LA VI­DA DE LOS CON­QUIS­TA­DO­RES

Le­jos de to­da ima­gen de ro­man­ti­cis­mo, la del con­quis­ta­dor es­pa­ñol en el Nue­vo Mun­do se ca­rac­te­ri­zó por ser una vi­da du­ra, di­fí­cil y, so­bre to­do, fu­gaz. A las in­cle­men­cias del tiem­po y de la sel­va, aque­llos hom­bres ague­rri­dos tu­vie­ron que en­fren­tar­se a la

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Sumario - JANIRE RÁMILA

Des­de que el 12 de oc­tu­bre de 1492 Cris­tó­bal Co­lón des­cu­brie­ra un nue­vo con­ti­nen­te, fue­ron mi­les los es­pa­ño­les que em­bar­ca­ron rum­bo a las Amé­ri­cas bus­can­do for­tu­na. Las his­to­rias so­bre gran­des ri­que­zas y ciu­da­des cons­trui­das en oro eran de­ma­sia­do ten­ta­do­ras co­mo pa­ra ob­viar­las y a su con­se­cu­ción se en­tre­ga­ron vi­das y ha­cien­das.

Hoy, aque­llas proezas son vis­tas con un cier­to ha­lo de nos­tal­gia y has­ta de ro- man­ti­cis­mo. Y, sin em­bar­go, si su­pié­se­mos có­mo era real­men­te el día a día de un con­quis­ta­dor es­pa­ñol, ja­más vol­ve­ría­mos a ha­blar, ni de nos­tal­gia, ni mu­cho me­nos de ro­man­ti­cis­mo.

To­do co­men­za­ba con los pre­pa­ra­ti­vos del via­je, que po­dían muy bien rea­li­zar­se en Es­pa­ña o en sue­lo ame­ri­cano, ya que du­ran­te el si­glo XVI bas­ta­ba con aden­trar­se al­gu­nos ki­ló­me­tros sel­va aden­tro des­de cual­quier asen­ta­mien­to ya es­ta­ble­ci­do, pa­ra te­ner la sen­sa­ción de es­tar pi­san­do tie­rra nunca an­tes vis­ta.

Pa­ra ase­gu­rar el buen pro­ve­cho de la aven­tu­ra, to­do aven­tu­re­ro es­pa­ñol de­bía re­ci­bir an­tes de su par­ti­da un per­mi­so de la Co­ro­na men­cio­nan­do sus obli­ga­cio­nes y de­re­chos co­mo con­quis­ta­dor. Nin­gún mo­nar­ca desea­ba re­pe­tir el gran error co­me­ti­do por los Re­yes Ca­tó­li­cos, cuan­do con­ce­die­ron a Co­lón va­lio­sí­si­mas pre­rro­ga­ti­vas que lue­go se vie­ron for­za­dos a re­vo­car, en cuan­to per­ci­bie­ron la enor­me ri­que­za de las tie­rras por él des­cu­bier­tas. El do­cu­men­to don­de se re­co­gían es­tas obli­ga­cio­nes y de­re­chos re­ci­bía el nom-

LA CO­RO­NA SIEM­PRE HI­ZO GA­LA DE TACAÑERÍA Y MUY PO­CAS VE­CES EX­PRE­SÓ GE­NE­RO­SI­DAD CON LOS CON­QUIS­TA­DO­RES

bre de capitulaciones, mez­cla de con­tra­to y de car­ta de mer­ced. Has­ta el año 1542, las capitulaciones so­lo po­dían ser au­to­ri­za­das por el rey, pe­ro con las Le­yes Nue­vas se dis­pu­so que tam­bién las au­dien­cias tu­vie­ran esa po­tes­tad y des­de 1572 se hi­zo obli­ga­to­ria la con­sul­ta pre­via al Con­se­jo de In­dias.

Se tra­ta­ba de un mé­to­do bas­tan­te có­mo­do de di­ri­gir el mo­de­lo con­quis­ta­dor con mí­ni­mo ries­go pa­ra la Co­ro­na, ya que de­ja­ba en ma­nos del par­ti­cu­lar la ta­rea de bus­car el ca­pi­tal, el ma­te­rial y los hom­bres, que­dan­do al Es­ta­do la úni­ca obli­ga­ción de pro­me­ter de­ter­mi­na­das con­ce­sio­nes y siem­pre se­gún los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos por la em­pre­sa.

