ASÍ ERA EL IM­PE­RIO ES­PA­ÑOL

Más de 300 años sin po­ner­se el sol

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Sumario - AL­BER­TO DE FRU­TOS

La era de los des­cu­bri­mien­tos abrió los ojos de Es­pa­ña al mun­do. El “en­cuen­tro” con las In­dias, fru­to en gran me­di­da del azar, pu­so las ba­ses de un Im­pe­rio –o, más bien, de una Mo­nar­quía Uni­ver­sal– que con­vir­tió a es­te “rincón ais­la­do del con­ti­nen­te eu­ro­peo” en una po­ten­cia he­ge­mó­ni­ca sin pa­ran­gón en la his­to­ria. Pe­ro no to­do fue­ron lu­ces en es­ta ex­pan­sión sin lí­mi­tes, que de­san­gró a una na­ción lle­na de con­tra­dic­cio­nes. Y es que el Im­pe­rio se forjó, esen­cial­men­te, en la gue­rra. Ya lo de­cía Fe­li­pe II: “Nin­gu­na de­fen­sa se pue­de ha­llar pa­ra la ca­sa pro­pia co­mo ha­cer la gue­rra en la aje­na”. Ha­cia el año 1700, tras cien­tos de ba­ta­llas, Es­pa­ña aún go­ber­na­ba 180.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos en el Vie­jo Con­ti­nen­te, con el con­trol prác­ti­ca­men­te in­tac­to so­bre las co­lo­nias ame­ri­ca­nas, que su­ma­ban cer­ca de vein­te mi­llo­nes de ki­ló­me­tros cua­dra­dos. Su múscu­lo so­lo em­pe­za­ría a fla­quear en el pri­mer cuar­to del si­glo XIX, si bien la de­ca­den­cia se ha­bía ini­cia­do bas­tan­te an­tes. Cuan­do en 1898 se per­die­ron las úl­ti­mas co­lo­nias, el sue­ño ini­cia­do en 1492 se que­bró abrup­ta­men­te.

Tras la unión ma­tri­mo­nial en­tre Isa­bel de Cas­ti­lla y Fer­nan­do de Ara­gón, la con­quis­ta del reino de Gra­na­da en 1492 pu­so fin a la pre­sen­cia mu­sul­ma­na en la Pe­nín­su­la des­pués de ocho si­glos. El azar de la his­to­ria, y el em­pe­ño real por lle­var la re­li­gión ca­tó­li­ca allen­de nues­tras fron­te­ras, hi­cie­ron que ese Es­ta­do pri­mi­ge­nio em­pe­za­ra a cre­cer des­de el mis­mo mo­men­to de su gé­ne­sis y se sen­ta­ran las ba­ses de un Im­pe­rio de ul­tra­mar de in­gen­tes di­men­sio­nes.

En ese mis­mo año, 1492, el al­mi­ran­te ge­no­vés –o de don­de fue­ra…– Cris­tó­bal Co­lón em­pren­dió un via­je que da­ría lu­gar al des­cu­bri­mien­to “ac­ci­den­tal” de Amé­ri­ca: su in­ten­ción era al­can­zar Ci­pan­go –ac­tual Ja­pón– cin­cun­va­lan­do el pla­ne­ta, y, des­de allí, tra­zar la ruta de las In­dias; es de­cir, aven­tu­rar­se ha­cia tie­rras ya vie­jas por sen­das has­ta en­ton­ces inex­plo­ra­das. Con lo que no con­ta­ba aquel am­bi­cio­so na­ve­gan­te era con que a me­dio ca­mino se to­pa­ría con un con­ti­nen­te des­co­no­ci­do pa­ra los eu­ro­peos...

