EL FIN DEL CA­MINO ES­PA­ÑOL

LA SO­LU­CIÓN PA­RA­DÓ­JI­CA­MEN­TE VINO DE LA ENEMI­GA DE ES­PA­ÑA: EN 1551 FRAN­CIA CREÓ EN SA­BO­YA EL LLA­MA­DO SIS­TE­MA DE ÉTAPES O ETA­PAS

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Sumario -

En 1567 el Du­que de Alba partió des­de Ita­lia a Flan­des con 10.000 ve­te­ra­nos es­pa­ño­les pa­ra aplas­tar la revuelta pro­tes­tan­te que allí es­ta­ba em­pe­zan­do, inau­gu­ran­do lo que se­ría co­no­ci­do en to­da Eu­ro­pa co­mo Ca­mino Es­pa­ñol. La gue­rra du­ra­ría 80 años. Du­ran­te es­te pe­río­do, Es­pa­ña tu­vo que man­dar re­fuer­zos prác­ti­ca­men­te ca­da año, de mo­do que los ejér­ci­tos es­pa­ño­les hi­cie­ron de es­ta ruta al­go ca­si per­ma­nen­te, y en un lo­gro lo­gís­ti­co sin pre­ce­den­tes pa­ra los li­mi­ta­dos me­dios del XVI y XVII con­si­guió man­te­ner abier­to y ope­ra­ti­vo el Ca­mino, atra­ve­san­do me­dia Eu­ro­pa por re­gio­nes alia­das pe­ro tam­bién hos­ti­les o in­clu­so en gue­rra abier­ta con nues­tro im­pe­rio.

E l Ca­mino Es­pa­ñol no fue crea­do, cons­trui­do ni des­cu­bier­to por los Ter­cios, sino que más bien se tra­ta­ba de un con­jun­to his­tó­ri­co de ru­tas co­mer­cia­les pre­exis­ten­tes que nues­tro ejér­ci­to uti­li­zó y pu­so al día pa­ra los mo­vi­mien­tos de las tro­pas. Sin em­bar­go, la com­ple­ji­dad de la ta­rea era tal que el Ca­mino fue el ori­gen del di­cho cas­te­llano “po­ner una pica en Flan­des”, es de­cir, con­se­guir al­go ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil. Y el go­bierno es­pa­ñol lo con­si­guió du­ran­te más de se­ten­ta años, año a año, una mues­tra más de la efi­ca­cia de los fun­cio­na­rios de Ma­drid. Co­mo se pue­de com­pro­bar ( ver re

cua­dro), la ruta pa­sa­ba por un ro­sa­rio de paí­ses es­pa­ño­les o alia­dos de la co­ro­na, pe­ro se en­con­tra­ba a tan só­lo 25-100 kms de la fron­te­ra fran­ce­sa, de mo­do que se tra­ta­ba de una se­rie de co­rre­do­res ex­tre­ma­da­men­te vul­ne­ra­bles a ser cor­ta­dos por un ata­que de Fran­cia. Y si es­ta lí­nea que­da­ba in­te­rrum­pi­da, Flan­des, ais­la­da en el Mar del Nor­te, que­da­ría pri­va­da de re­fuer­zos y por tan­to se­ría con­quis­ta­da por Fran­cia o los ho­lan­de­ses. Por tan­to, el Ca­mino Es­pa­ñol era vi­tal pa­ra man­te­ner el do­mi­nio im­pe­rial en el Nor­te de Eu­ro­pa.

