LA RED COMÈTE VÍA DE ES­CA­PE

DU­RAN­TE LA SE­GUN­DA GUE­RRA MUN­DIAL, EN TE­RRI­TO­RIO VAS­CO, TU­VO LU­GAR UNA EPO­PE­YA PA­RA PO­NER A SAL­VO A CIEN­TOS DE SOL­DA­DOS ALIA­DOS QUE LU­CHA­BAN CON­TRA HITLER. A PE­SAR DE SU IM­POR­TAN­CIA PA­RA EL ES­FUER­ZO DE GUE­RRA Y POR LA VIC­TO­RIA, ES UNO DE LOS EPI­SO­DIOS MEN

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Vía De Escape - ÓS­CAR HE­RRA­DÓN

Du­ran­te la san­gría que su­pu­so la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial se crea­ron nu­me­ro­sas re­des de eva­sión y ayu­da tan­to a fu­gi­ti­vos del Ter­cer Reich – prin­ci­pal­men­te ju­díos y opo­si­to­res ideo­ló­gi­cos– co­mo a sol­da­dos alia­dos y re­sis­ten­tes que lu­cha­ban a vi­da o muer­te por la li­be­ra­ción del yu­go na­cio­nal­so­cia­lis­ta.

Es­pa­ña, que ha­bía vi­vi­do en pro­pia car­ne el azo­te de la es­vás­ti­ca con el bom­bar­deo de Ger­ni­ka o el más des­co­no­ci­do de cua­tro pue­blos de Castellón por un es­cua­drón de Stu­kas en ma­yo de 1938, y que te­nía aún en car­ne viva las heridas de su gue­rra fra­tri­ci­da, era un país geo­es­tra­té­gi­co fun­da­men­tal. Puer­ta de en­tra­da al Me­di­te­rrá­neo, fron­te­ra con Fran­cia y Por­tu­gal, era uno de los po­cos ac­ce­sos pa­ra que los fu­gi­ti­vos alia­dos pu­die­ran al­can­zar Gi­bral­tar y po­ner­se a sal­vo.

- gi­men fran­quis­ta, la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca her­vía y es­pías que cam­pa­ban a sus an­chas a la ca­za de enemi­gos del Reich, lo que com­pli­ca­ba so­bre­ma­ne­ra la se­gu­ri­dad de las re­des de fu­ga; sin em­bar­go, se­ría uno de los lu­ga­res ele­gi­dos por “Comète” pa­ra la eva­cua­ción de fu­gi­ti­vos.

BÉL­GI­CA, EL ORI­GEN

El pun­to de par­ti­da de la que aca­ba­ría por ser una de las re­des de eva­sión más efec­ti­vas de la con­tien­da se ha­lla­ba en Bru­se­las. Cuan­do en ma­yo de 1940 las fuer­zas de la Wehr­macht ocu­pa­ron Bél­gi­ca, Ho­lan­da y el Nor­te de Fran­cia, sur­gie­ron pe­que­ños gru­pos de re­sis­ten­tes. En­tre los in­tré­pi­dos opo­si­to­res al na­zis­mo, des­ta­ca­ría la jo­ven de 24 años An­drée De Jongh. La va­len­tía y la te­na­ci­dad fren­te al in­va­sor las lle­va­ba en la san­gre, ya que era hi­ja del pro­fe­sor Fré­de­ric De Jongh y de la en­fer­me­ra bri­tá­ni­ca Edith Ca­vell – ver re­cua­dro–.

Con ta­les as­cen­dien­tes, no es ra­ro que An­drée, jo­ven es­tu­dian­te de Artes De­co­ra­ti­vas que tam­bién cur­sa­ba es­tu­dios de en­fer­me­ría, se de­di­ca­ra por en­te­ro a lu­char con­tra el go­bierno de ocu­pa­ción. Ya cuan­do es­ta­lló la gue­rra se ha­bía ofre­ci­do co­mo vo­lun­ta­ria a la Cruz Ro­ja. Tras la in­va­sión de Bél­gi­ca, se ins­ta­ló en Bru­se­las, don­de, con la ayu­da de su pro­ge­ni­tor, se pu­so a or­ga­ni­zar una red pri­me­ro de eva­sión de los que huían de un ré­gi­men ase­sino y des­pués de fu­ga de sol­da­dos alia­dos cap­tu­ra­dos por el Ter­cer Reich, una em­pre­sa que le lle­vó al­re­de­dor de un año, adop­tan­do el nom­bre en clave de “De­dée”. Más tar­de se­ría co­no­ci­da co­mo “la Pe­que­ña Ci­clón”. Ella fue la ver­da­de­ra co­mo la Red Co­me­ta ( Red Comète), que pro­ta­go­ni­za es­tas lí­neas, aun­que pron­to con­tó con la ayu­da del jo­ven in­ge­nie­ro Ar­nold Dep­pé, que man­te­nía con­tac­tos con los pri­me­ros círcu­los de re­sis­ten­tes bel­gas.

