LOLA TOU­ZA, LA MA­DRE

TU­VIE­RON QUE PA­SAR 60 AÑOS PA­RA QUE SE CO­NO­CIE­RAN LAS GES­TAS DE UNA MU­JER QUE LI­DE­RÓ UNA TRA­MA CLAN­DES­TI­NA CU­YO OB­JE­TI­VO ERA SAL­VAR DE UNA MUER­TE HO­RRI­BLE A LOS JU­DÍOS PRE­SOS EN LOS CAMPOS DE CON­CEN­TRA­CIÓN NA­ZIS. LA HISTORIA DE LOLA TOU­ZA Y SU “BAN­DA” DE

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Sumario - BRUNO CAR­DE­ÑO­SA

E s una de esas imá­ge­nes de la in­fan­cia que siem­pre ha es­ta­do pre­sen­te en mis re­cuer­dos. Sa­lien­do de ca­sa de mi abue­la, cua­tro pa­sos a la iz­quier­da, ya se em­pe­za­ba a ca­mi­nar so­bre el puen­te del río Avia. Y ahí en­fren­te se le­van­ta­ba una den­sa es­truc­tu­ra de hie­rro for­ja­do so­bre la que ca­da vez pa­sa­ban me­nos tre­nes. Al­gu­na vez llegué a pen­sar que ha­bía de­ja­do de uti­li­zar­se pa­ra que los tre­nes man­tu­vie­ran la ho­ri­zon­ta­li­dad a su pa­so por el en­tra­ma­do de va­lles que ro­dea Ri­ba­da­via. La úl­ti­ma vez que es­tu­ve allá –ha­rá dos años– com­pro­bé que afor­tu­na­da­men­te aún es­ta­ba en uso. Era de ma­dru­ga­da –via­jé en el fa­mo­so Es­tre­lla que par­te de Ma­drid a úl­ti­ma ho­ra de la no­che y que lle­ga a Ga­li­cia an­tes de que el ama­ne­cer pre­sen­te al Sol–, y pe­se a las di­fe­ren­tes re­mo­de­la­cio­nes, la es­ta­ción no di­fe­ría en su as­pec­to a la apa­rien­cia que te­nía en las pos­ta­les se­pia, en las que sin em­bar­go, sí se adi­vi­na­ba un quios­co de plan­ta he­xa­go­nal en cu­yo lu­gar se en­cuen­tra aho­ra una jardinera.

Ese quios­co ser­vía de parada y fon­da pa­ra los mu­chos pa­sa­je­ros que se subían y ba­ja­ban a los tre­nes de an­ta­ño, así co­mo pa­ra los tra­ba­ja­do­res de los mer­can­cías que pa­sa­ban con fre­cuen­cia ho­ra­ria por la co­mar­ca. Es ahí don­de se ubi­ca el epi­cen­tro de es­ta historia que pre­ten­do ex­pli­car y que lle­na de or­gu­llo a ser­vi­dor, pues no to­dos los días uno se en­te­ra que en su pue­blo –de po­co más de 5.000 ha­bi­tan­tes en la ac­tua­li­dad– exis­tió una mu­jer que creó una red clan­des­ti­na cu­yo ob­je­ti­vo era sal­var a los ju­díos de los campos de con­cen­tra­ción. UN EX­TRA­ÑO VIA­JE­RO EN LA VÍA DEL TREN Em­pe­zó en sep­tiem­bre de 1941… Un ex­tra­ño se­ñor, de po­de­ro­sos ojos azu­les y no me­nos in­ten­so olor a su­cie­dad, apa­re­ció

sen­ta­do en uno de los ban­cos de la es­ta­ción. Ya ha­bían pa­sa­do to­dos los tre­nes; no se di­ri­gía a nin­gún si­tio, só­lo que­ría ir­se le­jos. Y de le­jos ve­nía, se­gún se su­po des­pués. De na­da me­nos que de Ale­ma­nia, país del que huía tras ha­ber­se desata­do me­ses atrás la per­se­cu­ción de los ju­díos. En su bra­zo apa­re­cía ta­tua­do el nú­me­ro 451. Ésa ha­bía si­do su iden­ti­dad has­ta que lo­gró es­ca­par del cam­po de con­cen­tra­ción. Que­ría re­cu­pe­rar la su­ya: Abraham Ben­da­yen. Aun­que fue­ra le­jos, en otro país, le­jos de Eu­ro­pa, le­jos de Hitler, le­jos de la lo­cu­ra que es­ta­ba con­su­mien­do a to­da Eu­ro­pa.

