Es­pa­ño­les en los CAMPOS DE CON­CEN­TRA­CIÓN

Es­pa­ño­les en el cam­po de con­cen­tra­ción de NOS EN­CON­TRA­MOS EN GURS (PI­RI­NEOS ATLÁN­TI­COS), UNA PE­QUE­ÑA PO­BLA­CIÓN DEL SUR DE FRAN­CIA A UNOS 15 KI­LÓ­ME­TROS DE OLORON SAINT MA­RIE Y A 34 DE LA FRON­TE­RA ES­PA­ÑO­LA. EN 1939, DE­BI­DO A LA GUE­RRA CI­VIL, FUE­RON MU­CHAS

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Portada - MI­KEL NA­VA­RRO

E n un primer mo­men­to el go­bierno fran­cés con­tri­bu­yó a cons­truir un cam­po de re­fu­gia­dos pa­ra, ma­yo­ri­ta­ria­men­te, ciu­da­da­nos vas­cos y na­va­rros, da­da su pro­xi­mi­dad. Tras la caí­da del fren­te de Ca­ta­lu­ña la ava­lan­cha de re­fu­gia­dos fue in­con­tro­la­ble y vie­ron en es­te cam­po una po­si­ble me­di­da de sal­va­ción, no so­lo com­ba­tien­tes re­pu­bli­ca­nos, bri­ga­das in­ter­na­cio­na­les, co­mu­nis­tas y anar­quis­tas, sino que mu­cha po­bla­ción ci­vil, tra­ba­ja­do­res con sus fa­mi­lias o agri­cul­to­res que al com­ple­to via­ja­ban has­ta es­te pun­to de en­cuen­tro de na­va­rros, vas­cos, ca­ta­la­nes, ara­go­ne­ses e in­clu­so jie­nen­ses, va­lli­so­le­ta­nos y cán­ta­bros, en­tre otros mu­chos. Per­so­nas de to­da con­di­ción que huían de un fu­tu­ro in­cier­to. El cam­po se ins­ta­la so­bre una lan­da in­sa­lu­bre que per­te­ne­ce a tres mu­ni­ci­pios del va­lle del río Oloron: Gurs, Dog­nen y Pré­chacq-Jos­baig. Se cons­tru­ye en un tiem­po re­cord: 42 días en­tre mar­zo y abril de 1939. Una do­ble red de alam­bre de es­pi­nos en­cie­rra 382 ba­rra­co­nes dis­tri­bui­dos en 13 man­za­nas a un la­do y a otro de la ca­rre­te­ra cen­tral de 1.800 me­tros. Con 60 in­ter­nos por ba­rra­cón, su ca­pa­ci­dad es de 20.000 per­so­nas apro­xi­ma­da­men­te. Lo que en un primer mo­men­to era un cam­pa­men­to pa­ra un so­lo ve­rano se pro­lon­ga du­ran­te seis años. Los ba­rra­co­nes me­dían 24 me­tros de lar­go por seis de an­cho, las pa­re­des y el te­cho - ca­das, con nu­me­ro­sas grie­tas y aber­tu­ras por las que pa­sa­ba el viento, el frío y la llu­via, a pe­sar de que es­ta­ban re­cu­bier­tas de car­tón as­fal­ta­do pa­ra pro­te­ger­las. En su in­te­rior nin­gún equi­pa­mien­to, ni ca­ma, ni es­tan­te­rías, tan so­lo un mon­tón de pa­ja que ha­cía las fun­cio­nes de ca­mas­tro; el que no dis­po­nía de tal lu­jo dor­mía li­te­ral­men­te en el sue­lo. En ca­da man­za­na ha­bía ins­ta­la­cio­nes co­mu­nes: co­ci­nas, le­tri­nas, la­va­bos… Es­ta mi­se­ra­ble ciu­dad de ma­de­ra con­ta­ba con otros “ser­vi­cios” co­mo elec­tri­ci­dad, agua en depósitos de cis­ter­nas, al­ma­ce­nes o co­rreos. Tam­bién ha­bía un “cam­po de de­por­tes”, un “ba­rra­cón­hos­pi­tal” y un ce­men­te­rio.

Los pri­me­ros trans­por­tes lle­gan a la es­ta­ción de Oloron el 2 de abril de 1939. Son lle­va­dos en ca­mio­nes a Gurs. En to­tal 24.530 per­so­nas pasan por es­te lu­gar en 1939. Tres gru­pos de es­pa­ño­les ocu­pan nue­ve de las 13 man­za­nas: los vas­cos (man­za­nas A, B, C y D); los “avia­do­res” (man­za­nas K, L y M) y los otros (man­za­nas E y F). Los vo­lun­ta­rios de las Bri­ga­das In­ter­na­cio­na­les ocu­pan las man­za­nas G, H, I, J. La ma­yor par­te son mi­li­tan­tes co­mu­nis­tas, ori­gi­na­rios de 53 paí­ses que for­ma­ban el gru­po más dis­ci­pli­na­do del cam­po. Los es­pa­ño­les son los prin­ci­pa­les ani­ma­do­res de la vi­da cul­tu­ral, in­te­lec­tual y artística del cam­po.

