LO­PE DE AGUI­RRE

Una ex­pe­di­ción san­grien­ta en bus­ca de El Do­ra­do Am­bi­cio­so, cruel y san­gui­na­rio, su fi­gu­ra se con­vir­tió en una de las más atrac­ti­vas e in­quie­tan­tes de la his­to­ria de la con­quis­ta de Amé­ri­ca. Sus “ha­za­ñas” se es­cri­bie­ron con san­gre, trai­ción y des­truc­ción,

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Sumario - JA­VIER GAR­CÍA BLAN­CO

Lo­co, ti­rano, re­bel­de, trai­dor, o pe­re­grino. Esos son só­lo al­gu­nos de los apo­dos y ca­li­fi­ca­ti­vos que “co­lec­cio­nó” a lo lar­go de su vi­da –y tras su muer­te– el con­quis­ta­dor es­pa­ñol Lo­pe de Agui­rre. Una lar­ga lis­ta a la que hay que su­mar los dis­tin­tos tér­mi­nos to­po­ní­mi­cos que sal­pi­can al­gu­nos de los lu­ga­res por los que pa­só Agui­rre du­ran­te su jor­na­da en bus­ca de Ama­gua y El Do­ra­do: el Sal­to de Agui­rre, en el río Hua­lla­ga o el Puer­to del Trai­dor, en is­la Mar­ga­ri­ta, son una mues­tra de ellos. Sus “ha­za­ñas” que­da­ron gra­ba­das a san­gre y fue­go, has­ta el pun­to de que en Bar­qui­si­me­to (Ve­ne­zue­la) –don­de mu­rió ase­si­na­do– sus ha­bi­tan­tes re­cuer­dan aún hoy que el al­ma en pe­na de Agui­rre va­ga per­di­da en las no­ches más os­cu­ras.

Tras el fa­lle­ci­mien­to del re­bel­de, un en­co­le­ri­za­do Fe­li­pe II or­de­nó la prohi­bi­ción de ci­tar su nom­bre y exi­gió la des­truc­ción de cual­quier es­cri­to sur­gi­do de su plu­ma. Una suer­te de dam­na­tio me­mo

riae que se com­ple­tó con una sen­ten­cia con­de­na­to­ria del Tri­bu­nal de la Au­dien­cia de San­to Do­min­go, que re­caía igual­men­te so­bre su me­mo­ria, y con una ter­ce­ra con­de­na emi­ti­da por el Tri­bu­nal de To­cu­yo, en la que se pro­cla­ma­ba a los hi­jos de Agui­rre, ya fue­ran le­gí­ti­mos o bas­tar­dos, “in­fa­mes por siem­pre ja­más, e in­dig­nos de po­der te­ner hon­ra ni dig­ni­dad ni ofi­cio pú­bli­co, ni po­der re­ci­bir he­ren­cia ni man­da de pa­rien­te ni de ex­tra­ña per­so­na”.

En su épo­ca, sus pe­ri­pe­cias me­re­cie­ron la ela­bo­ra­ción de di­ver­sas cró­ni­cas –al­gu­nas de ellas ela­bo­ra­das por otros miem­bros de la ex­pe­di­ción, y por tan­to tes­ti­gos di­rec­tos de lo ocu­rri­do–, y en la ac­tua­li­dad han si­do mul­ti­tud los au­to­res que, des­de dis­tin­tos pris­mas, se han acer­ca­do has­ta la os­cu­ra fi­gu­ra del vas­co Lo­pe de Agui­rre. In­clu­so la li­te­ra­tu­ra, el ci­ne y has­ta el mun­do del có­mic han re­ser­va­do pa­ra él un es­pa­cio de ho­nor (ver re­cua­dro).

Pe­ro, ¿qué te­rri­bles crí­me­nes co­me­tió exac­ta­men­te aquel hom­bre, co­jo y cor­to de es­ta­tu­ra a de­cir de las cró­ni­cas, pa­ra me­re­cer tal in­te­rés y aten­cio­nes?