Des­de lue­go, es­te mo­de­lo no fue del agra­do de los ca­pi­ta­nes, cons­cien­tes del tre­men­do des­equi­li­brio exis­ten­te en­tre ries­gos y be­ne­fi­cios, pe­ro ello no im­pi­dió que hom­bres co­mo Her­nán Cor­tés, Fran­cis­co de Pi­za­rro, Pe­dro de Val­di­via, Die­go de Al­ma­gro, Al­var Nú­ñez Ca­be­za de Va­ca o Juan Váz­quez de Co­ro­na­do se hi­cie­ran al man­do de cien­tos de hom­bres en bus­ca de su par­ti­cu­lar El Do­ra­do.

LA BOTICA DE LA ABUELA

Las ex­pe­di­cio­nes se or­ga­ni­za­ban si­guien­do un mo­de­lo mi­li­tar, aun­que no siem­pre sus lí­de­res tu­vie­ran ex­pe­rien­cia en las ar­mas. El grue­so de la co­mi­ti­va la con­for­ma­ban los sol­da­dos, pe­ro en ella no po­dían fal­tar car­pin­te­ros, he­rre­ros, por­que­ros, mo­zos de ca­ba­lle­ri­zas y, so­bre­to­do, mé­di­cos o, en su de­fec­to, un bo­ti­ca­rio o bar­be­ro ins­trui­do en el ar­te de cu­rar.

Mi­la­gro­sa­men­te, du­ran­te el pri­mer via­je de Co­lón so­lo se re­gis­tró un en­fer­mo. Al pa­re­cer un vie­jo aque­ja­do por el mal de pie­dra, pe­ro fue un ca­so ais­la­do. La nor­ma era que la en­fer­me­dad y las he­ri­das es­tu­vie­ran siem­pre a la or­den del día. Uno de los ca­pi­ta­nes más pre­vi­so­res fue Her­nán Cor­tés, quien siem­pre lle­va­ba en su cor­te a ci­ru­ja­nos, bo­ti­ca­rios, cu­ran­de­ros y en­sal­ma­do­res. Nom­bres co­mo el del ba­chi­ller Es­co­bar, que mu­rió lo­co o el del doc­tor Cris­tó­bal de Oje­da, quien cer­ti­fi­ca­ría la muer­te de Pon­ce de León.

Nin­guno de ellos co­bra­ba suel­do fi­jo, sino que se les pa­ga­ba por he­ri­do aten­di­do, lo que pro­vo­có abusos en sus ho­no­ra­rios, am­pa­rán­do­se en la ne­ce­si­dad de sus ser­vi­cios y en la nu­la com­pe­ten­cia. A ve­ces, co­mo hi­zo Cor­tés con un ci­ru­jano maes­tre que des­em­bar­có con las tro­pas de Nar­váez, los ca­pi­ta­nes ge­ne­ra­les les da­ban un to­que de aten­ción, pe­ro la ma­yor de las oca­sio­nes se sa­lían con la su­ya y vol­vían a Es­pa­ña más en­ri­que­ci­dos que los pro­pios ex­pe­di­cio­na­rios.

Ca­da uno de es­tos pro­fe­sio­na­les te­nía sus tru­cos pro­pios, he­re­da­dos de la ex­pe­rien­cia y de sus es­tu­dios, si los te­nían, cla­ro, que de to­do siem­pre hu­bo. Pa­ra re­me­diar la ca­res­tía de pro­fe­sio­na­les mé­di­cos, los ex­pe­di­cio­na­rios con­ta­ban con el li­bro Mi­li­cia y des­crip­ción de las In­dias, una es­pe­cie de ma­nual del con­quis­ta­dor