LO QUE CO­MEN­ZÓ CO­MO UN RE­FU­GIO PA­RA EXI­LIA­DOS PA­SÓ A SER UN CAM­PO DE PRI­SIO­NE­ROS DE GUE­RRA. SEN­CI­LLA­MEN­TE, UN CAM­PO DE CON­CEN­TRA­CIÓN

Den­tro de las man­za­nas la vi­da es un her­vi­de­ro de ac­ti­vi­da­des va­rias, mal or­ga­ni­za­das y sin ape­nas me­dios de nin­gún ti­po. Pri­me­ro se or­ga­ni­zan nom­bran­do a Je­fes de Ba­rra­cón ele­gi­dos por sus com­pa­ñe­ros de for­ma de­mo­crá­ti­ca. Se pro­po­nen co­ci­ne­ros, en­fer­me­ros y car­te­ros. La prio­ri­dad es in­ten­tar me­jo­rar las con­di­cio­nes de vi­da: cons­truir ca­mas, des­ha­cer­se de pio­jos, pul­gas y ra­tas, ca­var po­zos o in­ten­tar dre­nar las ca­lles siem­pre lle­nas de agua y ba­rro. Se es­ta­ble­ce cier­ta vi­da so­cial. Al­gu­nos in­ter­nos se en­te­ran de in­for­ma­cio­nes del ex­te­rior gra­cias a las po­cas vi­si­tas que unos po­cos re­ci­ben del ex­te­rior, otros or­ga­ni­zan cur­sos y con­fe­ren­cias, la es­cul­tu­ra y el di­bu­jo tam­bién son ac­ti­vi­da­des de­man­da­das, así co­mo to­do ti­po de tra­ba­jos ma­nua­les.

Da­do que el cam­po se les es­ta­ba que­dan­do pe­que­ño, de­ci­die­ron am­pliar­lo no sin po­cas pro­tes­tas de la po­bla­ción fran­ce­sa de Gurs, con­tra­ria a es­ta co­mu­na de ba­rra- co­nes. La de­ci­sión de crear un cam­po de re­fu­gia­dos fue mal aco­gi­da en Béarn: los pe­rió­di­cos pro­vin­cia­les se po­si­cio­na­ron en con­tra de la aco­gi­da de exi­lia­dos, la vie­ja po­bla­ción de eco­no­mía ru­ral lo asu­mió con re­ce­lo e in­clu­so lle­gó a ge­ne­rar in­se­gu­ri­dad en­tre los ve­ci­nos: lo vie­ron co­mo un cam­po de ex­tran­je­ros im­pues­to. Pe­ro to­da­vía que­da­ba lo peor con el co­mien­zo de la II Gue­rra Mun­dial.

No era el tí­pi­co cam­po de con­cen­tra­ción al uso, con gran­des torres de vi­gi­lan­cia y ex­tre­mas me­di­das de se­gu­ri­dad. Ha­bía sol­da­dos y alam­bra­das, sí: te­nían una al­tu­ra de y no era di­fí­cil es­ca­par­se, aun­que ape­nas ha­bía ga­ran­tías de su­per­vi­ven­cia. Las ma­las con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas, des­nu­tri­ción e in­sa­lu­bri­dad, can­san­cio y ago­ta­mien­to, ha­cían que la ma­yo­ría de los fu­ga­dos mu­rie­ran de ina­ni­ción, frío o que en po­co tiem­po fue­ran lo­ca­li­za­dos y aba­ti­dos, ya que no ha­bía na­da en va­rios ki­ló­me­tros a la re­don­da. El cam­po es­ta­ba por en­ton­ces des­ar­bo­la­do, ape­nas ha­bía ve­ge­ta­ción y un in­ten­to de fu­ga era prác­ti­ca­men­te una sen­ten­cia de muer­te; na­die lle­ga­ba muy le­jos. Hoy en día ve­mos campos de maíz en don­de an­ta­ño ha­bía ba­rra­co­nes, tam­bién un bos­que os­cu­ro y una pra­de­ra in­fes­ta­da de mos­qui­tos y chin­ches, sue­lo pan­ta­no­so y rui­do de viento. el que pa­sa­ron tan­tas fa­mi­lias, hom­bres, mu­je­res y ni­ños, un pue­blo de mi­se­ria, un

EL ES­TA­DO FRAN­CÉS PRO­MUL­GÓ EL PRIMER ES­TA­TU­TO DE LOS JU­DÍOS Y VICHY INAU­GU­RÓ SU CO­LA­BO­RA­CIÓN CON EL RÉ­GI­MEN NA­ZI

uni­ver­so ce­rra­do se­pa­ra­do del mun­do, sin ár­bo­les ni ver­dor, con ham­bre, frío y an­gus­tia per­ma­nen­tes. Hoy la na­tu­ra­le­za lo cu­bre to­do, o ca­si to­do; uno sien­te ese do­lor me­tro a me­tro, pa­so a pa­so y el pa­sa­do se ha­ce pre­sen­te.

Des­de el co­mien­zo de la pri­ma­ve­ra de 1939 el cam­po co­mien­za a va­ciar­se de­bi­do a que al­gu­nos in­ter­nos son ex­plo­ta­dos co­mo mano de obra ba­ra­ta pa­ra las ne­ce­si­da­des de la eco­no­mía lo­cal. A par­tir de ma­yo y ju­nio de 1939 mu­chos son de­por­ta­dos, más de 6.000 es­pa­ño­les, de los cua­les unos son en­car­ce­la­dos, otros eje­cu­ta­dos y al­gu­nos in­clu­so uti­li­za­dos pa­ra tra­ba­jos for­zo­sos por el ré­gi­men fran­quis­ta, prin­ci­pal­men­te en la­bo­res de cons­truc­ción y as­fal­ta­do de ca­rre­te­ras. Se tie­ne cons­tan­cia de 2.354 - di­cio­nes de es­cla­vi­tud. Un ejem­plo de ello lo te­ne­mos en Na­va­rra, cer­ca de Fran­cia, con la cons­truc­ción de la ca­rre­te­ra de Igal a Vi­dán­goz en­tre 1939 y 1941. Re­cien­te­men­te, en ju­nio de 2009, fue­ron ho­me­na­jea­dos en di­chas lo­ca­li­da­des ocho su­per­vi­vien­tes de aque­llos 2.354, que hoy cuen­tan con eda­des com­pren­di­das en­tre los 92 y los 94 años. En di­cho ho­me­na­je apor­ta­ron emo­ti­vos re­cuer­dos y testimonios di­rec­tos de tra­ba­jos for­za­dos, ham­bre, en­fer­me­da­des y pe­nu­rias. Tam­bién se en­con­tra­ban pre­sen­tes las viu­das de mu­chos de es­tos hom­bres, que re­cor­da­ban aque­llos tiem­pos. Uno de los pue­blos más cas­ti­ga­dos fue Ses­tao, que con­ta­ba con el ma­yor nú­me­ro de pre­sos tra­ba­jan­do en es­tas con­di­cio­nes, tam­bién mu­chos ara­go­ne­ses, na­va­rros y ca­ta­la­nes. La ca­rre­te­ra en­tre es­tas dos lo­ca­li­da­des del Pi­ri­neo oc­ci­den­tal, en el que tra­ba­ja­ron más de 20.000 pri­sio­ne­ros en con­di­cio­nes ex­tre­mas, con cas­ti­gos que lle­ga­ron a pro­vo­car la muer­te.