EL CA­MINO DE ALBA

Si­guien­do a Geof­frey Par­ker, el au­tor que me­jor ha es­tu­dia­do el Ca­mino Es­pa­ñol, Alba, pa­ra pre­pa­rar la ruta, con­ta­ba con un in­ge­nie­ro es­pe­cia­li­za­do y 300 za­pa­do­res pa­ra ex­pan­dir la an­chu­ra de las ca­rre­te­ras en los des­fi­la­de­ros y pa­sos de mon­ta­ña co­mo Mount Ce­nis. A la vez, un pin­tor acom­pa­ña­ba a la ex­pe­di­ción pa­ra le­van­tar ma­pas ex­haus­ti­vos e in­clu­so pin­tar vis­tas pa­no­rá­mi­cas de la ruta de los ejér­ci­tos y así po­der ana­li­zar las ca­rac­te­rís­ti­cas de la ruta o bus­car me­jo­res al­ter­na­ti­vas. Ade­más, a van­guar­dia del ejér­ci­to mar­cha­ba un gru­po que com­pro­ba­ba el es­ta­do de los ca­mi­nos, lle­gan­do a cons­truir y lue­go des­mon­tar puen­tes im­pro­vi­sa­dos so­bre los di­fe­ren­tes ríos. Por otro la­do, el ejér­ci­to so­lía con­tra­tar guías por ca­da re­gión por la que pa­sa­ba, pa­ra ase­so­rar so­bre las di­fe­ren­tes op­cio­nes de mar­cha. El de Alba fue Fer­nan­do de Lan­noy, que reali­zó un ma­pa tan pre­ci­so del Fran­co Con­da­do que el Du­que blo­queó su pu­bli­ca­ción du­ran­te 10 años pa­ra man­te­ner el se­cre­to de las ru­tas es­ta­ble­ci­das.

Sin em­bar­go, la ruta no se rea­li­za­ba só­lo pa­ra ca­mi­nar, sino tam­bién pa­ra pre­ver dón­de ali­men­tar y alo­jar ca­da día a un cuer­po de va­rios mi­les de hom­bres. Un pro­ble­ma aña­di­do era que ade­más de la tro­pa ha­bía que avi­tua­llar a sus mu­je­res, hi­jos y cria­dos que los acom­pa­ña­ban, de mo­do que, por ejem­plo, pa­ra los 9.611 sol­da­dos y 965 ca­ba­llos de gue­rra de Alba se pre­veía co­mi­da pa­ra 16.000 bo­cas y 3.000 ca­ba­llos, es de­cir un in­cre­men­to de más del 50% de tro­pa, y un 300% so­bre los equi­nos. Ali­men­tar a to­do es­te con­jun­to en mar­cha du­ran­te en­tre uno y dos me­ses era un pro­ble­ma muy com­pli­ca­do, de mo­do que se es­ta­ble­cie­ron al­ma­ce­nes per­ma­nen­tes en los pun­tos de con­cen­tra­ción pa­ra el ini­cio de la mar­cha, co­mo Mi­lán. Sin em­bar­go, crear al­ma­ce­nes a lo lar­go de to­da la ruta su­po­nía asu­mir ese cos­te per­ma­nen­te­men­te du­ran­te cien­tos de kms pa­ra un via­je que se rea­li­za­ba una vez al año co­mo mu­cho, de mo­do que era

eco­nó­mi­ca­men­te in­via­ble. La so­lu­ción al­ter­na­ti­va que se se­guía en el res­to de Eu­ro­pa, con­sis­ten­te en re­qui­sar a la fuer­za la co­mi­da de las po­bla­cio­nes por las que se pa­sa­ba y for­zar a los pro­pie­ta­rios a alo­jar a la tro­pa era im­pen­sa­ble, ya que la ruta que se­guían las tro­pas se re­pe­tía más o me­nos de año en año, y su­pon­dría arra­sar las zo­nas, que de­ja­rían de ser via­bles pa­ra el pa­so de los ejér­ci­tos, por no ha­blar de que se tra­ta­ba de te­rri­to­rios pro­pios o alia­dos que que­da­rían em­po­bre­ci­dos pa­ra siem­pre.

ALI­MEN­TAN­DO AL EJÉR­CI­TO

La so­lu­ción pa­ra­dó­ji­ca­men­te vino de la enemi­ga de Es­pa­ña: en 1551 Fran­cia creó en Sa­bo­ya el lla­ma­do sis­te­ma de étapes o eta­pas. En los mer­ca­dos lo­ca­les don­de con­cu­rrían clien­tes y co­mer­cian­tes y por don­de se pre­veía que iban a con­fluir las tro­pas en un mo­men­to da­do, allí se con­tra­ta­ba el su­mi­nis­tro de ali­men­tos con an­te­la­ción. Así, cuan­do lle­ga­ba la tro­pa, la co­mi­da y el alo­ja­mien­to ya es­ta­ba pre­pa­ra­do. Lue­go to­do des­apa­re­cía cuan­do los sol­da­dos se iban y se­guía su fun­cio­na­mien­to co­mo mer­ca­do nor­mal. Así, el sis­te­ma no só­lo no em­po­bre­cía a la re­gión sino que la en­ri­que­cía, y ade­más me­jo­ra­ba el man­te­ni­mien­to de los ejér­ci­tos. Alba, al pe­ne­trar en Sa­bo­ya uti­li­zó las eta­pas que pre­via­men­te ha- bían or­ga­ni­za­do los fran­ce­ses, y lue­go las ex­ten­dió al Fran­co Con­da­do y Lo­re­na.