es­cri­to por el maes­tre de cam­po y cau­di­llo ge­ne­ral, Bernardo de Var­gas Ma­chu­ca, a fi­na­les del si­glo XVI. En el ca­pí­tu­lo de­di­ca­do a los ma­les más co­mu­nes del Nue­vo Mun­do, Var­gas Ma­chu­ca ci­ta las pi­ca­du­ras de ani­ma­les, em­pei­nes, do­lor de hi­ja­da, mal de ojos, do­lor de oí­dos y he­ri­das por ar­mas em­pon­zo­ña­das. So­bre to­dos ellos apor­ta­ba re­me­dios y con­se­jos muy va­lio­sos. Por ejem­plo, pa­ra cu­rar las he­ri­das por ar­mas em­pon­zo­ña­das re­co­mien­da cor­tar to­da la car­ne afec­ta­da y le­van­tar­la con un an­zue­lo sin to­car los ner­vios. Lue­go, ras­car la he­ri­da con una uña y re­lle­nar­la con una pas­ta he­cha de ha­ri­na de maíz tos­ta­do, pól­vo­ra, sal, ce­ni­za y car­bón. El he­ri­do no de­be­ría be­ber agua, ad­mi­nis­trán­do­le en su lu­gar ma­za­mo­rras de ha­ri­na de maíz.

Pe­ro si es­te re­me­dio nos pa­re­ce do­lo­ro­so, peor era no con­tar con na­die que su­pie­se de me­di­ci­na. En esos ca­sos so­lo res­ta­ba ata­jar los pro­ble­mas de raíz y con los me­dios al al­can­ce. Así lo hi­zo Alon­so de Oje­da, quien, he­ri­do du­ran­te una re­frie­ga con los in­dios, op­tó por cau­te­ri­zar­se las he­ri­das con un hie­rro al ro­jo vi­vo y lue­go en­vol­ver­las en man­tas em­pa­pa­das en vi­na­gre por si las fle­chas es­tu­vie­ran en­ve­ne­na­das.

En­tre los ma­les más co­mu­nes des­ta­ca­ban las ni­guas, suer­te de in­sec­tos cu­ya hem­bra pe­ne­tra en la piel pa­ra de­po­si­tar sus lar­vas que, al cre­cer, se van ali­men­tan­do de la car­ne del hués­ped. “Es­tá apo­sen­ta­da en­tre el cue­ro y la car­ne e co­mien­za a co­mer de la for­ma de un ara­dor e har­to más; y des­pués, cuan­do más allá es­tá, más co­me”, es­cri­bió una de sus víc­ti­mas, un tal Gon­za­lo Fer­nán­dez de Ovie­do. La úni­ca for­ma de ex­traer­las era con un al­fi­ler o una agu­ja y siem­pre an­tes de que aban­do­na­sen el es­ta­dio lar­va­rio. Des­pués era muy di­fí­cil eli­mi­nar­las de la piel y su evo­lu­ción so­lía con­lle­var la pér­di­da de los de­dos o de los pies.

Jun­to a las ni­guas, la sí­fi­lis y la mo­do­rra. De la sí­fi­lis po­co hay que de­cir, al tra­tar­se de un mal muy co­no­ci­do en Eu­ro­pa. No así en Amé­ri­ca, don­de diez­mó a la po­bla­ción in­dí­ge­na. En cuan­to a la mo­do­rra, es­ta sí fue una en­fer­me­dad no­ve­do­sa pa­ra los es­pa­ño­les. Los sín­to­mas in­cluían apa­tía ge­ne­ra­li­za­da, som­no­len­cia acom­pa­ña­da

TO­DOS LOS CON­QUIS­TA­DO­RES SU­FRIE­RON PERÍODOS MÁS O ME­NOS IN­TEN­SOS DE HAMBRUNA Y DE SED

por fie­bres, fal­ta de ape­ti­to… y al fi­nal, la muer­te.

Ade­más de es­tas en­fer­me­da­des, to­dos los con­quis­ta­do­res su­frie­ron períodos más o me­nos in­ten­sos de hambruna y de sed. Pe­se a lo bien pla­ni­fi­ca­das de las ex­pe­di­cio­nes, lo lar­go de las ca­mi­na­tas y los con­ti­nuos per­can­ces men­gua­ban las pro­vi­sio­nes, obli­gan­do a los hom­bres a in­ge­rir ali­men­tos po­dri­dos, cor­te­zas de ár­bo­les y has­ta res­tos de sus com­pa­ñe­ros muer­tos pa­ra so­bre­vi­vir. Fa­mo­so es ese epi­so­dio des­cri­to por el ex­pe­di­cio­na­rio Ul­ri­co Sch­mi­del, re­la­tan­do, có­mo en el po­bla­do de San­ta Ma­ría de los Bue­nos Ai­res, unos es­pa­ño­les apro­ve­cha­ron la no­che pa­ra re­ba­nar los mus­los y otras par­tes de tres com­pa­ñe­ros su­yos que ya­cían ahor­ca­dos por ha­ber­se co­mi­do un ca­ba­llo pa­ra sa­ciar su ham­bre.