La ca­rre­ra no ha­bía he­cho más que em­pe­zar, y la com­pe­ten­cia se adi­vi­na­ba fe­roz en­tre los con­ten­dien­tes, prin­ci­pal­men­te Es­pa­ña y Por­tu­gal. Muy pron­to, hu­bo que fijar las re­glas del jue­go, y ya en 1494 el pa­pa Ale­jan­dro VI me­dió en­tre am-

bas po­ten­cias pa­ra re­par­tir los de­re­chos de ex­plo­ta­ción so­bre las tie­rras con­quis­ta­das. De acuer­do con el Tra­ta­do de Tor­de­si­llas, los te­rri­to­rios si­tua­dos a 370 le­guas al oes­te de Ca­bo Ver­de per­te­ne­ce­rían a Es­pa­ña; el res­to se­ría pa­ra Por­tu­gal, que pu­do así reivin­di­car su he­ge­mo­nía so­bre Bra­sil cuan­do, en 1500, Pe­dro Ál­va­res Ca­bral pu­so el pie en ella y sa­lu­dó a los hu­mil­des tu­pi­nam­bas y a los no me­nos hu­mil­des bo­to­cu­dos.

Se ha­bía da­do car­pe­ta­zo a la Edad Me­dia.

Tras la com­ple­ja co­lo­ni­za­ción de La Es­pa­ño­la, se ini­ció la con­quis­ta de Cu­ba, com­ple­ta­da por Die­go Ve­láz­quez, y de Puer­to Ri­co, es­ta vez por par­te de Juan Pon­ce de León. Una vez ex­plo­ta­das las prin­ci­pa­les An­ti­llas, lle­ga­ría el turno de

LA ELEC­CIÓN DE CAR­LOS PA­RA EL SA­CRO IM­PE­RIO RO­MANO GER­MÁ­NI­CO CONLLEVÓ QUE SO­BRE SU PER­SO­NA RECAYERAN OTRAS TAN­TAS PO­SE­SIO­NES TE­RRI­TO­RIA­LES

Tie­rra Fir­me, pri­me­ro con el an­ti­guo im­pe­rio ma­ya y más tar­de con el az­te­ca, mer­ced al ex­tre­me­ño Her­nán Cor­tés.

La con­quis­ta de Mé­xi­co, com­ple­ta­da en 1521 tras la ren­di­ción de Te­noch­titlán, fue uno de los ma­yo­res hi­tos del rei­na­do de Car­los I, quien en 1516 ha­bía he­re­da­do de su abue­lo ma­terno Na­va­rra; Ara­gón con el Ro­se­llón, Si­ci­lia, Cer­de­ña, Nápoles y las Ba­lea­res; y Cas­ti­lla con Ca­na­rias, Orán, Trí­po­li, Me­li­lla y Amé­ri­ca. En 1519, Car­los ac­ce­dió a la dig­ni­dad im­pe­rial tras la muer­te de su abue­lo Ma­xi­mi­li­ano. La elec­ción del Cé­sar Car­los, úl­ti­mo

he­re­de­ro de Car­lo­magno, pa­ra el Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co, fren­te a sus ri­va­les Fran­cis­co I de Fran­cia y En­ri­que VIII de In­gla­te­rra, conllevó que so­bre su per­so­na recayeran otras tan­tas po­se­sio­nes que le in­cli­na­ron a asu­mir su mi­sión co­mo mo­derno “rey de re­yes”, ta­les co­mo la so­be­ra­nía so­bre el nor­te de Ita­lia, de gran va­lor es­tra­té­gi­co pa­ra unir los dos blo­ques del nue­vo Im­pe­rio, o las po­se­sio­nes habs­búr- gi­cas de Aus­tria, tie­rras que se su­ma­ban al Fran­co Con­da­do, Flan­des o los Paí­ses Ba­jos, el cual ha­bía re­ci­bi­do en he­ren­cia su pa­dre, Fe­li­pe el Her­mo­so, en 1482, ca­tor­ce años an­tes de su ma­tri­mo­nio con Jua­na la Lo­ca.

UN GI­GAN­TE CON PIES DE BA­RRO

El ca­rác­ter de los con­quis­ta­do­res, y su afán de ri­que­zas sin lí­mi­te, hi­zo que es­tos se fue­ran des­pla­zan­do a la­ti­tu­des ca­da vez más me­ri­dio­na­les. En 1533, Fran­cis­co Pi­za­rro cul­mi­nó la con­quis­ta del im­pe­rio inca –ac­tual Pe­rú–, con la to­ma de su ca­pi­tal, Cuz­co. Al igual que ha­bía su­ce­di­do con el im­pe­rio az­te­ca, el im­pe­rio inca su­fría a la sa­zón una epi­de­mia de vi­rue­la, lo que fa­ci­li­tó la “ta­rea” a los aven­tu­re­ros es­pa­ño­les.

