La RU­TA DE LAS RA­TAS

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Portada - CAR­LOS MON­TE­RO ROCHER

DU­RAN­TE LOS ÚL­TI­MOS ME­SES DE LA II GUE­RRA MUN­DIAL, MIEN­TRAS LOS ALIA­DOS IBAN DE­VO­RAN­DO LOS KI­LÓ­ME­TROS DE TE­RRI­TO­RIO QUE LES SE­PA­RA­BAN DE BER­LÍN, MU­CHOS DE LOS QUE HAS­TA ESE MO­MEN­TO HA­BÍAN DE­FEN­DI­DO A UL­TRAN­ZA EL NA­ZIS­MO CO­MEN­ZA­RON A PRE­VER UNA HUI­DA AN­TE LA IN­MI­NEN­TE DE­RRO­TA QUE SE CERNÍA SO­BRE EL III REICH. IN­TEN­TAR SAL­VAR LA IN­MEN­SA FOR­TU­NA QUE HA­BÍAN ACU­MU­LA­DO Y OR­GA­NI­ZAR­SE EN PAÍ­SES TRAN­QUI­LOS PA­RA FOR­JAR UN IV REICH ERAN SO­LO AL­GU­NOS DE SUS PRO­PÓ­SI­TOS. EN ESA MI­SIÓN, ES­PA­ÑA HA­BRÍA DE JU­GAR UN PA­PEL MU­CHO MÁS IM­POR­TAN­TE DEL QUE LA HISTORIA LE HA DA­DO.

Una de las tra­mas pa­ra sa­car a los na­zis y evi­tar que ca­ye­sen en ma­nos de los alia­dos fue la que se lle­vó a ca­bo por par­te de una su­pues­ta or­ga­ni­za­ción se­cre­ta lla­ma­da ODESSA, for­ma­da por an­ti­guos miem­bros de las SS, que pre­ten­día or­ga­ni­zar ru­tas de es­ca­pe des­de Ale­ma­nia ha­cia otros des­ti­nos más se­gu­ros co­mo Su­da­mé­ri­ca. Pa­ra ello, de­bían con­tar con una se­rie de pun­tos in­ter­me­dios y se­gu­ros, des­de don­de par­tir a des­ti­nos co­mo Chi­le y Ar­gen­ti­na, en­tre otros.

Otra fue­ron las de­no­mi­na­das “Rat Li­nes”, o ru­ta de las ra­tas. Es­tas vías de es­ca­pe fue­ron es­ta­ble­ci­das en par­te gra­cias a la co­la­bo­ra­ción de la Igle­sia ca­tó­li­ca y, en con­cre­to, a la in­ter­ven­ción del obis­po aus- eran co­no­ci­das co­mo “de los mo­nas­te­rios”, ya que, en su hui­da a tra­vés de Eu­ro­pa, los fu­gi­ti­vos per­noc­ta­ban en es­tos lu­ga­res pa­ra es­tar se­gu­ros.

El pro­ce­di­mien­to fue muy si­mi­lar al or­ques­ta­do por ODESSA. A tra­vés de di­ver­sos pun­tos pa­ra ha­cer es­ca­la, los na­zis iban re­co­rrien­do la dis­tan­cia que les se­pa­ra­ba de lu­ga­res se­gu­ros co­mo Es­pa­ña, des­de don­de, pos­te­rior­men­te y con iden­ti­da­des fal­sas, pa­sar a paí­ses prin­ci­pal­men­te su­da­me­ri­ca­nos y em­pe­zar allí una nue­va vi­da.

Pe­ro, ¿fue Es­pa­ña un me­ro pun­to in­ter­me­dio, una es­ca­la en el lar­go via­je de es­tos cri­mi­na­les, o tu­vo a su vez su pro­pia or­ga­ni­za­ción pa­ra sal­var na­zis?