Le­yen­do lo des­cri­to has­ta el mo­men­to, no cos­ta­rá ima­gi­nar­se lo su­fri­do que fue en ver­dad la con­quis­ta de Amé­ri­ca. “Los en­fer­mos vi­vían mu­rien­do; y los que es­ta­ban sa­nos abo­rre­cían la vi­da, desea­ban la muer­te por no ver­se co­mo se veían”, es- cri­bió Pe­dro de Cie­za de León en su Des­cu

bri­mien­to y con­quis­ta del Pe­rú. En­ton­ces, ¿por qué con­ti­nua­ban avan­zan­do? Pri­me­ro, por sus de­seos de me­jo­rar so­cial­men­te. Dar la vuel­ta po­día sig­ni­fi­car sal­var la vi­da, pe­ro tam­bién re­gre­sar a su vi­da de po­bre­za y mi­se­ria. Se­gun­do, por­que mu­chas ve­ces se cru­za­ba el lla­ma­do pun­to de no re­torno, tras el cual era más se­gu­ro pro­se­guir que re­cu­lar. Y ter­ce­ro, por­que nin­gún ex­pe­di­cio­na­rio aban­do­na­ba ja­más a un com­pa­ñe­ro, ni le per­mi­tía di­ri­gir­se so­lo a la muer­te una vez se em­pren­día la aven­tu­ra.

Cuan­do al­guien en­fer­ma­ba o re­sul­ta­ba he­ri­do, en­se­gui­da los sa­nos fa­bri­ca­ban ha­ma­cas pa­ra trans­por­tar­los y ha­cían lo im­po­si­ble pa­ra ali­viar su su­fri­mien­to. So­lo cuan­do la muer­te se veía in­mi­nen­te, se les aban­do­na­ba o se les sa­cri­fi­ca­ba por pe­ti­ción pro­pia.

Son de­ta­lles que nos muestran a aque­llos aven­tu­re­ros co­mo lo que eran, se­res hu­ma­nos atra­pa­dos en un te­rri­to­rio hos­til, don­de so­lo la ayu­da mu­tua les re­con­for­ta­ba pa­ra se­guir avan­zan­do. Muy le­jos de la ima­gen que se nos ha que­ri­do tras­la­dar de hom­bres in­que­bran­ta­bles. Bas­ta leer la cró­ni­ca de Pe­dro Pi­za­rro so­bre la con­quis­ta del Pe­rú pa­ra ave­ri­guar de qué for­ma el mie­do ate­na­za­ba sus co­ra­zo­nes en los mo­men­tos pe­li­gro­sos. Se­gún és­te, cuan­do las tro­pas en­tra­ron en la pla­za de Ca­ja­mar­ca, hu­bo “mu­chos es­pa­ño­les que, sin sen­ti­llo, se ori­na­ban de pu­ro te­mor”.

CON LAS AR­MAS SIEM­PRE A PUN­TO

La otra cau­sa más pro­ba­ble de muer­te lle­ga­ba con las he­ri­das pro­du­ci­das en las re­frie­gas con los in­dios. Des­de el pre­ci­so ins­tan­te en el que los in­dí­ge­nas per­ci­bie­ron la co­di­cia es­pa­ño­la, echa­ron mano de sus ar­se­na­les, ini­cian­do una gue­rra de gue­rri­llas que ter­mi­nó con mu­chas ex­pe­di­cio­nes por en­te­ro o diez­mó a otras tan­tas. Por­que los li­bros de his­to­ria so­lo re­fle­jan aque­llas que tu­vie­ron éxi­to, co­mo las de Cor­tés, Pi­za­rro o la de Ore­lla­na, pe­ro aún fue­ron más las que se in­ter­na­ron en la sel­va pa­ra ja­más re­gre­sar.

