Isabel la Ca­tó­li­ca

La Ca­tó­li­ca, al des­cu­bier­to

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - JUAN JO­SÉ SÁN­CHEZ-ORO

Te­ne­mos una ima­gen muy dis­tor­sio­na­da de Isabel la Ca­tó­li­ca. In­ves­ti­ga­cio­nes re­cien­tes co­mo la que ha lle­va­do el es­cri­tor Jo­sé Ma­ría Za­va­la re­ve­lan, sin em­bar­go, que la le­yen­da ne­gra en torno a la rei­na de Cas­ti­lla es del to­do in­me­re­ci­da. Os presentamos una vi­sión iné­di­ta de la Isabel más per­so­nal y des­co­no­ci­da.

Isabel la Ca­tó­li­ca ha si­do una de las más cé­le­bres y po­de­ro­sas rei­nas es­pa­ño­las. Sin em­bar­go, más allá del brillo que otor­ga­ba su trono y las ac­cio­nes de go­bierno, nos pre­gun­ta­mos dón­de que­dó la per­so­na, có­mo era el al­ma des­nu­da y el cuer­po de es­ta mu­jer que por­ta­ba la co­ro­na. En es­te tex­to he­mos que­ri­do re­cons­truir có­mo era real­men­te la rei­na y có­mo eran al­gu­nos de los ras­gos de su per­so­na­li­dad. No de­ja de ser cu­rio­so que, pe­se a que exis­ten nu­me­ro­sas fuen­tes que nos ex­pli­can có­mo era ella, to­da­vía es­tán por des­cu­brir­se al­gu­nos de sus se­cre­tos...

Hay fi­gu­ras his­tó­ri­cas que son mu­cho más que se­res hu­ma­nos: en­car­nan ins­ti­tu­cio­nes y sím­bo­los po­de­ro­sos. Es así co­mo sus bio­gra­fías aca­ba­ron tras­cen­di­das por la fun­ción pú­bli­ca que les to­có vi­vir.

Ac­ce­der des­de el si­glo XXI a la esen­cia ín­ti­ma de es­tos per­so­na­jes se an­to­ja una ta­rea com­pli­ca­da. A me­nu­do, pa­re­ce ca­si un via­je a nin­gu­na par­te por­que, ya en vi­da, no fue­ron con­tem­pla­dos co­mo me­ros in­di­vi­duos de car­ne y hue­so. Su di­men­sión más te­rre­nal ter­mi­nó eclip- sa­da por el ofi­cio, el car­go o el man­da­to su­pe­rior que de­bie­ron desem­pe­ñar.

Isabel I de Cas­ti­lla re­pre­sen­ta un buen ejem­plo. De ella di­jo el cro­nis­ta Her­nan­do del Pul­gar que de­ci­dió “pri­var­se de to­da su vo­lun­tad y mi­rar so­la­men­te aque­llo que a hon­ra su­ya y paz de es­tos reinos cum­plie­se”. Qui­zá sea de­bi­do a es­ta cla­se de re­nun­cias que, cuan­do el his­to­ria­dor ac­tual bus­ca a la Isabel-mu­jer, tan so­lo en­cuen­tre a la rei­na. Cuan­do quie­re co­no­cer las ca­vi­la­cio­nes, du­das y an­he­los que po­bla­ban su men­te, tro­pie­ce con la fé­rrea “ra­zón de Es­ta­do” co­mo

prin­ci­pal guía de su con­duc­ta. In­clu­so, cuan­do pre­ten­de­mos re­cu­pe­rar­la co­mo ma­dre, úni­ca­men­te ha­lla­mos al “ani­mal político” que con­vir­tió a to­dos sus hi­jos en ins­tru­men­tos di­plo­má­ti­cos pa­raa se­llar alian­zas ma­tri­mo­nia­les con otras mo­nar­quías y cal­cu­lar fu­tu­ras su­ce­sio­nes a ma­yor glo­ria de Cas­ti­lla y Ara­gón.