Sus pri­me­ras ac­cio­nes con­sis­tie­ron en ayu­dar a nu­me­ro­sos sol­da­dos del Cuer­po de Ex­pe­di­cio­na­rios Bri­tá­ni­co que no pu­die­ron ser eva­cua­dos del Desas­tre de Dun­ker­que, que cau­só te­rri­bles pér­di­das a las fuer­zas alia­das en las playas de la co­mu­na fran­ce­sa en ma­yo de 1940 y que­da­ron así atra­pa­dos en te­rri­to­rio ocu­pa­do. De­bi­do a que los sol­da­dos se ha­lla­ban en con­di­cio­nes muy pre­ca­rias, De Jongh y Dep­pé les brin­da­ron alo­ja­mien­tos se­gu­ros en pi­sos fran­cos de la or­ga­ni­za­ción clan­des­ti­na –nor­mal­men­te los do­mi­ci­lios o ca­se­ríos de otros co­la­bo­ra­do­res– y car­ti­llas de ra­cio­na­mien­to, aun­que pron­to vie­ron que la solución pa­sa­ba por po­der eva­cuar­los a te­rri­to­rio alia­do, lo que re­que­ría un com­ple­jo sis­te­ma or­ga­ni­za­ti­vo. Nues­tro país se­ría una pie­za fun­da­men­tal del mis­mo.

Pues­to que la cos­ta bel­ga es­ta­ba muy vi­gi­la­da por mul­ti­tud de agen­tes enemi­gos, la po­si­bi­li­dad de eva­sión por vía ma-

rí­ti­ma ha­cia Londres era prác­ti­ca­men­te inac­ce­si­ble. La úni­ca op­ción era que lle­ga­ran a la co­lo­nia bri­tá­ni­ca de Gi­bral­tar, pe­ro pa­ra ello de­bían no só­lo lle­gar a Fran­cia y atra­ve­sar­la, sino cru­zar una Es­pa­ña go­ber­na­da por los vic­to­rio­sos fran­quis­tas.

CA­MINO AL PAÍS VAS­CO

La de­ci­sión de De Jongh y Dep­pé de via­jar al País Vas­co pa­ra pre­pa­rar el te­rreno fue to­ma­da por va­rias ra­zo­nes, en­tre ellas que pre­ci­sa­men­te allí ha­bía tra­ba­ja­do el se­gun­do an­tes de la gue­rra. Co­mo in­ge­nie­ro fran­ce­sa Gau­mont, fue tras­la­da­do en 1928 has­ta la zo­na vas­ca fran­ce­sa pa­ra tra­ba­jar co­mo téc­ni­co de man­te­ni­mien­to, te­nien­do su re­si­den­cia en la co­mu­na de San Juan de Luz. Allí es­ta­ble­ce­ría im­por­tan­tes con­tac­tos con la po­bla­ción lo­cal que le se­rían de gran ayu­da pa­ra la mi­sión que aho­ra, en 1940, se de­ci­día a em­pren­der. Dep­pé ha­bía si­do tras­la­da­do al fren­te en 1939, y co­mo tan­tos mi­les de alia­dos fue he­cho pri­sio­ne­ro en Dun­ker­que el 6 de ju­nio de 1940. Tras­la­da­do a una pri­sión en Ale­ma­nia, lo­gró huir del cam­po de Es­sen, y en Bru­se­las, cam­po de en­tre­na­mien­to de los crea­do­res de la red Comète, fue adies­tra­do en la lu­cha clan­des­ti­na por su pri­mo Hen­ri De Bli­qui, es­ta­ble­cien­do los pri­me­ros con­tac­tos pa­ra la or­ga­ni­za­ción.

Cuen­ta Ji­mé­nez de Abe­ras­tu­ri que “el País Vas­co fron­te­ri­zo te­nía una ven­ta­ja, por lo me­nos en su zo­na cos­te­ra, y era que, una vez su­pe­ra­do el obs­tácu­lo de la zo­na prohi­bi­da bel­ga y la fron­te­ra con Fran­cia, el ca­mino ha­cia París que­da­ba li­bre y de allí el tren con­du­cía di­rec­ta­men­te a la fron­te­ra vas­ca que es­ta­ba in­clui­da den­tro de la zo­na ocu­pa­da”. Uno de los prin­ci­pa­les apo­yos de la Red Comète en la zo­na se­rían los De Greef, que ha­bían hui­do de Bél­gi­ca tras la ocu­pa­ción na­zi y se ha­bían re­fu­gia­do en An­glet. La fa­mi­lia es­ta­ba for­ma­da por el in­dus­trial Fer­nand

