ES­CLA­VOS DEL III REICH

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Sumario - JANIRE RÁMILA

Fran­co re­ci­bió la pe­ti­ción de Hitler del en­vío de obre­ros es­pa­ño­les co­mo par­te del pa­go de la deu­da con­traí­da du­ran­te la Gue­rra Ci­vil. Es­pa­ña no po­día ne­gar­se, ya que el país su­fría una al­tí­si­ma ta­sa de pa­ro y de po­bre­za y ha­bía que sa­tis­fa­cer a los “alia­dos”.

DU­RAN­TE LA II GUE­RRA MUN­DIAL MI­LES DE ES­PA­ÑO­LES VIA­JA­RON AL III REICH PA­RA TRA­BA­JAR EN LAS PRIN­CI­PA­LES FÁ­BRI­CAS NA­ZIS, CO­MO PA­GO DE LA DEU­DA CON­TRAÍ­DA POR FRAN­CO DU­RAN­TE LA GUE­RRA CI­VIL. EN­GA­ÑA­DOS, AQUE­LLOS HOM­BRES QUE­DA­RON ABO­CA­DOS A UNA SI­TUA­CIÓN DE ES­CLA­VI­TUD QUE LAS AU­TO­RI­DA­DES FRAN­QUIS­TAS PER­MI­TIE­RON ME­DIAN­TE SU SI­LEN­CIO.

F inali­za­da la Gue­rra Ci­vil lle­gó el mo­men­to de que Fran­co pa­ga­ra a Hitler la ayu­da re­ci­bi­da du­ran­te la con­tien­da. El pre­cio por los avio­nes, tan­ques, ame­tra­lla­do es­pa­ño­la se mos­tra­ba in­ca­paz de su­fra­gar con sus campos de­vas­ta­dos y las re­ser­vas de oro ago­ta­das.

se­guir re­cla­man­do la deu­da, a la vez que Pa­ra con­cre­tar el mo­do de pa­go, am­bos Tra­ta­do de Amis­tad. En sus cláu­su­las se es­ti­pu­la­ba el de­seo de am­pliar las re­la­cio­nes dic­ta­do­res y se em­pe­za­ba a ha­blar so­bre la po­si­ble en­tra­da de Es­pa­ña en la gue­rra jun­to al Eje.

con­ce­sión a Fran­co de la Gran Cruz del Or­den del Águi­la Ale­ma­na en oro, má­xi­ma los trá­mi­tes pa­ra con­cer­tar una en­tre­vis­ta con Hitler y ha­blar so­bre la po­si­ble par­ti­ci­pa­ción es­pa­ño­la en la gue­rra. Pa­ra Es­pa­ña po­si­ción en Eu­ro­pa y am­pliar los do­mi­nios afri­ca­nos, pa­ra Ale­ma­nia, te­ner un al Me­di­te­rrá­neo.

El en­cuen­tro se pro­du­jo en Hen­da­ya - vio y Hitler lo es­ti­pu­la­ba co­mo una re­com co­sas que­da­ron de la mis­ma for­ma co­mo es­ta­ban, pe­ro con la ne­ce­si­dad de Ale­ma­nia de re­ca­bar fon­dos pa­ra cos­tear el gas­to bé­li­co, por lo que la pre­sión ha­cia Es­pa­ña pa­ra que sal­da­ra su deu­da au­men­tó.

En es­ta te­si­tu­ra se bus­ca­ron for­mas pa­ra ir cum­plien­do con los pla­zos pre­vis­tos. Es­pa­ña no con­ta­ba con sol­da­dos, tam­po­co co­mo el wolframio, un mi­ne­ral im­pres­cin­di­ble pa­ra re­ves­tir los tan­ques y obu­ses do­tán­do­les de una ma­yor re­sis­ten­cia.

in­me­dia­ta­men­te, sor­tean­do los con­tro­les alia­dos que in­ten­ta­ban cor­tar­los por lo - - otras me­di­das pa­ra su­fra­gar­la y re­ba­jar la pre­sión ha­cia los ban­que­ros es­pa­ño­les.