Des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, ca­bría pen­sar que la fla­man­te in­cor­po­ra­ción de te­rri­to­rios ati­bo­rró las ar­cas de la me­tró­po­li. Las ri­que­zas que se ex­traían de las mi­nas del Po­to­sí arri­ba­ban a la Ca­sa de Con­tra­ta­ción de Se­vi­lla, ver­da­de­ra ca­pi­tal del mun­do, to­do un al­ma­cén de te­so­ros que se tras­la­dó a Cá­diz ba­jo el rei­na­do de Fe­li­pe V. En es­te sen­ti­do, du­ran­te los si­glos XVI y XVII el his­to­ria­dor E. Ha­mil­ton es­ti­ma que el flu­jo de me­ta­les pre­cio­sos al­can­zó la ci­fra de 181 to­ne­la­das de oro y 16.900 to­ne­la­das de pla­ta. Sin em­bar­go, la po­lí­ti­ca en ex­tre­mo be­li­cis­ta de Car­los I y de su he­re­de­ro hi­zo que es­tos be­ne­fi­cios se di­la­pi­da­ran con ra­pi­dez, has­ta el pun­to de que el Es­ta­do tu­vo que de­cla­rar una ban­ca­rro­ta en 1557, so­lo un año des­pués de que Car­los I ab­di­ca­ra en su hi­jo. El apo­yo de los prin­ci­pa­les ban­que­ros de Eu­ro­pa se hi­zo im­pres­cin­di­ble pa­ra cos­tear la ma­qui­na­ria de un Es­ta­do que más pa­re­cía un pozo sin fon­do.

Los es­fuer­zos por im­po­ner la re­li­gión ca­tó­li­ca en las re­gio­nes pro­tes­tan­tes del nor­te de Eu­ro­pa, así co­mo las cam­pa­ñas en el nor­te de Áfri­ca con­tra los mu­sul­ma­nes, fue­ron cau­san­tes, en gran me­di­da, del rá­pi­do va­cia­mien­to de las ar­cas es­pa­ño­las. De­fen­der la na­ción de sus enemi­gos no sa­lía gra­tis. Mien­tras los pi­ra­tas ber­be­ris­cos ame­na­za­ban las po­se­sio­nes es­pa­ño­las en el Me­di­te­rrá­neo, In­gla­te­rra y Fran­cia cau­sa­ban es­tra­gos de puer­tas pa­ra aden­tro.

Fe­li­pe II se vio obli­ga­do a de­cla­rar su­ce­si­vas sus­pen­sio­nes de pa­gos en 1576 y 1596, lo que prue­ba que los be­ne­fi­cios

CA­DA MO­NAR­CA SE ESFORZABA POR LEGAR ÍNTEGRAS TO­DAS SUS PO­SE­SIO­NES, PA­RA LO QUE LOS RE­YES SE CONFIABAN AL GE­NIO MI­LI­TAR DE GRAN­DES ESTRATEGAS

ob­te­ni­dos de las In­dias no se ges­tio­na­ban bien, pe­se a la no­to­ria la­bor del Con­se­jo de In­dias, crea­do en 1524 pa­ra ges­tio­nar los asun­tos de las Amé­ri­cas. Ade­más, tal co­mo apun­ta An­to­nio Mi­guel Ber­nal en Es­pa­ña,

pro­yec­to inaca­ba­do (Mar­cial Pons, 2005), “los gas­tos de las flo­tas y las ar­ma­das, aun­que so­lo en par­te asu­mi­dos por la Co­ro­na, ha­cia fi­nes del si­glo XVI, pe­se a coin­ci­dir con uno de los mo­men­tos cul­mi­nan­tes de la lle­ga­da de oro y pla­ta, ape­nas si eran com­pen­sa­dos con la can­ti­dad de las re­me­sas co­rres­pon­dien­tes al Es­ta­do”.