Por es­te mo­ti­vo, más que ex­pe­di­cio­nes po­dría­mos ha­blar de au­tén­ti­cos ejér­ci­tos pre­pa­ra­dos pa­ra la ba­ta­lla. Bas­ta mi­rar su ar­ma­men­to pa­ra co­rro­bo­rar­lo: ba­lles­tas, co­tas, ar­ca­bu­ces, es­co­pe­tas, lan­zas, lom­bar­das, fal­co­ne­tes, da­gas, es­pa­das, mo­rrio­nes y has­ta pe­rros adies­tra­dos. Ya lo di­jo el pa­dre Gas­par de Carvajal re­cor­dan­do su in­te­gra­ción en la ex­pe­di­ción de Ore­lla­na por el Ama­zo­nas: “Los ar­ca­bu­ces y las ba­lles­tas, des­pués de Dios, eran nues­tro am­pa­ro”.

De to­das las ar­mas ci­ta­das, la más te­mi­da y efec­ti­va fue el ar­ca­buz, has­ta el pun­to de que al­gu­nos his­to­ria­do­res se­ña­lan que sin sus dis­pa­ros, Es­pa­ña nunca hu­bie­ra con­quis­ta­do me­dia Eu­ro­pa. Con una po­ten­cia, ca­paz de atra­ve­sar ta­blo­nes de ma­de­ra con un dis­pa­ro, su úni­co pro­ble­ma es­tri­ba­ba en que la me­cha de­bía

UNA DE LAS MA­YO­RES OBSESIONES DE LOS CA­PI­TA­NES ES­PA­ÑO­LES FUE SIEM­PRE OCUL­TAR AL ENEMI­GO EL NÚ­ME­RO DE BA­JAS

per­ma­ne­cer siem­pre en­cen­di­da, lo que en una tie­rra azo­ta­da por la hu­me­dad y las llu­vias no de­bía re­sul­tar fá­cil. Su es­truen­do asus­ta­ba a los in­dios, ca­si tan­to co­mo los pe­rros, an­te cu­yos la­dri­dos, di­ce Var­gas Ma­chu­ca, los enemi­gos huían des­pa­vo­ri­dos.

En cuan­to al ar­ma­men­to lo­cal, des­ta­ca­ban los ar­cos y las fle­chas de ma­de­ra con pe­der­nal in­crus­ta­do. Pa­re­ce ser que al­gu­nas tri­bus, co­mo la de los ca­ri­bes o los se­mi­no­las, eran ca­pa­ces de dis­pa­rar unas 20 fle­chas por mi­nu­to, pu­dien­do acer­tar a un blan­co si­tua­do a 140 me­tros de dis­tan­cia. Otra ar­ma arro­ja­di­za en la que des­ta­ca­ban, so­bre­to­do en la zo­na an­di­na, fue la bo­lea­do­ra, una pie­za formada por dos o tres pie­dras re­don­das me­ti­das en sa­cos de cue­ro y ata­das por tres ra­ma­les.

Ade­más de es­tas ar­mas, tam­bién uti­li­za­ban há­bil­men­te ha­chue­las de me­tal, lan­zas, cu­chi­llos, cer­ba­ta­nas y, el ve­neno, el sem­pi­terno ve­neno. Las cró­ni­cas se­ña­lan que se ex­traía de unas hor­mi­gas tan gran­des co­mo es­ca­ra­ba­jos y tam­bién de ara­ñas gi­gan­tes­cas y de cier­tos gu­sa­nos pe­lu­dos. Con la pon­zo­ña un­ta­ban las fle­chas y las pun­tas de las lan­zas o lo ver­tían so­bre sus ali­men­tos y be­bi­das cuan­do se acer­ca­ban los es­pa­ño­les a al­gún po­bla­do. Es­tos, ham­brien­tos y se­dien­tos, caían en la tram­pa en no po­cas oca­sio­nes.

Pa­ra ave­ri­guar có­mo afron­ta­ban los es­pa­ño­les una ex­pe­di­ción, re­gre­se­mos al tex­to de Var­gas Ma­chu­ca. Lo pri­me­ro que es­te cro­nis­ta ha­ce es des­cri­bir las cua­li­da- des que de­be te­ner un cau­di­llo: ser buen cris­tiano, no­ble, ri­co, in­ge­nio­so, ho­nes­to, pru­den­te, afa­ble, de­ter­mi­na­do… Su le­ma: “Buen or­den y dis­ci­pli­na”. Ma­chu­ca re­co­men­da­ba no re­clu­tar a hom­bres pa­sa­dos la cin­cuen­te­na, ni a gor­dos, en­fer­mos o con ca­rác­ter pro­ble­má­ti­co. En las ex­pe­di­cio­nes, de­cía, el cau­di­llo de­be ca­mi­nar en van­guar­dia, re­gre­san­do a la re­ta­guar­dia cuan­do sur­jan pro­ble­mas se­rios.