LA RU­TA DE LAS RA­TAS ES­PA­ÑO­LA

ES­TAS VÍAS FUE­RON ES­TA­BLE­CI­DAS CON LA CO­LA­BO­RA­CIÓN DE LA IGLE­SIA CA­TÓ­LI­CA Y, EN CON­CRE­TO, POR EL OBIS­PO AUS­TRÍA­CO ALOIS HUDAL

Tan­to la tra­ma ges­ta­da por ODESSA co­mo du­ran­te los úl­ti­mos mo­men­tos de la con­tien­da, cuan­do mu­chos mi­li­ta­res na­zis se en­con­tra­ban pri­sio­ne­ros.

Sin em­bar­go, la coope­ra­ción na­zi-es­pa­ño­la pa­ra ase­gu­rar la hui­da de sol­da­dos y agen­tes na­zis lle­va­ba fun­cio­nan­do des­de mu­cho an­tes. Tras la li­be­ra­ción de Fran­cia y la pér­di­da de te­rri­to­rios en el nor­te de Áfri­ca, mu­chos na­zis cru­za­ron la fron­te­ra de nues­tro país, don­de se les ha­bía dis­pues­to alo­ja­mien­to, tal co­mo re­co­ge el 31 de oc­tu­bre de 1944 la re­vis­ta edi­ta­da en el exi­lio Nues­tra

ban­de­ra. En sus pá­gi­nas se de­nun­cia­ba que “la orien­ta­ción ac­tual de los be­li­ge­ran­tes fa­lan­gis­tas con­sis­te en el te­rreno mi­li­tar en ac­tuar co­mo is­lo­te de sal­va­ción pa­ra gran­des gru­pos del Ejér­ci­to na­zi se­pa­ra­dos en el oc­ci­den­te eu­ro­peo pa­ra la ac­ción de los ejér­ci­tos alia­dos, así co­mo ac­tuar in­ten­sa­men­te de au­xi­lia­res de las sec­cio­nes de in­for­ma­ción y ser­vi­cios del Es­ta­do Ma­yor Na­zi. Prác­ti­ca­men­te Es­pa­ña es­tá hoy con­ver­ti­da en el cam­po de or­ga­ni­za­ción de la pro­vo­ca­ción na­zi que pro­yec­ta su ac­ti­vi­dad so­bre la re­ta­guar­dia de los ejér­ci­tos an­glo­ame­ri­ca­nos”.

De lo leí­do se de­du­ce que los ejér­ci­tos ale­ma­nes des­ti­na­dos en Fran­cia y Áfri­ca tu­vie­ron en Es­pa­ña el des­tino in­me­dia­to y se­gu­ro pa­ra no caer en ma­nos alia­das, una vez to­ma­dos esos te­rri­to­rios. Aun­que una pu­bli­ca­ción edi­ta­da por es­pa­ño­les co­mu­nis­tas en Mé­xi­co pu­die­ra le­van­tar re­ce­los da­do su mar­ca­do ca­rác­ter an­ti­fran­quis­ta, otras pu­bli­ca­cio­nes eu­ro­peas tam­bién eran co­no­ce­do­ras de es­ta hui­da a Es­pa­ña pa­ra una pos­te­rior re­or­ga­ni­za­ción.

El dia­rio fran­cés Com­bat no du­da­ba en ex­pre­sar el te­mor por la pre­sen­cia de con­tin­gen­tes mi­li­ta­res na­zis en nues­tro país y la con­si­guien­te en­tra­da en com­ba­te, que po­dría co­ger­les des­pre­ve­ni­dos. ¿Qué ocu­rri­ría si “es­tos ger­ma­nos trataran de ir en au­xi­lio de las guar­ni­cio­nes ale­ma­nas ais­la­das en el S.O. de Fran­cia?”

En In­gla­te­rra tam­bién se co­no­cía es­ta retirada ma­si­va de na­zis ha­cia Es­pa­ña y da­ban

ME­SES AN­TES DE ODESSA Y LAS “RAT LI­NES”, LA CO­NE­XIÓN EN­TRE ALE­MA­NIA, ES­PA­ÑA Y LOS PAÍ­SES SU­DA­ME­RI­CA­NOS YA ES­TA­BA A PLENO REN­DI­MIEN­TO

da­tos acer­ca de su en­tra­da y re­ci­bi­mien­to en la lo­ca­li­dad de Puigcerdà y de có­mo, pa­ra no le­van­tar sos­pe­chas, los na­zis ha­brían adop­ta­do la apa­rien­cia de ci­vi­les, sien­do alo­ja­dos en de Fran­co.

