Un es­pa­ñol en el día

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Un español en el día D - MA­DO MARTÍNEZ

HU­BO UN ES­PA­ÑOL EN­TRE LAS TRO­PAS DEL EJÉR­CI­TO ES­TA­DOU­NI­DEN­SE EL DÍA D. LA HISTORIA DE MANUEL OTE­RO MARTÍNEZ ES LA HISTORIA DE LA TRA­GE­DIA DE LOS EMI­GRAN­TES GA­LLE­GOS QUE ABAN­DO­NA­RON SU PA­TRIA EN POS DE UN FU­TU­RO ME­JOR, PE­RO ES TAM­BIÉN LA DEL ÚNI­CO ES­PA­ÑOL QUE FA­LLE­CIÓ EN EL DES­EM­BAR­CO DE NOR­MAN­DÍA, UNA MA­SA­CRE QUE SIG­NI­FI­CÓ EL CO­MIEN­ZO DEL FIN DE LA SE­GUN­DA GUE­RRA MUN­DIAL.

F alle­ció he­roi­ca­men­te, o por ne­ce­si­dad, o am­bas co­sas a la vez, pe­ro lo hi­zo dan­do su vi­da por li­be­rar a Eu­ro­pa del yu­go na­zi, y no co­mo miem­bro de la di­vi­sión

Le­clerc ni de la Bri­tish Com­pany a las que se unie­ron los re­pu­bli­ca­nos es­pa­ño­les, sino co­mo miem­bro del ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos. Lo des­cu­bri­mos ha­ce po­co, con­cre­ta­men­te en 2014. Has­ta en­ton­ces, na­die sa­bía que hu­bo un es­pa­ñol en­tre los caí­dos del Des­em­bar­co de Nor­man­día. Fue gra­cias a Gem­ma Martínez, una so­bri­na su­ya que se pu­so en con­tac­to con el Mu­seo Mi­li­tar de A Co­ru­ña pa­ra so­li­ci­tar in­for­ma­ción so­bre su tío. Al tiem­po, Manuel Are­nas, de la Aso­cia­ción The Ro­yal Green

Jac­kets, em­pe­zó a ti­rar del hi­lo y des­cu­brió la asom­bro­sa historia de es­te hom­bre. Una historia que hoy po­de­mos re­cons­truir.

Manuel Ote­ro Martínez na­ció en Se­rra de Ou­tes, A Co­ru­ña, el 29 de abril de 1916. Con­ta­ba ape­nas con 20 años cuan­do es­ta­lló la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la. Por aque­llos en­ton­ces, él se en­con­tra­ba tra­ba­jan­do co­mo me­cá­ni­co de la ma­ri­na mer­can­te en el puer­to de San­tan­der. Era una épo­ca con­vul­sa, lle­na de re­ve­ses y con­tra­dic­cio­nes. Aca­ba­da la gue­rra, mo­vi­do por las an­sias de em­pe­zar una nue­va vi­da, pros­pe­rar y de­jar atrás un fu­tu­ro de pro­ba­ble mi­se­ria y per­se­cu­ción po­lí­ti­ca, de­ci­dió aven­tu­rar­se mar aden­tro pa­ra con­quis­tar el sue­ño ame­ri­cano.

GALLEGO EN NUE­VA YORK

Fue­ron mu­chos los ga­lle­gos que, co­mo él, emi­gra­ron a Es­ta­dos Uni­dos por aque­llos años. Manuel Ote­ro se es­ta­ble­ció en

LO DES­CU­BRI­MOS EN 2014. HAS­TA EN­TON­CES, NA­DIE SU­PO QUE HU­BO UN ES­PA­ÑOL EN­TRE LOS CAÍ­DOS DEL DES­EM­BAR­CO DE NOR­MAN­DÍA

la ciu­dad de Nue­va York, y tra­tó de sa­lir ade­lan­te, le­jos de los su­yos, tra­ba­jan­do en to­do lo que pu­do. Tras desem­pe­ñar va­rios dad es­ta­dou­ni­den­se, se de­jó en­ga­tu­sar por el gan­cho del ejér­ci­to. De es­ta for­ma, y con la es­pe­ran­za de ob­te­ner la na­cio­na­li­dad es­ta­dou­ni­den­se, se alis­tó vo­lun­ta­rio en las fuer­zas ar­ma­das nor­te­ame­ri­ca­nas, ya que da­ban la na­cio­na­li­dad a los que se en­ro­la­ban por un pe­rio­do mí­ni­mo de seis me­ses.

