LA RED TO

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Un español en el día D -

No to­dos los es­pa­ño­les ac­tua­ron a fa­vor de los alia­dos. Na­da más per­pe­trar­se el ata­que a Pearl Har­bor, el mi­nis­tro ja­po­nés en Ma­drid, Ya­kis­hi­ro Su­ma, so­li­ci­tó al tam­bién mi­nis­tro Se­rrano Su­ñer la crea­ción de una red de es­pías que re­mi­tie­ra in­for­ma­ción a To­kio des­de Es­ta­dos Uni­dos.

La res­pues­ta fue afir­ma­ti­va y al fren­te de la mi­sión se si­tuó a An­gel Al­cá­zar de Velasco, un hom­bre que ya ha­bía es­pia­do pa­ra los ale­ma­nes des­de Londres. Su co­me­ti­do pa­sa­ba por mon­tar des­de ce­ro la Red Tô (Orien­te en ja­po­nés), aun­que los es­pa­ño­les siem­pre la de­no­mi­na­ron To (puer­ta en el mis­mo idio­ma).

Si aten­de­mos a las me­mo­rias del es­pía pu­bli­ca­das en la re­vis­ta Cam­bio 16, la Red To fue un au­tén­ti­co éxi­to con 32 agen­tes ope­ra­ti­vos, en­tre los que se en­con­tra­ban el agre­ga­do mi­li­tar de la em­ba­ja­da es­pa­ño­la en Washington y los cón­su­les en Nue­va York, Nue­va Or­leáns y San Fran­cis­co; ade­más de mon­jes fran­cis­ca­nos, agen­tes ar­gen­ti­nos y me­xi­ca­nos.

Sin em­bar­go, los ame­ri­ca­nos ja­más con­si­de­ra­ron pe­li­gro­sa a es­ta red, cu­ya exis­ten­cia co­no­cie­ron des­de el prin­ci­pio. Se­gún sus in­for­mes, só­lo con­tó con tres agen­tes ope­ra­ti­vos du­ran­te 1942, y sus men­sa­jes fue­ron in­ter­cep­ta­dos com­pro­bán­do­se, ade­más, la inexac­ti­tud de los da­tos in­clui­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.