El 2 de sep­tiem­bre de 1939 Fran­cia e In­gla­te­rra de­cla­ran la gue­rra al III Reich. Pa­ra sus­ti­tuir a los mo­vi­li­za­dos en los campos o en las fá­bri­cas, se re­cu­rre a los in­ter­nos de Gurs. En oto­ño el cam­pa­men­to se va­cía ca­si por com­ple­to. Sus úl­ti­mios re­si­den­tes son mo­vi­li­za­dos por el ejér­ci­to fran­cés a las Cam­pa­ñas de Tra­ba­ja­do­res ex­tran­je­ros y se des­ti­nan al fren­te en la lí­nea Ma­gi­not. Los bri­ga­dis­tas re­cha­zan es­te alis­ta­mien­to y per­ma­ne­cen en el cam­po has­ta ma­yo de 1940.

- cia con Ale­ma­nia hi­zo que el ré­gi­men de Vichy vie­ra con bue­nos ojos que el cam­po de re­fu­gia­dos pa­ra es­pa­ño­les aco­gie­ra a otros in­ter­nos; y lo que co­men­zó co­mo un re­fu­gio pa­ra exi­lia­dos pa­só a ser un cam­po de pri­sio­ne­ros de gue­rra. Sen­ci­lla­men­te, un cam­po de con­cen­tra­ción. Co­men­zó el tras­la­do a es­te lu­gar de pre­sos co­mu­nes, ju­díos ale­ma­nes, opo­si­to­res de iz­quier­das, ho­mo­se­xua­les, gi­ta­nos… Los lla­ma­dos “in­de­sea­bles”. Se abre así la se­gun­da par­te de es­te cam­po de in­faus­to re­cuer­do. El ata­que ale­mán del 10 de ma­yo de 1940 inau­gu­ra el se­gun­do pe­río­do de la historia del cam­po de Gurs. Le­jos de ce­rrar es­te lu­gar ya de­te­rio­ra­do, el Go­bierno de la III Re­pú­bli­ca de­ci­de en­viar allí, co­mo me­di­da de se­gu­ri­dad na- cio­nal, a los súb­di­tos de los paí­ses enemi­gos, de­te­ni­dos en la re­gión pa­ri­si­na y de­cla­ra­dos “in­de­sea­bles”. Se tra­ta en su ma­yo­ría de mu­je­res y ni­ños ale­ma­nes, aus­tria­cos y po­la­cos de ori­gen ju­dío que ha­bían de­ci­di­do huir de las per­se­cu­cio­nes en sus paí­ses, in­ten­tan­do re­fu­giar­se en Fran­cia. En­tre ellos ju­dío Han­na Arendt, una de las men­tes más se unen a es­ta olea­da co­mu­nis­tas fran­ce­ses, es­pa­ño­les re­pu­bli­ca­nos y gi­ta­nos fran­ce­ses. El nú­me­ro de los in­ter­nos pa­sa bru­tal­men­te de 1.500 a 12.000.

El 3 de oc­tu­bre de 1940, el es­ta­do fran­cés pro­mul­ga un primer es­ta­tu­to de los ju­díos. Vichy inau­gu­ra de es­ta ma­ne­ra su co­la­bo­ra­ción con el ré­gi­men na­zi. En la zo­na li­bre, las au­to­ri­da­des re­ci­ben la or­den de cen­sar a to­dos los ju­díos, apar­tar­los de sus fun­cio­nes, de­te­ner­los e in­ter­nar­los pa­ra, más tar­de, ser de­por­tar­los, mu­chos de ellos des­de Gurs a campos de ex­ter­mi­nio co­mo Ausch­witz. El go­bierno fran­cés de Vichy ya ha­bía pre­pa­ra­do e ins­ti­tu­cio­na­li­za­do es­te he­cho pa­ra cuan­do Hitler y los su­yos lo de Wann­see el 20 de enero de 1942.

Las au­to­ri­da­des na­zis que ad­mi­nis­tran el país de Ba­den, el Sa­rre y el Pa­la­ti­na­do - oc­tu­bre de 1940 fue­ron de­te­ni­dos 6.538 ju­díos (hom­bres, mu­je­res y ni­ños) pa­ra tras­la-

dar­los a Gurs. Du­ran­te los si­guien­tes me­ses otros ju­díos ex­tran­je­ros son cap­tu­ra­dos y lle­va­dos has­ta es­te cam­po. En to­tal, 18.185 per­so­nas en­tre el 24 de oc­tu­bre de 1940 y el 1 de no­viem­bre de 1943. Du­ran­te el primer in­vierno mue­ren 800 ju­díos y otros 238 fa­lle­cen des­pués. A par­tir de 1942 co­mien­zan las de­por­ta­cio­nes ha­cia los campos de ex­ter­mi­nio. Las “sa­cas” se ha­cían me­dian­te una es­tu­dia­da red fe­rro­via­ria; tes­ti­go de ello son las vías que hoy po­de­mos ver en Gurs.

