EL SU­PER­VI­VIEN­TE ES­PA­ÑOL DE HI­ROS­HI­MA

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Sumario - JANIRE RÁMILA

HOY, LA FI­GU­RA DEL PA­DRE ARRUPE ES MUN­DIAL­MEN­TE CÉ­LE­BRE POR HA­BER SI­DO UNO DE LOS ÚL­TI­MOS GE­NE­RA­LES DE LA COM­PA­ÑÍA DE JESÚS. PE­RO HA­CE CA­SI 75 AÑOS, SU FA­MA LE LLE­GÓ POR CON­VER­TIR­SE EN UNO DE LOS ES­CA­SOS SU­PER­VI­VIEN­TES AL ATA­QUE NU­CLEAR SO­BRE HI­ROS­HI­MA, EX­PE­RIEN­CIA QUE, AÚN HOY, SI­GUE EMOCIONANDO Y ENTRISTECIENDO.

El 7 de no­viem­bre de 1944, Fran­klin D. Roo­se­velt fue reelegido pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos pa­ra un cuarto man­da­to. y no era pa­ra me­nos. Tras ha­ber lo­gra­do sa­car al país de la du­ra re­ce­sión de los años 30, el nue­va­men­te pre­si­den­te pa­re­cía es­tar ga­nan­do la II Gue­rra Mun­dial. En Eu­ro­pa Hitler es­ta­ba - tro­pas del ge­ne­ral Ma­cArt­hur avan­za­ban las Fi­li­pi­nas y las is­las de Guam y Sai­pán.

La con­tien­da pa­re­cía ca­si aca­ba­da, pe­ro la fe­ro­ci­dad y re­sis­ten­cia de los sol­da­dos ni se con­vir­tie­se en una gue­rra sin cuar­tel. En ame­ri­ca­nos siem­pre ter­mi­na­ban vic­to­rio­sos, pe­ro con un al­tí­si­mo nú­me­ro de ba­jas. ¿Por vie­se ca­si de­rro­ta­do?

La res­pues­ta se en­con­tra­ba en el pro­pio ciu­da­da­nos ni­po­nes se les en­se­ña­ba el va­lor y la ne­ce­si­dad del pa­trio­tis­mo. Pe­ro no de un pa­trio­tis­mo al uso, sino de uno fun­da­do en la fe y en la re­ve­ren­cia su­ma al Em­pe­ra­dor, guar­dián de la tradición y de la esen­cia ja al­gu­na. De es­te mo­do, el país ac­tua­ba co­mo una so­la ca­be­za, co­mo un es­pí­ri­tu uni­ta­rio cua­tro mi­llo­nes de hom­bres, se­gún el cen­so Bas­ta­ba leer los co­mu­ni­ca­dos de gue­rra ja­po­ne­ses pa­ra com­pren­der es­te sen­tir: “La re­sul­ta­do de es­ta gue­rra. Po­drá ser más o

me­nos pro­lon­ga­da, pe­ro in­de­fec­ti­ble­men­te con­du­ci­rá a la vic­to­ria ba­jo el man­do au­gus­to de S.M. el Em­pe­ra­dor”.

mo­men­tos más di­fí­ci­les de la gue­rra, cuan­do con­tien­da, sus sol­da­dos y obre­ros se las in­ge­nia­ran pa­ra se­guir lu­chan­do. Los sol­da­dos, pe­lean­do con ba­yo­ne­ta calada an­te la fal­ta de mu­ni­ción o es­tre­llan­do los avio­nes con obre­ros, man­te­nien­do ago­ta­do­ras jor­na­das de tra­ba­jo de has­ta 12 ho­ras dia­rias y con ape­nas 330 gra­mos de arroz co­mo úni­ca co­mi­da.

Des­de el alto man­do nor­te­ame­ri­cano se co­no­cía per­fec­ta­men­te es­te sen­tir y Roo­se­velt co­men­zó a bus­car el apo­yo de los so

No ha­ría fal­ta tal alian­za. In­for­ma­do un ar­ma pa­ra ter­mi­nar con la gue­rra en un el 6 de agos­to de 1945 la pri­me­ra bom­ba ató­mi­ca de la historia fue­se lan­za­da so­bre la lo­ca­li­dad de Hi­ros­hi­ma.