Nues­tra ban­de­ra apor­ta­ba un da­to muy es­cla­re­ce­dor acer­ca de las in­ten­cio­nes ale de Fran­cia, “…los ale­ma­nes cap­tu­ra­ron gran can­ti­dad de ob­je­tos de va­lor, jo­yas y obras de ar­te que ac­tual­men­te es­tán ne­go­cian­do en Es­pa­ña o en­vian­do en bar­cos es­pa­ño­les a los paí­ses ame­ri­ca­nos”.

BER­LÍN-MA­DRID-SU­DA­MÉ­RI­CA

an­tes de que tra­mas co­mo la idea­da por ODESSA o las “rat li­nes” se pu­sie­sen en fun- cio­na­mien­to, la co­ne­xión en­tre Ale­ma­nia, Es­pa­ña y di­fe­ren­tes paí­ses su­da­me­ri­ca­nos ya es­ta­ba fun­cio­nan­do an­tes aún de que

Me­dios co­mo Ra­dio Moscú de­nun­cia­ban que a tra­vés de Es­pa­ña se es­ta­ban en­vian­do im­por­tan­tes su­mas de di­ne­ro a paí­ses su­da­me­ri­ca­nos, es­pe­cial­men­te a Ar­gen­ti­na, mien­tras que el dia­rio lon­di­nen­se Daily He

rald pa­ña e in­me­dia­ta­men­te re­ci­bían “nom­bres y pa­sa­por­tes es­pa­ño­les an­tes de pro­se­guir a Ar­gen­ti­na”.

Los via­jes se rea­li­za­ban a tra­vés de na­vie­ras es­pa­ño­las, con­tro­la­das por ca­pi­tal ale­mán y es­ta­ban ga­ran­ti­za­das “por la com­pa­ñía Trans­atlán­ti­ca es­pa­ño­la, que se ha­lla en ma­nos de los fa­lan­gis­tas y tie­ne con­se­je­ros ale­ma­nes; los bu­ques de es­ta com­pa­ñía des­em­bar­can en playas ame­ri­ca­nas, pú­bli­ca o clan­des­ti­na­men­te, a gran nú­me­ro de es­tos agen­tes ale­ma­nes”. Si­mul­tá­nea­men­te a es­tos “en­víos”, des­de Es­pa­ña se pro­ce­día al tras­pa­so de enor­mes can­ti­da­des de di­ne­ro pa­ra ser de­po­si­ta­dos en ban­cos bo­nae­ren­ses. Nue­va­men­te una com­pa­ñía na­vie­ra es­pa­ño­la, la “Az­nar”, des­pués de lo que les exi­mía del con­trol nor­te­ame­ri­cano en la is­la de Tri­ni­dad, era la en­car­ga­da de tras­la­dar ese di­ne­ro na­zi has­ta los ban­cos ar­gen­ti­nos, y, en con­cre­to, al Ban­co Fran­co-Ita­liano el cual, se­gún Nues­tra Ban­de­ra, es­ta­ba con­tro­la­do por “fas­cis­tas ita­lia­nos, fa­lan­gis­tas, agen­tes del Va­ti­cano y fas­cis­tas fran­ce­ses”.

A me­di­da que el desas­tre se cernía so­bre el III Reich y tan­to los so­vié­ti­cos co­mo los ejér­ci­tos de In­gla­te­rra y Es­ta­dos Uni­dos avan­za­ban es­tre­chan­do el cer­co so­bre Ber­lín, es­ta vía de es­ca­pe es­pa­ño­la co­bra­ba su ac­ti­vi­dad. En 1945 el en­tra­ma­do na­zi ya es­ta­ba más que con­so­li­da­do des­de ha­cía me­ses en nues­tro país y mi­les de agen­tes ale­ma­nes pu­lu­la­ban den­tro de nues­tras fron­te­ras, pre­pa­ran­do el te­rreno pa­ra aco­ger los res­tos del na­zis­mo. Es­pa­ña po­pu­lar, el 29 de sep­tiem­bre de 1944, ase­gu­ra­ba a pro­pó­si­to del nú­me­ro de agen­tes na­zis que so­la­men­te en Ma­drid pa­sa­ba de 5.000, en Bar­ce­lo­na de 4.000, en Se­vi­lla 2.000 y pi­co; en Má­la­ga más de 1.500…