HITLER SO­LI­CI­TA TRA­BA­JA­DO­RES

Una de las ma­yo­res ne­ce­si­da­des del III Reich en esos ins­tan­tes era dis­po­ner de man­te­ner la pro­duc­ción en las fá­bri­cas de si­do mo­vi­li­za­dos y sus­ti­tui­dos por obre­ros Den­tro de la fé­rrea y ra­cis­ta men­ta­li­dad na­zi, los tra­ba­ja­do­res ex­tran­je­ros fue­ron agru­pa­dos se­gún su con­di­ción ét­ni­ca y el tra­ta­ba co­mo a es­cla­vos, lo mis­mo que a sa­lir de los ba­rra­co­nes pa­ra acu­dir a las fá­bri­cas. Los fran­ce­ses, da­ne­ses, sui­zos… es­pa­ño­les se les des­pre­cia­ba por su baja es­pe­cia­li­za­ción. Con es­tos an­te­ce­den­tes, Fran­co re­ci­bió la pe­ti­ción de Hitler del en pa­go de la deu­da. La ofer­ta fue bien re­ci - ción so­bran­te y que en­tra­sen di­vi­sas en el

LOS EN­VÍOS DE WOLFRAMIO CO­MEN­ZA­RON IN­ME­DIA­TA­MEN­TE, SOR­TEAN­DO LOS CON­TRO­LES ALIA­DOS QUE IN­TEN­TA­BAN COR­TAR­LOS POR LO SANO SIN CON­SE­GUIR­LO

tra­ba­jo desem­pe­ña­do, al me­nos so­bre el

In­me­dia­ta­men­te se ini­cia­ron los trá crea­ba la Co­mi­sión In­ter­mi­nis­te­rial Per Ale­ma­nia (CIPETA). Vin­cu­la­da al Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res, a tra­vés de ella re­pa­tria­ción de los tra­ba­ja­do­res en­via­dos a Ale­ma­nia. Pa­ra una me­jor or­ga­ni­za­ción - ris­dic­ción en to­do el Reich.

vo­lun­ta­rios y que tras rea­li­zar la se­lec­ción - vi­dual, siem­pre ba­sán­do­se en los mo­de­los

La pri­me­ra pe­ti­ción ale­ma­na es­ta­ba muy con la in­ten­ción de ser des­ti­na­dos al sec­tor me­ta­lúr­gi­co, al mi­ne­ro y a la cons­truc­ción. Pe­ro el go­bierno fran­quis­ta ex­pu­so ta­jan­te­men­te a la CIPETA que el re­clu­ta­mien­to - no ser im­pres­cin­di­ble en la em­pre­sa don­de - da­des eco­nó­mi­cas de la pro­vin­cia no que

CO­MIEN­ZAN LOS EN­VÍOS

La cam­pa­ña de pro­pa­gan­da en Es­pa­ña pa­ra de la jor­na­da la­bo­ral los obre­ros dis­fru­ta cul­tu­ra­les, que la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria que­da­ba ase­gu­ra­da en ca­so de en­fer­me­dad, - tra­ba­jo efec­tua­do y del des­tino se­ña­la­do, alo­ja­mien­tos có­mo­dos…

Fue­ron mi­les los es­pa­ño­les que res­pon­die­ron a la lla­ma­da. Tan­ta fue la aco­gi­da que otros tan­tos mi­les que­da­ron re­le­ga­dos a lis­tas de es­pe­ra, mien­tras se es­tu­dia­ba la ido­nei­dad de los pri­me­ros pa­ra ser tras­la­da­dos al Reich. El ham­bre, el mer­ca­do ne­gro, el fu­tu­ro de­s­es­pe­ran­za­dor, les hi­zo ver es­ta po­si­bi­li­dad co­mo el ca­mino pa­ra

MI­LES DE ES­PA­ÑO­LES RES­PON­DIE­RON A LA LLA­MA­DA Y OTROS TAN­TOS MI­LES QUE­DA­RON RE­LE­GA­DOS A LIS­TAS DE ES­PE­RA, MIEN­TRAS SE ES­TU­DIA­BA LA IDO­NEI­DAD DE LOS PRI­ME­ROS

huir de la mi­se­ria que azo­ta­ba pue­blos y ciu­da­des.

par­tie­ron de la ma­dri­le­ña es­ta­ción del Nor­te, en me­dio de los him­nos na­cio­na­les de Es­pa­ña y de Ale­ma­nia y an­te la aten­ta mi­ra­da del mi­nis­tro de Tra­ba­jo, Jo­sé An­to­nio Girón.

