LA LI­BE­RA­CIÓN de París

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Los Libertadores De Europa -

Los es­pa­ño­les de Le­clerc, co­mo lle­ga­ron a ser co­no­ci­dos los in­te­gran­tes

re­pu­bli­ca­nos de la Nue­ve, fue la pun­ta de lan­za de la Di­vi­sión en su ca­mino ha­cia París. La ca­pi­tal fran­ce­sa no era un ob­je­ti­vo es­tra­té­gi­co de las fuer­zas alia­das pe­ro DeGau­lle y Le­clerc con­ven­cie­ron a Ei­sen­ho­wer de que la li­be­ra­ción de París su­pon­dría un im­por­tan­te gol­pe de efec­to que da­ría alas al avan­ce con­tra Ale­ma­nia. El 23 de agos­to, la Nue­ve ha­bía acam­pa­do en Li­mours, po­bla­ción si­tua­da a cua­ren­ta ki­ló­me­tros al Sur de París. El 24 por la ma­ña­na, Le­clerc or­de­nó al ca­pi­tán Dron­ne que al man­do de la Nue­ve avan­za­se ha­cia París. A las ocho y me­dia de la tar­de, los pri­me­ros blin­da­dos en­tra­ban en la ciu­dad por la Puer­ta de Ita­lia sin en­con­trar ape­nas re­sis­ten­cia. Eran exac­ta­men­te las nue­ve y vein­ti­dós mi­nu­tos cuan­do los se­mioru­gas, bau­ti­za­dos con nom­bres tan es­pa­ño­les co­mo Ma­drid, Te­ruel, Guer­ni­ca, Bel­chi­te, Ja­ra­ma, Ebro, Gua­da­la­ja­ra, Bru­ne­te y Qui­chot­te, lle­ga­ron a la Pla­za del Ayun­ta­mien­to. Los apro­xi­ma­da­men­te 120 es­pa­ño­les que los tri­pu­la­ban fue­ron re­ci­bi­dos co­mo hé­roes en­tre aplau­sos, be­sos, flo­res y vino, con las no­tas de la Mar­se­lle­sa de fon­do, in­ter­pre­ta­da por las gar­gan­tas emo­cio­na­das de los pa­ri­si­nos li­be­ra­dos.

Leó Ha­mon, uno de los lí­de­res de la re­sis­ten­cia en la ca­pi­tal fran­ce­sa, fue tes­ti­go de ex­cep­ción de la en­tra­da de los es­pa­ño­les en París. Sus pa­la­bras re­fle­jan la emo­ción y sor­pre­sa de aquel mo­men­to his­tó­ri­co: “…Vi­mos lle­gar ha­cia no­so­tros a dos ofi­cia­les fran­ce­ses. Eran los pri­me­ros ofi­cia­les fran­ce­ses de uni­for­me que veía­mos y se nos sal­ta­ron las lá­gri­mas. Lue­go fui­mos a sa­lu­dar a las tri­pu­la­cio­nes de los tan­ques, pe­ro no ha­bla­ban muy bien el fran­cés: eran re­pu­bli­ca­nos es­pa­ño­les alis­ta­dos en la di­vi­sión de Le­clerc”. Hé­roes en París, los blin­da­dos de Les Es­pag­nols de Le­clerc acom­pa­ña­ron a De Gau­lle en el ho­me­na­je al sol­da­do des­co­no­ci­do que se ce­le­bró el día 26, re­co­rrien­do los Campos Elí­seos. Al día si­guien­te, la Nue­ve acam­pó en el bos­que de Bo­lo­nia, don­de es­tu­vo des­can­san­do y re­po­nien­do fuer­zas has­ta que el día 8 de sep­tiem­bre se pu­so de nue­vo en mar­cha en di­rec­ción ha­cia Ber­lín.

La le­gen­da­ria Nue­ve se abrió pa­so ha­cia el es­te, par­ti­ci­pan­do en los com­ba­tes que tu­vie­ron lu­gar pa­ra li­be­rar Metz y Es­tras­bur­go. El 27 de abril de 1945, la di­vi­sión cru­za el Rhin por un puen­te de bar­ca­zas. En te­rri­to­rio ale­mán, Le­clerc to­ma una de esas de­ci­sio­nes que le hi­cie­ron fa­mo­so por su arro­jo y fal­ta de dis­ci­pli­na. Pues­to que los alia­dos han ce­di­do a los ru­sos el san­grien­to pri­vi­le­gio de ser los pri­me­ros en en­trar en Ber­lín, el ge­ne­ral fran­cés de­ci­de que sus hom­bres ocu­pa­ran el Ni­do de Águi­las, el re­duc­to de Hitler si­tua­do en Berch­tes­ga­den, en los Al­pes ti­ro­le­ses. Mien­tras el grue­so de la di­vi­sión se di­ri­ge ha­cia Mu­nich por Nord­lin­gen y Augs­bur­go, si­guien­do la lí­nea de avan­ce or­de­na­da por el Alto Man­do alia­do, Le­clerc en­vía a va­rios des­ta­ca­men­tos mo­to­ri­za­dos en di­rec­ción al re­fu­gio al­pino, con la Nue­ve en ca­be­za. La co­lum­na atra­vie­sa Stutt­gart, Si­gam­rin­gen (don­de a pun­to es­tu­vie­ron de cru­zar­se con los su­per­vi­vien­tes es­pa­ño­les de la 13ème en­cua­dra­dos en la 5ª Di­vi­sión Blin­da­da), San­gen, y Wil­heim-im-Ober­ba­yern, lle­gan­do a Berch­tes­ga­den el 5 de ma­yo de 1945, dos días an­tes de la ren­di­ción in­con­di­cio­nal de Ale­ma­nia. Cuen­tan que Mar­tín Ber­nal, un an­ti­guo no­vi­lle­ro ara­go­nés que ser­vía en la Nue­ve, fue el pri­me­ro en lle­gar al re­fu­gio aban­do­na­do de Hitler. Cuan­do en­tró en el des­pa­cho per­so­nal del dic­ta­dor, se ba­jó la bra­gue­ta y ori­nó en su si­llón. Ber­nal era uno de los die­ci­séis es­pa­ño­les su­per­vi­vien­tes de to­dos los que ha­bían des­em­bar­ca­do en la pla­ya Utah de Nor­man­día con la di­vi­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.