Vi­da en­tre la DES­TRUC­CIÓN

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - La Nueve -

Los re­la­tos de La nue­ve es­tán plagados de mo­men­tos in­ten­sos y de una pro­fun­da car­ga emo­ti­va. Uno de los más des­ta­ca­bles su­ce­dió en el pue­blo fran­cés de Ecou­ché.

La ba­ta­lla por su con­trol fue una tre­men­da ma­tan­za que sa­có lo me­jor de aque­llos re­pu­bli­ca­nos es­pa­ño­les, es­pe­cial­men­te cuan­do la ban­de­ra fran­ce­sa vol­vió a on­dear en la pla­za cen­tral. Du­ran­te las jor­na­das de lu­cha, to­dos ha­bían asis­ti­do a la vi­sión sor­pren­den­te del cu­ra del pue­blo, el abad Ver­get, re­co­gien­do y en­te­rran­do a los muer­tos de am­bos ban­dos, mien­tras lle­va­ba a los he­ri­dos a la sa­cris­tía pa­ra aten­der­los en la me­di­da de sus po­si­bi­li­da­des.

Las bom­bas y los dis­pa­ros ha­bían re­du­ci­do la igle­sia ca­si a rui­nas y el abad mos­tra­ba una gran cons­ter­na­ción por ver la ima­gen del Sa­gra­do Co­ra­zón prác­ti­ca­men­te des­tro­za­da. Fue en­ton­ces cuan­do los es­pa­ño­les de La nue­ve, anar­quis­tas y co­mu­nis­tas en su ma­yo­ría, de­ci­die­ron rea­li­zar una co­lec­ta pa­ra que el abad pu­die­ra res­tau­rar la fi­gu­ra.

Agra­de­ci­do por el ges­to, Ver­get se ofre­ció a re­zar por to­dos ellos du­ran­te una mi­sa an­tes de que aban­do­na­sen el pue­blo. “Sé muy bien quié­nes sois. Yo quie­ro ce­le­brar la mi­sa por el re­po­so de to­dos los sol­da­dos muer­tos en el com­ba­te, por to­dos, cris­tia­nos, ju­díos, mu­sul­ma­nes y tam­bién por los otros. No qui­sie­ra que me de­já­rais so­lo”, les di­jo. Y no lo hi­cie­ron. Ex­cep­tuan­do a los sol­da­dos de guar­dia, to­dos asis­tie­ron res­pe­tuo­sa­men­te a la ce­re­mo­nia.

La nue­va fi­gu­ra del Sa­gra­do Co­ra­zón pre­si­dió el al­tar prin­ci­pal de la igle­sia de Ecou­ché has­ta 1985.

Des­fi­le de la Vic­to­ria en París.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.