To­da­vía no sa­bía lo que es­ta de­ci­sión le iba a de­pa­rar a su vi­da, o más bien, a su muer­te. Na­die po­día ima­gi­nar que una se­ma­na más tar­de, el ata­que de los ja­po­ne­ses a Pearl Har­bour en 1941 pre­ci­pi­ta­ría la en­tra­da de los Es­ta­dos Uni­dos en la II Gue­rra Mun­dial. Manuel Ote­ro fue des­ti­na­do a Eu­ro­pa. Par­ti­ci­pó en los lar­gos en­tre­na­mien­tos que la com­pli­ca­da mi­sión re­que­ría, des­de el pun­to de vis­ta es­tra­té­gi­co, y des­em­bar­có, jun­to a otros mi­les de com­pa­ñe­ros, en las playas que los ale­ma­nes ha­bían to­ma­do. Es­ta­ba en la 1ª Di­vi­sión del 16 Re­gi­mien­to de In­fan­te­ría, en la 1ª Com­pa­ñía.

Aquel día la ma­la suer­te qui­so que la ma­rea es­tu­vie­ra baja. A Manuel y sus com­pa­ñe­ros les to­có re­co­rrer una dis­tan­cia mu­cho ma­yor de la es­pe­ra­da pa­ra lle­gar has­ta un lu­gar de re­fu­gio se­gu­ro en la pla­ya. Los ale­ma­nes só­lo te­nían que apun­tar a aque­llos hom­bres que co­rrían por la are­na co­mo hor­mi­gui­llas. La uni­dad de Ote­ro fue arra­sa­da. Fa­lle­cie­ron prác­ti­ca­men­te to­dos, en­tre ellos él; aun así, el gallego lo­gró cru­zar la pla­ya, sal­tar el mu­ro ro­co­so que ha­bían cons­trui­do los ale­ma­nes, sal­var in­clu­so el obs­tácu­lo de las con­cer­ti­nas, yen­do pos­te­rior­men­te a pa­rar a un cam­po de minas que ha­bría de ser su tum­ba. Te­nía 28 años cuan­do mu­rió.

SOL­DA­DO DES­CO­NO­CI­DO

Nos pu­si­mos en con­tac­to con Gem­ma Martínez Ote­ro, so­bri­na de es­te sol­da­do es­pa­ñol, pa­ra que nos con­ta­ra un po­co más de su tío: “Era her­mano de mi ma­dre, quien siem­pre es­ta­ba ha­blan­do de su her­mano fa­lle­ci­do en la gue­rra, en el Des­em­bar­co de Nor­man­día. De he­cho mi ma­dre siem­pre iba de lu­to por él. En ca­sa ha­bía un baúl de gran­des di­men­sio­nes. Nos ex­pli­ca­ba que en ese baúl nos ha­bían en­via­do el ca­dá­ver de mi tío. Es­tá­ba­mos tan acos­tum­bra­dos al baúl que aca­ba­mos dán­do­le di­fe­ren­tes usos. Lle­ga­mos in­clu­so a guar­dar la co­se­cha de maíz allí. Con el pa­so de los años, de­ci­dí con­ver­tir la ca­sa en un alo­ja­mien­to ru­ral y em­pe­cé a re­or­ga­ni­zar las co­sas. Creí que el baúl po­dría in­tere­sar a al­gún mu­seo, y así fue co­mo me pu­se en con­tac­to con la aso­cia­ción The Ro­yal Green Jac­ket, y con Manuel Are­nas, por si lo que­rían ex­po­ner”.

