Mes­ti­za­je, no­viaz­gos y con­cu­bi­na­to

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Espana:El Mundo Era Nuestro -

UNO DE LOS GRAN­DES te­mas so­bre los que la Co­ro­na hi­zo hin­ca­pié, fue el de la ne­ce­si­dad de lle­var mu­je­res al Nue­vo Mun­do pa­ra re­po­blar los te­rri­to­rios re­cién con­quis­ta­dos. Sin em­bar­go, los con­quis­ta­do­res siem­pre se opu­sie­ron a la me­di­da, por con­si­de­rar que sus mu­je­res no es­ta­ban he­chas pa­ra aque­llas tie­rras y mu­cho me­nos pa­ra acep­tar el mo­do de vi­da que gus­ta­ba te­ner a sus ma­ri­dos le­jos de ellas.

Y es que en Amé­ri­ca, nin­gún hom­bre que lo desea­ra se que­da­ba sin una mu­jer, ya fue­se es­ta no­via, aman­te o es­cla­va. Pa­ra apa­ci­guar al es­pa­ñol, ca­si to­dos los ca­ci­ques ofre­cían a sus mu­je­res co­mo re­ga­lo, las de más al­ta al­cur­nia pa­ra los ca­pi­ta­nes y las res­tan­tes pa­ra la sol­da­des­ca. Y los cas­te­lla­nos, en par­te pa­ra no agra­viar al ca­ci­que y en otra, por su pro­pia lu­ju­ria, nunca re­cha­za­ron ta­les pre­sen­tes. La úni­ca con­di­ción que po­nían era la de que la mu­jer re­ne­ga­ra pre­via­men­te de su ido­la­tría y abra­za­se el cris­tia­nis­mo, con lo que ya se con­si­de­ra­ba una unión más o me­nos le­gal.

A tal pun­to lle­ga­ron es­tos aman­ce­ba­mien­tos, que, por ejem­plo, cuan­do Al­var Nú­ñez lle­gó a Asun­ción en el año 1542, que­dó es­can­da­li­za­do por el con­cu­bi­na­to per­ma­nen­te en el que vi­vían los sol­da­dos es­pa­ño­les. En­tre sus pri­me­ras me­di­das es­tu­vo la de prohi­bir con­tra­tar a mu­je­res in­dias y so­bre­to­do com­prar­las a sus le­gí­ti­mos ma­ri­dos. La po­bla­ción, en desacuer­do con es­tas or­de­nan­zas, ini­ció una su­ble­va­ción que ter­mi­na­ría con la sa­li­da de Al­var Nú­ñez de la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.