Se es­ta­ble­ce una red de campos en la Fran­cia de Vichy, un au­tén­ti­co ar­chi­pié­la­go de campos “es­pe­cia­li­za­dos”. Ejem­plo de ello lo en­con­tra­mos en el cam­po de Les Mi­lles (Emi­gra­ción), Brens (In­ter­na­mien­to de mu­je­res), Sa­liers (In­ter­na­mien­to de gi­ta­nos), Cam­po de Noé (Ba­rra­co­nes-Hos­pi­ta­les), El Ver­net (Cam­po re­pre­si­vo), o los de Ri­ve­sal­tes, Sept­fonds, Ne­xo…, etc. En to­tal al­re­de­dor de un cen­te­nar de es­tos ho­rri­bles campos de in­ter­na­mien­to.

Des­de el primer día las au­to­ri­da­des fran­ce­sas se en­car­ga­ron de la ad­mi­nis­tra­ción y vi­gi­lan­cia del cam­po de Gurs. En prin­ci­pio - cio del 22 de ju­nio de 1940, cuan­do se en­car­ga­ron de ello la Guar­dia mó­vil (Cuer­po de Gen­dar­me­ría De­par­ta­men­tal) y tam­bién ci­vi­les con­tra­ta­dos de la pro­pia re­gión. El res­pon­sa­ble de la ad­mi­nis­tra­ción es el je­fe de cam­po, un fun­cio­na­rio del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, in­ter­lo­cu­tor di­rec­to del pre­fec­to. Ad­mi­nis­tra el per­so­nal, el abas­te­ci­mien­to y los bie­nes de los in­ter­nos. El ser­vi­cio de se­gu­ri­dad se en­car­ga de la bu­ro­cra­cia pro­pia de los tras­la­dos y li­be­ra­ción, tra­mi­tan­do ta­les ex­pe­dien­tes. El ser­vi­cio sa­ni­ta­rio dis­po­ne de un “hos­pi­tal” de ma­de­ra en mal es­ta­do. An­te ta­les con­di­cio­nes, los pri­sio­ne­ros in­ten­tan or­ga­ni­zar­se pa­ra, de al­gu­na ma­ne­ra, “opo­ner re­sis­ten­cia”: es cues­tión de su­per­vi­ven­cia. La re­li­gión y di­ver­sas for­mas de pen­sa­mien­to co­bran ma­yor im­por­tan­cia, así co­mo el arrai­go cul­tu­ral y la de­fen­sa de los va­lo­res hu­ma­nos. Co­mien­zan a es­cri­bir, pin­tar, di­bu­jar y to­car ins­tru­men­tos mu­chas ve­ces ela­bo­ra­dos por ellos mis­mos de for­ma ar­te­sa­nal. Com­po­nen can­cio­nes, poe­mas y has­ta obras de tea­tro. Lo que en su an­te­rior vi­da co­ti­dia­na era al­go se­cun­da­rio en el cam­po adop­ta una im­por­tan­cia vi­tal. Du­ran­te tres años, en es­te mun­do ce­rra­do, el te­ma cen­tral de di­chas obras es el su­fri­mien­to.

En cuan­to a la pre­ca­ria ali­men­ta­ción que re­ci­ben, el ju­dío le­tón Ar­ka­dius Herc­felds nos di­ce: “La co­mi­da se com­po­nía de una es­pe­cie de ca­fé a las 7 de la ma­ña­na, des­pués a las 11:30 una so­pa (más bien agua ca­lien­te), a ve­ces un po­co de le­gum­bre con al­gún tro­zo de car­ne ca­si siem­pre en mal es­ta­do. La ra­ción de pan era de 250 gra­mos, la ra­ción de azú­car ape­nas una cu­cha­ra­di­ta. Una vez por se­ma­na se re­par­tía me­dio li­tro de vino, y a las 17.30 se re­par­tía to­pi­nam­bu­res, al­go que trae muy mal re­cuer­do, una es­pe­cie de tu­bércu­lo em­pa­ren­ta­do con el bo­nia­to muy tí­pi­co de las car­ti­llas de ra­cio­na­mien­to de la épo­ca. Con to­do es­to ob­te­nías la can­ti­dad jus­ta y ne­ce­sa­ria pa­ra man­te­ner­te con un so­plo de vi­da”. Es­te ju­dío le­tón es­tu­vo in­ter­na­do des­de el 20 de fe­bre­ro has­ta el 17 de mar­zo de 1943.

Eu­gen Ne­ter re­cuer­da lo si­guien­te de su pa­so por Gurs: “En cuan­to sa­lía­mos del ba­rra­cón nos hun­día­mos en un sue­lo es­pon­jo­so has­ta los to­bi­llos, y a ve­ces más pro­fun­da­men­te to­da­vía. A me­nu­do ayu­da­ba a mu­chos a sa­lir de aque­lla cloa­ca de la que no se li­bra­ban por sus pro­pios me­dios, al­gu­nos pe­dían ayu­da. Ape­nas po­días ca­mi­nar y el que se aven­tu­ra­ba ter­mi­na­ba con los pies em­pa­pa­dos por com­ple­to”.