Tam­po­co el afa­nar­se en des­cu­brir a la Isabel-es­po­sa nos arro­ja de­ma­sia­da luz. De nue­vo, to­do se re­ve­la tan frío y pre­me­di­ta­do co­mo una par­ti­da de aje­drez. Sien­do prin­ce­sa, con ape­nas vein­te años, ra­zo­na­ba de es­te mo­do la elec­ción de su fu­tu­ro ma­ri­do Fer­nan­do de Ara­gón: “Yo de­bía ca­sar con el Prín­ci­pe, mi se­ñor, por ser tan na­tu­ral de es­tos reinos, que si Dios de mí dis­pu­sie­se al­gu­na co­sa, a él de de­re­cho per­te­ne­cía la su­ce­sión de ellos, y por ser su edad con­for­me a la mía, y por­que los reinos que él es­pe­ra­ba he­re­dar eran tan co­mar­ca­nos y gra­tos a es­tos”. Aña­de ade­más que los es­pon­sa­les pue­den “evi­tar nue­vas di­vi­sio­nes y gue­rras” y que cuen­ta con el pa­re­cer uná­ni­me de mu­chos pre­la­dos y gran­des de Cas­ti­lla con­sul­ta­dos. No se ha­bla de amor ni de atrac­ción en­tre

El no­viaz­go du­ró so­lo cin­co días y la bo­da se ce­le­bró sin la dis­pen­sa pa­pal en el Pa­la­cio de los Vi­ve­ro de Va­lla­do­lid en 1469

los con­tra­yen­tes. So­lo de es­tra­te­gia y de la ne­ce­si­dad de cum­plir con una cau­sa mu­cho ma­yor que sus des­ti­nos in­di­vi­dua­les.

LOS RE­YES NUES­TROS SE­ÑO­RES… Ha­bía de­ma­sia­do en jue­go. El reino cas­te­llano es­ta­ba ro­to y se te­mía una ane­xión fu­tu­ra a Por­tu­gal, cir­cuns­tan­cia que una par­te de la no­ble­za lo­cal no veía con buenos ojos. Isabel, prin­ce­sa de As­tu­rias y le­gí­ti­ma he­re­de­ra, ne­ce­si­ta­ba un alia­do só­li­do pa­ra im­pe­dir que su her­mano En­ri­que IV la ca­sa­ra con el mo­nar­ca por­tu­gués. Por eso, to­do acon­te­ció muy de­pri­sa. El no­viaz­go du­ró cin­co días, la bo­da se hi­zo en se­cre­to den­tro del Pa­la­cio de los Vi­ve­ro en Va­lla­do­lid el 19 de oc­tu­bre de 1469 y sin la dis­pen­sa pa­pal que les li­be­ra­ra del in­ces­to por ser pri­mos se­gun­dos ni el be­ne­plá­ci­to del rey cas­te­llano. Des­pués, la lu­na de miel es­tu­vo re­ple­ta de in­tri­gas y pa­de­ci­mien­tos, has­ta el pun­to de que desem­bo­có en una gue­rra ci­vil inevi­ta­ble.