Es­tos agen­tes –mu­chos de la te­mi­da Ges­ta­po– con­tro­la­ban que tan­to el ca­pi­tal ale­mán en Es­pa­ña co­mo la po­si­ble ru­ta de es­ca­pe de sus ca­ma­ra­das es­tu­vie­sen ga­ran­ti­za­dos. Y pa­ra ello no du­da­ron en adies­trar a es­pa­ño­les pa­ra que les ayu­da­sen en sus em­pre­sas.

LA MI­SIÓN ERA PRE­PA­RAR Y SI­MU­LAR LA MUER­TE DE AQUE­LLOS NA­ZIS QUE LUE­GO “RESUCITARÍAN” DEN­TRO DE NUES­TRAS FRON­TE­RAS

Es­te ser­vi­cio de es­pio­na­je es­pa­ñol-na­zi ope­ra­ría en la Fran­cia re­cien­te­men­te li­be­ra­da por los alia­dos pa­ra po­der sa­car de Eu­ro­pa a cuan­tos na­zis fue­ra po­si­ble. Nue­va­men­te el dia­rio Es­pa­ña Po­pu­lar nos mues­tra que la exis­ten­cia de es­te ser­vi­cio fue “en­co­men­da­do por Fran­co y los ale­ma­nes al ge­ne­ral Mos­car­dó, cuan­do es­te se ha­lla­ba al fren­te de la re­gión mi­li­tar de Ca­ta­lu­ña”.

NA­ZIS RESUCITADOS Y CU­RAS QUE HA­BLAN ALE­MÁN

La mi­sión era cla­ra: pre­pa­rar y si­mu­lar la muer­te de aque­llos na­zis que, pos­te­rior­men­te, “resucitarían” den­tro de nues­tras fron­te­ras y pa­sa­rían a os­ten­tar una nue­va iden­ti­dad en es­pe­ra de po­der dar el sal­to a Su­da­mé­ri­ca. bles in­for­ma­do­res de los alia­dos. Al­gu­nos de es­tos ale­ma­nes eran más que co­no­ci­dos por los re­dac­to­res de Es­pa­ña Po­pu­lar, quie­nes el 30 de mar­zo de 1945 apor­ta­ban, en­tre otros da­tos, que “el co­ro­nel na­zi Olaf Fic­kerl, que la pren­sa ale­ma­na dio por muer­to, ha si­do vis­to pos­te­rior­men­te en Bar­ce­lo­na con el nom­bre de Wil­hem Klei­nert, lo mis­mo el je­fe del Es­ta­do Ma­yor de las Ju­ven­tu­des de es hués­ped del je­fe de los fa­lan­gis­tas uni­ver­si­ta­rios es­pa­ño­les, igual ocu­rre con otro su­je­to lla­ma­do Ro­bert Leit­ner, quien pa­sea

A BOR­DO DE LOS BAR­COS ES­PA­ÑO­LES LOS AGEN­TES ALE­MA­NES CO­MEN­ZA­RON A SA­LIR DIS­FRA­ZA­DOS DE SA­CER­DO­TES PA­RA NO DES­PER­TAR RE­CE­LOS

Mu­chos de es­tos cri­mi­na­les na­zis se ha­llan en Es­pa­ña de trán­si­to ha­cia Amé­ri­ca La­ti­na, en es­pe­ra de que Fran­co y Fa­lan­ge les do­ten de pa­sa­por­tes es­pa­ño­les y de al­gu­nos otros re­qui­si­tos de se­gu­ri­dad. Prue­ba de ello es que los di­ri­gen­tes de las tro­pas de asal­to na­zis tam­bién die­ron por muer­tos los ale­ma­nes, y que pos­te­rior­men­te apa­re­cie­ron vi­vos y co­lean­do en Es­pa­ña, ac­tual­men­te ba­jo fal­sos nom­bres es­pa­ño­les, es­tán cum­plien­do sus la­bo­res de es­pio­na­je y cri­men en Bue­nos Ai­res”.