Las mar­chas siem­pre se desa­rro­lla­ban en si­len­cio, aten­tos to­dos a cual­quier so­ni­do o mo­vi­mien­to ex­tra­ño en el in­te­rior de la sel­va. Los in­dios so­lían po­blar los sen­de­ros de tram­pas in­ge­nio­sas y siem­pre mor­ta­les y un so­lo des­pis­te po­día ter-

CUAN­DO LAS TRO­PAS EN­TRA­RON EN LA PLA­ZA DE CA­JA­MAR­CA, HU­BO “MU­CHOS ES­PA­ÑO­LES QUE, SIN SEN­TI­LLO, SE ORI­NA­BAN DE PU­RO TE­MOR”

mi­nar en tra­ge­dia. Ni si­quie­ra el cam­po abier­to se con­si­de­ra­ba tran­qui­lo. Uno de sus pe­li­gros eran los ho­yos, agu­je­ros ta­pa­dos con hier­bas y ra­mas y en cu­yo fon­do se en­con­tra­ban cla­va­das es­ta­cas pun­tia­gu­das y púas en­ve­ne­na­das.

Otro pa­so pe­li­gro­so lo cons­ti­tuían los ríos. Si las aguas eran po­co pro­fun­das, se en­via­ban pe­rros a la otra ori­lla pa­ra ase­gu­rar­la, pe­ro si el cau­dal era abun­dan­te, en­ton­ces se fa­bri­ca­ban bal­sas y puen­tes ru­di­men­ta­rios con ape­nas dos cuer­das pa­ra sor­tear­los.

En cuan­to a có­mo or­ga­ni­zar un cam­pa­men­to, Var­gas Ma­chu­ca acon­se­ja: “No se to­que alar­ma in­cier­ta, no se sien­te ni arri­me el cen­ti­ne­la, no se duer­ma des­nu­do ni des­cal­zo, no se desar­men, do­blen la cen­ti­ne­la en tiem­po de ries­go, evi­ten el mur­mu­llo, man­ten­gan lum­bre en­cen­di­da to­da la no­che aun­que llue­va, na­die sal­ga del real sin per­mi­so, ten­gan mu­cho cui­da­do con la pól­vo­ra que se lle­va de re­pues­to…”.

Una ima­gen a desechar es la del con­quis­ta­dor ves­ti­do con ar­ma­du­ra y cas­co de hie­rro an­dan­do por la sel­va. El ca­lor, la hu­me­dad, lo es­car­pa­do del te­rreno y el pe­so del equi­po des­acon­se­ja­ban lle­var co­ra­zas y has­ta ha­bía sol­da­dos que pre­fe­rían cam­biar las bo­tas por las al­par­ga­tas pa­ra ca­mi­nar más li­ge­ros, in­clu­so a cos­ta de ex­po­ner­se al ata­que de las ni­guas.

EL PER­DÓN DE LOS PE­CA­DOS

Tan­tos pe­li­gros te­nían una con­se­cuen­cia prin­ci­pal: ha­cer sen­tir a los ex­pe­di­cio­na­rios que la muer­te siem­pre es­ta­ba ace­chan­te. De he­cho, en los do­cu­men­tos ofi­cia­les se ci­tan dos úni­cas for­mas de mo­rir. Si el aven­tu­re­ro lo ha­cía sin vio­len­cia pre­via, se de­cre­ta­ba que “mu­rió de su muer­te”. Lo con­tra­rio era, “mu­rió en po­der de los in­dios”.