¿Có­mo ha­bía lle­ga­do allí? Gra­cias a los fa­vo­res de unos y otros, a los mu­chos Schind­ler que an­da­ban suel­tos por me­dia Eu­ro­pa, en­tre los cua­les ha­bía va­rios es­pa­ño­les que abrían las puer­tas del país a tra­vés del fe­rro­ca­rril que en­tra­ba en la Pe­nín­su­la a tra­vés de Port Bou en Gi­ro­na, pe­se a que en Es­pa­ña, el fran­quis­mo an­da­ba a tor­tas con los se­mi­tas, si bien las re­la­cio­nes con Hitler no eran del to­do bue­nas den­tro del co­que­teo ideo­ló­gi­co que les unía. Joseph Goeb­bles, el je­fe de la pro­pa­gan­da na­zi, de­cía de Fran­co que “es un co­bar­de co­mo las ga­lli­nas”, pe­se a que la neu­tra­li­dad del dic­ta­dor es­pa­ñol pro­por­cio­na­ba a la Ale­ma­nia del füh­rer el mi­ne­ral que tan­to pre­cia­ban los na­zis pa­ra sus ar­mas: wolframio. Pe­ro cla­ro, Fran­co an­da­ba ron­da­do a los alia­dos pa­ra ob­te­ner re­cur­sos que le per­mi­tie­ran sa­car al país de la post­gue­rra. Era un ex­tra­ño jue­go a dos ban­das…

A Abraham se acer­có la re­gen­te del quios­co. Se lla­ma­ba Lola Tou­za; en su jor­na­das en pri­sión, acu­sa­da de ayu­dar a com­ba­tien­tes en­fer­mos y he­ri­dos du­ran­te la con­tien­da ci­vil es­pa­ño­la. Am­bos en­ta­bla­ron una con­ver­sa­ción más ges­tual - lla mu­jer en­ten­die­ra la si­tua­ción, aun­que bien sa­bía ella que to­da la zo­na es­ta­ba pla­ga­da de agen­tes de la Ges­ta­po ale­ma­na que pro­te­gían el buen fun­cio­na­mien­to del mer­ca­do de wolframio. Se lo lle­vó has­ta su ca­sa –un ca­sino de esos de an­tes, en los que los vie­jos y jó­ve­nes del pue­blo se jue­gan unas par­ti­das, mien­tras que a cier­tas ho­ras los ha­bía que pre­fe­rían unos bai­les y unas vian­das– des­de la es­ta­ción de for­ma ca­si clan­des­ti­na, en mi­tad de la no­che, aden­trán­do­se a tra­vés de la Pla­za Ma­yor ha­cia el ba­rrio an­ti­guo de Ri­ba­da­via, en don­de se asen­tó una de las más im­por­tan­tes ju­de­rías pe­nin­su­la­res en si­glos pa­sa­dos. Allí lo es­con­dió, en una de las ha­bi­ta­cio­nes “se­cre­tas” de la vi­vien­da. Le dio co­mi­da, le pro­por­cio­nó aseo, una ca­ma… LA FU­GA HA­CIA LA FRON­TE­RA Fue en bus­ca de un ami­go lla­ma­do Fran­cis­co Es­té­vez. “Pa­co, ne­ce­si­to que me ha­gas un fa­vor”, le pi­dió. Y ella le ex­pli­có lo po­co le so­li­ci­tó ir con ellos de pes­ca du­ran­te - ca­dor más al ale­mán. Al po­co, Pa­co, su pa­dre, Lola y el vi­si­tan­te se per­tre­cha­ron co­mo bue­nos pes­ca­do­res y, a tra­vés de ca­mi­nos de pie­dra, sal­va­ron los ca­si 20 ki­ló­me­tros que les se­pa­ra­ban de Frie­ria –en la fron­te­ra– bor­dean­do el río Mi­ño. En la ori­lla con­tra­ria se en­con­tra­ba Por­tu­gal, país en don­de el pa­so de ju­díos es­ta­ba au­to­ri­za­do. Abraham se des­nu­dó, ató su ro­pa a mo­do de tur­ban­te y cru­zó el río pa­ra al­can­zar su sal­va­ción y re­cu­pe­rar su li­ber­tad e iden­ti­dad.