- bi­do a ese pe­so fue bau­ti­za­da co­mo Little boy

Eno­la Gay, un B-29 pi­lo­ta­do por el ca­pi­tán Ro­bert Le­wis. Cuan­do el ar­te­fac­to es­ta­lló a 580 me­tros so­bre el sue­lo, ori­gi­nan­do un in­men­so hon­go nu­clear, Le­wis so­lo pu­do he­mos he­cho!”.

UN DÍA CO­MO OTRO CUAL­QUIE­RA

Has­ta ese es­ta­lli­do, Hi­ros­hi­ma era una ciu­dad de unos 400.000 ha­bi­tan­tes. Sus ca­sas, cons­trui­das en ma­de­ra, se dis­po­nían for­man­do ca­lles es­tre­chas y si­nuo­sas, pe­ro nun­ca de dos plan­tas, per­mi­tía el pa­so de la luz.

una mi­sión ca­tó­li­ca re­gen­ta­da por los je­sui y se nu­tría pa­ra su tra­ba­jo de los no­vi­cios cer­ca­na, ape­nas a seis ki­ló­me­tros de Hi­ro tra­ba­ja­ba co­mo rec­tor el es­pa­ñol Pe­dro Arru des­de ha­cía po­co más de sie­te años. Esa la ciu­dad. Gra­cias a las cien­tos de con­fe­ren su li­bro Yo vi­ví la bom­ba ató­mi­ca (Edi­cio­nes Men­sa­je­ro, 2010), co­no­ce­mos có­mo fue­ron - ri­dad y la com­pa­sión sus­ti­tu­ye­ron al odio y a las di­fe­ren­cias ra­cia­les.

en to­dos es­tos años, Hi­ros­hi­ma era un ob­je­ti­vo mi­li­tar de primer or­den. Se tra­ta­ba del se­gun­do cuar­tel ge­ne­ral de las tro­pas ja­po­ne­sas en el país y des­de su puer­to se trans­por­ta­ban sol­da­dos y ar­ma­men­to a las im­por­tan­te du­ran­te la con­tien­da. To­das las ciu­da­des co­lin­dan­tes, co­mo Ku­re o Iwa­ku­ni, ha­bían si­do bom­bar­dea­das, de­jan­do a Hi­ro cuan­do en el cie­lo apa­re­cía un B-29 nor­te­ame­ri­cano na­die acu­día a los re­fu­gios, ba­jo la - bar­dea­da. El “co­rreo ame­ri­cano”, apo­da­ron ama­ne­cer. El 6 de agos­to tan­ta nor­ma­li­dad ce­sa­ría de gol­pe.

Ese día, el pa­dre Arrupe lle­va­ba le­van­ta­do des­de muy tem­prano. Co­mo ci­ta en su li­bro: “Es­ta­ba yo en mi cuarto con otro pa­dre, a las ocho y cuarto de la ma­ña­na, cuan­do de re­pen­te vi­mos una luz po­ten­tí­si­ma, co­mo un fo­go­na­zo de mag­ne­sio, dis­pa­ra­do an­te - mi­da­ble, pa­re­cía el mu­gi­do de un te­rri­ble he­chos añi­cos, iban ca­yen­do so­bre nues­tras ca­be­zas”.

EN­TRE LLA­MAS Y ES­COM­BROS

Cuan­do el pa­dre Arrupe y los otros 35 je­sui reac­cio­nar, sa­lie­ron de la ca­sa pa­ra bus­car Los ár­bo­les, las flo­res, to­do, pa­re­cía nor­mal”, re­la­ta en su li­bro. So­lo cuan­do subie­ron a una co­li­na cer­ca­na com­pren­die­ron la mag­ni­tud de la tra­ge­dia: “Des­de allí pu­di­mos dis­tin­guir en dón­de ha­bía es­ta­do la ciu­dad, - las es­truc­tu­ras de ma­de­ra de los edi­fi­cios ha­bían con­ver­ti­do a la ciu­dad en una in­men­sa ho­gue­ra, una tram­pa mor­tal pa­ra los mi­les - sión, se pre­pa­ra­ban pa­ra desa­yu­nar.