Tampoco des­de el pun­to de vis­ta so­cial la fa­bu­lo­sa ex­pan­sión cam­bió la vi­da a sus su­pues­tos be­ne­fi­cia­rios. El flu­jo de ri­que­zas pro­ve­nien­tes de Amé­ri­ca no me­jo­ró las con­di­cio­nes de los súb­di­tos es­pa­ño­les; so­lo hay que leer los re­tra­tos de las no­ve­las pi­ca­res­cas pa­ra apre­ciar esos con­tras­tes (lo mis­mo se po­dría de­cir de las no­ve­las de Dic­kens en re­la­ción con el Im­pe­rio bri­tá­ni­co).

A pro­pó­si­to de la cul­tu­ra na­ti­va, el otro pla­to de la ba­lan­za im­pe­rial, se­ña­la­re­mos que, a prin­ci­pios del si­glo XVI, se desa­rro­lló una co­rrien­te mo­ral en­car­na­da en la Es­cue­la de Sa­la­man­ca que in­ten­tó me­jo­rar las con­di­cio­nes de vi­da de los in­dí­ge­nas, ape­lan­do al ca­rác­ter evan­ge­li­za­dor de la em­pre­sa de Amé­ri­ca. La con­se­cuen­cia fue la apro­ba­ción de las le­yes de Bur­gos de 1512, sus­ti­tui­das por las Nue­vas Le­yes de In­dias de 1542, aun­que im­ple­men­tar esos prin­ci­pios en te­rri­to­rios tan ex­ten­sos nunca re­sul­tó ta­rea fá­cil.

Tal co­mo se­ña­la Al­fre­do Al­var Ez­que­rra en La Es­pa­ña de los Aus­trias. La ac­ti

vi­dad po­lí­ti­ca (Akal, 2011), “ca­da uno de los te­rri­to­rios his­tó­ri­cos (…) fun­cio­na­ba se­gún sus le­yes, usos y cos­tum­bres. Pe­ro, al mis­mo tiem­po, leal­tad a la di­nas­tía y a la ver­da­de­ra re­li­gión”.

HI­TOS DU­RAN­TE EL REI­NA­DO DE FE­LI­PE II

Una de las prin­ci­pa­les som­bras del rei­na­do de Fe­li­pe II fue la revuelta de los Paí­ses Ba­jos, que el lla­ma­do Rey Pru­den­te qui­so sofocar con mano du­ra, pa­ra lo que en­vió al Du­que de Alba. Tras el fra­ca­so de esa po­lí­ti­ca en las Pro­vin­cias Uni­das, la ima­gen del mo­nar­ca que­dó muy da­ña­da, avi­van­do la lla­ma del pro­tes­tan­tis­mo in­ci­pien­te, aun­que no se­ría has­ta el rei­na­do de Fe­li­pe IV cuan­do es­ta­lla­ra la revuelta de­fi­ni­ti­va que aca­ba­ría cer­ce­nan­do una de nues­tras po­se­sio­nes cla­ve en el con­ti­nen­te eu­ro­peo.

De ese epi­so­dio ex­trae­mos, de nue­vo, una de las en­se­ñan­zas más ju­go­sas del Im­pe­rio: la ma­qui­na­ria bé­li­ca co­mo sos­tén de las fron­te­ras, que ha­cía que ca­da mo­nar­ca se es­for­za­ra por legar íntegras to­das sus po­se­sio­nes, pa­ra lo que los re­yes se confiaban al ge­nio mi­li­tar de gran­des estrategas, co­mo el ci­ta­do Du­que de Alba, Juan de Aus­tria o Am­bro­sio de Spí­no­la, así co­mo de va­le­ro­sos ejér­ci­tos, los lla­ma­dos Ter­cios, te­rror de Eu­ro­pa has­ta que se ini­ció su de­cli­ve en Ro­croi.

Ba­jo el rei­na­do de Fe­li­pe II, se rea­li­za­ron tam­bién no­ta­bles es­fuer­zos pa­ra ini­ciar la co­lo­ni­za­ción en Asia, de for­ma que en 1565 se fun­da­ron las pri­me­ras co­lo­nias en Fi­li­pi­nas (lla­ma­das así en ho­nor al rey), por par­te de Mi­guel Ló­pez de Le­gaz­pi.