Por fal­ta de es­pa­cio y tam­bién de ga­nas, las cró­ni­cas so­lo ha­blan del úl­ti­mo alien­to de los gran­des con­quis­ta­do­res y de sus prin­ci­pa­les ca­pi­ta­nes, pe­ro es de su­po­ner que a to­dos les al­can­za­ron fi­nes pa­re­ci­dos. Las en­fer­me­da­des, los ve­ne­nos, el can­san­cio, los accidentes… se co­bra­ban la ma­yor par­te de las vi­das y aún los hu­bo que su­cum­bie­ron a las ar­mas de sus com­pa­ñe­ros, ca­so de Vas­co Nú­ñez de Bal­boa, Die­go de Al­ma­gro, Fran­cis­co Pi­za­rro, Pe­dro de Ur­súa o Die­go de Or­dás. So­lo unos po­cos, co­mo Cor­tés, Fran­cis­co de Ga­ray, Juan de Oña­te o Fran­cis­co Váz­quez de Co­ro­na­do, go­za­ron del pri­vi­le­gio de mo­rir en la ca­ma y ro­dea­dos de los su­yos.

A es­te res­pec­to, una de las ma­yo­res obsesiones de los ca­pi­ta­nes es­pa­ño­les fue siem­pre ocul­tar al enemi­go el nú­me­ro de ba­jas, lo que in­cluía a los ca­ba­llos. La tre­ta de Cor­tés pa­sa­ba por en­te­rrar a los caí­dos du­ran­te la no­che, mien­tras que Ore­lla­na en­vol­vía a los he­ri­dos en man­tas que otros por­ta­ban, si­mu­lan­do ser car­gas de maíz. Se­gún ex­pli­ca­ba, “por­que no em­bar­ca­sen co­jean­do y en ver­lo los in­dios co­bra­ban tan­to áni­mo que no nos de­ja­ran em­bar­car”. Cla­ro que uno de los ca­sos más ex­tre­mos lo pro­ta­go­ni­zó el ca­dá­ver de Her­nan­do de So­to. Cuan­do es­te cé­le­bre con­quis­ta­dor mu­rió en un po­bla­do in­dio, sus com­pa­ñe­ros ocul­ta­ron el cuer­po du­ran­te tres días, has­ta que pu­die­ron en­te­rrar­lo se­cre­ta­men­te en un la­do ajeno las mi­ra­das. Sin em­bar­go, los in­dios vie­ron la tie­rra re­mo­vi­da y co­men­za­ron a sos­pe­char. An­tes de que des­cu­brie­sen la ver­dad, los es­pa­ño­les des­en­te­rra­ron el ca­dá­ver du­ran­te la no­che, lo amor­ta­ja­ron y lo arro­ja­ron al Mis­sis­sip­pi.

Siem­pre que se po­día, un sa­cer­do­te aten­día al mo­ri­bun­do pa­ra per­do­nar sus pe­ca­dos, mien­tras un no­ta­rio re­gis­tra­ba sus úl­ti­mas vo­lun­ta­des. Gra­cias a es­tos úl­ti­mos sa­be­mos que los con­quis­ta­do­res no te­nían re­mor­di­mien­tos en ha­ber pe­lea­do con­tra los in­dios pa­ra arre­ba­tar­les sus tie­rras y su oro. La Co­ro­na am­pa­ra­ba ta­les ac­tos y los in­cen­ti­va­ba, co­mo ya sa­be­mos,

CUA­LI­DA­DES QUE DE­BE TE­NER UN CAU­DI­LLO: SER BUEN CRIS­TIANO, NO­BLE, RI­CO, IN­GE­NIO­SO, HO­NES­TO, PRU­DEN­TE, AFA­BLE, DE­TER­MI­NA­DO…

por lo que los es­pa­ño­les se con­si­de­ra­ban en­via­dos de su rey pa­ra ha­cer cum­plir sus de­sig­nios.

Otra co­sa eran los des­ma­nes co­me­ti­dos fue­ra del am­pa­ro de la ley, co­mo abusos, ase­si­na­tos y vio­la­cio­nes. Aquí fue­ron mu­chos los que se arre­pin­tie­ron de ha­ber­los co­me­ti­do y en sus tes­ta­men­tos de­ja­ban dis­pues­to en­tre­gas de di­ne­ro a los fa­mi­lia­res de los vio­len­ta­dos o el su­fra­gio de mi­sas por sus al­mas, co­mo for­ma de ob­te­ner el per­dón di­vino. Lo ve­mos en el tes­ta­men­to de Pi­za­rro, don­de se con­sig­nan le­ga­dos pa­ra su­fra­gar mi­sas por el al­ma de los in­dí­ge­nas muer­tos en sus con­quis­tas.

