1000 años

Las ban­de­ras, tal y co­mo hoy las co­no­ce­mos, lle­ga­ron a la Pe­nín­su­la de la mano de los mu­sul­ma­nes, aun­que hu­bo un an­tes… y un lar­go des­pués. Es­tas son so­lo al­gu­nas de las fe­chas que han mar­ca­do la evo­lu­ción de este sím­bo­lo, que sin­gu­la­ri­zó a los dis­tin­tos

Historia de Iberia Vieja - - TEMA DEL MES -

En la His­pa­nia del si­glo III a.C., las rí­gi­das in­sig­nias de las le­gio­nes ro­ma­nas em­pe­za­ron a lu­cir en los cam­pa­men­tos pe­nin­su­la­res. La Lo­ba y, más tar­de, el Águi­la habían lle­ga­do para que­dar­se. Los por­taes­tan­dar­tes se de­no­mi­na­ban ve­xi­lla­rius; ve­xi­lla –“ve­las pe­que­ñas”– eran sus ban­de­ras; y de ahí pro­vie­ne la ve­xi­lo­lo­gía, que es­tu­dia es­tos sím­bo­los. Los pue­blos que po­bla­ban la Cel­ti­be­ria se iden­ti­fi­ca­ban ya con sus pro­pios em­ble­mas, pe­ro ca­re­ce­mos de ras­tros que nos per­mi­tan re­cons­truir­los.

Tras la caí­da de Ro­ma, los vi­si­go­dos se asen­ta­ron en la Pe­nín­su­la. En el año 410, este pue­blo ocu­pó di­ver­sas par­tes del te­rri­to­rio. Ig­no­ra­mos la ban­de­ra que enar­bo­la­ron, pe­ro, gra­cias a las Eti­mo­lo­gías de San Isi­do­ro –c. 630– y a la His­to­ria de Wam­ba de San Julián te­ne­mos la cer­te­za de que uti­li­za­ban ban­de­ras. Es pro­ba­ble que fue­ran ro­jas, a la ma­ne­ra de las de los mi­li­ta­res ro­ma­nos a cu­yas ór­de­nes habían com­ba­ti­do co­mo fe­de­ra­dos. Lo que pa­re­ce pro­ba­do es que fue­ron los vi­si­go­dos quie­nes alum­bra­ron el tér­mino “ban­de­ra”, que pro­ven­dría del go­do “band­wo”, sím­bo­lo o se­ñal.

De acuer­do con la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Ve­xi­lo­lo­gía, “fue­ron los ára­bes quie­nes in­tro­du­je­ron en la Pe­nín­su­la las ban­de­ras tal y co­mo hoy las co­no­ce­mos, es de­cir, co­mo pie­zas de te­la fi­ja­das a un as­ta des­de el que on­dean per­pen­di­cu­lar­men­te”. El blan­co de los Ome­yas y los Al­moha­des o el ver­de de los Fa­ti­mi­das mar­ca­ron bue­na par­te de los si­glos de do­mi­na­ción mu­sul­ma­na.

Du­ran­te la Re­con­quis­ta, los dis­tin­tos reinos fra­gua­ron su iden­ti­dad sim­bó­li­ca gra­cias a es­tos ele­men­tos. Una de las pri­me­ras ban­de­ras co­no­ci­das es la Real de Ra­mi­ro I (842-850). Se tra­ta de una pie­za de ti­po cor­ne­ta blan­ca, con cruz ro­ja en el cen­tro y can­tos de ese co­lor. Aun­que los his­to­ria­do­res no se po­nen de acuer­do so­bre la ban­de­ra de Pelayo, las hi­pó­te­sis os­ci­lan en­tre una cruz de madera de ro­ble –lue­go cu­bier­ta de oro– y un león ro­jo so­bre cam­po blan­co.

El reino de León se fun­dió con este ani­mal, y en los pen­do­nes, ban­de­ras y es­tan­dar­tes de los su­ce­si­vos re­yes des­co­lla­ron el co­lor ro­jo y las fi­gu­ras re­li­gio­sas.

En el si­glo XIII, Fer­nan­do III el San­to ar­mo­ni­zó los cor­do­nes ro­jos de los se­llos reales de León y los ama­ri­llos de Cas­ti­lla y fu­sio­nó los sím­bo­los de am­bos reinos en

un so­lo escudo. Su hi­jo, Al­fon­so X el Sa­bio, re­gu­ló las se­ñas, pen­do­nes y es­tan­dar­tes en las Par­ti­das, don­de aco­me­tió una sín­te­sis de sus ti­pos y usos en las gue­rras.

Tras la vic­to­ria de Las Na­vas de To­lo­sa (1212), y se­gún la le­yen­da lue­go des­men­ti­da por los tra­ba­jos de Faustino Me­nén­dez Pidal de Navascués, San­cho el Fuer­te ha­bría or­de­na­do un nue­vo em­ble­ma: una ca­de­na de oro con una es­me­ral­da en su cen­tro, que ha­bría arre­ba­ta­do al mis­mo ca­li­fa, tal co­mo ha so­bre­vi­vi­do en el escudo de Na­va­rra has­ta hoy.

Los bas­to­nes de oro de Ara­gón o la le­yen­da que atri­bu­ye al rey de Fran­cia Car­los el Cal­vo la in­ven­ción del pri­mi­ti­vo escudo de Ca­ta­lu­ña ani­man es­tos pro­le­gó­me­nos que fi­ni­qui­ta­mos, có­mo no, con los Re­yes Ca­tó­li­cos. Es­tos se sir­vie­ron del guion de la Ban­da de Cas­ti­lla, ador­na­do con yu­gos y fle­chas, las ini­cia­les de sus nom­bres y el “tan­to mon­ta, mon­ta tan­to” co­mo le­yen­da.

¿Quie­re es­to de­cir que en la épo­ca de Sus Ca­tó­li­cas Ma­jes­ta­des ha­bía ya una suer­te de ban­de­ra na­cio­nal? En ab­so­lu­to. Cuan­do Co­lón em­pren­dió su via­je a las In­dias, por­ta­ba en­se­ña pro­pia.

To­do cam­bió con Felipe el Her­mo­so en 1506...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.