Unos años más tar­de, en 1580, se lo­gró la tan an­he­la­da uni­fi­ca­ción pe­nin­su­lar con la ane­xión de Por­tu­gal y to­dos sus te­rri­to­rios, que pa­sa­ron a en­gro­sar el Im­pe­rio es­pa­ñol. Su­ce­dió que en 1578, du­ran­te la ba­ta­lla de Al­ca­zar­qui­vir, fa­lle­ció sin su­ce­sión el jo­ven mo­nar­ca por­tu­gués Don Se­bas­tián, lu­chan­do con­tra las tro­pas del sul­tán de Ma­rrue­cos. Lo su­ce­dió el car­de­nal En­ri­que, pe­ro es­te mu­rió so­lo dos años

UNA DE LAS PRIN­CI­PA­LES SOM­BRAS DEL REI­NA­DO DE FE­LI­PE II FUE LA REVUELTA DE LOS PAÍ­SES BA­JOS, QUE EL LLA­MA­DO REY PRU­DEN­TE QUI­SO SOFOCAR CON MANO DU­RA

des­pués, lo que in­vi­tó a Fe­li­pe II –y I de Por­tu­gal– a ha­cer va­ler sus de­re­chos di­nás­ti­cos so­bre la Co­ro­na por­tu­gue­sa, pues­to que la ma­dre de En­ri­que era una hi­ja de los Re­yes Ca­tó­li­cos. Tras in­va­dir Lis­boa pa­ra evi­tar que pro­cla­ma­ran rey a Don An­to­nio, Fe­li­pe se hi­zo con el reino, mos­trán­do­se res­pe­tuo­so con las tra­di­cio­nes por­tu­gue­sas. Fue el mo­men­to de ma­yor glo­ria pa­ra nues­tro Im­pe­rio, que au­men­tó os­ten­si­ble­men­te su in­fluen­cia en Asia, pues su­mó a las Fi­li­pi­nas las po­se­sio­nes por­tu­gue­sas de Ma­cao y Ma­la­ca (ac­tual Ma­la­sia), y se am­plió con sus te­rri­to­rios de Áfri­ca y Bra­sil, lo que hi­zo que se acu­ña­ra la cé- le­bre ex­pre­sión de que en los do­mi­nios es­pa­ño­les nunca se po­nía el sol.

Ese es­ta­do de co­sas se man­tu­vo has­ta la pér­di­da de los do­mi­nios por­tu­gue­ses en 1640, tras una revuelta con­tra el in­so­por­ta­ble cen­tra­lis­mo del con­de-du­que de Oli­va­res, al que no se su­po ha­cer fren­te por la cri­sis abier­ta a la par en Ca­ta­lu­ña.

DE LOS AUS­TRIAS ME­NO­RES A LOS BORBONES

Fe­li­pe III heredó la Co­ro­na en 1598. En­tre su in­do­len­cia y el mal go­bierno de sus va­li­dos, las fi­nan­zas es­pa­ño­las hi­cie­ron aguas. Una de las con­se­cuen­cias de la cri­sis fue la ga­lo­pan­te in­fla­ción, que hi­zo que los pro­duc­tos es­pa­ño­les per­die­ran com­pe­ti­ti­vi­dad en los mer­ca­dos ex­tran­je­ros. En con­se­cuen­cia, la in­dus­tria es­pa­ño­la se fue a la rui­na y hu­bo que au­men­tar la car­ga tri­bu­ta­ria a la po­bla­ción pa­ra po­der man­te­ner el apa­ra­to del Es­ta­do. La si­tua­ción se si­guió de­te­rio­ran­do con los res­tan­tes mo­nar­cas de la ca­sa de los Aus­trias, aun­que no por ello se des­ga­ja­ra el Im­pe­rio. To­do lo con­tra­rio.