UNA VI­DA LLE­NA DE SOM­BRAS

A pe­sar de la ex­ten­sa bi­blio­gra­fía que exis­te so­bre Agui­rre y la ex­pe­di­ción de los ma­ra­ño­nes (lla­ma­dos así por co­men­zar su tra­ve­sía en el río Ma­ra­ñón, afluen­te del Ama­zo­nas), los da­tos fia­bles so­bre Lo­pe de Agui­rre son real­men­te es­ca­sos. Sa­be­mos que na­ció en Oña­te (Gui­púz­coa) en­tre 1511 y 1515, sien­do hi­jo se­gun­dón de una fa­mi­lia de hi­jos­dal­go, y que con ape­nas 20 años de­ci­de di­ri­gir sus pa­sos a Se­vi­lla, don­de em­bar­có pa­ra las In­dias en bus­ca de for­tu­na.

Una vez en las Amé­ri­cas, pa­re­ce ser que to­mó par­te en las lla­ma­das “gue­rras ci­vi­les” que tu­vie­ron lu­gar en sue­lo pe­ruano. En un pri­mer lu­gar en el ban­do rea­lis­ta apo­yan­do a Va­ca de Cas­tro fren­te a las fuer­zas de Al­ma­gro y, pos­te­rior­men­te, en las tro­pas de Nú­ñez de Ve­la con­tra Gon­za­lo Pi­za­rro. A pe­sar de es­tos de­ta­lles, po­co más sa­be­mos de nues­tro pro­ta­go­nis­ta has­ta su par­ti­ci­pa­ción en la jor­na­da (así lla­ma­ban en­ton­ces a las ex­pe­di­cio­nes de con­quis­ta o des­cu­bri­mien­to) que le ha­ría tris­te­men­te cé­le­bre. A es­ta di­fi­cul­tad pa­ra en­con­trar in­for­ma­ción fia­ble hay que su­mar la exis­ten­cia, en la mis­ma épo­ca, de un per­so­na­je igual­men­te lla­ma­do Lo­pe de Agui­rre, tam­bién de ori­gen vas­co, que al pa­re­cer fue ve­te­rano en las cam­pa­ñas de Ita­lia y cu­yos ac­tos me­re­cie­ron, al con­tra­rio que los de “El Ti­rano”, men­cio­nes fa­vo­ra­bles a su per­so­na. Es­ta du­pli­ci­dad de “Agui­rres” po­dría ha­ber lle­va­do en al­gún ca­so a con­fu­sio­nes so­bre am­bos per­so­na­jes.

Co­mo se­ña­la Ja­vier Or­tiz de la Ta­bla en un tra­ba­jo so­bre Agui­rre, es más pro­ba­ble que el que a no­so­tros nos in­tere­sa, pue­da ser iden­ti­fi­ca­do con el lla­ma­do “Fu­lano Agui­rre”, men­cio­na­do por el Inca Gar­ci­la­so al ha­cer men­ción a un vio­le­to in­ci­den­te ocu­rri­do en Po­to­sí 1548, y cu­yas ca­rac­te­rís­ti­cas cua­dran me­jor con el per­so­na­je vio­len­to, al­bo­ro­ta­dor y te­rri­ble que pro­ta­go­ni­za­rá años más tar­de he­chos in­creí­ble­men­te cruen­tos.

EL PE­RÚ EN LOS TIEM­POS DE AGUI­RRE

Pa­ra en­ten­der de for­ma ade­cua­da las ca­rac­te­rís­ti­cas de la jor­na­da en bus­ca de El Do­ra­do y los ho­rri­bles he­chos que en ella se pro­du­je­ran es in­dis­pen­sa­ble co­no­cer la si­tua­ción del vi­rrei­na­to del Pe­rú en la épo­ca. Dé­ca­das des­pués de la lle­ga­da de Pi­za­rro y sus hom­bres, las cir­cuns­tan­cias so­cia­les del te­rri­to­rio no eran na­da ha­la­güe­ñas. El po­der, las tie­rras y los pri­vi­le­gios es­ta­ban en ma­nos del diez por cien­to de la po­bla­ción, al igual que el co­mer­cio, y las dis­tin­tas en­co­mien­das se ha­lla­ban go­ber­na­das por una cla­se al­ta formada por al­gu­nos de los pri­me­ros con­quis­ta­do­res y otros in­di­vi­duos in­flu­yen­tes lle­ga­dos de la pe­nín­su­la. En el otro la­do se ha­lla­ba una legión de des­fa­vo­re­ci­dos formada por in­dí­ge­nas y emi­gra­dos de la pe­nín­su­la que ha­bían acu­di­do en bus­ca de for­tu­na, pe­ro que lle­ga­ron de­ma­sia­do tar­de al ini­cial re­par­to de ri­que­zas y pro­pie­da­des. Jun­to a es­tos úl­ti­mos des­ta­can un gru­po de hom­bres de gue­rra, que en mu­chos ca­sos lle­va­ban dé­ca­das en las In­dias des­pués de las ini­cia­les con­tien­das por la con­quis­ta y las pos­te­rio­res “gue­rras ci­vi­les” que en­fren­ta­ron a dis­tin­tos ban­dos de es­pa­ño-