Fal­ta­ba sa­ber có­mo po­drían sa­lir to­dos es­tos agen­tes na­zis ha­cia paí­ses ame­ri­ca­nos sin que los ser­vi­cios se­cre­tos alia­dos, que tam­bién ron­da­ban den­tro de nues­tras fron­te­ras, no pu­die­sen sos­pe­char acer­ca de la iden­ti­dad de aque­llos y po­der así cap­tu­rar­los y lle­var­los has­ta la jus­ti­cia. La de los bar­cos es­pa­ño­les los agen­tes ale- ma­nes co­men­za­ron a sa­lir dis­fra­za­dos de sa­cer­do­tes pa­ra no des­per­tar re­ce­los. El 30 de mar­zo de 1945, Es­pa­ña Po­pu­lar da­ba era tal el nú­me­ro de cu­ras que lle­ga­ban a Su­da­mé­ri­ca pro­ce­den­tes de Es­pa­ña que “la gen­te que vi­ve en los puer­tos es­pa­ño­les di­ce que pa­re­ce que Es­pa­ña se va a que­dar sin so­ta­nas”. Un po­co más ade­lan­te, en la mis­ma crónica, lee­mos que los su­pues­tos cu­ras eran “na­tu­ral­men­te agen­tes na­zis do­ta­dos de pa­sa­por­tes es­pa­ño­les y ves­ti­dos de frai­les, que tra­tan de pa­sar de con­tra­ban­do en los paí­ses de Amé­ri­ca…”.

Aca­ba­da la gue­rra en Eu­ro­pa, la red es­pa­ño­la pa­ra sal­var a los na­zis que aún

LOS NA­ZIS QUE OP­TA­RON POR QUE­DAR­SE EN NUES­TRO PAÍS ES­TA­BLE­CIE­RON CUAR­TE­LES DE LA GES­TA­PO EN DI­VER­SOS PUN­TOS DE LA GEO­GRA­FÍA ES­PA­ÑO­LA

per­ma­ne­cían en te­rri­to­rio ale­mán se en­con­tra­ba fun­cio­nan­do a pleno ren­di­mien­to. Ca­si al mis­mo tiem­po que ODESSA o el obis­po ale­ma­nes con­se­guían es­ca­par a tra­vés de Es­pa­ña y aco­mo­dar­se en des­ti­nos ame­ri­ca­nos. Sin em­bar­go, a pe­sar de es­te éxo­do, otros mu­chos ale­ma­nes op­ta­ron por que­dar­se en nues­tro país, bien bus­can­do la tran­qui­li­dad que les ofre­cía el ano­ni­ma­to y la se­gu­ri­dad de un ré­gi­men afín al de la Ale­ma­nia na­zi, o, co­mo se de­nun­cia­ba en 1945, pa­ra pro­se­guir sus ac­ti­vi­da­des con el ob­je­ti­vo de un re­gre­so del na­zis­mo.

ES­PA­ÑA, ¿ORI­GEN DE UN IV REICH?

Se­gún la pren­sa fran­ce­sa de 1945, los na­zis que op­ta­ron por que­dar­se en nues­tro país ha­bían es­ta­ble­ci­do cuar­te­les de la Ges­ta­po en di­ver­sos pun­tos de la geo­gra­fía es­pa­ño­la y “de acuer­do con Fran­co y el Alto Man­do Fa­lan­gis­ta, se ha en­car­ga­do com­ple­ta­men­te la re­or­ga­ni­za­ción del ser­vi­cio se­cre­to es­pa­ñol y de to­da cla­se de or­ga­ni­za­cio­nes de sa­bo­ta­je y es­pio­na­je mon­tan­do pa­ra ello es­cue­las en Bar­ce­lo­na, Al­me­ría, Ma­drid, Ba­da­lo­na, Ali­can­te y Gan­de­sa”. El ob­je­ti­vo con­sis­tía en sem­brar la dis­cor­dia en­tre los alia­dos pa­ra po­der, en un fu­tu­ro, vol­ver a si­tuar al na­zis­mo en el pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal.