Del rei­na­do de Fe­li­pe IV (1621) da­tan obras co­mo Las lan­zas o La ren­di

ción de Bre­da. El cua­dro de Ve­láz­quez, pin­ta­do en 1634-35 pa­ra de­co­rar el Sa­lón de Rei­nos del Pa­la­cio del Buen Re­ti­ro, evo­ca la en­tre­ga de las lla­ves de la ciu­dad de Bre­da por su go­ber­na­dor,

EN 1580 SE LO­GRÓ LA TAN AN­HE­LA­DA UNI­FI­CA­CIÓN PE­NIN­SU­LAR CON LA ANE­XIÓN DE POR­TU­GAL Y TO­DOS SUS TE­RRI­TO­RIOS, QUE PA­SA­RON A EN­GRO­SAR EL IM­PE­RIO ES­PA­ÑOL

EL FLU­JO DE RI­QUE­ZAS PRO­VE­NIEN­TES DE AMÉ­RI­CA NO ME­JO­RÓ LAS CON­DI­CIO­NES DE LOS SÚB­DI­TOS ES­PA­ÑO­LES; EN ES­TE SEN­TI­DO, SO­LO HAY QUE LEER LAS NO­VE­LAS PI­CA­RES­CAS

Jus­tino de Nas­sau, a Am­bro­sio de Spí­no­la, el 2 de ju­nio de 1625. Los ven­ci­dos, a la iz­quier­da de la com­po­si­ción, se so­me­ten a los mag­ná­ni­mos ven­ce­do­res, los es­pa­ño­les, que man­tie­nen en­hies­tas sus lan­zas.

Sin em­bar­go, a me­di­da que trans­cu­rría el tiem­po los sín­to­mas de la “en­fer­me­dad” se ha­cían ca­da vez más evi­den­tes. El de­rrum­ba­mien­to de la eco­no­mía es­pa­ño­la in­di­ca­ba que las vic­to­rias en el cam­po de ba­ta­lla eran so­lo una fic­ción que no po­dría man­te­ner­se mu­cho tiem­po, tal co­mo que­dó pa­ten­te con la de­rro­ta en la Gue­rra de los Trein­ta Años, sal­da­da con la Paz de West­fa­lia, por la que los es­pa­ño­les re­co­no­cían la in­de­pen­den­cia de las Pro­vin­cias Uni­das. Tre­ce años des­pués, la paz de los Pi­ri­neos, fir­ma­da en­tre los re­pre­sen­tan­tes de Fe­li­pe IV y Luis XIV, pu­so fin a la gue­rra con Fran­cia ini­cia­da en 1635 y asen­tó la he­ge­mo­nía fran­ce­sa en el Vie­jo Con­ti­nen­te. So­lo hay que re­pa­sar lo que per­dió Es­pa­ña (el Ro­se­llón, el Con­flent, el Ar­tois y nu­me­ro­sas ciu­da­des fron­te­ri­zas) y lo po­co que ob­tu­vo a cam­bio (el com­pro­mi­so ga­lo de no apo­yar a los su­ble­va­dos de Por­tu­gal y Nápoles) pa­ra com­pren­der quién lle­va­ba la voz can­tan­te. Por si fue­ra po­co, du­ran­te el rei­na­do de Car­los II el He

chi­za­do el sem­pi­terno en­fren­ta­mien­to con Fran­cia se sal­dó, a su vez, con la sim­bó­li­ca par­ti­ción de La Es­pa­ño­la.

Tras la gue­rra de Su­ce­sión en­tre los par­ti­da­rios del ar­chi­du­que Car­los de Aus­tria y Fe­li­pe de Bor­bón, so­bre quien re­ca­yó fi­nal­men­te la Co­ro­na en vir­tud del tes­ta­men­to de Car­los II, la paz de Utre- cht de 1713 hi­rió el or­gu­llo pa­trio con la pér­di­da de im­por­tan­tes pla­zas: los te­rri­to­rios eu­ro­peos de la mo­nar­quía pa­sa­ron a Aus­tria; Si­ci­lia fue pa­ra los Sa­bo­ya; las for­ta­le­zas de Bél­gi­ca in­gre­sa­ron en la ór­bi­ta de los Paí­ses Ba­jos; y lo más do­lo­ro­so: Gi­bral­tar y Me­nor­ca re­pre­sen­ta­ron el bo­tín de los in­gle­ses.

Las ar­cas del Es­ta­do no se re­cu­pe­ra­rían sino ti­bia­men­te has­ta que se aco­me­tie­ran las pri­me­ras re­for­mas de la di­nas­tía bor­bó­ni­ca.