Por su par­te, Manuel Are­nas nos con­ta­ba du­ran­te la en­tre­vis­ta que man­tu­vi­mos con él: “Me di­jo que su tío ha­bía fa­lle­ci­do en el Des­em­bar­co de Nor­man­día y que iba en el ejér­ci­to ame­ri­cano. Me di­jo que te­nía car­tas, y has­ta un fé­re­tro, pe­ro a mí

LA CU­RIO­SI­DAD PU­DO MÁS QUE LA IN­CRE­DU­LI­DAD, EMPUJÁNDOLE A DES­PLA­ZAR­SE HAS­TA SE­RRA DE OU­TES PA­RA VER AQUEL FÉ­RE­TRO QUE GEM­MA LE HA­BÍA DI­CHO QUE TE­NÍA EN SU CA­SA

no me cua­dra­ba na­da”. La in­cre­du­li­dad de Manuel Are­nas era del to­do com­pren­si­ble, pues has­ta ese mo­men­to na­die te­nía no­ti­cia de que un es­pa­ñol hu­bie­ra for­ma­do par­te del ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos que lu­chó en la ba­ta­lla del Des­em­bar­co de Nor­man­día.

Aun así, la cu­rio­si­dad pu­do más que la in­cre­du­li­dad, empujándole a des­pla­zar­se has­ta Se­rra de Ou­tes pa­ra ver aquel fé­re­tro que Gem­ma le ha­bía di­cho que te­nía en su ca­sa. Fue allí cuan­do se dio cuen­ta de que es­ta­ba an­te un au­tén­ti­co fé­re­tro mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se: “Me en­se­ñó fo­to­gra­fías, car­tas, y un ar­cón in­men­so de zinc y ma­de­ra. En un la­te­ral lle­va­ba la nu­me­ra­ción que to­do sol­da­do ame­ri­cano lle­va en su cha­pi­ta, así co­mo la di­rec­ción de en­vío a su fa­mi­lia. Lo ha­bían guar­da­do du­ran­te se­ten­ta años. Me sor­pren­dió mu­cho. Lo que más nos ayu­dó fue pre­ci­sa­men­te esa nu­me­ra­ción mi­li­tar. Em­pe­za­mos a que Manuel Ote­ro es­tu­vo en el ejér­ci­to ame­ri­cano, en la 1ª Com­pa­ñía de la 1ª Di­vi­sión de In­fan­te­ría del 16 Re­gi­mien­to, la fa­mo­sa The Big Red One. En el mu­seo de

The Big Red One te­nían el dia­rio de un alto man­do que ci­ta­ba a Manuel Ote­ro, y de­cía có­mo ha­bía muer­to, jun­to a su te­nien­te.

Lo cu­rio­so es que al te­nien­te le die­ron la cruz de re­co­no­ci­mien­to púr­pu­ra, y a él no le die­ron na­da. Sa­be­mos exac­ta­men­te en qué lu­gar mu­rió”.

