TER­CIOS

el pri­mer ejér­ci­to mo­derno de la his­to­ria

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Sumario - JA­VIER GAR­CÍA DE GABIOLA

Los ter­cios se han vis­to sal­pi­ca­dos por la mis­ma leyenda ne­gra que ha ma­nia­ta­do la fi­gu­ra de Fe­li­pe II. Fue su pa­dre quien creó es­te re­gi­mien­to en 1534, den­tro de una pro­fun­da re­no­va­ción del ejér­ci­to con la que pre­ten­día re­for­zar la pre­sen­cia es­pa­ño­la en el Me­di­te­rrá­neo. Ins­pi­ra­dos en las pri­me­ras le­gio­nes ro­ma­nas, su es­truc­tu­ra mu­dó a lo lar­go del tiem­po y hay quien sos­tie­ne que su nom­bre pro­vie­ne de las tres ar­mas fun­da­men­ta­les que em­plea­ron, ar­ca­buz, pica y mos­que­te.

Los Ter­cios es­pa­ño­les con­fi­gu­ra­ron la pri­me­ra in­fan­te­ría mo­der­na de la his­to­ria. Se ins­pi­ra­ron en las le­gio­nes ro­ma­nas. Re­co­rrie­ron to­da Eu­ro­pa ex­pan­dien­do y de­fen­dien­do el im­pe­rio en es­ce­na­rios co­mo Ita­lia, Áfri­ca, Flan­des, Fran­cia, Por­tu­gal, Ale­ma­nia e in­clu­so Hun­gría. Ob­tu­vie­ron to­do ti­po de vic­to­rias a lo lar­go del si­glo XVI y has­ta me­dia­dos del XVII, con­vir­tién­do­se en el germen de los fu­tu­ros re­gi­mien­tos, ba­ta­llo­nes y bri­ga­das de los que se com­po­nen ac­tual­men­te to­dos los ejér­ci­tos del mun­do.

Du­ran­te mil años, des­de la caí­da del im­pe­rio ro­mano has­ta fi­na­les de la Edad Me­dia, la ca­ba­lle­ría fue la rei­na de los cam­pos de ba­ta­lla. El re­des­cu­bri­mien­to del es­tri­bo y la lle­ga­da de las mi­gra­cio­nes bár­ba­ras pro­ce­den­tes de las es­te­pas eu­ro­asiá­ti­cas, lu­ga­res idó­neos pa­ra la cría de ca­ba­llos, hi­cie­ron que el ji­ne­te su­pe­rara fi­nal­men­te a la in­fan­te­ría pe­sa­da ro­ma­na, or­ga­ni­za­da en le­gio­nes. El ji­ne­te era un gue­rre­ro de éli­te que re­que­ría un equi­po ca­rí­si­mo, co­mo va­rios ca­ba­llos, una ar­ma­du­ra y un en­tre­na­mien­to que po­día du­rar to­da la vi­da, pe­ro aun­que por ello su nú­me­ro era es­ca­so, su ca­li­dad era muy su­pe­rior a la del in­fan­te

EL RE­SUR­GIR DE LA IN­FAN­TE­RÍA

Sin em­bar­go, la in­fan­te­ría po­día im­po­ner­se a la ca­ba­lle­ría si se lo­gra­ba con­tar con re­cur­sos su­fi­cien­tes co­mo pa­ra equi­par un nú­me­ro ele­va­do de sol­da­dos. Así, la ma­sa de in­fan­tes, muy su­pe­rior en nú­me­ro a los ji­ne­tes, una vez en­tre­na­dos co­mo lu­cha­do­res co­lec­ti­vos (y no in­di­vi­dua­les, co­mo los ca­ba­lle­ros) y pro­te­gi­dos ba­jo un bosque de lan­zas, po­dían de­te­ner la car­ga de los ji­ne­tes. Equi­par a es­ta ma­sa de in­fan­tes exi­gía rea­li­zar re­gis­tros de ciu­da­da­nos, al­ma­ce­nes de ar­ma­men­to, fun­cio­na­rios pa­ra rea­li­zar las le­vas, or­ga­ni­za­ción de con­vo­yes y de­pó­si­tos de su­mi­nis­tros pa­ra ali­men­tar­los, to­do ello pre­sen­te con la es­truc­tu­ra bu­ro­crá­ti­ca del im­pe­rio ro­mano. Sin em­bar­go, en cuan­to el ré­gi­men im­pe­rial se res­que­bra­jó por las gue­rras ci­vi­les en­tre di­fe­ren­tes fa­mi­lias por el con­trol del im­pe­rio, y cuan­do la pre­sión fis­cal era tan gran­de que las gen­tes aban­do­na­ban las ciu­da­des pa­ra vol­ver al ano­ni­ma­to del cam­po, la in­fan­te­ría de­jó de fun­cio­nar efi­caz­men­te y fue de­rro­ta­da por las éli­tes de una ca­ba­lle­ría bár­ba­ra re­na­ci­da.