En el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal se lle­va­ron a ca­bo sig­ni­fi­ca­ti­vas re­or­ga­ni­za­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas, por las que se au­men­tó el nú­me­ro de vi­rrei­na­tos de las In­dias, lo que fa­ci­li­ta­ba su go­ber­na­ción. A los vi­rrei­na­tos de Nueva Es­pa­ña (cons­ti­tui­do en 1534) y del Pe­rú (1542), úni­cos exis­ten­tes ba­jo la mo­nar­quía de los Aus­trias, se su­ma­ron el de Río de la Pla­ta (Ar­gen­ti­na, Uru­guay, Pa­ra­guay y par­te de Bra­sil), el de Nueva Gra­na­da (Pa­na­má, Co­lom­bia, Ecua­dor y Ve­ne­zue­la), y dis­tin­tas ca­pi­ta­nías ge­ne­ra­les co­mo la de Chi­le (que ha­bía des­cu­bier­to Pe­dro Val­di­via en el si­glo XVI), Gua­te­ma­la, Cu­ba, Ve­ne­zue­la y Yu­ca­tán.

Es­tas re­for­mas, lle­va­das a ca­bo por Fe­li­pe V y Car­los III, die­ron muy bue­nos re­sul­ta­dos, ya que fo­men­ta­ron un co­mer­cio más efi­cien­te en­tre el Nue­vo Mun­do y Es­pa­ña.

TRAS LA GUE­RRA DE SU­CE­SIÓN, LA PAZ DE UTRECHT DE 1713 HI­RIÓ EL OR­GU­LLO PA­TRIO CON LA PÉR­DI­DA DE IM­POR­TAN­TES PLA­ZAS

No obs­tan­te, las mis­mas an­sias re­for­mis­tas, y el signo de los tiem­pos, ca­va­ron la tum­ba del Im­pe­rio. Por un la­do, la pos­tu­ra adop­ta­da por el ilus­tra­do Car­los III en la gue­rra de la in­de­pen­den­cia de Amé­ri­ca del Nor­te, en la que “el me­jor al­cal­de de Ma­drid” apo­yó la li­ber­tad de las co­lo­nias, avi­vó en sus súb­di­tos las an­sias eman­ci­pa­to­rias. Los pri­me­ros ada­li­des de la In­de­pen­den­cia de­bie­ron de pen­sar: “Si nues­tros her­ma­nos del nor­te lo han he­cho con la aquies­cen­cia de nues­tro rey, ¿por qué no no­so­tros?”. Evi­den­te­men­te, Car­los III no te­nía de­ma­sia­das op­cio­nes, pues­to que, en vir­tud de los pac­tos con los Borbones fran­ce­ses, Es­pa­ña de­bía opo­ner­se a los in­tere­ses de Gran Bre­ta­ña, se­cu­lar enemi­ga de Fran­cia.

So­lo un año des­pués de la muer­te de Car­los III tu­vo lu­gar un acon­te­ci­mien­to ca­pi­tal pa­ra la men­ta­li­dad eu­ro­pea, que ha­bría de pro­vo­car un ver­da­de­ro te­rre­mo­to mun­dial: la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa. Las ideas fra­gua­das al ca­lor de ese mo­vi­mien­to so­bre­pa­sa­ban am­plia­men­te las que sos­te­nían los ilus­tra­dos. La in­va­sión na­po­leó­ni­ca de 1808 y la pos­te­rior Gue­rra de la In­de­pen­den­cia hi­cie­ron que los asun­tos

EL OTRO­RA PUJANTE IM­PE­RIO ES­PA­ÑOL HA­BÍA QUE­DA­DO RE­DU­CI­DO A CU­BA, PUER­TO RI­CO, FI­LI­PI­NAS Y OTRAS PE­QUE­ÑAS PO­SE­SIO­NES INSULARES

de Ul­tra­mar que­da­ran mar­gi­na­dos, ya que la prio­ri­dad era en­ton­ces pre­ser­var la in­te­gri­dad pe­nin­su­lar.

A la vez, la lu­cha en la me­tró­pli tras­la­dó un inequí­vo­co men­sa­je a la so­cie­dad co­lo­nial, con­tri­bu­yen­do a que apa­re­cie­ran los pri­me­ros hé­roes in­de­pen­den­tis­tas en Amé­ri­ca La­ti­na, co­mo Si­món Bo­lí­var, que ob­tu­vo im­por­tan­tes vic­to­rias en Ca­ra­bo­bo (Ve­ne­zue­la) o Bo­ya­cá (Co­lom­bia), Jo­sé San Mar­tí, o Su­cre, que al­can­zó sen­das vic­to­rias pa­ra la cau­sa de la in­de­pen­den­cia ame­ri­ca­na en Pi­chin­cha (1822) y Aya­cu­cho (1824).