A par­tir de ese mo­men­to co­mien­za una historia asom­bro­sa. Lola y sus her­ma­nas Am­pa­ro y Ju­lia or­ga­ni­za­ron una red es­pec­ta­cu­lar. Es­ta­ble­cie­ron con­tac­tos con in­di­vi­duos igual de ho­nes­tos y com­pro­me­ti­dos, de mo­do que los ju­díos de los campos de con­cen­tra­ción pu­die­ran en­trar en Es­pa­ña y re­co­rrer en fe­rro­ca­rril los ca­si mil ki­ló­me­tros que los se­pa­ra­ban de Ri­ba­da­via. Gra­cias a los chi­va­ta­zos que les da­ban sus con­tac­tos, sa­bían a la per­fec­ción en qué tren y a qué ho­ra lle­ga­ba el si­guien­te hui­do. En­ton­ces, Lola se subía al tren con los

EM­PE­ZÓ EN SEP­TIEM­BRE DE 1941… UN EX­TRA­ÑO SE­ÑOR, DE PO­DE­RO­SOS OJOS AZU­LES Y NO ME­NOS IN­TEN­SO OLOR A SU­CIE­DAD, APA­RE­CIÓ SEN­TA­DO EN LA ES­TA­CIÓN

dul­ces, ros­qui­llas y li­cor ca­fé que ven­día en su quios­co pa­ra ofre­cér­se­lo a los pa­sa­je­ros. Na­die sos­pe­cha­ba de ella, ni si­quie­ra cuan­do se ba­ja­ba di­si­mu­la­da­men­te con el ju­dío de turno, al que pres­to lo es­con­día en una es­pe­cie de zu­lo. Des­pués, or­ga­ni­za­ba el ope­ra­ti­vo de su fu­ga.

Na­die sos­pe­chó na­da ja­más. Ja­más. Así, du­ran­te dé­ca­das.

El se­cre­to so­bre lo que ha­cía la Ma­dre –así la bau­ti­za­ron– se fue con ella y sus her­ma­nas has­ta la tum­ba. Nun­ca di­jo na­da so­bre aque­llo, ni si­quie­ra a sus hi­jos ni a sus nie­tos, ni a nin­gún ve­cino sal­vo a los im­pli­ca­dos en la tra­ma. Hu­bo que es­pe­rar a 2005 –sí, na­da me­nos que 64 años des­pués– pa­ra que al­guien des­cu­brie­ra cuál era el se­cre­to que Lola Tou­za, fa­lle­ci­da en 1963, guar­da­ba en­tre sus re­cuer­dos. Fue gra­cias a un li­bre­ro de Mon­for­te de Le­mos (Lu­go), en don­de se en­con­tra­ba la pri­me­ra es­ta­ción ga­lle­ga en la que los tre­nes se de­te­nían. Se lla­ma An­tón Pa­ti­ño, que ha­bía que­da­do co­mo de­po­si­ta­rio del

EL SE­CRE­TO SO­BRE LO QUE HA­CÍA LA MA­DRE – ASÍ LA BAU­TI­ZA­RON– SE FUE CON ELLA Y SUS HER­MA­NAS HAS­TA LA TUM­BA. NUN­CA DI­JO NA­DA SO­BRE AQUE­LLO

A la iz­quier­da, Ausch­witz, el más temible de los campos de con­cen­tra­ción y em­ble­ma de la solución fi­nal na­zi. A la de­re­cha, los va­lles ga­lle­gos y su oro­gra­fía se con­vir­tie­ron en el es­con­di­te per­fec­to pa­ra los hui­dos de los campos de con­cen­tra­ción, a los que Lola Tou­za ayu­dó en los trá­gi­cos años de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.