No obs­tan­te, a fi­na­les del si­glo XIII los es­ta­dos feu­da­les eu­ro­peos em­pe­za­ron a con­ver­tir­se en in­ci­pien­tes es­ta­dos mo­der­nos al desa­rro­llar sus ins­ti­tu­cio­nes tri­bu­ta­rias y su fun­cio­na­ria­do, y al con­tar con las pri­me­ras fi­nan­cia­cio­nes ban­ca­rias, lo que fa­ci­li­tó el equi­pa­mien­to de las for­ma­cio­nes ma­si­vas de ciu­da­da­nos lan­ce­ros, es­pe­cial­men­te en las zo­nas ur­ba­nas don­de la ad­mi­nis­tra­ción era más sen­ci­lla y efi­caz. De es­te mo­do, en el si­glo XIV los lan­ce­ros triun­fa­ron en Stir­ling y Ban­nock­burn so­bre la ca­ba­lle­ría in­gle­sa; en Cour­trai so­bre la

QUI­ZÁ SIN SA­BER­LO, EL GRAN CA­PI­TÁN HA­BÍA REPRODUCIDO LA ES­TRUC­TU­RA DE LA LEGIÓN RO­MA­NA, FORMADA POR 5.000 SOL­DA­DOS

ca­ba­lle­ría fran­ce­sa; en Lau­pen so­bre los ji­ne­tes ale­ma­nes; o los ar­que­ros in­gle­ses so­bre la ca­ba­lle­ría fran­ce­sa en Crecy, Poi­tiers y Azin­court en los si­glos XIV y XV. Fi­nal­men­te, la pro­pia ca­ba­lle­ría cas­te­lla­na fue de­rro­ta­da en Al­ju­ba­rro­ta y en Ná­je­ra fren­te a por­tu­gue­ses e in­gle­ses.

LA IN­FAN­TE­RÍA ES­PA­ÑO­LA

En Es­pa­ña, la re­con­quis­ta lle­va­ba un pa­rón de ca­si dos si­glos mo­ti­va­da por las gue­rras ci­vi­les en­tre no­bles y re­yes, que hi­zo que la in­fan­te­ría re­tra­sa­se su apa­ri­ción, ya que era más útil un ji­ne­te aco­ra­za­do que pu­die­ra des­pla­zar­se a gran ve­lo­ci­dad por to­do el reino pa­ra so­me­ter los fo­cos de re­be­lión que pu­die­ran sur­gir, que una len­ta ma­sa de sol­da­dos a la que con­gre­gar. Sin em­bar­go, con la con­so­li­da­ción de la mo­nar­quía con los Re­yes Ca­tó­li­cos se re­to­ma­ron las cam­pa­ñas de la re­con­quis­ta con la gue­rra de Gra­na­da, en las que el ob­je­ti­vo no era ven­cer al enemi­go sino con­quis­tar y co­lo­ni­zar to­das y ca­da una de sus ciu­da­des y for­ta­le­zas. Con ello, en Es­pa­ña re­sur­gió la gue­rra de ase­dio, en la que el in­fan­te y la ar­ti­lle­ría eran más úti­les que el ji­ne­te, y nues­tro país se pu­so a la al­tu­ra de las de­más po­ten­cias eu­ro­peas, en las que el mo­de­lo de in­fan­te­ría de pi­que­ros sui­zos era el pre­do­mi­nan­te.

Es­pa­ña tam­bién si­guió el mo­de­lo de pi­que­ros sui­zo, pe­ro nues­tra ex­pe­rien­cia en gue­rra de ase­dio hi­zo que se va­lo­ra­sen otras ar­mas co­mo las es­pin­gar­das y más tar­de los ar­ca­bu­ces. Aun­que un ar­que­ro po­día dis­pa­rar 6-10 ve­ces por mi­nu­to fren­te a 1 o 2 de los ti­ra­do­res es­pa­ño­les, sin em­bar­go el ar­que­ro te­nía un po­der de pe­ne­tra­ción y dis­tan­cia de fue­go me­nor, y era mu­cho más fá­cil en­tre­nar a un ti­ra­dor que a un ar­que­ro. Con ello, en las gue­rras de Ita­lia, Gon­za­lo Fer­nán­dez de Cór­do­ba en 1495 tu­vo la ge­nial idea de mez­clar en un so­lo cuer­po de 5.000 sol­da­dos de in­fan­te­ría a pi­que­ros, in­fan­tes con es­cu­do y

La ba­ta­lla de Ce­ri­ño­la cons­ti­tu­yó una de las vic­to­rias más ce­le­bra­das del Gran Ca­pi­tán, que ha­bía re­no­va­do la mi­li­cia en Eu­ro­pa.

El Du­que de Alba li­de­ró a los Ter­cios en va­rios com­ba­tes a lo lar­go del s. XVI.

La de­fen­sa de Cá­diz con­tra los in­gle­ses, obra de Zur­ba­rán.

Ilus­tra­ción de un co­man­dan­te es­pa­ñol en 1577.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.