To­do em­pe­zó el 1 de sep­tiem­bre. Los avio­nes ale­ma­nes es­cu­pían muer­te so­bre las prin­ci­pa­les ciu­da­des de Po­lo­nia, en es­pe­cial Fram­pol, Wie­lun y Var­so­via.

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - El Monstruo -

La ca­pi­tal po­la­ca su­frió el ex­ter­mi­nio de bue­na par­te de su cen­tro his­tó­ri­co, afec­tan­do tam­bién a la po­bla­ción ci­vil, en una se­rie de bom­bar­deos que los na­zis jus­ti­fi­ca­ron por el he­cho de ser una ciu­dad for­ti­fi­ca­da. El 9 de sep­tiem­bre se ini­cia­ría la in­va­sión te­rres­tre. Has­ta el día 28 de ese mis­mo mes, la ciu­dad re­sis­tió, no se rin­dió pe­se a ha­ber si­do sis­te­má­ti­ca­men­te bom­bar­dea­da. Po­lo­nia en ge­ne­ral y Var­so­via, en par­ti­cu­lar, se con­vir­tie­ron en los sím­bo­los de lo que iba a ser una gue­rra que no res­pe­ta­ría la historia, el ar­te, ni, por des­con­ta­do, a la po­bla­ción ci­vil. Nun­ca has­ta en­ton­ces la avia­ción se ha­bía mos­tra­do tan mor­tal. En ape­nas un sus­pi­ro de tiem­po, un vue­lo a to­da ve­lo­ci­dad, y a cen­te­na­res de me­tros de dis­tan­cia de los ob­je­ti­vos, po­día cau­sar una des­truc­ción nun­ca an­tes vis­ta, una de­vas­ta­ción glo­bal en la que, eso sí, las víc­ti­mas pa­sa­ban a ser sim­ples nú­me­ros; no se ven los ojos de un muer­to des­de las nu­bes. Si la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la ha si­do vis­ta por mu­chos his­to­ria­do­res co­mo un cam­po de prue­bas de ca­ra al con­flic­to mun­dial, los bom­bar­deos aé­reos so­bre Po­lo­nia se con­vir­tie­ron en la pri­me­ra cam­pa­ña sin con­ce­sio­nes des­de el ai­re de la más mor­tí­fe­ra gue­rra de la Historia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.