Gla­dia­do­res en His­pa­nia

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO -

Aun­que ca­si to­dos aso­cia­mos los es­pec­tácu­los de gla­dia­do­res a la Ciu­dad Eter­na, los ibe­ros los prac­ti­ca­ron en va­rias oca­sio­nes pa­ra hon­rar a sus di­fun­tos más ilus­tres. No obs­tan­te, fue­ron los usos y cos­tum­bres de Ro­ma los que ca­la­ron hon­do en la so­cie­dad his­pa­na en el trans­cur­so de la ro­ma­ni­za­ción. Tan­to es así, que a las au­to­ri­da­des ro­ma­nas no les que­dó más re­me­dio que le­gis­lar pro­li­ja­men­te so­bre ellos. Los em­pre­sa­rios que se de­di­ca­ban a en­tre­nar a los gla­dia­do­res –los la­nis­tas– lle­ga­ban a exi­gir 10.000 ses­ter­cios por la com­pra de aque­llos con­si­de­ra­dos in­ven­ci­bles, y par­te de ese di­ne­ro se re­cu­pe­ra­ba si el gla­dia­dor no mo­ría en com­ba­te. No obs­tan­te, la op­ción pre­fe­ri­da, se­gún el ju­ris­ta Ca­yo, era la del al­qui­ler, os­ci­lan­do el pre­cio me­dio en torno a 80 ses­ter­cios al día. En His­pa­nia, si­guien­do la es­te­la de la ca­pi­tal del im­pe­rio, des­ta­ca­ron los an­fi­tea­tros de Cor­du­ba (Cór­do­ba), Ga­des (Cá­diz) y Eme­ri­ta Au­gus­ta (Mé­ri­da) y, en me­nor me­di­da los de Bar­cino y Ta­rra­co (Bar­ce­lo­na y Ta­rra­go­na (res­pec­ti­va­men­te). Es­tos an­fi­tea­tros son la lla­ve pa­ra com­pren­der el fe­nó­meno de es­tos jue­gos, pues en sus ins­ta­la­cio­nes se han ha­lla­do una vein­te­na de lá­pi­das fu­ne­ra­rias en ho­nor de los gla­dia­do­res caí­dos du­ran­te los es­pec­tácu­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.