An­te la mi­se­ria y el ais­la­mien­to ca­si to­tal de los in­ter­nos, al­gu­nas per­so­nas in­ten­ta­ron ayu­dar. Pa­ra ello era ne­ce­sa­ria una au­to­ri­za­ción es­pe­cial del je­fe de cam-

A FI­NA­LES DE OC­TU­BRE DE 1940 SE DE­CI­DE DE­TE­NER A 6.538 JU­DÍOS PA­RA TRAS­LA­DAR­LOS A GURS. DU­RAN­TE LOS SI­GUIEN­TES ME­SES OTROS JU­DÍOS FUE­RON CAP­TU­RA­DOS

po, que no la da­ba has­ta cer­cio­rar­se que el de­man­dan­te no era una po­si­ble cau­sa - das con ca­rác­ter re­li­gio­so. Or­ga­ni­za­cio­nes co­mo el So­co­rro Pro­tes­tan­te (Ma­de­lei­ne Ba­dot crea el CIMADE en Gurs), el So­co­rro sui­zo pa­ra los ni­ños (Els­beth Kasser), el So­co­rro ”Qua­ker” y el OSE (Obra de so­co­rro a los ni­ños). No ol­vi­de­mos que en el cam­po ha­bía mu­chos ni­ños que trá­gi­ca­men­te fa­lle­cían, al­gu­nos in­clu­so al po­co de na­cer. Los in­ter­nos con­si­de­ra­ban que la la­bor de aque­llos vo­lun­ta­rios era una es­pe­cie de re­ga­lo di­vino que acen­tua­ba su es­pe­ran­za y les ha­cía creer y te­ner fe. Des­pués de las de­por­ta­cio­nes de 1942 ha­cia campos de ex­ter­mi­nio, mu­chos de es­tos vo­lun­ta­rios aban­do­na­ron el lu­gar, de­ses­pe­ra­dos. EL ÁN­GEL DE GURS La ci­ta­da Els­beth Kasser es re­cor­da­da co­mo una luz en la os­cu­ri­dad del cam­po. Es­ta vo­lun­ta­ria sui­za fue lla­ma­da “El án­gel de Gurs”, y hoy en día po­de­mos apre­ciar su pe­que­ño ba­rra­cón per­so­nal, una dis­cre­ta ca­ba­ña de ma­de­ra que si­gue en pie tal cual se en­con­tra­ba en su día. Se tra­ta del más pe­que­ño de to­dos los ba­rra­co­nes de la ayu­da que lle­gó des­de Sui­za. La en­fer­me­ra Kasser or­ga­ni­zó un su­mi­nis­tro es­pe­cial de le­che pa­ra los ni­ños del cam­pa­men­to, pe­que­ños lac­tan­tes que sus ma­dres, de­bi­do a la des­nu­tri­ción, ni si­quie­ra po­dían ali­men­tar. El Án­gel de Gurs sal­vó mu­chas vi­das y se preo­cu­pó de to­dos y ca­da uno de los pe­que­ños. Por su ama­bi­li­dad, por su im­pli­ca­ción y ener­gía, por el ca­ri­ño y dul­zu­ra de Ama­ba a los ni­ños, les en­se­ña­ba a leer, ju­ga­ba con ellos y les can­ta­ba can­cio­nes. Els­beth Kasser apor­tó un hi­lo de es­pe­ran­za al cam­po, aun­que no pu­do evi­tar mu­chas de las pe­nu­rias ni las ho­rri­bles de­por­ta­cio­nes. LAS DE­POR­TA­CIO­NES Los acon­te­ci­mien­tos más trau­má­ti­cos de la historia del cam­po fue­ron las de­por­ta­cio­nes. En sie­te me­ses, del 6 de agos­to de 1942 al 3 de mar­zo de 1943, seis con­vo­yes en­via­ron a 3.937 in­ter­nos ju­díos ha­cia Drancy, úl­ti­ma eta­pa an­tes de Ausch­wit­zBir­ke­nau. Las ac­ti­vi­da­des ar­tís­ti­cas, cul­tu­ra­les y re­li­gio­sas ce­san por com­ple­to y el mie­do atroz se apo­de­ra de los gur­siens. Só­lo que­da es­pe­rar a ser el pró­xi­mo de la lis­ta. Vi­vir con esa ten­sión es ya una sen­ten­cia de muer­te. Se­gún nos re­la­ta la vo­lun­ta­ria pro­tes­tan­te Jean­ne Merle d’Au­big­né: “El 6 de agos­to de 1942 pe­dí per­mi­so pa­ra pa­sar la no­che con ellos, se me con­ce­dió, es­ta­ban allí sen­ta­dos con su po­bre ha­ti­llo, cons­ter­na­dos, ago­bia­dos e in­mó­vi­les. Pa­re­cían ha­ber per­di­do to­das sus fuer­zas, to­da po­si­bi­li­dad de ex­pre­sar­se. Al­gu­nos pa­re­cían ya muer­tos, otros te­nían ca­ra ago­ni­zan­te. Al­gu­nos reac­cio­na­ron y me di­je­ron: ‘Así es co­mo nos tra­ta Fran­cia’. Bus­qué ca­ras co­no­ci­das. En po­cas ho­ras mu­chos se ha­bían vuel­to irre­co­no­ci­bles. Al fon­do re­co­no­cí dos si­lue­tas de pie, con la in­sig­nia ju­día bien a la vis­ta. Al ver­los así les ma­ni­fes­té mi ad­mi­ra­ción; res­pon­die­ron re­ci­tan­do el Sal­mo 130: ‘Des­de la pro­fun­di­dad del abis­mo, Se­ñor, es­cu­cha mi voz’. Las lá­gri­mas in­va­die­ron mis ojos... Lue­go em­bar­ca­ron en el con­voy”. LOS ÚL­TI­MOS ME­SES a un cen­te­nar de pri­sio­ne­ros. En la no­che del 25 de sep­tiem­bre dos gru­pos de di­si­den­tes de la re­sis­ten­cia del ejér­ci­to se­cre­to de Pau y Mau­león ase­dian el cam­po, neu­tra­li­zan a los guar­dias y se lle­van to­das las ar­mas al­ma­ce­na­das. El je­fe del cam­po es des­ti­tui­do, así co­mo va­rios guar­dias. El mi­nis­te­rio del In­te­rior de­ci­de di­sol­ver el cam­po el 1 de no­viem­bre de 1943. Sin em­bar­go, no cie­rra, sino que se man­tie­ne en pre­vi­sión de ser neu­tra­li­za­do más ade­lan­te. El 9 de abril de 1944 re­ci­be a 78 gi­ta­nos y el 5 de ju­nio a 151 mu­je­res que vie­nen del cam­po de Brens en Tarn. To­dos se es­ca­pan