Pa­ra or­ga­ni­zar las eta­pas, ca­da ex­pe­di­ción era pre­ce­di­da por un co­mi­sa­rio especial que con­cer­ta­ba el su­mi­nis­tro y alo­ja­mien­to du­ran­te el iti­ne­ra­rio con ca­da pro­vin­cia o ciu­dad. Es­tas or­ga­ni­za­ban lue­go una es­pe­cie de con­cur­so o subas­ta que ad­ju­di­ca­ban al que ofre­cie­ra me­jor pre­cio o con­di­cio­nes. El li­ci­ta­dor que hu­bie­ra ga­na­do, o asen­tis­ta, era el en­car­ga­do de rea­li­zar el su­mi­nis­tro a cam­bio de un pre­cio fi­jo o exen­cio­nes fis­ca­les. Ge­ne­ral­men­te re­ci­bían un an­ti­ci­po que les ayu­da­ba a com­prar a su vez la co­mi­da. Cuan­do lle­ga­ba el ejér­ci­to, el ca­pi­tán de ca­da com­pa­ñía de­bía fir­mar un re­ci­bí ( pó­li­ce) por las ra­cio­nes que re­ci­bía, pa­ra lle­var un con­trol de lo su­mi­nis­tra­do. En fun­ción de ello co­bra­ba el asen­tis­ta. Sin em­bar­go, pa­ra el go­bierno el cos­te era mí­ni­mo, ya que apar­te de que la subas­ta ya ha­bía re­ba­ja­do los pre­cios, de lo ya pa­ga­do des­con­ta­ba a su vez a ca­da sol­da­do una par­te de su pa­ga.

EL NUE­VO CA­MINO ES­PA­ÑOL

Has­ta 1600 las tro­pas es­pa­ño­las usa­ron el Ca­mino que abrió por pri­me­ra vez el Du­que de Alba ca­si sin pro­ble­mas, ya que el do­mi­nio ibé­ri­co so­bre Eu­ro­pa oc­ci­den­tal era ca­si ab­so­lu­to. Fran­cia to­da­vía es­ta­ba re­cu­pe­rán­do­se de la de­rro­ta su­fri­da con­tra Es­pa­ña en San Quintín en 1557, una de las más de­ci­si­vas de la his­to­ria y que la em­pu­jó a una cri­sis que la anu­ló co­mo gran po­ten­cia, su­mer­gién­do­la en una se­rie de ocho gue­rras ci­vi­les en­tre ca­tó­li­cos y pro­tes­tan­tes. Al fi­nal se im­pu­so en 1598 el im­pre­sio­nan­te mo­nar-

ca-gue­rre­ro En­ri­que IV de Bor­bón. Su pro­gra­ma era muy am­bi­cio­so: res­tau­rar el pa­pel de su país co­mo gran po­ten­cia, y rom­per el blo­queo al que la te­nía so­me­ti­da Es­pa­ña des­de to­das sus fron­te­ras.

El pri­mer gol­pe de En­ri­que fue con­tra el Du­ca­do de Sa­bo­ya, si­tua­do en­tre Fran­cia y el Mi­lán es­pa­ñol. Con la ex­cu­sa de que los sa­bo­ya­nos ha­bían ocu­pa­do Sa­luz­zo en 1588, un mar­que­sa­do pro-fran­cés al sur de Tu­rín, un ejér­ci­to fran­cés in­va­dió Ita­lia en 1600. Aun­que gra­cias a re­fuer­zos es­pa­ño­les el avan­ce fue con­te­ni­do, Sa­bo­ya se vio obli­ga­do a ce­der a Fran­cia la zo­na de Bres­se. El pro­ble­ma pa­ra Es­pa­ña era que por esa zo­na pa­sa­ba el Ca­mino Es­pa­ñol. Aun­que pa­ra sal­var la ca­ra Sa­bo­ya re­tu­vo un pa­si­llo por don­de trans­cu­rría el Ca­mino pa­ra ser­vi­cio de los es­pa­ño­les, es­te po­día ser fá­cil­men­te cor­ta­do por Fran­cia en cual­quier mo­men­to por es­tar en me­dio de su te­rri­to­rio.