EL PAÍS VAS­CO ERA LA FRON­TE­RA EN­TRE DOS ES­TA­DOS, LA CI­TA­DA FRAN­CIA “NO OCU­PA­DA” Y LA ES­PA­ÑA DE FRAN­CO

De Greef, su es­po­sa El­vi­re Ber­le­mont –se­cre­ta­ria de di­rec­ción del pe­rió­di­co L’In­de­pén­den­ce

bel­ge y quien uti­li­za­rá el alias de “Tan­te Go”–, su hi­jo Fré­de­ric de en­ton­ces 18 años y la pe­que­ña Jea­ni­ne, de 15. Se ha­bían ins­ta­la­do en aquel de­par­ta­men­to de los Pi­ri­neos atlán­ti­cos jun­to con su ami­go in­glés Al­bert John­son, que ha­bía si­do chó­fer y se­cre­ta­rio par­ti­cu­lar del con­de Bai­llet-La­tour en Bru­se­las. Fue­ron ayu­da­dos por el al­cal­de de An­glet, un an­ti­guo so­cia­lis­ta per­te­ne­cien­te al Fren­te Po­pu­lar, quien los ins­ta­ló en “Vi­lla Voi­sin”, una vi­lla aban­do­na­da cer­ca del Ayun­ta­mien­to. Aquel se­ría un lu­gar clave de la red de fu­ga.

De Jongh tam­bién con­ta­ría en Bru­se­las con la ayu­da del co­man­dan­te de re­ser­va del Ejér­ci­to bel­ga Mon­sier Ap­pert, con nu­me­ro­sos con­tac­tos con el go­bierno bel­ga en el exi­lio en Londres y con la na­cien­te re­sis­ten­cia del país, ami­ga de la fa­mi­lia De Greef, quien fa­ci­li­ta­rá el ca­mino ha­cia el País Vas­co.

De­dée via­ja­rán a San Juan de Luz, don­de se re­uni­rán con un an­ti­guo ami­go del in­ge­nie­ro, el ca­pi­tán de re­ser­va Théo­do­re Mou­liá, quien man­te­nía con­tac­to a su vez con el ser­vi­cio se­cre­to del Ejér­ci­to fran­cés, el Deu­xiè­me

Bu­reau, que tras la ocu­pa­ción pres­ta­ría una in­cal­cu­la­ble ayu­da a los nu­me­ro­sos gru­pos de Re­sis­ten­cia. Se­rá Mou­liá quien pon­ga a la pa­re­ja de es­pías en con­tac­to con el na­va­rro Ale­jan­dro Elizalde, un an­ti­guo gu­da­ri –sol­da­do del Eus­ko Gu­da­ros­tea, el Ejér­ci­to vas­co en la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la–, gran co­no­ce­dor de los pa­sos de mon­ta­ña y co­nec­ta­do con las re­des de con­tra­ban­do lo­ca­les.

Co­mo cuen­ta el his­to­ria­dor Juan Car­los Ji­mé­nez de Abe­ras­tu­ri, quien me­jor ha es­tu­dia­do la Red Comète en la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, el 27 de ju­nio de 1940 los ale­ma­nes lle­ga­ron a Ba­yo­na y el País Vas­co fue ocu­pa­do. Por el ar­mis­ti­cio de 22 de ju­nio de 1940, el te­rri­to­rio que­dó, co­mo el res­to del Es­ta­do fran­cés, di­vi­di­do en dos par­tes por una “lí­nea de de­mar­ca­ción” que uti­li­za­ría más tar­de la red de eva­sión, una suer­te de fron­te­ra in­te­rior: por una par­te la zo­na ocu­pa­da por los na­zis, ba­jo la au­to­ri­dad di­rec­ta del go­bierno de ocu­pa­ción, y la zo­na “li­bre”, con­tro­la­da por las fuer­zas del ma­ris­cal co­la­bo­ra­cio­nis­ta ga­lo Philippe Pé­tain. La im­por­tan­cia es­tra­té­gi­ca del País Vas­co es que era la fron­te­ra en­tre dos es­ta­dos, la ci­ta­da Fran­cia “no ocu­pa­da” y la Es­pa­ña de Fran­co, que en un primer mo­men­to, ba­jo un ver­gon­zan­te pe­rio­do de “no be­li­ge­ran­cia”, se ha­lla­ba en un es­ta­do de neu­tra­li­dad cum­plían ni mu­cho me­nos.