En otras oca­sio­nes, los mo­ri­bun­dos da­ban li­mos­nas a hos­pi­ta­les lo­ca­les o de­ja­ban di­ne­ro pa­ra ves­tir a in­dios po­bres du­ran­te un tiem­po. To­das las fór­mu­las eran vá­li­das, in­clu­yen­do la en­tre­ga de to­do el di­ne­ro ga­na­do a po­bla­cio­nes in­dí­ge­nas o a de­fen­so­res de los in­dios, co­mo fray Bar­to­lo­mé de las Ca­sas. Los hu­bo in­clu­so que aban­do­na­ron las ar­mas pa­ra abra­zar la cruz y la vi­da mo­na­cal, co­mo hi­zo un ca­ba­lle­ro lla­ma­do Sin­dos del Por­ti­llo, el cual, ri­co y due­ño de nu­me­ro­sos cria­dos, de­ci­dió ven­der sus bie­nes, re­par­tir­los en­tre los po­bres y en­trar en la or­den fran­cis­ca­na. Co­mo él, otros nom­bres des­co­no­ci­dos pa­ra la His­to­ria co­mo los de Fran­cis­co de Me­di­na, Alon­so de Agui­lar, Bur­gui­llo, Es­ca­lan­te…

To­dos ellos re­nun­cia­ron a sus de­re­chos de con­quis­ta por una vi­da más tran­qui­la al ser­vi­cio del pró­ji­mo. Quie­nes no aco­gían es­te ca­mino, te­nían to­do el de­re­cho de so­li­ci­tar de la Co­ro­na el pa­go de sus ser­vi­cios me­dian­te un do­cu­men­to lla­ma­do pro­ban­za.

En sus ho­jas, to­do par­tí­ci­pe en una ex­pe­di­ción po­día re­cla­mar mer­ce­des del rey, ya que en su nom­bre ha­bía de­ja­do gran par­te de su sa­lud y arries­ga­do la pro­pia vi­da. Lo ló­gi­co es que el in­tere­sa­do rea­li­za­se una na­rra­ción exac­ta de sus lo­gros y fra­ca­sos pa­ra de­mos­trar que, efec­ti­va­men­te, la Co­ro­na te­nía una deu­da con él, pe­ro, pa­ra ase­gu­rar­se la aten­ción de los fun­cio­na­rios reales, lo co­mún era que se exa­ge­ra­sen los epi­so­dios he­roi­cos y que se ocul­ta­sen los des­hon­ro­sos. ¿Fun­cio­na­ba el ar­did? To­do in­di­ca que no.

La Co­ro­na siem­pre hi­zo ga­la de tacañería y muy po­cas ve­ces ex­pre­só ge­ne­ro­si­dad con los con­quis­ta­do­res. Su te­mor era que en el Nue­vo Mun­do se asen­ta­ran gran­des for­tu­nas que se opu­sie­ran a su po­der y siem­pre va­lo­ró por lo ba­jo las can­ti­da­des adeu­das con quie­nes se ha­bían ju­ga­do su fu­tu­ro por Es­pa­ña. He aquí una de las ra­zo­nes por las que Lo­pe de Agui­rre se re­be­ló en 1561 con­tra la Co­ro­na ase­si­nan­do al go­ber­na­dor del Pe­rú, don Pe­dro de Ur­súa, y a va­rios de sus ge­ne­ra­les en las se­ma­nas su­ce­si­vas.

Una me­cha que no lle­gó a pren­der en otros ca­pi­ta­nes es­pa­ño­les, que con­ti­nua­ron sa­cri­fi­can­do la san­gre de sus sol­da­dos pa­ra el ma­yor en­ri­que­ci­mien­to de la Co­ro­na es­pa­ño­la.

El Des­cu­bri­mien­to. Co­lón a su lle­ga­da al Nue­vo Mun­do.

In­te­rior de la sel­va del Ama­zo­nas, un su­fri­mien­to pa­ra los hom­bres de Ore­lla­na en su re­co­rri­do si­guien­do el cau­ce del río.

Fran­cis­co Pi­za­rro.

Sa­cri­fi­cio. Fi­gu­ra az­te­ca don­de se re­pre­sen­ta el sa­cri­fi­cio de hu­ma­nos, una es­ce­na que ate­rro­ri­za­ba a los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les.

Tor­tu­ra de Cor­tés a Moc­te­zu­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.