EL PRO­YEC­TO DE HA­BI­LI­TA­CIÓN CON­SIS­TE EN UNA SEN­CI­LLA ES­TRUC­TU­RA QUE AYU­DA AL VI­SI­TAN­TE A SI­TUAR­SE EN AQUE­LLOS TRÁ­GI­COS DÍAS

el 25 de ju­nio cuan­do las tro­pas ale­ma­nas ata­can a la re­sis­ten­cia del hos­pi­tal de Saint Blai­se, a cin­co ki­ló­me­tros de Gurs y al ver que pre­via­men­te los guar­dias han hui­do. Las si­guien­tes se­ma­nas se desa­rro­llan en­tre una gran con­fu­sión. Na­die tie­ne au­to­ri­dad en Gurs. Por un la­do es­tá la re­sis­ten­cia y cam­po se con­vier­te en un caos y 310 sol­da­dos ale­ma­nes son cap­tu­ra­dos en As­pe por la re­sis­ten­cia y en­ce­rra­dos en una par­te del cam­po de Gurs. Por otro la­do, el nue­vo pre­fec­to ha­bía or­de­na­do en­car­ce­lar a 1.585 “co­la­bo­ra­cio­nis­tas” sos­pe­cho­sos de es­tra­per­lo y erro­res ad­mi­nis­tra­ti­vos. Ade­más 1.475 an­ti­guos in­ter­nos es­pa­ño­les y ex­com­ba­tien­tes de la re­pú­bli­ca, aho­ra mu­chos de la re­sis­ten­cia fran­ce­sa, de nue­vo son en­ce­rra­dos. Se da la pa­ra­do­ja que por mo­men­tos com­par­ten cam­po de pri­sio­ne­ros enemi­gos de uno y otro ban­do.

El 31 de di­ciem­bre de 1945 se cie­rra la ad­mi­nis­tra­ción fran­ce­sa in­ten­ta si­len­ciar el asun­to que­man­do par­te del cam­po en 1950 co­mo me­di­da de sa­lu­bri­dad y plan­tan­do ár­bo­les. Afor­tu­na­da­men­te, y de unos años a es­ta par­te, aso­cia­cio­nes co­mo Ami­cal Gurs (Ami­gos de Gurs) in­ten­tan res­ca­tar del ol­vi­do es­tos abe­rran­tes he­chos pa­ra dar­los a co­no­cer y con­cien­ciar a fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes, hon­ran­do la me­mo­ria de los que allí lu­cha­ron por la li­ber­tad y la vi­da. HA­BI­LI­TA­CIÓN DEL CAM­PO La me­mo­ria des­pier­ta le­ve­men­te en 1962 cuan­do el con­sis­to­rio del País de Ba­den y sus ciu­da­da­nos res­tau­ran el ce­men­te­rio de los de­por­ta­dos. Las ce­re­mo­nias y los ac­tos de ho­me­na­je tie­nen por en­ton­ces un eco con­si­de­ra­ble. Gra­cias a la crea­ción en 1980 de la Aso­cia­ción de ami­gos del cam­po de Gurs, co­mien­za un tra­ba­jo de reha­bi­li­ta­ción del cam­po y de la me­mo­ria, acon­di­cio­nan­do el lu­gar pa­ra su vi­si­ta y cons­tru­yen­do di­fe­ren­tes mo­nu­men­tos en re­cuer­do y con­me­mo­ra­ción de los fa­lle­ci­dos. Po­co a po­co, gra­cias a es­te tra­ba­jo se va asu­mien­do la ver­dad del cam­po de Gurs co­mo uno de los prin­ci­pa­les es­la­bo­nes de la de­por­ta­ción. Es­to ori­gi­na que en 1994 sea ele­gi­do pa­ra aco­ger el Mo­nu­men­to Na­cio­nal del In­ter­na­mien­to. La im­pli­ca­ción es ma­yor y los po­de­res pú­bli­cos sos­tie­nen las ini­cia­ti­vas lo­ca­les, es­pe­cial­men­te las de la Aso­cia­ción, las del mu­ni­ci­pio de Gurs y las de la Co­mu­ni­dad de Mu­ni­ci­pios de Na­va­rrenx.

El pro­yec­to de ha­bi­li­ta­ción con­sis­te en una sen­ci­lla es­truc­tu­ra que ayu­da al vi­si­tan­te a si­tuar­se en aque­llos trá­gi­cos días, se com­po­ne prin­ci­pal­men­te de tres es­truc­tu­ras. Dos sen­de­ros con re­fe­ren­cias ex­pli­ca­ti­vas a mo­do de pe­que­ños car­te­les ex­pli­can la historia del cam­po, ha­cien­do un re­co­rri­do que, sin du­da, im­pac­ta al ca­mi­nan­te. Una ba­rra­ca de in­ter­nos ha si­do re­cons­trui­da a ima­gen y se­me­jan­za de la que hu­bo en ese mis­mo lu­gar, la­bor rea­li­za­da por los alum­nos del Li­ceo Pro­fe­sio­nal de Ge­los. LA EN­TRA­DA Al en­trar en el cam­po un pe­que­ño apar­ca­mien­to fa­ci­li­ta el es­ta­cio­na­mien­to del

EN NUES­TRO VIA­JE, NOS LLA­MÓ LA ATEN­CIÓN EL HE­CHO DE QUE SO­BRE LA UBI­CA­CIÓN DE AN­TI­GUOS BA­RRA­CO­NES HOY SE LE­VAN­TEN AL­GU­NOS CHA­LETS TÍ­PI­COS DE CAM­PI­ÑA FRAN­CE­SA

vehícu­lo. La en­tra­da es li­bre. Un pa­be­llón se­mi­cu­bier­to nos da la bien­ve­ni­da. En él se lee: “Camp de Gurs”. El pa­be­llón de aco­gi­da es di­dác­ti­co, hay cua­dros que re­pre­sen­tan si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas, fo­to­gra­fías de la épo­ca, uten­si­lios he­chos por los in­ter­nos, o car­te­les ex­pli­ca­ti­vos so­bre el lu­gar. El área es­tá do­ta­da de ser­vi­cios co­mo la­va­bos. Las ma­te­rias em­plea­das for­man par­te de la me­mo­ria del cam­po, las ta­blas de ma­de­ra re­cuer­dan los ba­rra­co­nes de los la vi­da dia­ria, y el me­tal oxi­da­do sim­bo­li­za el es­fuer­zo de los afec­ta­dos.

