En los campos de con­cen­tra­ción na­zis mu­rie­ron más de seis mi­llo­nes de per­so­nas, gran par­te de los cua­les fue­ron ju­díos, pe­ro tam­bién ha­bía gi­ta­nos y miem­bros de otras ra­zas,

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - La Madre -

confesiones y na­cio­na­li­da­des que no en­ca­ja­ban en el ideal ge­né­ti­co que de­fen­dían los hom­bres de Hitler. Aún así fue­ron cien­tos de mi­les los que lo­gra­ron es­ca­par. Se cal­cu­la que a tra­vés de Es­pa­ña pu­die­ron pa­sar apro­xi­ma­da­men­te unos 25.000 ju­díos. Mu­chos huían de la Fran­cia ocu­pa­da, en don­de las de­ten­cio­nes ma­si­vas de hom­bres, mu­je­res y ni­ños que eran lle­va­dos a los campos de con­cen­tra­ción se re­pe­tían sin ce­sar. Tam­bién los hu­bo pro­ce­den­tes de la mis­ma Ale­ma­nia, in­clu­so del in­te­rior de los mis­mos campos.

En la ma­yor par­te de los ca­sos, la fron­te­ra se cru­za­ba por los Pi­ri­neos, es­pe­cial­men­te por Ge­ro­na. Gran­je­ros y cam­pe­si­nos fue­ron quie­nes les aco­gían allí don­de po­dían, pe­se a que exis­tía en al­gu­nos ca­sos cier­ta or­ga­ni­za­ción, co­mo la re­pre­sen­ta­da por la Ame­ri­can Je­wish Joint Dis­tri­bu­tion Com­mit­tee, una or­ga­ni­za­ción de ayu­da a ju­díos y pa­les­ti­nos que dis­po­nía, en­tre otras ins­ta­la­cio­nes, de una pen­sión en Bar­ce­lo­na don­de los hui­dos se que­da­ban días, se­ma­nas o me­ses. En to­do ca­so, el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra or­ga­ni­zar el res­to del via­je. En al­gu­nos ca­sos, los hui­dos em­bar­ca­ban en al­gún puer­to del Mie­di­te­rrá­neo rum­bo al nor­te de Áfri­ca o a Orien­te Me­dio. En otros, el res­to del via­je les lle­va­ba has­ta al­gún pun­to del oes­te pe­nin­su­lar des­de don­de pu­die­ran cru­zar la fron­te­ra con Por­tu­gal, don­de en­ton­ces go­ber­na­ba el dic­ta­dor An­to­nio de Oli­vei­ra Salazar, que sí per­mi­tía el es­ta­ble­ci­mien­to de ju­díos en su país. Pe­se a ello, la ma­yor par­te de los que lle­ga­ban allí lo ha­cían co­mo úl­ti­ma es­ca­la an­tes de cru­zar el Atlán­ti­co en di­rec­ción a Amé­ri­ca.

En Ga­li­cia no só­lo des­ta­can ca­sos co­mo los pro­ta­go­ni­za­dos por la fa­mi­lia Tou­za. Ca­be des­ta­car, por ejem­plo, la la­bor del mé­di­co de la em­ba­ja­da del Reino Uni­do en Es­pa­ña, el vi­gués Eduar­do Martínez Alon­so, que apro­ve­chó su con­di­ción y con­tac­tos pa­ra fa­ci­li­tar la sa­li­da de mu­chas de las víc­ti­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.