EXIS­TÍA UN AGU­JE­RO: LA MA­YO­RÍA DE LOS FU­GI­TI­VOS ERAN DE­TE­NI­DOS AL CRU­ZAR LA FRON­TE­RA Y DE­VUEL­TOS A LOS ALE­MA­NES

Aun­que no pa­re­cía el si­tio más idó­neo pa­ra lle­var a ca­bo ac­ti­vi­da­des pro-alia­das, gra­cias a la coope­ra­ción de las em­ba­ja­das bri­tá­ni­ca y los ser­vi­cios se­cre­tos bri­tá­ni­cos y nor­te­ame­ri­ca­nos ins­ta­la­dos en la Pe­nín­su­la, jun­to a nu­me­ro­sos gru­pos de re­sis­ten­tes lo­ca­les an­ti­fran­quis­tas, se con­vir­tió en una tie­rra de pa­so de fu­gi­ti­vos del Ter­cer Reich, que uti­li­za­rán la mu­ga vas­ca, en­tre dos es­ta­dos, co­mo ca­mino obli­ga­do pa­ra po­ner­se a sal­vo.

Se­rá en ju­lio de 1941, si­guien­do al ci­ta­do au­tor, cuan­do De Jongh lle­gue a Ba­yo­na. Des­pués or­ga­ni­za­rá, con la ayu­da de la fa­mi­lia De Greef en An­glet, el primer pa­so de la fron­te­ra: se­rá el día 15 del mis­mo mes cuan­do 11 fu­gi­ti­vos cru­cen, dan­do ini­cio a las ac­ti­vi­da­des clan­des­ti­nas.

Pe­ro exis­tía un gran agu­je­ro en la se­gu­ri­dad de la red: la ma­yo­ría de los fu­gi­ti­vos eran de­te­ni­dos al cru­zar la fron­te­ra por la Guar­dia Ci­vil, sien­do de­vuel­tos a las au­to­ri­da­des ale­ma­nas o in­ter­na­dos en el cam­po de con­cen­tra­ción de Mi­ran­da de Ebro, en Bur­gos, que se cons­tru­yó en 1937 pa­ra al­ber­gar a los pre­sos re­pu­bli­ca­nos.

An­te ta­les cir­cuns­tan­cias, “De­dée” de­ci­di­rá en­trar en con­tac­to con los ser­vi­cios se­cre­tos bri­tá­ni­cos. Pa­ra ello con­ta­rá con la ayu­da de Ber­nar­do Ara­ca­ma, otro an­ti­guo sol­da­do vas­co que vi­ve en San Sebastián y re­gen­ta un ga­ra­je en el ba­rrio do­nos­tia­rra de Gros. És­te y De Jongh via­ja­rán a Bil­bao y se pre­sen­ta­rán en el Con­su­la­do bri­tá­ni­co con tres fu­gi­ti­vos: dos bel­gas y un in­glés, con los que ha­bían cru­za­do a tra­vés de la mu­ga.

“De­dée” per­ma­ne­ce­rá dos se­ma­nas en Bil­bao y es­ta­ble­ce­rá con­tac­to con Mi­chael Cres­well, se­gun­do se­cre­ta­rio de la em­ba­ja­da bri­tá­ni­ca y res­pon­sa­ble del MI9, un de­par­ta­men­to de los ser­vi­cios se­cre­tos per­te­ne­cien­tes

EL PA­DRE DE “DE­DÉE”, FRÉ­DE­RIC DE JONGH, HU­YÓ A FRAN­CIA Y OR­GA­NI­ZÓ DE NUE­VO EL APO­YO A LA OR­GA­NI­ZA­CIÓN DES­DE PARÍS

en­car­ga­do de la eva­cua­ción de los pri­sio­ne­ros de gue­rra in­gle­ses en la Eu­ro­pa ocu­pa­da. Se de la “Red Comète” aun­que “De­dée” exi­gi­rá se­guir tra­ba­jan­do sin for­mar par­te de los ser­vi­cios de In­te­li­gen­cia. Tam­bién con­ta­rán más ade­lan­te con el apo­yo del vi­ce­cón­sul bel­ga en San Sebastián.

NUE­VOS IN­TE­GRAN­TES DE LA RED

Pron­to con­tó con el apo­yo de nue­vos re­sis­ten­tes, en­tre ellos el mu­ga­la­ri oriun­do de Hen­da­ya y re­fu­gia­do en Fran­cia du­ran­te la Gue­rra Ci­vil Flo­ren­tino Goi­koet­xea, que se de­di­ca­ba al con­tra­ban­do y co­no­cía los pa­sos de mon­ta­ña a la per­fec­ción. La ru­ta que co­ge­rán los avia­do­res res­ca­ta­dos por “Comète” se­rá atra­ve­sar la fron­te­ra bel­ga, lle­gar a París y des­pués to­mar un tren ha­cia el País Vas­co, bur­lan­do no po­cos pe­li­gros y con­tro­les. En tie­rras vas­cas con­ta­rán con las ca­sas de fa­mi­lias co­la­bo­ra­do­ras de la fron­te­ri­za Ci­bou- re o San Juan de Luz, tam­bién de Ba­yo­na, don­de pa­sa­rán una o va­rias no­ches, se­gún el tiem­po lo per­mi­ta, a la es­pe­ra de cru­zar los Pi­ri­neos ha­cia el Bi­da­soa, que atra­vie­sa Na­va­rra y Gui­púz­coa. Allí se re­fu­gia­rán en el ca­se­río “Bi­de­gain-Be­rri”, re­gen­ta­do por la viu­da Frant­xia Usandizaga, pa­ra em­pren­der kot­xea y De­dèe, en una ru­ta muy com­pli­ca­da. Y, tras atra­ve­sar el Bi­da­soa, lle­ga­rán al la­do es­pa­ñol de la fron­te­ra.