En las se­ma­nas si­guien­tes par­tie­ron otros tre­nes, siem­pre con ca­pa­ci­dad pa­ra so­bre con su nom­bre, nú­me­ro, bi­lle­te de tren, un bono de co­mi­da, re­ser­va del asien­to, pa­sa­por­te, bra­za­le­te con ban­de­ra es­pa­ño­la e ins­truc­cio­nes pa­ra el via­je. De es­tas a su des­tino rea­li­zan­do es­ca­la en Hen­da­ya y en Metz, den­tro de la Fran­cia ocu­pa­da.

Du­ran­te el tra­yec­to co­men­za­ron las ma­las sen­sa­cio­nes en­tre los vo­lun­ta­rios. En un via­je de sie­te u ocho no­ches en tren o li­te­ras y na­da más lle­gar a los pun­tos de mu­chos de­bi­do al can­san­cio.

El pri­me­ro que de­nun­ció la si­tua­ción fue Juan B. Ca­bre­ra, je­fe del primer trans­por­te, quien en un in­for­me en­via­do a la - pro­duc­to­res lle­van en la ca­ra mues­tras de

Pe­se a las de­nun­cias la CIPETA no in­te de per­so­nas libres, sino tam­bién de pre­sos mie­do a que és­tos en­tra­ran en con­tac­to con el res­to de tra­ba­ja­do­res y por­que los

- na­ron por la fal­ta de fon­dos en la pro­pia re­clu­ta­mien­to y equi­pa­mien­to. Ade­más, de Ale­ma­nia co­men­za­ban a lle­gar las pri­me­ras no­ti­cias, con­fu­sas, so­bre abu­sos de po­der e in­cum­pli­mien­to de las con­di­cio­nes es­ti­pu­la­das. In­clu­so de ma­los tra­tos.

LA SI­TUA­CIÓN REAL

Mien­tras en Es­pa­ña la pro­pa­gan­da con­ti­nua­ba ha­blan­do de las bon­da­des del ré­gi­men na­zi ha­cia los obre­ros es­pa­ño­les, la di­fe­ren­te. Lo pri­me­ro con lo que se en­con­tra­ron mu­chos fue que el des­tino de ori­gen en sus con­tra­tos. Ni el des­tino ni el car­go. co­mo chó­fe­res, co­ci­ne­ros, mú­si­cos o pa­na ba­jar del tren un pi­co y una pa­la o se les des­ti­na­ba a fá­bri­cas de ar­ma­men­to.

Tam­po­co los sa­la­rios fue­ron los pro­me­ti­dos, siem­pre se re­ci­bie­ron por de­ba­jo Ade­más se les obli­ga­ba a gas­tar el suel­do en eco­no­ma­tos pro­pios a pre­cios abu­si­vos, con lo que ape­nas les que­da­ba na­da pa­ra en­viar a sus fa­mi­lias. Y por si fue­ra po­co, ya en sue­lo ale­mán, aque­llos es­pa­ño­les fue­ron in­for­ma­dos de que la CIPETA les des­con­ta­ba de su suel­do los gas­tos de ma­nu­ten­ción du­ran­te el tras­la­do des­de Es­pa­ña, más otro des­cuen­to que iba a su­fra­gar la se­gu­ri­dad so­cial ale­ma­na. Un gran en­ga­ño, pues­to que los es­pa­ño­les que en­fer­ma­ban eran in­me­dia­ta­men­te de­vuel­tos a Hen­da­ya pa­ra can­jear­los por obre­ros sa­nos, cuan­do no se les ex­plo­ta­ba has­ta la ex­te­nua­ción.

ci­ta­do en el li­bro es­cri­to por Jo­sé Luis Ro Los es­cla­vos es­pa­ño­les de

Hitler sean de cual­quier pro­fe­sión, van in­me­dia-

EX­POR­TAR MANO DE OBRA SIG­NI­FI­CA­BA ELI­MI­NAR PO­BLA­CIÓN SO­BRAN­TE Y QUE EN­TRA­SEN DI­VI­SAS, YA QUE LOS OBRE­ROS CO­BRA­RÍAN POR EL TRA­BA­JO, AL ME­NOS SO­BRE EL PA­PEL

ta­men­te al fon­do de la mi­na, ha­bién­do­se da­do ca­sos de vó­mi­tos de san­gre y her­nias. Los obre­ros di­cen que los he­mos man­da­do en­tre ellos.