El 21 de abril de 1946, Mun­do Obre­ro nin­gún ti­po de ta­pu­jos que “en Es­pa­ña se en­cuen­tran nues­tros her­ma­nos, en los que te­ne­mos pues­ta nues­tras me­jo­res es­pe­ran­zas”. És­tas se ba­sa­ban en la pre­sen­cia de una au­tén­ti­ca red de mi­li­ta­res, agen­tes y miem­bros de la Ges­ta­po, que Fran­co pro­te­gía a pe­sar de las in­ves­ti­ga­cio­nes que las Na­cio­nes Uni­das es­ta­ban lle­van­do a ca­bo.

Mun­do Obre­ro se ha­cía eco de la ne­ga­ti­va del ja­dor de In­gla­te­rra ha he­cho re­cien­te­men­te una ges­tión cer­ca del Go­bierno fran­quis­ta pa­ra pe­dir­le in­for­ma­ción so­bre la con­ce­sión de la na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la a 274 ale­ma­nes, la ma­yor par­te de la Ges­ta­po”.

An­te la pre­sión a la que se es­ta­ba so­me­tien­do al ré­gi­men de Fran­co, es­te se­guía dan­do lar­gas pa­ra en­tor­pe­cer la la­bor de in­ves­ti­ga­ción de los ven­ce­do­res, que pre­ten-

FRAN­CO SI­GUIÓ DAN­DO LAR­GAS PA­RA OBS­TA­CU­LI­ZAR LA IN­VES­TI­GA­CIÓN DE LOS VEN­CE­DO­RES, QUE PRE­TEN­DÍAN SEN­TAR EN EL BAN­QUI­LLO A LOS CRI­MI­NA­LES DE GUE­RRA

dían sen­tar en el ban­qui­llo a los cri­mi­na­les de gue­rra, con­ce­dien­do tan so­lo al­gu­na ex­tra­di­ción pun­tual.

En su li­bro La lis­ta ne­gra Jo­sé María Iru­jo nos ha­bla de una lis­ta de 104 de es­tos agen­tes ale­ma­nes que fue­ron re­cla­ma­dos por los alia­dos. Pe­ro, co­mo he­mos vis­to, eran mu­chí­si­mos más los que o ha­bían pa­sa­do por Es­pa­ña rum­bo a otros des­ti­nos o se en­con­tra­ban en nues­tro país go­zan­do de la tran­qui­li­dad del ré­gi­men fran­quis­ta, a sa­bien­das de la pro­tec­ción que el mis­mí­si­mo dic­ta­dor les dis­pen­sa­ba.

Tan há­bil fue la ma­nio­bra de dis­trac­ción de Fran­co que en ma­yo de 1946 aún exis­tía un gran nú­me­ro de ale­ma­nes afec­tos al ré­gi­men na­zi en nues­tro país. El se­na­dor nor­te­ame­ri­cano Mac Neil, sub­se­cre­ta­rio de Es­ta­do de los co­mu­nes que en Es­pa­ña que­da­ban en es­tas fe­chas “1.200 fun­cio­na­rios ale­ma­nes, 440 agen­tes de es­pio­na­je”, sin con­tar con los nu­me­ro­sos ale­ma­nes que ha­bían ob­te­ni­do la na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la.

El New Ch­ro­ni­cle iba más allá y el 9 de ma­yo de 1946 sos­te­nía que “en­tre las fuer­zas fran­quis­tas es­ta­cio­na­das en la fron­te­ra pi­re­nai­ca, que cons­ti­tu­yen una ame­na­za y una pro­vo­ca­ción ha­cia Fran­cia, se en­cuen­tran nu­me­ro­sos téc­ni­cos ale­ma­nes, hoy de­di­ca­dos al en­tre­na­mien­to de tro­pas, pe­ro que an­te­rior­men­te han to­ma­do una par­te y em­pla­za­mien­tos de ar­ti­lle­ría a lo lar­go de los Pi­ri­neos”.