Des­pués, los avia­do­res eran tras­la­da­dos a Ren­te­ría y lue­go a San Sebastián, don­de eran aco­mo­da­dos por la fa­mi­lia Ara­ca­ma, en­car­ga­dos de avi­sar a los cón­su­les alia­dos. has­ta Gi­bral­tar, don­de eran con­cen­tra­dos an­tes de par­tir rum­bo a Londres, y mu­chos de ellos vol­ve­rían a unir­se a la RAF en sus bom­bar­deos so­bre la Eu­ro­pa ocu­pa­da.

Uno pue­de ha­cer­se a la idea de los pe­li­gros que ace­cha­ban tan­to a los miem­bros de la Red Comète co­mo a los fu­gi­ti- vos: la po­li­cía fran­ce­sa, la Guar­dia Ci­vil es­pa­ño­la, los es­pías ale­ma­nes… A pe­sar de que la or­ga­ni­za­ción te­nía nu­me­ro­sas vías de es­ca­pe al­ter­na­ti­vas y pun­tos de con­trol, y de la he­roi­ci­dad y buen ha­cer de sus co­la­bo­ra­do­res, los pro­ble­mas no tar­da­rían en sur­gir, sien­do gol­pea­dos en lo más pro­fun­do por el enemi­go.

Fue lo que su­ce­dió a co­mien­zos de 1942, cuan­do va­rios miem­bros de “Comète” fue­ron de­te­ni­dos en Bél­gi­ca. El pa­dre de “De­dée”, Fré­de­ric De Jongh, lo­gró huir a Fran­cia y or­ga­ni­zar de nue­vo el apo­yo a la or­ga­ni­za­ción, ins­ta­lán­do­se en París, don­de da­ba co­bi­jo a los avia­do­res fu­ga­dos y los pro­veía de ro­pa de pai­sano y do­cu­men­ta­ción fal­sa. Sin em­bar­go, en 1943, a de­te­ni­dos mu­chos miem­bros de la Red, pa­san­do a en­gro­sar la temible en­cru­ci­ja­da de los campos de con­cen­tra­ción na­zis.

“De­dée”, an­te la vi­gi­lan­cia ca­da vez más ex­haus­ti­va de los ale­ma­nes y de la

LOS PRO­BLE­MAS SE AGU­DI­ZA­RON CON LA OCU­PA­CIÓN POR LOS ALE­MA­NES DE TO­DA FRAN­CIA, IN­CLUI­DA LA ZO­NA “LI­BRE”

pa­ra to­da per­so­na que no de­mues­tre ha­bi­tar en la re­gión, pa­tru­lla­da a am­bos la­dos por la po­li­cía es­pa­ño­la y ale­ma­na.

Así, el 15 de enero de 1943 era de­te­ni­da An­drée De Jongh jun­to a un gru­po de avia­do­res fu­ga­dos en el ca­se­río que les da­ba co­bi­jo, el de la viu­da Urrug­ne en Ba­yo­na. Pa­re­ce que fue­ron de­nun­cia­dos por un mo­zo – mo­rroi– de un ca­se­río ve­cino a las au­to­ri­da­des ale­ma­nas. Aquel se­rá un du­ro gol­pe pa­ra “Comète”, al que­dar­se sin la lí­der de su or­ga­ni­za­ción. Per­ma­ne­ce­rá en la pri­sión de Ba­yo­na has­ta ser tras­la­da­da a Ale­ma­nia, sin que los na­zis des­cu­bran que se tra­ta de la lí­der de la or­ga­ni­za­ción clan­des­ti­na que trae de ca­be­za a la Ges­ta­po.

LA RED ES CERCADA

Gra­cias prin­ci­pal­men­te al ex­haus­ti­vo tra­ba­jo La lí­nea de la Li­ber­tad, del pe­rio­dis­ta y co­rres­pon­sal del dia­rio The Washington

Post Pe­ter Eis­ner, co­no­ce­mos nu­me­ro­sos de­ta­lles so­bre lo que su­ce­dió en la fron­te- ra fran­co-es­pa­ño­la en re­la­ción con la red de eva­sión en­tre 1943 y 1944, cuan­do ya ha­bía si­do de­te­ni­da “De­dée”.

