Los his­to­ria­do­res no han po­di­do ve­ri­fi­car si Fran­co co­no­cía el ex­pe­ri­men­to, pe­ro du­dan de que Hitler le pi­die­ra si­quie­ra per­mi­so

Historia de Iberia Vieja - - CRONOS - Una for­ma­ción de BOM­BAS DE 500 KI­LOS AS­FI­XIA POR AC­CI­DEN­TE

Du­ran­te años, na­die co­no­ció el fon­do de es­ta tra­ge­dia. Las re­fe­ren­cias bi­blio­grá­fi­cas eran es­ca­sas y los ar­chi­vos mi­li­ta­res no da­ban cuen­ta de los ata­ques. Sin em­bar­go, la me­mo­ria de los más vie­jos re­cor­da­ba ví­vi­da­men­te el pa­vor de aque­lla pri­ma­ve­ra en que el cie­lo es­cu­pió has­ta 36 bom­bas en ape­nas diez días. Al­bo­càs­ser, Ares del Maes­trat, Be­nas­sal y Vi­lar de Ca­nes, to­dos en Castellón, fue­ron los pue­blos ele­gi­dos por la Le­gión Cóndor pa­ra la prue­ba, tal co­mo apun­ta­ba Ant­hony Bee­vor en su im­pres­cin­di­ble La Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la: “En la pri­ma­ve­ra del año 1938, du­ran­te el avan­ce a tra­vés del fren­te de Aragón, la Le­gión Cóndor bom­bar­deó pue­blos y ciu­da­des pa­ra ve­ri­fi­car la pre­ci­sión de los bom­bar­deos de los Stu­ka con bom­bas de 500 ki­los”.

Los his­to­ria­do­res no han po­di­do ve­ri­fi­car si Fran­co co­no­cía es­te ex­pe­ri­men­to, pe­ro du­dan de que Hitler le pi­die­ra si­quie­ra per­mi­so. De he­cho, el pe­rio­dis­ta Ra­fa Mo­lés, que ac­tual­men­te tra­ba­ja en un do­cu­men­tal so­bre el lla­ma­do Ex­pe­ri­men­to Stu­ka, ha se­ña­la­do que un mes an­tes el ge­ne­ral ha­bía prohi­bi­do los bom­bar­deos so­bre la po­bla­ción ci­vil, es­ti­man­do que la pre­sen­cia de la Le­gión Cóndor era ya su­per­flua… además de muy cos­to­sa. A los su­per­vi­vien­tes so­lo les que­dó, pues, la re­sig­na­ción de ver có­mo sus se­res que­ri­dos eran se­pul­ta­dos por to­ne­la­das de ol­vi­do, en tan­to que la cau­sa ofi­cial de su muer­te se tra­du­cía en “as­fi­xia por ac­ci­den­te de avia­ción”. ¿Ac­ci­den­te?

Va­rios pue­blos de Castellón fue­ron con­de­na­dos a la muer­te en un frío en­sa­yo de la ani­qui­la­ción. En los des­pa­chos de los je­rar­cas na­zis se re­sol­vió su suer­te. Los sol­da­dos po­sa­ron días an­tes jun­to a los pro­yec­ti­les que des­car­ga­rían sus Stu­ka. El pue­blo mi­ró al cie­lo. Y se hi­zo el si­len­cio.

–los te­mi­bles Jun­kers Ju 87– so­bre Po­lo­nia en 1939. Lle­va­ban la lec­ción apren­di­da de Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.