Una pa­sa­re­la de ma­de­ra se le­van­ta so­bre el te­rreno pa­ra di­ri­gir­nos por un ca­mino de so­le­dad, si­len­cio y tris­te­za. Ha­cien­do es­te re­co­rri­do, son mu­chas las sen­sa­cio­nes que ex­pe­ri­men­ta el vi­si­tan­te, que pue­de ver la es­truc­tu­ra de las ba­rra­cas y el mo­do en el que es­ta­ban ali­nea­das, así co­mo un ba­rra­cón a es­ca­la del ori­gi­nal que es­tre­me­ce y por el que uno se pue­de aven­tu­rar (una vez allí, diré que no to­do el mun­do pa­sa por den­tro). Exis­te la op­ción de se­guir ade­lan­te, ya que el sen­de­ro ha­ce que se ca­mi­ne por el in­te pue­de bor­dear por la ca­rre­te­ra del bos­que. El re­co­rri­do es ex­pli­ca­ti­vo y hay car­te­les que ayu­dan a co­no­cer me­jor la historia del cam­po. Un to­tal de 21 pa­ne­les re­par­ti­dos por el ca­mino de for­ma or­de­na­da. EL SEN­DE­RO DE LA ME­MO­RIA Al pa­sar el pa­be­llón de en­tra­da uno se en­cuen­tra con un ca­mino pea­to­nal que bor­dea unas ca­si­tas y un gran mai­zal. Me lla­mó la aten­ción el he­cho que so­bre la ubi­ca­ción de an­ti­guos ba­rra­co­nes hoy se le­van­ten al­gu­nos cha­lets tí­pi­cos de cam­pi­ña fran­ce­sa. Jun­to a ellas una es­ca­lo­frian­te vía de tren, re­cons­truc­ción de la te­rri­ble red fe­rro­via­ria que da­ba sa­li­da ha­cia los campos de ex­ter­mi­nio; hoy esa vía muer­ta es tes­ti­go mu­do de un pa­sa­do atroz.

El ca­mino nos lle­va ha­cia un cru­ce de ca­mi­nos en el nos en­con­tra­mos la an­ti­gua ca­sa de la vo­lun­ta­ria sui­za El­beth Kas­se. Si va­mos ha­cia la iz­quier­da nos en­con­tra­re­mos con el sen­de­ro his­tó­ri­co en di­rec­ción al bos­que. En di­cha ca­ba­ña ve­mos ins­crip­cio­nes en di­fe­ren­tes idio­mas, por ejem­plo una fra­se que no de­ja in­di­fe­ren­te: “Más va­le en­cen­der una luz que que­jar­se de la os­cu­ri­dad”. Un mo­nu­men­to pé­treo se le­van­ta jun­to a la ca­ba­ña y cer­ca de és­ta. Allí vol­ve­mos a la vía que ter­mi­na jun­to a la es­truc­tu­ra de un ba­rra­cón. Y a su de­re­cha apre­cia­mos unas es­truc­tu­ras de hor­mi­gón en el sue­lo: son los an­ti­guos ci­mien­tos del de­pó­si­to de agua. Jun­to a ese pun­to hay un emo­ti­vo bro­te del ár­bol de Guer­ni­ca, sem­bra­do allí con la si­guien­te ins­crip­ción: “Re­to­ño del ár­bol de Ger­ni­ka, sím­bo­lo del com­pro­mi­so del Pue­blo Vas­co con la li­ber­tad y la de­mo­cra­cia”. Si se­gui­mos ca­mi­nan­do, lle­ga­mos al ce­men­te­rio ju­dío. A la en­tra­da, me sor­pren­do al ver una maleta es­cul­pi­da en pie­dra con la ins­crip­ción de Gurs. EL CE­MEN­TE­RIO En el ce­men­te­rio des­can­san 1.073 hom­bres, mu­je­res y ni­ños muer­tos en el cam­po des­de 1939 a 1943. Se le­van­tan dos ti­pos de es­te­las, la de los es­pa­ño­les y vo­lun­ta­rios de las Bri­ga­das In­ter­na­cio­na­les, y la de los ju­díos, pro­ve­nien­tes prin­ci­pal­men­te de Aus­tria, Ale­ma­nia y Po­lo­nia. A la en­tra­da, se re­co­mien­da res­pe­tar las cos­tum­bres del pue­blo he­breo, de­bi­do a que la ma­yor par­te de los en­te­rra­dos son ju­díos, lle­van­do la ca­be­za cu­bier­ta y de­po­si­tan­do en las tum­bas pie­dre­ci­tas en va­rios mo­no­li­tos hon­ran­do la me­mo­ria de los fa­lle­ci­dos es­pa­ño­les y ju­díos.