A par­tir de la de­ten­ción de “De­dée”, se­rá “Fran­co” quien se ocu­pe de la par­te vas­ca del re­co­rri­do. Ten­drán que cam­biar­se los iti­ne­ra­rios: es­ta­cio­nes de tren pac­ta­das por los co­la­bo­ra­do­res, ru­tas de mon­ta­ña al­ter­na­ti­vas… No obs­tan­te, el cer­co se cie­rra so­bre los re­sis­ten­tes: el 15 de fe­bre­ro, el pro­pio “Fran­co” se­rá de­te­ni­do ba­jan­do del mon­te do­nos­tia­rra y tam­bién Ber­nar­do Ara­ca­ma, que le es­pe­ra­ba en un co­che. Jean Fra­nçois, tras­la­da­do a la pri­sión de Pam­plo­na, ten­drá más suer­te que su com­pa­ñe­ra An­drée y se­rá li­be­ra­do gra­cias a la in­ter­ven­ción de la em­ba­ja­da po­li­cía es­pa­ño­la, lo que le obli­ga­rá a rees­truc­tu­rar gran par­te de “Comète”.

Uno de los he­chos más dra­má­ti­cos ten­drá lu­gar ese mis­mo año de 1943, el 7 de ju­nio, cuan­do Fré­de­ric De Jongh sea de­te­ni red: el agen­te do­ble Jac­ques De­sou­brie –que gru­po al no des­ve­lar­se su ta­pa­de­ra tras las de­ten­cio­nes–. És­te adop­tó en­tre la or­ga­ni­za­ción co­mo ta­pa­de­ra el nom­bre de Jean

GRA­CIAS A LOS OPE­RA­TI­VOS DE LA RED, GRIMES LO­GRÓ LLE­GAR A GI­BRAL­TAR Y SO­BRE­VI­VIR, DE­JAN­DO UNA VALIOSÍSIMA IN­FOR­MA­CIÓN

Mas­son y ha­bía co­men­za­do a tra­ba­jar pa­ra “Comète” en abril de 1943, en el tras­la­do de fu­gi­ti­vos de Bru­se­las a París. Vol­ve­re­mos a en­con­trar­nos con él más ade­lan­te. El pa­dre de “De­dée”, uno de los res­pon­sa­bles de que la red de fu­ga sal­va­ra a cien­tos de per­so­nas, se­rá ase­si­na­do de un dis­pa­ro por sus cap­to­res el 28 de mar­zo de 1944, en la som­bría for­ta­le­za del Mon­te Va­lé­rien, en un su­bur­bio de París.

El cer­co se es­tre­cha­ba ca­da vez más y, a pe­sar de que “Fran­co” y el res­to de sus co­la­bo­ra­do­res en el País Vas­co –tan­to fran­cés co­mo es­pa­ñol– re­or­ga­ni­za­ron gran par­te de la red tras la caí­da de Fré­de­ric, no pu­die­ron evi­tar que ape­nas unos me­ses des­pués, en no­viem­bre, fue­ran de­te­ni­dos por agen­tes de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Se­gu­ri­dad es­pa­ño­la en San Sebastián la fa­mi­lia Ara­ca­ma al com­ple­to, ca­yen­do unos días des­pués Pe­dro Ar­bi­de y su mu­jer María Ga­ra­yar, am­bos tam­bién va­lio­sos co­la­bo­ra­do­res de la Red Comète.

UNA TRA­GE­DIA EN EL RÍO

Du­ran­te uno de los via­jes de eva­sión, co­man­da­do por “Fran­co”, los fu­gi­ti­vos, en­tre ellos el con­de An­toi­ne d’Ur­sel, alias “Jac­ques Car­tier”, res­pon­sa­ble de la sec­ción bel­ga de “Comète” que se dis­po­nía a huir a Londres, y el tam­bién miem­bro Al­bert An­cia, jun­to a dos avia­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos, fue­ron sor­pren­di­dos por la Guar­dia Ci­vil en el pa­so del Bi­da­soa. Era la no­che del 23 de di­ciem­bre de 1943. En me­dio del fue­go cru­za­do, “Car­tier” –en­fer­mo de gri­pe– fue arras­tra­do por la co­rrien­te, mien­tras que el avia­dor Jim Burch se aho­gó tam­bién. El res­to del gru­po, –sal­vo “Fran­co” y los mu

ga­la­ris que lo­gran huir–, fue­ron de­te­ni­dos. Otro du­ro gol­pe pa­ra la or­ga­ni­za­ción...