Gem­ma nos se­guía con­tan­do, en re­la­ción a su tío: “Él se es­cri­bía con la fa­mi­lia, y mi ma­dre con­ser­va­ba to­das las car­tas. Yo le re­ga­lé un día un dia­rio en el que le pe­dí que es­cri­bie­ra me­mo­rias que ella tu­vie­ra so­bre su in­fan­cia, pe­ro pa­ra mi sor­pre­sa, lle­nó las pá­gi­nas de aquel cua­derno ha­blan­do de to­dos me­nos de ella, y en­tre otras co­sas, ha­bía es­ta­do es­cri­bien­do so­bre mi tío”. Manuel Are­nas aña­dió: “Era ca­bo es­pe­cia­lis­ta y ve­te­rano. Ya ha­bía es­ta­do an­tes en la Ba­ta­lla del Ebro y mu­chas otras du­ran­te la Gue­rra Ci­vil. Le ha­bían he­cho pri­sio­ne­ro en Bar­ce­lo­na, pe­ro gra­cias a la ayu­da de un fa­mi­liar, lo­gra­ron res­ca­tar­le y traer­le de vuel­ta a Ga­li­cia. To­dos es­ta­ban muy con­ten­tos por su re­gre­so, y de que se hu­bie­ra sal­va­do, pe­ro era un hom­bre mar­ca­do, el ro­jo del pue­blo. Por eso de­ci­dió ir­se a Es­ta­dos Uni­dos. Aga­rró un va­por has­ta Hawai y de ahí pa­só a Nue­va York, don­de su in­ten­ción era lo­grar ha­cer reali­dad el sue­ño ame­ri­cano. Es­tu­vo tra­ba­jan­do de me­cá­ni­co allí. Que­ría con­se­guir la na­cio­na­li­dad. ¿Có­mo ha­cer­lo? Alis­tán­do­se en el ejér­ci­to du­ran­te seis me­ses, con tan ma­la suer­te que a la se­ma­na si­guien­te de alis­tar­se, ata­ca­ron Pearl Har­bour y le mo­vi­li­za­ron, en­vián­do­le a Eu­ro­pa a re­ci­bir ins­truc­ción y en­tre­na­mien­to”.

EL SUE­ÑO... Y LA PE­SA­DI­LLA

Po­dría de­cir­se que el sue­ño ame­ri­cano de Manuel Ote­ro se ha­bía trans­for­ma­do en una ho­rri­ble pe­sa­di­lla, pues po­cas co­sas hay en es­te mun­do más ho­rren­das que el mons­truo de la gue­rra. La historia de es­te gallego que se en­ro­ló en el Ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos y par­ti­ci­pó en el Des­em­bar­co de Nor­man­día, una de las batallas más im­por­tan­tes de la historia, pa­só to­tal­men­te des­aper­ci­bi­da du­ran­te años.

Sin em­bar­go, el azar qui­so que su so­bri­na Gem­ma se pu­sie­ra un día en con­tac­to con Manuel Are­nas, de los Ro­yal Green

Jac­kets, quie­nes ver­da­de­ra­men­te con­si­guie­ron re­cons­truir la vi­da y ha­za­ñas de es­te hom­bre, gra­cias a que su fa­mi­lia ha­bía con­ser­va­do no só­lo la me­mo­ria de su fa­mi­liar, sino una se­rie de ob­je­tos cru­cia­les a la ho­ra de se­guir­le el ras­tro.

Aca­ba­mos nues­tra crónica his­tó­ri­ca pa­sean­do por el Ce­men­te­rio Ame­ri­cano que el Ejér­ci­to de los Es­ta­dos Uni­dos tie­ne jun­to a la Pla­ya de Omaha, en Nor­man­día. Allí, un sem­bra­do de cru­ces y es­tre­llas de Da­vid se­ña­lan las al­mas que pe­re­cie­ron du­ran­te el Día D; tan­tas que ape­nas pue­den con­tar­se sin ba­jar la mi­ra­da. Es lo que las gue­rras traen al mun­do: muer­te, des­truc­ción y des­hu­ma­ni­za­ción.

ACA­BA­MOS NUES­TRA CRÓNICA PA­SEAN­DO POR EL CE­MEN­TE­RIO AME­RI­CANO QUE EL EJÉR­CI­TO DE LOS ES­TA­DOS UNI­DOS TIE­NE JUN­TO A LA PLA­YA DE OMAHA, EN NOR­MAN­DÍA

Arri­ba y a la de­re­cha, cien­tos de sol­da­dos alia­dos des­em­bar­can en Omaha Beach.

Cos­tas de Omaha Beach en Nor­man­día, don­de tu­vo lu­gar el des­em­bar­co (© Ma­do Martínez).

A la iz­quier­da, ca­ñón de gue­rra en Omaha Beach (© Ma­do Martínez). A la de­re­cha, plano del ce­men­te­rio ame­ri­cano, ba­jo es­tas lí­neas (fo­tos: Ma­do Martínez).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.