LA BRI­GA­DA DE LOS IN­FIL­TRA­DOS

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Los Libertadores De Europa -

Des­de enero de 1942, la Ot­del­na­ya Mo­toS­trel­ko­va­ya Bri­ga­da Oso­bo­go Naz­na­chei­ya (OMSBON, en acró­ni­mo), o Bri­ga­da Mo­to­ri­za­da In­de­pen­dien­te de Fu­si­le­ros de De­sig­na­ción

Es­pe­cial, en la que ser­vía la 4ª Com­pa­ñía com­pues­ta ca­si en su to­ta­li­dad por es­pa­ño­les, re­cu­pe­ró co­mo fun­ción prin­ci­pal la in­fil­tra­ción de sus uni­da­des tras las lí­neas enemi­gas. Ya an­tes, a par­tir de no­viem­bre de 1941, la ma­yo­ría de los es­pa­ño­les de la OMSBON ha­bían si­do re­ti­ra­dos del fren­te y tras­la­da­dos a re­ta­guar­dia, don­de fue­ron en­tre­na­dos en tác­ti­cas gue­rri­lle­ras. Sin em­bar­go, ter­mi­na­do su adies­tra­mien­to la com­pa­ñía es­pa­ño­la fue tras­la­da­da a Ti­flis, la ca­pi­tal de Geor­gia, pa­ra desem­pe­ñar mi­sio­nes de se­gu­ri­dad en la re­ta­guar­dia, co­mo las de­más fuer­zas de­pen­dien­tes del NKVD, sin lle­gar a par­ti­ci­par en ope­ra­cio­nes gue­rri­lle­ras con­tra los ale­ma­nes.

Un gran nú­me­ro de es­pa­ño­les se alis­ta­ron en las fuer­zas es­pe­cia­les de­pen­dien­tes de la 5ª Bri­ga­da In­de­pen­dien­te de In­ge­nie­ros de De­sig­na­ción Es­pe­cial que man­da­ba el co­ro­nel Il­yá G. Stá­ri­nov, un ve­te­rano de la Gue­rra Ci­vil. Ini­cial­men­te, es­ta uni­dad desem­pe­ñó mi­sio­nes de de­mo­li­ción pa­ra pro­te­ger la retirada so­vié­ti­ca an­te el avan­ce ale­mán en Ucra­nia, des­de don­de se tras­la­da­ron a la zo­na de Ros­tov rea­li­zan­do ope­ra­cio­nes de sa­bo­ta­je tras las lí­neas enemi­gas. Des­de el ve­rano de 1942, la ma­yo­ría de los par­ti­sa­nos es­pa­ño­les fue­ron re­ti­ra­dos de los com­ba­tes y con­cen­tra­dos en los al­re­de­do­res de Moscú, en la Es­cue­la Su­pe­rior de Par­ti­sa­nos si­tua­da en Buí­ko­vo. Allí, un gru­po de unos tres­cien­tos es­pa­ño­les re­ci­bió du­ran­te me­ses en­tre­na­mien­to es­pe­cia­li­za­do en mi­sio­nes de gue­rri­lla ba­jo el man­do del te­nien­te co­ro­nel Un­gría y su­per­vi­sa­do por el pro­pio co­ro­nel Stá­ri­nov. En no­viem­bre de ese año, ca­si to­do el gru­po fue des­ti­na­do al Cáu­ca­so. Du­ran­te los si­guien­tes me­ses, las ori­llas del mar Ne­gro, las in­ter­mi­na­bles es­te­pas don­de vi­vía el pue­blo Kal­mu­co y las re­gio­nes de Cis­cau­ca­sia y Ku­bán, fue­ron los es­ce­na­rios de ba­ta­lla don­de com­ba­tie­ron los par­ti­sa­nos es­pa­ño­les.

A me­di­da que los ale­ma­nes se re­ti­ra­ban, las zo­nas de ac­ti­vi­dad gue­rri­lle­ra don­de ac­tua­ban los es­pa­ño­les se tras­la­da­ron pau­la­ti­na­men­te ha­cia Cri­mea. En ese sec­tor del fren­te se pro­du­jo uno de los su­ce­sos más trá­gi­cos. En mar­zo de 1943, un gru­po que ha­bía sal­ta­do en pa­ra­caí­das cer­ca de la lo­ca­li­dad de Shú­bino con la mi­sión de in­fil­trar­se tras las lí­neas ale­ma­nas, fue sor­pren­di­do y com­ple­ta­men­te ani­qui­la­do. Fi­na­li­za­da la Gue­rra, los ha­bi­tan­tes de la lo­ca­li­dad eri­gie­ron un mo­nu­men­to en re­cuer­do de los par­ti­sa­nos es­pa­ño­les.

Un mes más tar­de, el res­to de com­pa­ñe­ros fue­ron con­cen­tra­dos de nue­vo en los al­re­de­do­res de Moscú y en ma­yo de 1943 fue­ron in­te­gra­dos en la 4ª Com­pa­ñía de la OMSBON, cons­ti­tu­yen­do un gru­po de unos qui­nien­tos hom­bres en cu­yo seno no tar­da­ron en sur­gir las di­fe­ren­cias en­tre los dis­ci­pli­na­dos miem­bros del NKVD, fie­les a los dic­ta­dos del PCE, y los in­su­bor­di­na­dos par­ti­sa­nos ba­jo el man­do de Stá­ri­nov y Un­gría. Co­mo re­sul­ta­do de es­te en­fren­ta­mien­to, la di­rec­ción del PCE con­si­guió que las au­to­ri­da­des so­vié­ti­cas or­de­na­sen la retirada de los par­ti­sa­nos es­pa­ño­les de los com­ba­tes, con la es­cu­sa de que si se­guía su “… ge­ne­ro­so tri­bu­to de san­gre se de­bi­li­ta­ría fa­tal­men­te su es­truc­tu­ra y or­ga­ni­za­ción”. A par­tir de ese mo­men­to, que­da­ron a dis­po­si­ción de lo que de­ci­die­se la di­rec­ción del PCE y, en más al­ta ins­tan­cia, Sta­lin. Mu­chos de ellos fue­ron en­via­dos a di­fe­ren­tes aca­de­mias mi­li­ta­res pa­ra com­ple­tar su for­ma­ción y con­ver­tir­se en ofi­cia­les y sub­ofi­cia­les del Ejér­ci­to So­vié­ti­co.

La OMSBON, o Bri­ga­da Mo­to­ri­za­da In­de­pen­dien­te de Fu­si­le­ros de De­sig­na­ción Es­pe­cial, se ocu­pa­ba de in­fil­trar a sus uni­da­des tras las lí­neas enemi­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.