Jean Fra­nçois se­rá de­te­ni­do po­co des­pués en Bru­se­las tras otra de­la­ción de De­sou­brie, el agen­te do­ble, el trai­dor que ha­bía adop­ta­do el alias de Pie­rre Bou­lain. Pre­ci­sa­men­te, se­rá una de las miem­bros más jó­ve­nes de la Red Comète, Mi­che­li­ne Du­mont, alias “Lily”, una en­fer­me­ra bel­ga cu­ya fa­mi­lia ha­bía si­do de­te­ni­da por la Ges­ta­po y que se ocu­pa­ba de la lo­gís­ti­ca en Bru­se­las, quien des­en­mas­ca­re al es­pía. Aun­que “Fran­co”, se­gún Abe­ras­tu­ri Cor­ta, tras ser de­te­ni­do por la Guar­dia Ci­vil, lo­gra­rá “ocul­tar su ver­da­de­ro pa­pel en la red, des­car­gan­do la res­pon­sa­bi­li­dad so­bre ‘Jac­ques Car­tier’ que aca­ba de mo­rir aho­ga­do en el Bi­da­soa, lo que le ser­vi­rá pa­ra sa­lir ai­ro­so de los in­te­rro­ga­to­rios”, no po­drá evi­tar la con­de­na a muer­te dic­ta­da por un tri­bu­nal de la Fuer­za Aé­rea Ale­ma­na –la Luft­waf­fe –, la más gol­pea­da por los éxi­tos de la red en la eva­sión de los pi­lo­tos enemi­gos. Pos­te­rior­men­te fue de­por­ta­do a Ale­ma­nia, al pe­que­ño cam­po de con­cen­tra­ción de Bay­reuth, de don­de se­ría li­be­ra­do por los ame­ri­ca­nos el 7 de ma­yo de 1945.

Pe­ter Eis­ner re­co­ge en su li­bro la historia del pi­lo­to ame­ri­cano de un bom­bar­de­ro pe­sa­do B-17, Ro­bert Grimes, que ser­vi­rá co­mo hi­lo con­duc­tor de la obra. Te­nía en­ton­ces 20 años y su avión se ha­bía es­tre­lla­do en Bél­gi­ca el 20 de oc­tu­bre de 1943, ca­yen­do a 50 ki­ló­me­tros de Bru­se­las y te­nien­do que atra­ve­sar to­do el país en gue­rra. Gra­cias a los ope­ra­ti­vos de la Red Comète, lo­gró lle­gar a Gi­bral­tar y so­bre­vi­vir, de­jan­do valiosísima in­for­ma­ción so­bre la or­ga­ni­za­ción clan­des­ti­na pa­ra las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes.

EL CER­CO A LA RED

Con la ma­yor par­te de la red he­ri­da de muer­te, en ju­lio de 1944, tras el des­em­bar­co de Nor­man­día por las fuer­zas an­glo-nor­te­ame­ri­ca­nas, el fren­te de com­ba­te se tras­la­dó al mis­mo te­rri­to­rio fran­cés y la ru­ta rea­li­za­da has­ta en­ton­ces por “Comète” se hi­zo in­via­ble –cu­rio­sa­men­te, a la vez que más

LA RED COMÈTE LO­GRÓ EVA­CUAR A CER­CA DE 800 FU­GI­TI­VOS, LA MA­YO­RÍA PI­LO­TOS ALIA­DOS, GRA­CIAS A LA AC­CIÓN DE UNOS 1.700 AGEN­TES

pi­lo­tos alia­dos eran de­rri­ba­dos en el Vie­jo Con­ti­nen­te–, aun­que Flo­ren­tino Goi­koet­xea, uno de sus po­cos miem­bros en li­ber­tad, con­ti­nuó cru­zan­do la fron­te­ra des­de San Juan de Luz pa­ra tras­la­dar el co­rreo se­cre­to que la fa­mi­lia De Greef en­via­ba a los ser­vi­cios se­cre­tos bri­tá­ni­cos en San Sebastián.

Se­rá en­ton­ces cuan­do ten­ga lu­gar una nue­va epo­pe­ya en la historia del gru­po en­cu­bier­to: du­ran­te la no­che, re­for­za­da la vi­gi­lan­cia en la fron­te­ra por par­te de los ale­ma­nes, Flo­ren­tino se­rá sor­pren­di­do una vez cru­za­do el Bi­da­soa y ti­ro­tea­do, ca­yen­do he­ri­do por cua­tro ba­la­zos.