les. Tras es­tos en­fren­ta­mien­tos fratricidas la ma­yo­ría de sol­da­dos ha­bían que­da­do desocupados, sin suel­do ni recompensa, in­ten­tan­do so­bre­vi­vir a la som­bra de los se­ño­res. A es­te nu­tri­do gru­po de des­con­ten­tos y desocupados hom­bres de gue­rra, que ha­bían vis­to pa­sar su opor­tu­ni­dad de pros­pe­rar a pe­sar de ha­ber da­do su san­gre y su vi­da por la Co­ro­na y la con­quis­ta de Amé­ri­ca, per­te­ne­cía Lo­pe de Agui­rre.

Fue es­ta at­mós­fe­ra en­ra­re­ci­da y pe­li­gro­sa, en la que se adi­vi­na­ba la ame­na­za de re­be­lión y al­ter­ca­dos, la que mo­ti­vó la pues­ta en mar­cha de la jor­na­da en bus­ca de las ri­que­zas de El Do­ra­do que ya ha­bía bus­ca­do al­gu­nos años an­tes, sin éxi­to, Fran­cis­co de Ore­lla­na (ver re­cua­dro).

En 1558, el en­ton­ces vi­rrey del Pe­rú, el mar­qués de Ca­ñe­te, per­mi­tió la pues­ta en mar­cha de has­ta tres ex­pe­di­cio­nes a dis­tin­tos pun­tos, con la in­ten­ción de dar una ocu­pa­ción a esa pe­li­gro­sa e im­pre­de­ci­ble ma­sa de sol­da­dos sin tra­ba­jo y a otros mar­gi­na­les y des­fa­vo­re­ci­dos. Esa mis­ma mo­ti­va­ción fue la que, un año des­pués, le lle­vó a or­de­nar la jor­na­da de Ama­gua y El Do­ra­do, con el ca­pi­tán na­va­rro Pe­dro de Ur­súa a la ca­be­za de la mis­ma. Ur­sua, que con­ta­ba en­ton­ces con unos 35 años, era un re­cién lle­ga­do al Pe­rú, aun­que acu­mu­la­ba una im­por­tan­te ho­ja de ser­vi­cios en la In­dia.

De es­te mo­do, no fue­ron po­cos los hom­bres de gue­rra que, vien­do una po­si­bi­li­dad de en­trar en ac­ti­vi­dad y lo­grar la glo­ria y la ri­que­za que la gue­rra les ha­bían ne­ga­do, de­ci­die­ron en­ro­lar­se en tan sin­gu­lar bús­que­da, es­pe­ran­do ha­llar el oro y los te­so­ros de la re­gión le­gen­da­ria.

UN VIA­JE SIN RE­TORNO

Pe­dro de Ur­súa co­men­zó los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra el via­je en fe­bre­ro de 1559, bus­can­do apor­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas en­tre co­mer­cian­tes y ri­cos pro­pie­ta­rios. Ya en es­te pun­to ini­cial de la jor­na­da co­men­za­ron los pri­me­ros in­con­ve­nien­tes, pues el di­ne­ro pro­me­ti­do por al­gu­nos no fue en­tre­ga­do fi­nal­men­te, y fue­ron los pro­pios par­ti­ci­pan­tes de la ex­pe­di­ción quie­nes tu­vie­ron que apor­tar sus aho­rros y ca­pi­ta­les.