Con el Ca­mino Es­pa­ñol cor­ta­do, el Con­de de Fuen­tes, go­ber­na­dor del Mi­la­ne­sa­do, bus­có la for­ma de com­pen­sar es­ta pér­di­da con una ruta más se­gu­ra y la ha­lló en La Val­te­li­na. És­te era un va­lle si­tua­do al nor­te del la­go de Co­mo, que co­mu­ni­ca­ba Ita­lia con Ale­ma­nia pa­san­do por el es­te de Suiza. Su po­si­ción era vi­tal, ya que des­de allí no só­lo se co­nec­ta­ban las po­se­sio­nes es­pa­ño­las sino tam­bién las de sus alia­dos los Habs­bur­go aus­tría­cos, al en­con­trar­se cer­ca del Ti­rol. El pro­ble­ma era que La Val­te­li­na, aun­que de po­bla­ción ca­tó­li­ca, es­ta­ba con­tro­la­da por la Li­ga de los Gri­so­nes, cal­vi­nis­ta, que a su vez era par­te de la Con­fe­de­ra­ción Hel­vé­ti­ca, la ac­tual Suiza. Fuen­tes in­ten­tó for­zar un tra­ta­do de pa­so y le­van­tó una for­ta­le­za des­de la que blo­queó los pro­duc­tos pro­ce­den­tes de Ita­lia pa­ra los Gri­so­nes, y em­pe­zó a dar ayu­da eco­nó­mi­ca a los ca­tó­li­cos de La Val­te­li­na, con­si­guien­do en 1604 que se le die­ra per­mi­so pa­ra uti­li­zar el co­rre­dor co­mo nue­vo ra­mal del Ca­mino Es­pa­ñol. El tra­yec­to ade­más era mu­cho más se­gu­ro que an­tes al es­tar pro­te­gi­do por los Al­pes y la ca­si siem­pre neu­tral Suiza. Fran­cia no pu­do reac­cio­nar por­que En­ri­que IV fue ase­si­na­do.

LA LU­CHA POR LA VAL­TE­LI­NA Sin em­bar­go, la po­si­ción es­pa­ño­la en La Val­te­li­na se­guía sien­do du­do­sa ya que los Gri­so­nes re­vo­ca­ron el Tra­ta­do de pa­so. Ya co­men­za­da la Gue­rra de los Trein­ta Años, en 1620, el Du­que de Fe­ria, nue­vo go­ber­na­dor del Mi­la­ne­sa­do, se de­ci­dió a re­sol­ver el pro­ble­ma de La Val­te­li­na pa­ra siem­pre al in­va­dir el va­lle. Al nor­te, tro­pas aus­tría­cas ba­jo el Obis­po de Pas­sau se unie­ron a Fe­ria, que aca­bó ocu­pan­do to­das las tie­rras de los Gri­so­nes, for­zan­do a és­tos a con­ce­der la in­de­pen­den­cia a La Val­te­li­na en 1621. Allí que­da­ron acuar­te­la­dos 4.000 es­pa­ño­les, que con otros 3.600 en Al­sa­cia y 5.000 en el Pa­la­ti­na­do ha­bían crea­do un nue­vo Ca­mino Es­pa­ñol a tra­vés de Ale­ma­nia.

En to­do ca­so, Oli­va­res, pa­ra di­si­mu­lar el triun­fo es­pa­ñol pu­so La Val­te­li­na en ma­nos del pa­pa­do. Sin em­bar­go, Ri­che­lieu com­pren­dió que los de­re­chos de pa­so es­pa­ño­les se­gui­rían in­dem­nes de mo­do que dio or­den de in­va­dir el va­lle en 1624. El Mar­qués de Coeu­vres con 6.000 fran­co-hel­vé­ti­cos partió de Zu­rich en no- HAS­TA 1600 LAS TRO­PAS ES­PA­ÑO­LAS USA­RON EL CA­MINO QUE ABRIÓ POR PRI­ME­RA VEZ EL DU­QUE DE ALBA CA­SI SIN PRO­BLE­MAS