Sin em­bar­go, una vez en el trono y con sus do­mi­nios apa­ci­gua­dos, la per­so­na­li­dad más mun­da­na de Isabel nos con­ti­núa sien­do es­qui­va. Am­bos cón­yu­ges qui­sie­ron mos­trar al mun­do un po­der con­jun­to tan só­li­do y sin fi­su­ras en sus de­ci­sio­nes que, a me­nu­do, re­sul­ta im­po­si­ble dis­tin­guir dón­de em­pe­za­ba uno y ter­mi­na­ba el otro. El go­bierno ac­tuó siem­pre uni­do y en bue­na ar­mo­nía pa­ra ad­mi­ra­ción y elo­gio de los cro­nis­tas. An­drés Ber­nál­dez sub­ra­ya: “Des­de que co­men­za­ron a rei­nar, nun­ca el uno sin el otro fir­ma­ron en los man­da­mien­tos e ha­ci­mien­tos de sus reinos, el rey pri­me­ro y la rei­na lue­go con él”. Mien­tras que Pe­dro Mar­tín de An­gle­ría re­su­mió la si­tua­ción se­ña­lan­do que “si al­gu­na vez pu­do ha­blar­se, en­tre mor­ta­les, de dos cuer­pos uni­dos e ins­pi­ra­dos por un so­lo es­pí­ri­tu, es­tos son esos dos cuer­pos”. Tan­to fue así a ojos de sus con­tem­po­rá­neos que los monarcas hi­cie­ron bueno el si­guien­te di­cho po­pu­lar: “La rei­na do­ña Isabel man­da­ba a Her­nan­do del Pul­gar que… don­de en un he­cho o di­cho men­cio­na­se al rey, que la jun­ta­se tam­bién a ella… Pa­só así que, ha­bien­do la rei­na pa­ri­do y es­cri­bien­do en qué día

Am­bos cón­yu­ges qui­sie­ron mos­trar al mun­do un po­der con­jun­to só­li­do y sin fi­su­ras en sus de­ci­sio­nes

y ho­ra, di­jo: en tan­tos de tal mes y tal año pa­rie­ron los re­yes nues­tros se­ño­res…”.

Des­de lue­go, esos mis­mos con­tem­po­rá­neos son quie­nes no aho­rra­ron nin­gún epí­te­to a la ho­ra de ca­li­fi­car los mo­da­les y vir­tu­des de la más al­ta da­ma de Cas­ti­lla. Mi­rar a Isabel a tra­vés de las pu­pi­las de sus cor­te­sa­nos su­po­ne su­mer­gir­nos en un to­rren­te de ala­ban­zas que no co­no­cie­ron lí­mi­te ni pro­por­ción.

Un mar de ad­je­ti­vos su­per­la­ti­vos que tran­si­tan, sin di­si­mu­lo, en­tre la pro­pa­gan­da y la li­te­ra­tu­ra más com­pla­cien­te: “Muy bue­na mu­jer”, “ejem­plar, de bue­nas y loa­bles cos­tum­bres”, “nun­ca se vio en su per­so­na co­sa in­com­pues­ta… en sus obras co­sa mal he­cha ni en sus pa­la­bras pa­la­bra mal di­cha”, con­si­de­ra Her­nan­do del Pul­gar. Y Ber­nál­dez con idén­ti­co es­ti­lo re­fie­re que “fue mu­jer muy es­for­za­dí­si­ma, muy po­de­ro­sa, pru­den­tí­si­ma, sa­bia, ho­nes­tí­si­ma, cas­ta, de­vo­ta, dis­cre­ta, cris­tia­ní­si­ma, ver­da­de­ra, cla­ra, sin en­ga­ño”.

In­clu­so pa­ra ilus­tres da­mas ex­tran­je­ras de enor­me cul­tu­ra co­mo la ita­lia­na Ca­san­dra Fe­de­le, la rei­na Isabel era “emblema de to­das las vir­tu­des, ga­ran­te de la fe cris­tia­na, pro­tec­to­ra del mun­do en­te­ro”. Y su ma­ri­do, el rey

Quie­nes la co­no­cie­ron in­sis­ten en su au­to­con­trol y se­ña­lan que no mos­tra­ba sen­ti­mien­tos de de­bi­li­dad ni tris­te­za

Fer­nan­do, no se que­dó tam­po­co atrás cuan­do de­fi­nió a Isabel en su tes­ta­men­to co­mo una mu­jer “ejem­plar en to­dos los au­tos de vir­tud y del te­mor de Dios”.