Tal co­mo ha apun­ta­do Mar­ce­lino Gon­zá­lez Fer­nán­dez, las cau­sas de la in­de­pen­den­cia se po­drían re­su­mir en es­tas: las ideas ilus­tra­das; el des­con­ten­to cre­cien­te de los crio­llos (des­cen­dien­tes de es­pa­ño­les na­ci­dos y cria­dos en Amé­ri­ca), que no po­dían ac­ce­der a car­gos pú­bli­cos en su pro­pio país ni es­ta­ble­cer re­la­cio­nes co­mer­cia­les con nin­gún país que no fue­ra Es­pa­ña; y, por su­pues­to, la gue­rra de la In­de­pen­den­cia, que hi­zo que la so­cie­dad co­lo­nial se sin­tie­ra des­pro­te­gi­da por la me­tró­po­li.

EL FIN DE LA HIS­TO­RIA: 1898

A me­di­da que trans­cu­rría el si­glo XIX, la co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca en Es­pa­ña re­sul­ta­ba pro­pi­cia a los mo­vi­mien­tos in­de­pen­den­tis­tas. En 1820, Rafael de Rie­go ha­bía he­cho un pro­nun­cia­mien­to en Ca­be­zas de San Juan por el que pro­cla­ma­ba el go­bierno li­be­ral. Aun­que es­te mo­vi­mien­to ter­mi­nó brus­ca­men­te tres años más tar­de, la lla­ma de la li­ber­tad es­ta­ba en­cen­di­da y ya na­die po­dría ex­tin­guir­la.

El otro­ra pujante Im­pe­rio es­pa­ñol ha­bía que­da­do re­du­ci­do a Cu­ba, Puer­to Ri­co, Fi­li­pi­nas y otras pe­que­ñas po­se­sio­nes insulares. Era só­lo cues­tión de tiem­po que es­ta par­te ter­mi­na­ra tam­bién dis­gre­gán­do­se, lo cual ter­mi­nó ocu­rrien­do en 1898, con el con­cur­so de una nueva po­ten­cia que emer­gía con fuer­za, Es­ta­dos Uni­dos.

Puer­to de Se­vi­lla en el si­glo XVI. El óleo de Alon­so Sán­chez Coe­llo re­crea el in­men­so trá­fi­co de es­te puer­to, prin­ci­pio y fin de la ca­rre­ra de las Amé­ri­cas y ne­xo en­tre el Vie­jo y el Nue­vo Mun­do. No por ca­sua­li­dad en la épo­ca se acu­ñó el di­cho: “Quien no ha vis­to Se­vi­lla, no ha vis­to ma­ra­vi­lla”..

La ren­di­ción de Gra­na­da. La en­tre­ga de las lla­ves de es­ta ciu­dad por Boab­dil re­pre­sen­tó el fi­nal de la Re­con­quis­ta cris­tia­na.

Rum­bo a la His­to­ria. El pro­yec­to co­lom­bino de al­can­zar las In­dias por una nueva ruta fue el ma­yor hi­to de la his­to­ria mo­der­na de Es­pa­ña.

Car­los I y a la de­re­cha, Car­los III.

Fe­li­pe II. Du­ran­te el rei­na­do del Rey Pru­den­te se pro­du­jo la uni­fi­ca­ción pe­nin­su­lar.

Los Paí­ses Ba­jos fue­ron una do­lo­ro­sa chi­na en el za­pa­to de los Aus­trias.

tras el Tra­ta­do de Utrecht de 1713.

Fe­li­pe IV.

La ren­di­ción de Bre­da. Ve­láz­quez re­tra­tó el tiem­po es­plen­do­ro­so en que las lan­zas es­pa­ño­las ava­sa­lla­ban a sus enemi­gas.

Si­món Bo­lí­var. Hé­roe de la in­de­pen­den­cia ame­ri­ca­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.