CUAN­DO HA­BÍA ACA­BA­DO LA GUE­RRA CI­VIL

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Sumario -

El 1 de abril de 1939, el úl­ti­mo bas­tión del go­bierno re­pu­bli­cano, Valencia, cae en ma­nos na­cio­na­les. Ofi­cial­men­te, tras ca­si tres años de en­fren­ta­mien­to ar­ma­do, se da por aca­ba­da la Gue­rra Ci­vil. Es­pa­ña co­mien­za una nue­va épo­ca, mar­ca­da por la ne­ce­si­dad de re­cons­truir un país que ha que­da­do des­tro­za­do tras los crue­les bom­bar­deos, de re­con­ci­liar a com­pa­trio­tas que han vis­to mo­rir a fa­mi­lia­res y ami­gos por los dis­pa­ros de sus ve­ci­nos, de pa­liar el ham­bre y la ne­ce­si­dad que acom­pa­ña to­da pos­gue­rra. Sin em­bar­go, la reali­dad in­ter­na­cio­nal ha­rá que el país no pue­da cen­trar­se ex­clu­si­va­men­te en sí mis­mo. Po­cos me­ses des­pués da­rá co­mien­zo el con­flic­to ar­ma­do con ma­yor nú­me­ro de víc­ti­mas, la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

El mis­mo 1 de abril, un ban­do emi­ti­do por Ra­dio Na­cio­nal de Es­pa­ña ra­ti­fi­ca­ba la vic­to­ria re­bel­de: “En el día de hoy, cau­ti­vo y des­ar­ma­do el ejér­ci­to Ro­jo…”. La voz cas­tren­se del ac­tor Fer­nan­do Fer­nán­dez de Cór­do­ba se co­la­ría en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo de la so­cie­dad es­pa­ño­la du­ran­te to­da la Dic­ta­du­ra. Fue un tiem­po de con­tras­tes. Cen­te­na­res de mi­les de es­pa­ño­les aban­do­na­ban el país rum­bo al exi­lio, es­pe­cial­men­te a Fran­cia y a Amé­ri­ca, los pri­me­ros de ellos ig­no­ran­tes de que otra gue­rra –es­ta glo­bal– vol­ve­ría a cru­zar­se en su ca­mino. Por otro la­do, la ale­gría, pro­ba­ble­men­te tam­bién el ali­vio, al­can­za­ba a la otra Es­pa­ña, la vic­to­rio­sa, que sa­có fuer­zas de fla­que­za pa­ra ce­le­brar el triun­fo. Los des­fi­les del ejér­ci­to fran­quis­ta se su­ce­die­ron por to­da la geo­gra­fía, con­ver­gien­do en el de la Vic­to­ria, ce­le­bra­do por to­do lo alto en Ma­drid el 19 de ma­yo de 1939 y co­man­da­do por el mis­mí­si­mo Fran­co. To­do Ma­drid ama­ne­ció de­co­ra­do con fo­to­gra­fías su­yas y de Jo­sé An­to­nio y cien­tos de mi­les de per­so­nas apro­ve­cha­ron que la jor­na­da ha­bía si­do pro­cla­ma­da fes­ti­va –El Día de la Vic­to­ria– pa­ra acom­pa­ñar por el cen­tro una gran­dio­sa ex­hi­bi­ción mi­li­tar en la que, se­gún al­gu­nas fuen­tes, lle­ga­ron a par­ti­ci­par más de 200.000 efec­ti­vos. Al día si­guien­te, se cons­ta­tó el ca­rác­ter ca­tó­li­co del nue­vo ré­gi­men con un ac­to en la ma­dri­le­ña igle­sia de San­ta Bár­ba­ra, don­de el nue­vo Je­fe de Es­ta­do en­tre­gó la es­pa­da de la “vic­to­ria so­bre los in­fie­les”.

Los me­ses si­guien­tes, den­tro de lo ex­tra­or­di­na­rio de una pos­gue­rra, el país tra­tó de vol­ver a la nor­ma­li­dad. Un ejem­plo: el 25 de ju­nio de 1939, el ge­ne­ral Mos­car­dó –en quien ha­bía de­le­ga­do Fran­co– pre­si­dió la fi­nal de la Co­pa de fút­bol del Ge­ne­ra­lí­si­mo, ce­le­bra­da en Bar­ce­lo­na y ga­na­da por el Se­vi­lla F.C. Pe­ro po­co tar­da­ría Eu­ro­pa en vol­ver a ver caer bom­bas so­bre sus ca­sas. Pe­se a la ma­yor afi­ni­dad a las fuer­zas del Eje, Es­pa­ña se de­cla­ró pri­me­ro neu­tral y, más tar­de, no be­li­ge­ran­te. Pa­ra la historia, que­da­ría la vi­si­ta de la mano de­re­cha de Hitler, Hein­rich Himm­ler, a Es­pa­ña y el en­cuen­tro de Fran­co con el Füh­rer en Hen­da­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.