­dían por to­do el pla­ne­ta y por más con­ti­nen­tes de los in­clu­so des­cu­bier­tos, pe­ro eso es par­te de la his­to­ria y el amor al pa­sa­do no sig­ni­fi­ca que sea­mos hi­jos de Her­nán Cor­tés o de Fe­li­pe II. Amar la his­to­ria y amar nues­tro país no sig­ni­fi­ca ado­rar a es­tos per­so­na­jes y lo que re­pre­sen­tan. Si se pien­sa que uno es buen es­pa­ñol por glo­ri­fi­car la épo­ca del im­pe­rio se es­tá equi­vo­can­do. Pa­ra ser buen es­pa­ñol –co­mo buen fran­cés, co­mo buen in­glés, co­mo buen tur­co o co­mo buen lo que sea– hay que mi­rar al pre­sen­te sa­bién­do­se par­te de un to­do del que ti­ra­mos y que nos ti­ra. Los in­gle­ses co­me­tie­ron ac­tos ma­ca­bros y bru­ta­les con las gen­tes que vi­vían en sus do­mi­nios te­rri­to­ria­les, los fran­ce­ses hi­cie­ron lo que hi­cie­ron, los es­ta­dou­ni­den­ses –que an­tes for­ma­ban par­te de otro im­pe­rio, y ese otro de otro– aca­ba­ron con el uso de la fuer­za con los in­dios, los bel­gas aca­ba­ron con las es­pe­ran­zas de mi­llo­nes de ne­gros en Áfri­ca… Y los in­gle­ses, fran­ce­ses, es­ta­dou­ni­den­ses o bel­gas tie­nen de­re­cho a sen­tir­se muy or­gu­llo­sos de ser­lo sin te­ner que en­sal­zar eso, e ig­no­rar que en ese eso hay mu­chas pá­gi­nas ne­gras de la his­to­ria. Los es­pa­ño­les no fue­ron me­jo­res, ni más san­tos ni la ex­cep­ción; no es­ta­mos do­ta­dos de un há­li­to de bon­dad, ni de sa­pien­cia ni de ex­ce­len­cia.

Lo que pa­só no es bueno bue­ní­si­mo y por esa mis­ma ra­zón de­be­mos mi­rar a la his­to­ria sin de­jar de pen­sar que en ca­da épo­ca y mo­men­to hay com­por­ta­mien­tos y mo­ra­les que no tie­nen na­da que ver con las nues­tras, y no eran bue­nas ni ma­las, sino pro­pias de su tiem­po. Re­cuer­do que ha­ce unas se­ma­nas en los co­men­ta­rios de la web de la re­vis­ta –a raíz de un ar­tícu­lo so­bre la lu­cha de los pi­ra­tas es­pa­ño­les con­tra los in­gle­ses en­ca­be­za­dos por Fran­cis Dra­ke– leí mu­chos co­men­ta­rios en los que da­ba la im­pre­sión de que eso hu­bie­ra ocu­rri­do hoy e in­sul­ta­ban a Fran­cis Dra­ke por ser in­glés e ir con­tra los es­pa­ño­les. Es muy di­fí­cil tras­la­dar a pa­la­bras el to­rren­te de pe­na y sen­ti­mien­tos. Y de ri­sa, por­que al­gu­nos de esos co­men­ta­rios eran un po­co pa­té­ti­cos, co­mo si el que los hi­cie­ra es­tu­vie­ra ju­gan­do a una es­pe­cie de com­pe­ti­ción con­tra los in­gle­ses y los que vi­ven en Lon­dres fue­ran a aga­char la ca­be­za. Es co­mo si pa­ra quie­nes lo ha­cían, ata­car a Fran­cis Dra­ke les con­vir­tie­ra en me­jo­res es­pa­ño­les. Y no. Ser buen es­pa­ñol sig­ni­fi­ca saber va­lo­rar las co­sas co­mo pro­pias de su mo­men­to, no con­ver­tir­las en una es­pe­cie de có­di­go mo­ral que nos guía pa­ra el fu­tu­ro. Si ten­go que ele­gir pre­fe­ri­ría que re­na­cie­ra Ra­món y Ca­jal a Car­los V.

Con es­te mo­no­grá­fi­co que­re­mos que co­noz­cas el pa­sa­do y que la his­to­ria sea co­no­ci­mien­to pe­ro no con­ver­tir­te ni ilu­mi­nar­te. La his­to­ria de­be ser eso: co­no­ci­mien­to pu­ro, y no un exa­men de pu­re­za. Fui­mos un im­pe­rio, do­mi­na­mos me­dio pla­ne­ta, no se po­nía el sol en nues­tros te­rri­to­rios… Pe­ro no que­re­mos que se re­pi­ta.

Bruno Car­de­ño­sa

Di­rec­tor @His­to­riaI­be­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.