Res­pec­to a la ali­men­ta­ción, se cir­cuns - tas co­ci­das con en­sa­la­da o sal­sa al es­ti­lo ale­mán. Los tra­ba­ja­do­res pa­sa­ban ham­bre - la cons­truc­to­ra de avio­nes Flett­ner don­de -

Cla­ro es­tá que los es­pa­ño­les se que­ja­ron a sus su­pe­rio­res y de­le­ga­dos de la CIPETA en Ale­ma­nia y que és­tos en­via­ron de­nun­cias es­cri­tas a la se­de en Es­pa­ña, pe­ro ja­más se hi­zo na­da por me­jo­rar la si­tua­ción. Las au­to­ri­da­des fran­quis­tas só­lo desea­ban sal­dar su deu­da y au­men­tar la ene­mis­tar­se con los ale­ma­nes, y me­nos al co­mien­zo de la co­la­bo­ra­ción con ellos. Los tra­ba­ja­do­res fue­ron aban­do­na­dos a su suer­te.

Y mien­tras, las con­di­cio­nes fue­ron em­peo­ran­do. Los na­zis ya no les tra­ta­ban me­jor que a che­cos, po­la­cos o ru­sos, has­ta el pun­to de que en de­ter­mi­na­dos ca­sos se pe - si los re­tra­sos eran reite­ra­dos se les lle­ga­ba a in­ter­nar en campos de con­cen­tra­ción, lo mis­mo que a quie­nes co­me­tie­ran al­ga­ra­das o cues­tio­na­ran la au­to­ri­dad de los pa­tro­nes. In­clu­so aque­llos que se que­ja­ban del tra­to fue­ron per­se­gui­dos y de­nun­cia­dos por los me­jor, ter­mi­na­ron mu­rien­do en los campos de ex­ter­mi­nio por un sim­ple au­sen­tis­mo la­bo­ral. To­do pa­ra con­ti­nuar con el plan y aca­llar el des­con­ten­to ge­ne­ral.

En ta­les con­di­cio­nes, quie­nes con­se en Es­pa­ña no re­gre­sa­ban. Y es gra­cias a se co­rrió la voz por las ca­pi­ta­les es­pa­ño­las de lo que es­ta­ba su­ce­dien­do en Ale­ma­nia.

- mien­to es­pa­ño­las fue­ron lle­gan­do me­nos la ci­fra dis­mi­nu­yó con­si­de­ra­ble­men­te. No - res lle­ga­dos des­de Ale­ma­nia, sino por­que el signo de la gue­rra se de­can­ta­ba ha­cia el la­do alia­do, ha­cién­do­se ne­ce­sa­rio pa­ra Fran­co des­vin­cu­lar­se de Hitler por te­mor a las re­pre­sa­lias fu­tu­ras de Es­ta­dos Uni­dos.

Fue lo peor que pu­do su­ce­der pa­ra Las fron­te­ras que­da­ron ce­rra­das pa­ra ellos, a la par que los ejér­ci­tos nor­te­ame­ri­ca­nos los que se alo­ja­ban los es­pa­ño­les se en­con­tra­ban aje­nos a las fá­bri­cas de ar­ma­men­to y és­tas co­men­za­ron a su­frir du­ros y en­car­ni­za­dos bom­bar­deos. En­tre los es­pa­ño­les hu­bo ba­jas por la me­tra­lla y por las en­fer ce­ba­ron en de­ter­mi­na­dos en­cla­ves.

La si­tua­ción se tor­nó tan in­sos­te­ni­ble que los ins­pec­to­res de la CIPETA des­ple re­gre­so de los tra­ba­ja­do­res.