Fi­nal­men­te, Ur­súa lo­gró re­unir el grue­so de la ex­pe­di­ción, formada por unos tres­cien­tos sol­da­dos, seis­cien­tos in­dios y trein­ta es­cla­vos ne­gros. A es­tos efec­ti­vos ha­bía que su­mar la nu­tri­da cohor­te de ami­gos y pa­rien­tes del pro­pio Ur­súa, a quie­nes se en­co­men­da­ron pues­tos de gran im­por­tan­cia. En­tre ellos se en­con­tra­ba Inés de Men­do­za, una be­lla mes­ti­za aman­te de Ur­súa, cu­ya pre­sen­cia fue mal vis­ta des­de el prin­ci­pio, y que a de­cir de al­gu­nos de los cronistas que par­ti­ci­pa­ron en los su­ce­sos, fue una de las cau­sas del desas­tre, co­mo con­se­cuen­cia de la ne­fas­ta in­fluen­cia que ejer­cía so­bre Ur­súa.

En cuan­to a los efec­ti­vos mi­li­ta­res, par­te de ellos pro­ce­dían de hom­bres re­ne­ga­dos de otra ex­pe­di­ción, la di­ri­gi­da por Juan de Sa­li­nas y, otro gru­po más, es­ta­ba for­ma­do por hom­bres del ca­pi­tán Pe­dro Ra­mi­ro, has­ta en­ton­ces es­ta­ble­ci­dos en el pue­blo de San­ta Cruz de la Po­coa. Jun­to a ellos se en­con­tra­ba tam­bién el te­mi­ble Lo­pe de Agui­rre, a quien le acom­pa­ña­ba su hi­ja mes­ti­za El­vi­ra y otros mu­chos hom­bres de gue­rra en­ro­la­dos en bus­ca de for­tu­na. Pa­re­ce ser que al­guien ad­vir­tió a Ur­súa de que evi­ta­ra con­vo­car a Agui­rre, de­bi­do a su ca­rác­ter re­bel­de y pen­den­cie­ro, pe­ro el lí­der de la ex­pe­di­ción hi­zo ca­so omi­so a las ad­ver­ten­cias.

La jor­na­da no co­men­za­ría has­ta el 26 de sep­tiem­bre de 1560. Po­co po­dían ima­gi­nar que aquél era un via­je sin re­torno, que pa­sa­ría a la His­to­ria por los crí­me­nes

TRAS ES­TOS EN­FREN­TA­MIEN­TOS FRATRICIDAS LA MA­YO­RÍA DE SOL­DA­DOS HA­BÍAN QUE­DA­DO DESOCUPADOS, SIN SUEL­DO NI RECOMPENSA, IN­TEN­TAN­DO SO­BRE­VI­VIR

y atro­ci­da­des que se su­ce­de­rían en los me­ses que es­ta­ban por ve­nir. De he­cho, an­tes de la par­ti­da ya se ha­bían pro­du­ci­do al­gu­nos in­quie­tan­tes in­ci­den­tes que pa­re­cían pre­sa­giar lo que ven­dría más tar­de. Du­ran­te su bo­ta­du­ra, al­gu­nas de las em­bar­ca­cio­nes cons­trui­das en el as­ti­lle­ro im­pro­vi­sa­do en San­ta Cruz de la Po­coa se fue­ron a pi­que irre­me­dia­ble­men­te, obli­gán­do­les a de­jar un buen nú­me­ro de ca­ba­llos y pro­vi­sio­nes. La lar­ga es­pe­ra has­ta que to­do es­tu­vo lis­to ha­bía so­me­ti­do a la ma­de­ra a mu­chos me­ses de ex­po­si­ción a la hu­me­dad de la re­gión y a los in­sec­tos, así que cuan­do qui­sie­ron fle­tar­las se ha­bían po­dri­do ya sin re­me­dio.