viem­bre y des­alo­jó a las tro­pas pon­ti­fi­cias ba­jo Bag­ni en La Val­te­li­na. A la vez, otro ejér­ci­to de 23.000 fran­co-sa­bo­ya­nos ba­jo Les­di­guiè­res ata­có Gé­no­va, prin­ci­pal puer­to de en­tra­da de tro­pas es­pa­ño­las al nor­te de Ita­lia e ini­cio del Ca­mino Es­pa­ñol. Fe­ria con­gre­gó más al nor­te un ejér­ci­to de 28.000 es­pa­ño­les que des­de Mi­lán mar­chó con­tra la re­ta­guar­dia fran­co-sa­bo­ya­na ame­na­zan­do Tu­rín, por lo que los fran­ce­ses, se re­ple­ga­ron. Ago­ta­dos am­bos ban­dos en fe­bre­ro de 1626 se fir­mó el Tra­ta­do de Mon­zón, por el que La Val­te­li­na fue re­co­no­ci­da co­mo in­de­pen­dien­te, y con ello que­da­ron a sal­vo los de­re­chos de pa­so de Es­pa­ña. En di­ciem­bre de 1627 una dispu­ta di­nás­ti­ca por el Mon­fe­rra­to vol­vió a en­fren­tar a Es­pa­ña y Fran­cia has­ta 1630, y el Ca­mino Es­pa­ñol fue usa­do en sen­ti­do con­tra­rio, pa­ra traer re­fuer­zos aus­tría­cos a Mi­lán. Ale­ma­nia du­ran­te el cur­so de la Gue­rra de los 30 Años pa­ra sal­var a los pro­tes­tan­tes ba­rrien­do con to­do has­ta lle­gar al cur­so me­dio del Rhin en di­ciem­bre de 1631. Se de­be re­cor­dar que el nue­vo Ca­mino de La Val­te­li­na pe­ne­tra­ba por el sur de Ale­ma­nia bor­dean­do la fron­te­ra suiza por Cons­tan­za has­ta cru­zar el Rhin por Al­sa­cia o el Pa­la­ti­na­do, pa­ra en­trar en Lo­re­na y aca­bar en los Paí­ses Ba­jos. Los sue­cos co­men­za­ron en­ton­ces su ofen­si­va con­tra Es­pa­ña, des­tru­yen­do las for­ta­le­zas es­pa­ño­las en el Pa­la­ti­na­do, en­tre ellas Mainz o Ma­gun­cia y Hei­del­berg. Aun­que Cór­do­ba lo­gró to­mar Spi­ra y Tré­ve­ris en 1632 fren­te a los sue­cos,

EL ATA­QUE SUE­CO

En ese mo­men­to apa­re­ció una nueva ame­na­za so­bre el Ca­mino: Sue­cia. En 1630, Gus­ta­vo Adol­fo de Sue­cia in­va­dió

el Ca­mino Es­pa­ñol se­guía cor­ta­do por su tra­mo ale­mán. En agos­to del 33 los sue­cos mar­cha­ron a los Al­pes y si­tia­ron Cons­tan­za, lle­gan­do a ame­na­zar el Ti­rol e Ita­lia. A la vez, en ju­nio, Fran­cia, aun­que neu­tral, in­va­dió Lo­re­na con un ejér­ci­to ba­jo La For­ce de unos 18.000 hom­bres cor­tan­do de nue­vo el Ca­mino Es­pa­ñol. Fi­nal­men­te, otro cuer­po ba­jo el Rhin­gra­ve Ot­ton Luis, to­mó las for­ta­le­zas de Al­sa­cia. Así, pa­ra Es­pa­ña aho­ra era vi­tal re­cu­pe­rar Al­sa­cia y el Pa­la­ti­na­do pa­ra re­abrir el Ca­mino.

