El mons­truo

Historia de Iberia Vieja - - HISTORIA CONTEMPORÁNEA -

EL 20 DE ABRIL de 1889, en una pe­que­ña ciu­dad fron­te­ri­za aus­tría­ca que hoy se aver­güen­za de su pa­sa­do y por­fía para que no vuel­va a re­pe­tir­se, na­ció Adolf Hitler, el ma­yor mons­truo del si­glo XX. Alumno dis­per­so, pintor frus­tra­do y na­cio­na­lis­ta acé­rri­mo, se alis­tó vo­lun­ta­rio en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y fue he­ri­do en una pier­na. Co­mo tan­tos de sus coe­tá­neos, Hitler fue hi­jo de una de­rro­ta que mar­có a su ge­ne­ra­ción. Tras el Ar­mis­ti­cio de 1918, em­pren­dió su irre­sis­ti­ble as­cen­so en las fi­las del Par­ti­do Obre­ro Ale­mán, re­bau­ti­za­do en 1920 co­mo Par­ti­do Na­cio­nal­so­cia­lis­ta Obre­ro Ale­mán, don­de dio mues­tras de su li­de­raz­go y sus ha­bi­li­da­des para la ora­to­ria. Mar­xis­tas y ju­díos eran sus enemi­gos; el Tra­ta­do de Ver­sa­lles, un pa­pel mo­ja­do que ha­bía que de­sin­te­grar.

Jun­to a un gru­po de se­cua­ces fa­na­ti­za­dos, mu­chos de ellos pro­ve­nien­tes de los ba­jos fon­dos, en­ca­be­zó en 1923 el lla­ma­do putsch de la cer­ve­ce­ría de Mu­nich, un gol­pe de es­ta­do abor­ta­do por las au­to­ri­da­des y por el que cum­plió ape­nas unos meses de cár­cel de los cin­co años a los que ha­bía si­do con­de­na­do. A la pos­tre, el putsch fra­ca­sa­do fue una de sus ma­yo­res victorias: su cau­sa se ga­nó a sus pri­me­ros már­ti­res y él mis­mo apro­ve­chó su re­clu­sión en Lands­berg para dic­tar a su lu­gar­te­nien­te Ru­dolf Hess Mein Kampf, la bi­blia del na­cio­nal­so­cia­lis­mo, una de­li­ran­te re­ca­pi­tu­la­ción de sus ob­se­sio­nes an­ti­se­mi­tas y sus sue­ños ex­pan­sio­nis­tas.

Tras re­cu­pe­rar la li­ber­tad, afron­tó la ta­rea de re­com­po­ner el par­ti­do. La fra­gi­li­dad de la Re­pú­bli­ca de Wei­mar, ma­nia­ta­da aún por los pro­ble­mas re­sul­tan­tes de la gue­rra y por la fu­ria de la De­pre­sión del 29, le die­ron alas. En las elec­cio­nes del 14 de sep­tiem­bre de 1930 su par­ti­do, el NSDAP, fue ya la se­gun­da fuer­za más vo­ta­da, in­cre­men­tan­do su nú­me­ro de es­ca­ños de 12 a 107.

El apo­yo de los in­dus­tria­les y el Ejér­ci­to y las sim­pa­tías de un pue­blo al que ha­bía he­cho re­co­brar el or­gu­llo del “pan­ger­ma­nis­mo” hi­cie­ron el res­to. En 1932, el NSDAP aven­ta­jó en ca­si 100 asien­tos a los so­cial­de­mó­cra­tas. Su des­tino es­ta­ba ya tra­za­do, y el 30 de enero de 1933 el pre­si­den­te Hin­den­burg le con­fió la Can­ci­lle­ría. La cuen­ta atrás ha­bía co­men­za­do.

En­tre 1933 y 1939, el ré­gi­men na­cio­nal­so­cia­lis­ta se ma­tri­cu­ló en una ca­rre­ra de ex­ce­sos que des­man­te­ló cual­quier atis­bo de de­mo­cra­cia en Ale­ma­nia y pu­so so­bre avi­so al Vie­jo Con­ti­nen­te, qui­zá de­ma­sia­do vie­jo para reac­cio­nar a tiem­po. La po­lí­ti­ca de apa­ci­gua­mien­to y con­tem­po­ri­za­ción le dis­pen­sa­ron una vic­to­ria tras otra: el Ans­chluss con Aus­tria, la cri­sis de los Su­de­tes –re­suel­ta por las bra­vas– o la del co­rre­dor de Dan­zig, la úl­ti­ma reivin­di­ca­ción an­tes del es­ta­lli­do de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, que acre­cen­tó tras el gol­pe de es­ta­do fran­quis­ta aquel ve­rano del 36, fue­ron otras tan­tas de­mos­tra­cio­nes de fuer­za e in­di­fe­ren­cia a las re­glas in­ter­na­cio­na­les.

Tan frío co­mo cal­cu­la­dor, el Füh­rer lle­gó a res­pal­dar unT­ra­ta­do de No Agre­sión con la Unión So­vié­ti­ca –el lla­ma­do Pac­to Rib­ben­trop-Mó­lo­tov– ape­nas nue­ve días an­tes de in­va­dir Po­lo­nia. Ne­ce­si­ta­ba cu­brir­se las es­pal­das: el fren­te oc­ci­den­tal era lo pri­me­ro.Y él lo sa­bía. ”Es­toy re­suel­to a so­lu­cio­nar de una vez para siem­pre la cues­tión de Dan­zig y del

Co­rre­dor, y ob­te­ner una so­lu­ción que per­mi­ta una vi­da co­mún pa­cí­fi­ca en­tre Ale­ma­nia y Po­lo­nia. Si Po­lo­nia se abs­tie­ne de co­me­ter ac­tos in­hu­ma­nos, las fuer­zas del Reich no ata­ca­rán más que los ob­je­ti­vos mi­li­ta­res...”. So­bran los co­men­ta­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.