Tam­bién an­tes de em­pren­der la mar­cha, y an­te la im­po­si­bi­li­dad de ali­men­tar a to­dos los par­ti­ci­pan­tes de la ex­pe­di­ción en San­ta Cruz, Pe­dro de Ur­súa ha­bía en­via­do un gru­po de hom­bres a un pue­blo de in­dios mo­ti­lo­nes. Ur­súa en­co­men­dó es­ta mi­sión al ca­pi­tán Pe­dro Ra­mi­ro, a quien acom­pa­ña­ban me­dio cen­te­nar de sol­da­dos y dos “cau­di­llos”, Fran­cis­co Díaz de Ar­les –ami­go de Ur­súa– y Die­go de Frías. És­tos úl­ti­mos veían con en­vi­dia a Ra­mi­ro, pues am­bi­cio­na­ban pa­ra ellos el car­go re­ci­bi­do por el ca­pi­tán. Re­sen­ti­dos, los dos cau­di­llos de­ci­die­ron de­jar al mi­li­tar y re­gre­sar con Ur­súa, pe­ro a mi­tad de ca­mino se en­con­tra­ron con dos sol­da­dos ami­gos su­yos, a quie­nes con­ven­cie­ron de que el ca­pi­tán Ra­mi­ro pre­ten­día re­be­lar­se con­tra el go­ber­na­dor. Tras dar me­dia vuel­ta, en­con­tra­ron a Pe­dro Ra­mi­ro so­lo –el res­to de sus hom­bres ha­bían cru­za­do un río– y apro­ve­cha­ron la cir­cuns­tan­cia pa­ra aho­gar­le y cor­tar­le la ca­be­za. Sin em­bar­go, los dos cau­di­llos no con­ta­ban con que el cria­do de Ra­mi­ro hu­ye­se al ver mo­rir a su amo y pu­sie­se a Ur­súa al co­rrien­te de lo su­ce­di­do. Cuan­do los tu­vo an­te su pre­sen­cia, el go­ber­na­dor or­de­nó sin ti­tu­beos la eje­cu­ción de los ase­si­nos cor­tán­do­les las ca­be­zas. An­tes de co­men­zar, la ex­pe­di­ción se ha­bía co­bra­do ya la san­gre de cin­co hom­bres.

LA CONJURA

Ini­cia­da la mar­cha, pron­to se hi­cie­ron evi­den­tes las du­ras con­di­cio­nes que les es­pe­ra­ban. A los pe­li­gros del río, las ali­ma­ñas e in­sec­tos, los ex­pe­di­cio­na­rios tu­vie­ron que ha­cer fren­te tam­bién a los mos­qui­tos, las fie­bres y la es­ca­sez de ali­men­to, sin con­tar con las dis­tin­tas po­bla­cio­nes de in­dios –al­gu­nas hos­ti­les– que fue­ron en­con­tran­do a su pa­so.

Tampoco tar­da­ron en apa­re­cer las pri­me­ras sus­pi­ca­cias y co­na­tos de mo­tín. Con el pa­so de las se­ma­nas, y des­pués de más 700 le­guas re­co­rri­das sin no­ve­da­des so­bre Ama­gua y El Do­ra­do, co­men­za­ron a sur­gir las sos­pe­chas so­bre los in­dios bra­si­les, quie­nes de­cían co­no­cer el pa­ra­de­ro de las ri­cas tie­rras. Mu­chos hom­bres co­men­za­ron tam­bién a mur­mu­rar con­tra el go­ber­na­dor, que pa­sa­ba los días so­la­zán­do­se con su aman­te mes­ti­za –a quien mu­chos cul­pa­ban de ha­ber he­chi­za­do a Ur­súa y cam­biar su ca­rác­ter–, mien­tras ellos iban su­frien­do di­ver­sos pa­de­ci­mien­tos, y las vo­ces em­pe­za­ron a pe­dir el re­gre­so al Pe­rú. Cuan­do tras­cen­die­ron aque­llos de­seos, Ur­súa cas­ti­gó a los in­su­rrec­tos a re­mar en su bar­ca. Una hu­mi­lla­ción que mu­chos no iban a per­do­nar.

Fue así co­mo se te­jió la trai­ción con­tra Pe­dro de Ur­súa. En­tre los cabecillas de di­cha re­be­lión es­ta­ban Fer­nan­do de Guz­mán, Lo­ren­zo de Salduendo y, có­mo no, el inefable Lo­pe de Agui­rre. Y así fue co­mo el 1 de enero de 1561, una do­ce­na

EN­TRE LOS CABECILLAS DE DI­CHA RE­BE­LIÓN ES­TA­BAN FER­NAN­DO DE GUZ­MÁN, LO­REN­ZO DE SALDUENDO Y, CÓ­MO NO, EL INEFABLE LO­PE DE AGUI­RRE

Lo­pe de Agui­rre. El ros­tro cruel del ti­rano coin­ci­día con su ver­da­de­ra per­so­na­li­dad.

Ama­zo­nas. Es el río más cau­da­lo­so del mun­do.

Fe­li­pe II. El rey so­bre cu­yos do­mi­nios no se po­nía el Sol aca­bó re­cha­zan­do a Lo­pe de Agui­rre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.