Des­cri­ta de es­ta for­ma la fi­gu­ra de Isabel, tan ex­qui­si­ta en sus for­mas, tan mo­vi­da por los más al­tos idea­les es­pi­ri­tua­les y mar­ca­da por los de­sig­nios de Dios, ca­be pre­gun­tar­se: ¿Dón­de que­da­ron los momentos de fra­gi­li­dad? ¿Sus fla­que­zas co­mo ser hu­mano? ¿Las in­cer­ti­dum­bres más co­ti­dia­nas? ¿Los mie­dos? ¿Aca­so no hu­bo na­da que que­bra­ra, si­quie­ra por unos ins­tan­tes, ese se­reno es­pe­jo de vir­tu­des con apa­ren­te al­ma de hie­rro que ex­te­rio­ri­za­ban las cró­ni­cas, can­ta­ban los poe­tas y re­fle­ja­ron los do­cu­men­tos ofi­cia­les? Por­que quie­nes la co­no­cie­ron in­sis­ten en su au­to­con­trol y tem­plan­za ab­so­lu­ta, in­clu­so du­ran­te aque­llos ins­tan­tes don­de es­tá per­mi­ti­do ex­tra­li­mi­tar­se y per­der el de­co­ro co­mo ocu­rre en los par­tos. Sin em­bar­go, Her­nan­do del Pul­gar ase­gu­ra que la rei­na en­ton­ces acos­tum­bra­ba a “no de­cir ni mos­trar la pe­na que en aque­lla ho­ra sien­ten y mues­tran las mu­je­res”. Un co­me­di­mien­to tam­bién re­fren­da­do por Lu­cio Ma­ri­neo Sícu­lo pa­ra quien Isabel “ni

en los do­lo­res que pa­de­cía de sus en­fer­me­da­des, ni en los del par­to, que es co­sa de gran­de ad­mi­ra­ción, nun­ca la vie­ron que­jar­se, an­tes con in­creí­ble y ma­ra­vi­llo­sa for­ta­le­za los su­fría y di­si­mu­la­ba”.

ISABEL SE CONFIESA

Pe­ro que no ma­ni­fes­ta­ra pú­bli­ca­men­te per­tur­ba­ción ni su­fri­mien­to, no quie­re de­cir que no los pa­de­cie­ra en su fue­ro

Que no ma­ni­fes­ta­ra pú­bli­ca­men­te per­tur­ba­ción ni su­fri­mien­to no quie­re de­cir que en su fue­ro in­terno no los pa­de­cie­ra

in­terno. De he­cho, úni­ca­men­te nos han lle­ga­do de su pu­ño y le­tra unos po­cos com­por­ta­mien­tos y emo­cio­nes fue­ra del pro­to­co­lo y de la ma­jes­tad que im­pu­so a su vi­da. Pe­que­ños atis­bos de una mu­jer de car­ne y hue­so ex­pre­sa­dos en pri­me­ra per­so­na.

Uno de ellos co­rres­pon­de a cuan­do era ape­nas una ni­ña. Y no es de ex­tra­ñar, por­que su in­fan­cia no fue na­da fá­cil. Na­ció en 1451 y al po­co que­dó huér­fa­na del rey Juan II y so­me­ti­da a los cui­da­dos de una ma­dre de­men­te, la rei­na Isabel de Por­tu­gal. Lue­go, a los do­ce años, la in­fan­ta fue tras­la­da­da a la cor­te de su her­ma­nas­tro En­ri­que IV. Allí deam­bu­la­ba en te­rri­to­rio hos­til. La es­po­sa del mo­nar­ca, Jua­na de Por­tu­gal, de­fen­día los de­re­chos al trono de su hi­ja del mis­mo nom­bre y, más tar­de apo­da­da “la Bel­tra­ne­ja”. An­te lo cual, Isabel re­sul­ta­ba una ri­val in­có­mo­da y prin­ci­pal mo­ne­da de cam­bio en­tre los ban­dos no­bi­lia­rios que se la dispu­taban pa­ra con­tro­lar el reino. En­ton­ces, la jo­ven Isabel re­sol­vió re­cluir­se en el al­cá­zar de Se­go­via mien­tras otros de­ci­dían su suer­te. Tiem­po des­pués, en 1471, la prin­ce­sa re­co­no­ce­rá en una car­ta di­ri­gi­da a su her­ma­nas­tro que sin­tió des­am­pa­ro, mu­cho mie­do