EL RE­GRE­SO

La or­den des­de Ma­drid fue que re­gre­sa­sen aque­llos tra­ba­ja­do­res que desea­ran ha­cer­lo, siem­pre que con­ta­ran con el be­ne­plá­ci­to de los em­pre­sa­rios ale­ma­nes, pe­ro es­tos úl­ti­mos no es­ta­ban dis­pues­tos a des­ha­cer­se de ellos. Por eso su­pri­mie­ron los per­mi­sos de va­ca­cio­nes.

La si­tua­ción era ex­tre­ma. Tan­to que más cuan­do los bom­bar­deos des­tru­ye­ron las fá­bri­cas, des­apa­re­cien­do la pro­duc­ción y con ello los suel­dos. Mu­chos obre­ros que­da­ron en la ca­lle. So­bre­vi­vie­ron sa­quean­do las ca­sas aban­do­na­das o ro­ban­do. Al­gu­nos fue­ron de­te­ni­dos y en­via­dos a los campos de con­cen­tra­ción don­de mu­rie­ron por en­fer­me­da­des o en eje­cu­cio­nes su­ma­rias. Otros se alis­ta­ron en las tro­pas na­zis com­ba­tien­do en dis­tin­tos fren­tes.

El re­torno a Es­pa­ña se pre­sen­ta­ba im­po­si­ble por la fal­ta de con­tac­tos y de di­ne­ro con el que so­bor­nar a los agen­tes de adua­nas. Cuan­do Hitler se sui­ci­da en su bún­ker

EN ES­TAS CIR­CUNS­TAN­CIAS, CON UNAS CON­DI­CIO­NES CA­DA VEZ PEO­RES, QUIE­NES CON­SE­GUÍAN DIS­FRU­TAR DE UNOS DÍAS DE VA­CA­CIO­NES EN ES­PA­ÑA NO RE­GRE­SA­BAN

CREÍAN QUE TRABAJARÍAN CO­MO CHÓ­FE­RES, CO­CI­NE­ROS O PA­NA­DE­ROS, PE­RO A LA MA­YO­RÍA SE LES DA­BA UN PI­CO Y UNA PA­LA O SE LES DES­TI­NA­BA A FÁ­BRI­CAS DE AR­MA­MEN­TO

to­do se des­mo­ro­na. Fran­co de­ci­de dar el or­de­na el re­gre­so de su per­so­nal di­plo­má­ti­co ads­cri­to al Reich y aban­do­na a los obre­ros es­pa­ño­les, quie­nes ten­drán que re­gre­sar a sus ho­ga­res por sus pro­pios me­dios.

Al con­cluir la gue­rra aún que­da­ban en Ale­ma­nia mu­chos tra­ba­ja­do­res. La me­jor ayu­da la en­con­tra­ron en el per­so­nal mi­li­tar de Es­ta­dos Uni­dos que or­ga­ni­zó los via­jes ne­ce­sa­rios pa­ra re­en­con­trar­se con sus fa­mi­lias. Quie­nes re­gre­sa­ban por su cuen­ta lo fran­quis­tas no desea­ban dar pu­bli­ci­dad a - rios cien­tos de es­pa­ño­les fue­ron de­vuel­tos por in­ter­me­dia­ción de las au­to­ri­da­des fran­quis­tas. Tam­bién se acor­dó con de­le­ga­dos bri­tá­ni­cos y es­ta­dou­ni­den­ses la de­sig­na­ción de dos di­plo­má­ti­cos pa­ra que vi­si­ta­ran las zo­nas ne­ce­sa­rias y re­pa­tria­ran a los úl­ti­mos - bre lle­ga­ba a Es­pa­ña el va­por Ciu­dad de

Valencia - - He­rald New York pu­bli­ca­se de que aún hu­bie­se es­pa­ño­les en el cam­po de Met­ten­bach. Úl­ti­mos re­pre­sen­tan­tes de un epi­so­dio ver­gon­zo­so, por­que pa­ra aque­llos que fue­ron a tra­ba­jar en la Ale­ma­nia na­zi ba­jo y fal­sas pro­me­sas, no hu­bo in­dem­ni­za­cio­nes, pal­mas en la es­pal­da o

LA DI­VI­SIÓN AZUL

Ale­ma­nia, Fran­co apro­bó la sa­li­da de un con­tin­gen­te de sol­da­dos co­no­ci­do co­mo la Di­vi­sión Azul. Se tra­ta­ba de una for­ma de par­ti­ci­par en la gue­rra, pa­ra re­cla­mar - só­lo con­tra los ru­sos, pa­ra no so­li­vian­tar a los alia­dos en una hi­po­té­ti­ca de­rro­ta.