Fue de­te­ni­do y con­du­ci­do por los te­mi­bles agen­tes de la Ges­ta­po al Hos­pi­tal de Ba­yo­na, no sin an­tes ha­ber lo­gra­do ocul­tar los com­pro­me­te­do­res in­for­mes de los De Greef. Es­tos úl­ti­mos, con la co­la­bo­ra­ción con un gru­po de la Re­sis­ten­cia del Ayun­ta­mien­to de An­glet, en­tre ellos los jó­ve­nes po­li­cías An­toi­ne Lo­pez y Ju­les Ar­to­la, lo­gra- rán li­be­rar­lo tras dis­fra­zar­se con un uni­for co­mo si se tra­ta­se de una am­bu­lan­cia.

“Fran­co”, con heridas en la pier­na, el muslo y un omó­pla­to, pe­ro fue­ra de pe­li­gro, se­rá con­du­ci­do por sus com­pa­ñe­ros has­ta la ca­sa de un elec­tri­cis­ta de Bia­rritz, Char­les Gau­mont, un ma­són per­te­ne­cien­te a la red re­sis­ten­te “Cas­ti­lle”, don­de per­ma­ne­ce­rá es­con­di­do has­ta la li­be­ra­ción de Fran­cia en agos­to. Aque­lla ges­ta se­ría una de las úl­ti­mas ac­cio­nes de la or­ga­ni­za­ción an­tes de su di­so­lu­ción. En su an­da­du­ra, la Red Comète lo­gró eva­cuar a cer­ca de 800 fu­gi­ti­vos, la ma­yo­ría pi­lo­tos alia­dos, gra­cias a la ac­ción de unos 1.700 agen­tes y sus co­la­bo­ra­do­res. Cer­ca de 700 de ellos fue­ron de­te­ni­dos y unos 200 fu­si­la­dos por los ale­ma­nes o víc- ti­mas de los campos de con­cen­tra­ción, en­tre ellos cua­tro ciu­da­da­nos vas­cos.

An­drée De Jongh so­bre­vi­vió pri­me­ro a los in­te­rro­ga­to­rios de la Ges­ta­po en la pri­sión de Fres­nes y más tar­de al cam­po de Ra­vens­brück, don­de mu­rie­ron al me­nos 92.000 per­so­nas, la ma­yo­ría mu­je­res y ni­ñas ado­les­cen­tes. “De­dée”, una de las he­roí­nas de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, re­ci­bió las más al­tas con­de­co­ra­cio­nes de los paí­ses alia­dos, ade­más del tí­tu­lo de con­de­sa por sus com­pa­trio­tas y el gra­do de te­nien­te co­ro­nel del ejér­ci­to bel­ga. Tras la gue­rra, tra­ba­jó co­mo en­fer­me­ra en Áfri­ca, pri­me­ro en el Con­go Bel­ga y más tar­de en el hos­pi­tal de en­fer­mos de le­pra de Adís Abe­ba, en Etio­pía, ayu­dan­do a los más ne­ce­si­ta­dos. Mo­ría en Bru­se­las el 13 de oc­tu­bre de 2007.

Ma­pa que mues­tra va­rias de las re­des de es­ca­pe que for­mó la Re­sis­ten­cia du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial. La Red Comète atra­ve­sa­ba Bru­se­las, la Fran­cia ocu­pa­da, los Pi­ri­neos, lue­go el País Vas­co y fi­nal­men­te lle­ga­ba has­ta Gi­bral­tar. (Cré­di­tos: The Last Pas­sa­ge).

Va­rios de los miem­bros de la Red Comète: la quin­ta em­pe­zan­do por la iz­quier­da es An­drée De Jongh. Ba­jo ella, el mu­ga­la­ri vas­co Flo­ren­tino Goi­koet­xea. En el círcu­lo in­fe­rior, el trai­dor Jac­ques De­sou­brie.

Aun­que tam­bién ayu­da­ron a es­ca­par a ju­díos y otros per­se­gui­dos por el ré­gi­men na­zi, la Red Comète se creó prin­ci­pal­men­te pa­ra la eva­cua­ción de pi­lo­tos alia­dos en te­rri­to­rio ocu­pa­do. A la de­re­cha de es­ta ima­gen, la ca­sa de la fa­mi­lia De Jongh en Bru­se­las, un sím­bo­lo de la opo­si­ción al na­zis­mo.

A la de­re­cha, la pri­sión de Fres­nes, al sur de París. Aba­jo, por­ta­da del li­bro La lí­nea de la li­ber­tad, del nor­te­ame­ri­cano Pe­ter Eis­ner, el pe­rio­dis­ta que más ha con­tri­bui­do a re­cor­dar la epo­pe­ya de la Red Comète.

A la de­re­cha, An­drée De Jongh con el pi­lo­to Jack New­ton, uno de los mu­chos que fue­ron pues­tos a sal­vo. Más allá, el fun­da­dor de la red, Ar­nold Dep­pé, du­ran­te una de las reunio­nes anua­les de “Les amis du ré­seau Cò­me­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.