El aten­ta­do su­fri­do por su ma­ri­do en 1492 nos des­cu­bre a una rei­na preo­cu­pa­da por el do­lor y la mor­ta­li­dad de la car­ne

y so­lo en­con­tró con­sue­lo en la ora­ción: “Me que­dé en mi pa­la­cio por sa­lir de su guar­da [la rei­na Jua­na] des­ho­nes­ta pa­ra mi hon­ra y pe­li­gro­sa pa­ra mi vi­da”, acu­dien­do “a la gra­cia de Dios que fue pa­ra mí, ma­yor guar­da que la que yo en el rey te­nía ni en la rei­na”.

Pe­ro el tes­ti­mo­nio que más nos des­cu­bre la psi­co­lo­gía de Isabel fue su reac­ción an­te el aten­ta­do su­fri­do por su ma­ri­do el 7 de di­ciem­bre de 1492. Es­tan­do Fer­nan­do el Ca­tó­li­co en Bar­ce­lo­na fue agre­di­do por Juan Ca­ña­más con una es­pa­da que atra-

El re­gue­ro de fa­lle­ci­mien­tos de­bi­li­tó a Isabel, por mu­cho que man­tu­vie­ra la lu­ci­dez has­ta sus úl­ti­mos días

ve­só el cue­llo del mo­nar­ca y le tu­vo en ca­ma va­rios días has­ta que la he­ri­da ci­ca­tri­zó con­ve­nien­te­men­te. Isabel com­par­te con su con­fe­sor Her­nan­do de Ta­la­ve­ra la an­gus­tia vi­vi­da an­te tal su­ce­so y del mis­mo ex­trae va­rias con­se­cuen­cias per­so­na­les. En pri­mer lu­gar, la agre­sión le hi­zo to­mar vio­len­ta cons­cien­cia de su fra­gi­li­dad co­mo ser hu­mano: “Pues ve­mos que los re­yes pue­den mo­rir de cual­quier desas­tre, co­mo los otros, ra­zón es de apa­re­jar a bien mo­rir”. Con­tem­plan­do así el ros­tro de su pro­pia muer­te, Isabel qui­so es­tar pre­pa­ra­da pa­ra esa úl­ti­ma ho­ra y or­de­nó pa­gar to­das las deu­das pen­dien­tes. Por­que, aun­que nun­ca ol­vi­dó que ese mo­men­to fi­nal lle­ga­ría, “an­tes co­mo co­sa muy sin du­da la pen­sa­ba mu­chas ve­ces, y la gran­de­za y pros­pe­ri­dad me lo ha­cía más pen­sar y te­mer”, sin em­bar­go, “hay muy gran di­fe­ren­cia de creer­lo y pen­sar­lo a gus­tar­lo”.

La pu­ña­la­da al rey Fer­nan­do, Isabel la sin­tió en car­ne pro­pia y, sin em­bar­go, no fue la úni­ca oca­sión en la cual el cuer­po de la rei­na nos ha­bla. Co­mo re­fle­jo trans­pa­ren­te de su men­te, su con­di­ción fí­si­ca se vio afec­ta­da por otros epi­so­dios dra­má­ti­cos.