En un prin­ci­pio, los sol­da­dos es­pa­ño­les fue­ron me­nos­pre­cia­dos por los na­zis, pe­ro su arro­jo en la ba­ta­lla les con­vir­tió en la uni­dad mi­li­tar no ale­ma­na más con­de­co­ra­da por el III Reich. Su es­truc­tu­ra que­dó in­te­gra­da den­tro de la Wehr­macht, y no en las SS co­mo su­ce­dió con el res­to de Mu­ñoz Gran­des al fren­te. Los pri­me­ros con­tin­gen­tes par­tie­ron de la es­ta­ción del re­le­va­dos por fuer­zas ale­ma­nas.

ai­rear an­te Es­ta­dos Uni­dos la de­vo­lu­ción de la ayu­da pres­ta­da de Hitler a Fran­co.

LOS EXI­LIA­DOS EN FRAN­CIA

Pe­ro no só­lo los obre­ros des­pla­za­dos al III Reich su­frie­ron la ira na­zi. Tam­bién los es­pa­ño­les exi­lia­dos en Fran­cia vi­vie­ron el ol­vi­do de las au­to­ri­da­des. Al tér­mino de la Gue­rra fue­ron en­via­dos a campos de con­cen­tra­ción ba­jo vi­gi­lan­cia mi­li­tar. Las con­di­cio­nes eran tan du­ras que mi­les de ellos de­ci­die­ron re­gre­sar a Es­pa­ña, sa­be­do­res de que el fran­quis­mo in­cier­to. Par­te de los que se que­da­ron –unos - yec­tos re­la­cio­na­dos con las ne­ce­si­da­des mi­li de la ór­bi­ta na­zi. El re­clu­ta­mien­to se hi­zo ma­yo­ri­ta­ria­men­te ba­jo ame­na­zas y coac­cio­nes, aun­que es cier­to que al me­nos re­ci­bie­ron un pe­que­ño sa­la­rio, co­mi­da y ta­ba­co. La gran ven­ta­ja res­pec­to a los obre­ros que acu­die­ron a Ale­ma­nia con con­tra­to, es que ellos su­pie­ron la si­tua­ción en la que se ha­lla­ban y que

A la de­re­cha, la reu­nión en­tre Adolf Hitler y Fran­cis­co Fran­co no dio los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos por los man­da­ta­rios. Jun­to a esa ima­gen, el primer Con­gre­so de Es­pa­ño­les en el exi­lio, que se ce­le­bró en Fran­cia y de­nun­ció la ti­ra­nía que se vi­vía en Es­pa­ña. Aba­jo, un gru­po de tra­ba­ja­do­res de los campos de ex­ter­mi­nio rea­li­za el sa­lu­do na­zi mien­tras su­je­tan sus ins­tru­men­tos de tra­ba­jo.

En el cam­po de con­cen­tra­ción de Ausch­witz fue­ron en­ce­rra­dos un buen nú­me­ro de tra­ba­ja­do­res es­pa­ño­les. Aba­jo a la iz­quier­da, ima­gen del cam­po de ex­ter­mi­nio de Maut­hau­sen.

Arri­ba, el mi­nis­tro Girón de Velasco pre­si­de la des­pe­di­da a los es­pa­ño­les que fue­ron a tra­ba­jar en Ale­ma­nia. A la de­re­cha, la fá­bri­ca de Mo­to­ren­bau, don­de tra­ba­ja­ron nu­me­ro­sos com­pa­trio­tas.

Arri­ba, miem­bros de la Di­vi­sión Azul dia­lo­gan con sol­da­dos na­zis. A la de­re­cha, el ge­ne­ral Mu­ñoz Gran­des, je­fe de la Di­vi­sión Azul que lu­chó con­tra las tro­pas so­vié­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.