La mi­nia­tu­ra de GO­YA

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - La Madre -

Una de las his­to­rias más pe­cu­lia­res vi­vi­das en nues­tro país la pro­ta­go­ni­zó en pri­me­ra ins­tan­cia el es­pa­ñol Juan Ba­rri Mas­sip, al re­cla­mar el 2 de fe­bre­ro de 1947 la res­ti­tu­ción de un re­tra­to en mi­nia­tu­ra de Fer­nan­do VII atri­bui­do a Go­ya.

La pie­za exis­tía y es­ta­ba re­te­ni­da por los alia­dos en Lis­boa tras ha­bér­se­la in­cau­ta­do a un in­ge­nie­ro ci­vil bra­si­le­ño lla­ma­do Guillermo da Sil­va. Nom­bre fal­so ba­jo el que se es­con­día Wil­hem Gess­man, es­pía in­ter­na­cio­nal y re­pre­sen­tan­te de la Li­bre­ría Buch­holz, fa­mo­sa en­tre el mun­do del es­pio­na­je por­que su pro­pie­ta­rio era un co­no­ci­do co­la­bo­ra­cio­nis­ta de Goeb­bels y del mi­nis­tro na­zi de Asun­tos Ex­te­rio­res Von Rib­ben­trop.

La li­bre­ría, si­ta en la ca­pi­tal por­tu­gue­sa, no era un me­ro pun­to de en­cuen­tro pa­ra es­pías ale­ma­nes. Des­de ella Buch­holz tra­fi­ca­ba con obras de ar­te ex­pro­pia­das. Aho­ra to­da la tra­ma es­ta­ba a pun­to de ser des­cu­bier­ta gra­cias a la de­nun­cia de Ba­rri. Sin em­bar­go, Gess­man no es­ta­ba dis­pues­to a en­tre­gar la mi­nia­tu­ra y ale­gó que Ba­rri se la ha­bía re­ga­la­do co­mo pa­go por di­ver­sas transac­cio­nes.

Du­ran­te un año las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las y alia­das man­tu­vie­ron un cru­ce de mi­si­vas pa­ra di­lu­ci­dar el fin de la obra. Mien­tras, Gess­man se ha­bía ins­ta­la­do clan­des­ti­na­men­te en Ma­drid, lo que apro­ve­chó el Go­bierno es­pa­ñol pa­ra ame­na­zar­le con la de­por­ta­ción si no de­vol­vía la fi­gu­ra. El 26 de enero de 1951, Jor­ge Spot­torno, cón­sul es­pa­ñol en Frank­furt re­ci­bía la mi­nia­tu­ra de ma­nos de los alia­dos pa­ra ser de­vuel­ta a su le­gí­ti­mo pro­pie­ta­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.