yo­do, otro po­co de as­pi­ri­na, sal de fru­tas y - de mis im­pre­sio­nes pri­me­ras de la bom­ba

ROO­SE­VELT CO­MEN­ZÓ A BUS­CAR EL APO­YO DE LOS SO­VIÉ­TI­COS PA­RA DI­RI­GIR EL ASAL­TO FI­NAL A JA­PÓN Y RE­PAR­TIR ASÍ EL ALTO NÚ­ME­RO DE BA­JAS QUE SE ES­PE­RA­BA

aga­rra­das unas a otras, arras­trán­do­se. Una to­do el pe­cho. Te­nía ade­más la mi­tad del ro ca­be­llu­do, de­ja­ba ver el hue­so, mien­tras gran can­ti­dad de san­gre le res­ba­la­ba por la de Hi­ros­hi­ma”.

An­te la im­po­si­bi­li­dad de en­trar en la ciu­dad pa­ra bus­car a sus com­pa­ñe­ros je­sui­tas Arrupe or­ga­ni­za la ac­ti­vi­dad en el no­vi­cia­do. No tie­nen me­di­ci­nas y tam­po­co per­so trans­cen­den­tal pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de los ha­cer el ma­yor aco­pio po­si­ble de ali­men­tos pa­ra dar fuer­za a sus mal­tre­chos cuer­pos. “Nues­tra gen­te jo­ven, con bi­ci­cle­tas o a pie, se lan­zó por los al­re­de­do­res de Hi­ros­hi­ma. Sin sa­ber có­mo ni dón­de fue­ron tra­yen­do nu­clear.

ca y su­pe­ra­ba en mu­cho a las po­si­bi­li­da­des lim­piar en car­ne viva y ade­más a san­gre fría ba­jo vien­tre y otra igual en la es­pal­da”.

llos ja­po­ne­ses so­por­ta­ron con es­toi­cis­mo, pre­sio­na­ron al pa­dre Arrupe: “Su­fri­mien­tos tor­cer­se a los cuer­pos co­mo ser­pien­tes y, sin su­frían en si­len­cio. Na­die gri­ta­ba ni llo­ra­ba. el con­trol ab­so­lu­to del do­lor y el es­toi­cis­mo, tan­to más ad­mi­ra­ble cuan­to más es­pan­to­sa es la he­ca­tom­be”.

con­cier­to, Arrupe y sus ayu­dan­tes lo­gra­ron pe­ne­trar en la ciu­dad. Aún no sa­bían na­da de sus com­pa­ñe­ros je­sui­tas y es­ta­ban an­sio­sos por co­no­cer de ellos. Na­da más en­trar en la ojos: “Eran las cin­co de la tar­de. An­te los ojos es­pan­ta­dos un es­pec­tácu­lo sen­ci­lla­men­te in­des­crip­ti­ble; vi­sión dan­tes­ca y ma­ca­bra im­po­si­ble de se­guir con la ima­gi­na­ción. Te­nía­mos de­lan­te una ciu­dad com­ple­ta­men­te bre los es­com­bros cu­ya par­te in­fe­rior es­ta­ba aún lle­na de res­col­dos (…) Pe­ro mu­cho más va­da en los in­ter­cos­ta­les, co­mo si fue­se un pu­ñal, una grue­sa as­ti­lla de ma­de­ra”.

MUER­TES MIS­TE­RIO­SAS

Fue a las diez de la no­che, tras más de cin­co de va­ga­bun­deo por la ciu­dad, cuan­do es­te co com­pa­ñe­ros je­sui­tas, to­dos ellos he­ri­dos, pe­ro vi­vos. En­tre es­tos, el pa­dre Schif­fer, a cu­brír­se­la con un tur­ban­te fa­bri­ca­do con pa­pe­les de pe­rió­di­cos y una ca­mi­sa.