Des­de Mi­lán, el re­cién lle­ga­do nue­vo go­ber­na­dor de Lombardía, el Car­de­nal-In­fan­te don Fer­nan­do, her­mano de Fe­li­pe IV, or­ga­ni­zó el Ejér­ci­to de Al­sa­cia ba­jo el Du­que de Fe­ria, con la mi­sión de re­cu­pe­rar es­tos te­rri­to­rios, for­ma­do por 11.500 hom­bres. Fe­ria, re­for­za­do por 18.000 bá­va­ros le­van­tó el ase­dio de Cons­tan­za, y re­cu­pe­ró Al­sa­cia en oc­tu­bre. Sin em­bar­go, cuan­do los bá­va­ros le aban­do­na­ron pa­ra de­fen­der sus tie­rras, Fe­ria que­dó aho­ra en in­fe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca fren­te a tres cuer­pos ba­jo Horn, el Rhin­gra­ve y Bir­ken­feld, y hu­bo de re­ple­gar­se a Ba­vie­ra. Mar­chan­do en me­dio de un du­rí­si­mo oto­ño, su ejér­ci­to su­frió mu­chí­si­mo y cuan­do lle­gó pa­ra in­ver­nar en Mu­nich en fe­bre­ro del 34 ha­bía muer­to un ter­cio de la tro­pa por la pes­te. Vien­do que la cam­pa­ña del di­fun­to Fe­ria ha­bía si­do in­fruc­tuo­sa y que Ba­vie­ra es­ta­ba ame­na­za­da, el Car­de­nal-In­fan­te or­ga­ni­zó per­so­nal­men­te otra ex­pe­di­ción pa­ra li­be­rar el sur de Ale­ma­nia con 11.257 es­pa­ño­les. Uni­do a los res­tos de Fe­ria, a los bá­va­ros y a los im­pe­ria­les, su­mó 33.000 sol­da­dos con los que lo­gró des­truir a los 23.000 del ejér­ci­to sue­co ba­jo Sa­jo­nia Wei­mar en Nörd­lin­gen, lim­pian­do de pro­tes­tan­tes to­do el sur y cen­tro de Ale­ma­nia y lle­gan­do a Flan­des tras re­abrir de nue­vo el Ca­mino Es­pa­ñol.

Sin em­bar­go, vien­do que las ame­na­zas que se cer­nían so­bre el Ca­mino en 1635-37 eran ca­da vez más cons­tan­tes (ver re­cua­dro), Es­pa­ña de­jó de uti­li­zar­lo pa­ra en­viar tro­pas y se em­pe­zó a re­cu­rrir al en­vío por mar. Aun así, cual­quier po­si­bi­li­dad de fu­tu­ro uso del Ca­mino que­dó eli­mi­na­da cuan­do Sa­jo­nia Wei­mar, el mis­mo ge­ne­ral de­rro­ta­do en Nörd­lin­gen por el Car­de­nal-In­fan­te, pa­só con su ejér­ci­to de mer­ce­na­rios al ser­vi­cio de Fran­cia y con­quis­tó to­da Al­sa­cia en 1638. El Ca­mino Es­pa­ñol que­dó cor­ta­do pa­ra siem­pre.

El Du­que de Alba co­man­dó la ope­ra­ción mi­li­tar que aca­bó dan­do ori­gen a lo que se lla­mó el Ca­mino Es­pa­ñol.

Ma­pa de los Gri­so­nes. Los Gri­so­nes, de fe cal­vi­nis­ta, con­tro­la­ban La Val­te­li­na, de po­bla­ción ca­tó­li­ca.

El Mont Ce­nis for­mó par­te del Ca­mino Es­pa­ñol, lle­gan­do a ser re­for­ma­do por los in­ge­nie­ros de Fe­li­pe II.

Sol­da­dos en­tran en una gran­ja y co­me­ten to­do ti­po de ul­tra­jes du­ran­te la Gue­rra de los Trein­ta Años.

El rey En­ri­que IV de Fran­cia fue ca­paz de re­cu­pe­rar la im­por­tan­cia de su país co­mo gran po­ten­cia.

Es­te cua­dro de Carl Wahl­bom re­pre­sen­ta la muer­te del rey Gus­ta­vo II Adol­fo de Sue­cia, du­ran­te la ba­ta­lla de Lüt­zen.

La cé­le­bre Ba­ta­lla de Las Du­nas en­fren­tó, en el año 1658, al ejér­ci­to es­pa­ñol que co­man­da­ba Juan Jo­sé de Aus­tria con el an­glo-fran­cés, que di­ri­gía el viz­con­de de Tu­ren­ne.

El go­ber­na­dor del Mi­la­ne­sa­do, Pe­dro Enríquez de Ace­ve­do, le­van­tó una es­tra­té­gi­ca for­ta­le­za en La Val­te­li­na.

Co­no­ci­do co­mo el Car­de­nal In­fan­te, Fer­nan­do de Aus­tria se postuló co­mo go­ber­na­dor de los Paí­ses Ba­jos.

En es­ta obra, el pin­tor flo­ren­tino Vi­cen­te Car­du­cho con­me­mo­ra la li­be­ra­ción de la ciu­dad suiza de Rhein­fel­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.