L A GUE­RRA CI­VIL FUE CO­MO UN PRÓ­LO­GO DE LA SE­GUN­DA GUE­RRA MUN­DIAL

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Editorial - Bruno Car­de­ño­sa Di­rec­tor @His­to­riaI­be­ria

Es­pa­ña de­ci­dió ser neu­tral en el ma­yor con­flic­to bé­li­co de to­dos los tiem­pos, lo que no sig­ni­fi­có que el go­bierno no es­tu­vie­ra de un la­do y tu­vie­ra sus “fa­vo­ri­tos”. Gra­cias a ellos, en­tre los cien mi­llo­nes de muer­tos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial no hu­bo es­pa­ño­les. Al­go es al­go, pe­ro ese al­go no tie­ne que os­cu­re­cer la ver­dad.

En el la­do bueno, des­de lue­go que hay que ci­tar, y tie­ne que es­tar des­ta­ca­do por en­ci­ma de to­do, hu­bo nu­me­ro­sas per­so­nas que gra­cias a su cir­cuns­tan­cia, fue­ra cual fue­ra, sal­va­ron la vi­da de mu­chas per

so­nas –y no una ni dos, sino mi­les y mi­les- que si no lle­ga a ser por ellos hu­bie­ran muer­to en campos de con­cen­tra­ción. Aun­que es só­lo una más, la historia de las her­ma­nas Tou­za en Ou­ren­se es dig­na de men­ción, y por eso les de­di­ca­mos un reportaje, en es­pe­cial a La Ma­dre, que es la ma­yor de las tres her­ma­nas que crea­ron un dis­po­si­ti­vo pa­ra po­der sal­var de la que­ma a mu­chas per­so­nas.

Hu­bo sus som­bras. Muy alar­ga­das y tre­men­das. No po­de­mos evi­tar re­cor­dar que Es­pa­ña es­tu­vo apo­yan­do des­de su neu­tra­li­dad a Ale­ma

nia e Ita­lia. Es una des­gra­cia, pe­ro es así. Es­tu­vi­mos po­si­cio­na­dos jun­to a per­so­na­jes te­rri­bles en­tre los que es­tá lo peor del ser hu­mano. Evi­den­te­men­te, la gue­rra sa­ca to­do lo ma­lo. Y Es­pa­ña apo­yó al más ma­lo en­tre los ma­los: a Hitler. No se le ayu­dó di­rec­ta­men­te, pe­ro sí in­di­rec­ta­men­te. Es­pa­ña se con­vir­tió, por ejem­plo, en una es­ta­ción de la ru­ta de las ra­tas, que es co­mo se co­no­ció al ca­mino que si­guie­ron los je­rar­cas na­zis pa­ra huir de Ale­ma­nia cuan­do la Gue­rra ya es­ta­ba per­di­da. Es­pa­ña les pres­tó au­xi­lio y al­gu­nos es­tu­vie­ron dé­ca­das en nues­tro país.

Po­co an­tes de la con­tien­da mun­dial, Es­pa­ña su­frió un gue­rra ci­vil tre­men­da. Evi­den­te­men­te, fue un con­flic­to in­terno pe­ro los ban­dos en lu­cha fue­ron los que fue­ron y re­sul­ta que, en cier­to mo­do, po­de­mos con­si­de­rar que nues­tro con­flic­to fue un pró­lo­go a la gue­rra mun­dial, una gue­rra que aca­bó. Sin em­bar­go, no po­cos ma­ti­ces que se abrie­ron en­ton­ces con­ti­núan san­gran­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.