LAS CUA­TRO CU­CHI­LLA­DAS

An­drés Ber­nál­dez ad­vier­te que “el pri­mer cu­chi­llo de do­lor que tras­pa­só el áni­ma de la rei­na do­ña Isabel fue la muer­te del prín­ci­pe. El se­gun­do fue la muer­te de do­ña Isabel, su pri­me­ra hi­ja, rei­na de Por­tu­gal. El ter­cer cu­chi­llo de do­lor fue la muer­te de don Mi­guel, su nie­to, que ya con él se con­so­la­ban. E des­de es­tos tiem­pos vi­vió sin pla­cer la di­cha rei­na do­ña Isabel, muy ne­ce­sa­ria en Cas­ti­lla, e se acor­tó su vi­da e su sa­lud.” Cier­ta­men­te, es­te re­gue­ro de fa­lle­ci­mien­tos de­bi­li­tó a Isabel, por mu­cho que man­tu­vie­ra ple­na­men­te su lu­ci­dez has­ta sus úl­ti­mos días. Con ca­da muer­te se iba un hi­jo y tam­bién un pro­yec­to político pues­to que to­dos es­ta­ban in­vo­lu­cra­dos en alian­zas in­ter­na­cio­na­les o su­ce­sio­nes a al­gún trono.

La cuar­ta cu­chi­lla­da no enu­me­ra­da por Ber­nál­dez se­ría su hi­ja Jua­na, la cual, aun­que vi­va, es­ta­ba lla­ma­da a re­ci­bir la co­ro­na de Cas­ti­lla, pe­ro su ca­rác­ter psi­co­ló­gi­ca­men­te ines­ta­ble lle­na­ba de preo­cu­pa­ción a Isabel. Es­tan­do la rei­na con fie­bre y ya en fe­chas tan pró­xi­mas a su fa­lle­ci­mien­to co­mo el año 1503 acu­dió a vi­si­tar­la y se dio per­fec­ta cuen­ta de la in­ci­pien­te lo­cu­ra de la he­re­de­ra: “Yo vi­ne aquí, con más tra­ba­jo y pri­sa, y ha­cien­do ma­yo­res jor­na­das de las que pa­ra mi sa­lud con­ve­nía. Y aun­que le en­vié de­cir que yo ve­nía a po­sar con ella, ro­gán­do­le que se vol­vie­ra a su apo­sen­to has­ta que vi­ne yo y la me­tí. Y en­ton­ces ella me ha­bló tan re­cia­men­te, de pa­la­bras de tan­to desaca­ta­mien­to y tan fue­ra de lo que hi­ja de­be de­cir a su ma­dre que si ya no vie­ra la dis­po­si­ción en que ella es­ta­ba, yo no se las su­frie­ra de nin­gu­na ma­ne­ra”. Se­rá aquí don­de aso­ma­rá, por úl­ti­ma vez, la ma­dre re­sig­na­da, la mu­jer afli­gi­da e im­po­ten­te, pe­se a te­ner en sus ma­nos el má­xi­mo po­der que ja­más una da­ma tu­vo nun­ca en la pe­nín­su­la.

Las re­pre­sen­ta­cio­nes

es­cul­tó­ri­cas de la rei­na más im­por­tan­te de Es­pa­ña sal­pi­can to­da la geo­gra­fía pe­nin­su­lar.

Va­rios re­tra­tos de Isabel la Ca­tó­li­ca.

Arri­ba, óleo so­bre lien­zo (1859) de Joa­quín Do­mín­guez Béc­quer en la Ca­sa Con­sis­to­rial de Sevilla. So­bre es­tas lí­neas, una pin­tu­ra anó­ni­ma de la rei­na en torno a 1600. En la otra pá­gi­na, aba­jo, La Vir­gen de

los Re­yes Ca­tó­li­cos, obra anó­ni­ma, c. 149193, pro­pia del go­ti­cis­mo fi­ni­se­cu­lar.

En­tre los hi­tos de su rei­na­do so­bre­sa­len el Des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca, que ella mis­ma ava­ló, y la con­quis­ta de Gra­na­da en 1492.

Cis­ne­ros li­ber­tan­do a los cau­ti­vos de Orán, en una de las cam­pa­ñas mi­li­ta­res de los RR.CC.

La rei­na Isabel en Al­ca­lá de He­na­res y, arri­ba, dic­tan­do sus úl­ti­mas vo­lun­ta­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.