A LA EN­TRA­DA DEL CE­MEN­TE­RIO, SE RE­CO­MIEN­DA RES­PE­TAR LAS COS­TUM­BRES DEL PUE­BLO HE­BREO, DE­BI­DO A QUE LA MA­YOR PAR­TE DE LOS EN­TE­RRA­DOS SON JU­DÍOS

LA ASO­CIA­CIÓN DEL CAM­PO DE GURS Fue crea­da en 1980 por an­ti­guos in­ter­nos que no que­rían que el cam­po ca­ye­se en el ol­vi­do. Gra­cias a es­ta aso­cia­ción hoy en día es­ta­mos co­no­cien­do la ver­dad de lo su­ce­di­do, tras tan­tos años ocul­ta­da. La aso­cia­ción es­tá for­ma­da por es­pa­ño­les re­pu­bli­ca­nos, an­ti­guos com­ba­tien­tes, fa­mi­lias de agri­cul­to­res, tra­ba­ja­do­res, Bri­ga­das In­ter­na­cio­na­les, co­mu­nis­tas fran­ce­ses y ju­díos ale­ma­nes in­ter­na­dos por la Fran­cia de Vichy. Es­tos hom­bres y mu­je­res con­si­de­ra­ban que, más allá de sus di­fe­ren­cias de opi­nión po­lí­ti­ca, re­li­gión u or­den so­cial, re­pre­sen­ta­ban una co­mu­ni­dad hu­ma­na, uni­da por una ver­da­de­ra fra­ter­ni­dad. Her­ma­nos de in­ter­na­mien­to, pa­de­ci­mien­to y ex­clu­sión. To­do ello sir­ve co­mo ejem­plo de unión pa­ra ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras. La Aso­cia­ción del Cam­po de Gurs lu­cha sin des­can­so en bus­ca de la ver­dad y el res­ca­te de la me­mo­ria que otros han in­ten­ta­do ocul­tar o sim­ple­men­te ig­no­rar. EL CAM­PO DE LOS ES­PA­ÑO­LES Co­mo ex­pe­rien­cia pro­pia, y a tí­tu­lo per­so­nal, diré que el via­je a Gurs es un via­je en el tiem­po, un re­torno a la me­mo­ria que allí se ha­ce más pre­sen­te que nun­ca. De ca­mino a es­ta lo­ca­li­dad fran­ce­sa, pa­san­do por Mau­león te en­cuen­tras con trá­gi­cos acon­te­ci­mien­tos en los bor­des de las ca­rre­te­ras, co­mo la es­te­la de pie­dra ador­na­da la Gen­dar­me­rie, Pie­rre Gra­ze­ma­jor, ase­si­na­do por los ale­ma­nes el 14 de agos­to de 1944, o con pla­zas lla­ma­das “Re­sis­ten­cia”. Pre­gun­tan­do có­mo lle­gar al lu­gar una se­ño­ra me res­pon­dió: “¿Bus­cas el cam­po de los es­pa­ño­les?”. Es ex­tra­ño que he­chos de es­ta mag­ni­tud sean ape­nas co­no­ci­dos. Al lle­gar a nues­tro des­tino, nos in­va­de una pro­fun­da con­tra­po­si­ción, un ejem­plo de lu­cha ad­mi­ra­ble pa­ra to­dos aque­llos que de­ja­ron sus vi­das en aque­lla in­com­pren­sión a mo­do de cam­po. Son sen­sa­cio­nes muy di­fí­ci­les de ex­pre­sar, en su ma­yo­ría aso­cia­das a con­cep­tos co­mo in­dig­na­ción o re­pul­sa. Uno se ve en la ne­ce­si­dad de in­ten­tar ha­cer al­go pa­ra, al­gún mo­do ayu­dar a esos ni­ños del pa­sa­do. Mien­tras es­cri­bo es­tas lí­neas re­cuer­do una y otra vez la tum­ba de una po­bre ni­ña de ape­nas un año. Es­te reportaje va de­di­ca­do a ella, de nom­bre Bea­triz Pa­rra Ote­ro (1942-1942), y a to­dos los que su­frie­ron la in­jus­ti­cia de aquel des­pro­pó­si­to.

Dos fo­to­gra­fías to­ma­das en el cam­po du­ran­te los os­cu­ros años de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, cuan­do Gurs se con­vir­tió en un te­rri­ble em­ble­ma de la de­por­ta­ción y, tam­bién, de la ne­ce­dad y el odio hu­ma­nos.

So­bre es­tas lí­neas, un des­fi­le en el cam­po, y, a la de­re­cha, un ejem­plo de la la­bor hu­ma­ni­ta­ria lle­va­da a ca­bo por sus mis­mos in­ter­nos y por en­fer­me­ras co­mo la lla­ma­da “Án­gel de Gurs”.

A la iz­quier­da, un mo­nu­men­to con­me­mo­ra­ti­vo a la me­mo­ria de to­dos los ju­díos de­por­ta­dos y a las 1.250 víc­ti­mas de ese cre­do que re­po­san en el ce­men­te­rio de Gurs, víc­ti­mas de la bar­ba­rie na­zi.

A la de­re­cha, uno de los ba­rra­co­nes, me­mo­ria viva de un ho­rror que la Aso­cia­ción del Cam­po de Gurs ha ayu­da­do a pre­ser­var pa­ra que no vuel­va a re­pe­tir­se nun­ca más.

A la iz­quier­da, las vías de fe­rro­ca­rril, que trans­por­ta­ban a los pri­sio­ne­ros de di­ver­sas na­cio­na­li­da­des co­mo mer­can­cías. Su per­vi­ven­cia, otro ras­tro de la cruel­dad na­zi, fue evo­ca­da ma­gis­tral­men­te por el do­cu­men­tal de Alain Res­nais No­che y Nie­bla. A la de­re­cha, una pla­ca que re­cuer­da la pre­sen­cia de bri­ga­dis­tas in­ter­na­cio­na­les en el cam­po fran­cés de Gurs.

En el ce­men­te­rio de Gurs ya­cen los res­tos de 1.073 hom­bres, mu­je­res y ni­ños muer­tos en el cam­po en­tre 1939 y 1943.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.