¿Por qué ese des­plie­gue mi­li­tar tan gran­de en la fron­te­ra fran­ce­sa? ¿Por qué esos téc­ni­cos ale­ma­nes jun­to a las tro­pas es­pa­ño­las? ¿Te­mía Fran­co una in­va­sión de los alia­dos? ¿Se tra­ta­ba de un in­ten­to por re­vi­vir al na­cio­nal­so­cia­lis­mo ale­mán de en­tre las ce­ni­zas gra­cias a la ayu­da de Es­pa­ña? ¿Por qué se ins­ta­la­ron aca­de­mias de la Ges­ta­po pa­ra for­mar fu­tu­ros sa­bue­sos na­zis en­tre los alum im­plan­ta­ción de es­tos agen­tes ale­ma­nes en paí­ses su­da­me­ri­ca­nos?

Es­tas in­cóg­ni­tas que­da­ron sin res­pues­ta, ya que por for­tu­na pa­ra el mun­do y los que en él ha­bi­ta­mos la de­li­ran­te idea del na­zis­mo, una vez de­rro­ta­da en el cam­po de ba­ta­lla, fue di­lu­yén­do­se co­mo un azu­ca­ri­llo en un va­so de agua. Aun así, que­da­ba la agria sen­sa­ción de ha­ber de­ja­do es­ca­par a cien­tos de fa­ná­ti­cos del ré­gi­men idea­do por a ma­tar y mo­rir por un ideal san­gui­na­rio y sin es­crú­pu­los. Per­so­nas que aca­ba­ron sus días de ma­ne­ra tran­qui­la, sin mos­trar nin­gún ti­po de re­mor­di­mien­to y tan so­lo al­te­ra­dos con las no­ti­cias que da­ban cuen­ta, de tan­to en tan­to, de de­ten­cio­nes de an­ti­guos ca­ma­ra­das, ya an­cia­nos, de sus años de lo­cu­ra, muer­te y des­truc­ción. Que­da­ba, ade­más, la in­cer­ti­dum­bre de sa­ber si des­de sus nue­vos des­ti­nos, ya fue­ra des­de paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos co­mo Ar­gen­ti­na, Chi­le o Bra­sil o ya fue­ra des­de la mis­mí­si­ma Es­pa­ña, pu­die­ran es­tos de­fen­so­res del III Reich vol­ver a ser ca co­mo el que ha­bía aso­la­do a Eu­ro­pa en un de­li­rio de des­truc­ción y odio.

La en­tre­vis­ta de Hen­da­ya evi­den­ció los pun­tos de unión y los des­en­cuen­tros en­tre Fran­co y Hitler. A la de­re­cha de esa fo­to, el ge­ne­ral Mos­car­dó, quien se hi­zo car­go de un ser­vi­cio de es­pio­na­je pa­ra sa­car a los na­zis de Fran­cia. Aba­jo, un sol­da­do afro­ame­ri­cano con­du­ce a un gru­po de com­ba­tien­tes na­zis a un cam­po de pri­sio­ne­ros en abril de 1945.

El obis­po Hudal, a la iz­quier­da, fue uno de los sim­pa­ti­zan­tes del na­zis­mo en el seno de la Igle­sia.

No to­dos los res­pon­sa­bles de los campos de ex­ter­mi­nio pa­ga­ron sus cul­pas con la cár­cel.

A la de­re­cha, Puigcerdà (Gi­ro­na) asis­tió al pa­so de de­ce­nas de na­zis que go­za­ron aquí de to­das las co­mo­di­da­des.

Es­ta ima­gen no se to­mó en Ale­ma­nia, sino en Ar­gen­ti­na en 1938, cuan­do el an­ti­se­mi­tis­mo cam­pa­ba a sus an­chas. Tras la gue­rra, la re­pú­bli­ca se­ría el des­tino pre­fe­ren­te de mu­chos na­zis.

Ca­dá­ver de un ge­ne­ral na­zi, que se sui­ci­dó en Leip­zig en 1945.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.