Con es­tos he­ri­dos se ini­cia­ba un via­je de de la ma­ña­na. Le­yen­do el li­bro del pa­dre pa­ra el desa­so­sie­go y, mu­cho me­nos, pa­ra el

“DES­DE ALLÍ PU­DI­MOS DIS­TIN­GUIR EN DÓN­DE HA­BÍA ES­TA­DO LA CIU­DAD, POR­QUE LO QUE TE­NÍA­MOS DE­LAN­TE ERA UNA HI­ROS­HI­MA COM­PLE­TA­MEN­TE ARRA­SA­DA”

LA SI­TUA­CIÓN ERA CA­TAS­TRÓ­FI­CA Y SU­PE­RA­BA LAS PO­SI­BI­LI­DA­DES DEL GRU­PO DE MI­SIO­NE­ROS. A LAS HERIDAS POR CON­TU­SIÓN SE LE UNÍAN LOS COR­TES Y LAS QUE­MA­DU­RAS

de per­so­nas a su al­re­de­dor pi­dien­do ayu­da o cuan­to me­nos al­go de con­sue­lo.

Fue en­ton­ces cuan­do, a eso de las ocho de la ma­ña­na del día si­guien­te, es de­cir, pre­sen­tó un hom­bre con un sa­co de áci­do bó­ri­co. Más de 15 ki­los de de­sin­fec­tan­te bien des­cri­be el pa­dre Arrupe: “Con nues en ca­sa fa­bri­ca­mos gran can­ti­dad de ven­das y co­men­zaos nues­tro tra­ba­jo, su­ma­men­te - sis­tía en po­ner una ga­sa so­bre la he­ri­da, solución de­sin­fec­tan­te de áci­do bó­ri­co. Así se lo­gra­ba cal­mar un po­co el do­lor y, ade­más, man­te­nía­mos la le­sión re­la­ti­va­men­te lim­pia y en con­tac­to con el ai­re”.

Que tan­tos he­ri­dos acu­die­sen al no­vi - dos los ha­bi­tan­tes desea­ban huir de ella y en su ca­mino se to­pa­ban con el no­vi­cia­do, una co­mo bien re­la­ta el pa­dre Arrupe: “Es­ta­ba en Na­gat­su­ka cu­ran­do he­ri­dos cuan­do se me pre­sen­tó un ma­tri­mo­nio jo­ven. Ella ve­nía com­ple­ta­men­te bien, pues se en­con­tra­ba fue­ra de la ciu­dad en el mo­men­to de la ve­nía en un es­ta­do la­men­ta­ble. Ape­nas po­día a su pa­so un re­gue­ro de pus. Te­nía me­dio cuer­po he­cho una lla­ga”.

el gran nú­me­ro de ni­ños, al­can­za­dos por es­cue­las y de­ja­dos a la in­tem­pe­rie, ale­ja­dos de sus pa­dres y con heridas de to­do ti­po. “de ore­ja a ore­ja” y con el cuer­po ca­be­llu­do llo­ros alar­ma­ran al res­to de con­va­le­cien­tes, le lle­va­ron a una co­li­na cer­ca­na y allí im­pro pe­ro era ma­yor el con­sue­lo al po­der de­vol­ver - dres y ma­dres, lle­nos de emo­cio­na­da ale­gría, y, ti­rán­do­se a nues­tros pies, nos ha­cían re los Após­to­les, cuan­do los ju­díos ca­yen­do de ro­di­llas los ado­ra­ban co­mo a dio­ses”.

des­co­no­ci­do. “Un he­cho nos te­nía des­con es­ta­ban en la ciu­dad en el mo­men­to de la sin em­bar­go, pa­sa­dos unos cuan­tos días se

Res­tos de Hi­ros­hi­ma des­pués de la de­vas­ta­do­ra ex­plo­sión.

A la iz­quier­da, Little Boy, la bom­ba ató­mi­ca lan­za­da so­bre Hi­ros­hi­ma. A la de­re­cha, el B-29 Eno­la Gay. Aba­jo, su­per­vi­vien­tes de la ex­plo­sión.

El em­pe­ra­dor ni­pón Hi­ro Hi­to, con el tra­je tra­di­cio­nal ja­po­nés acor­de a su car­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.