Un día Joan es­cu­chó unos gri­tos que pro­ce­dían de las du­chas. Cuan­do se acer­có vio a un sa­cer­do­te vio­lan­do a un ni­ño

Historia de Iberia Vieja - - HISTORIA CONTEMPORÁNEA - Es­tu­vo ope­ra­ti­vo en­tre 1946 y 1975, EL PREVENTORIO TE­RRI­BLE El preventorio de aguas de Bu­sot (Ali­can­te)

ni­ño que su ma­dre era ma­la. Es que era se­pa­ra­da…

Un día Joan es­cu­chó unos gri­tos que pro­ce­dían de las du­chas. Cuan­do se acer­có vio a un sa­cer­do­te vio­lan­do a un ni­ño. Se man­tu­vo ate­rro­ri­za­do pe­ro es­con­di­do pa­ra que ese ti­po no le vie­ra. “No en­ten­día qué es­ta­ba pa­san­do pe­ro me di cuen­ta de que aquel hom­bre dis­fru­ta­ba ha­cien­do su­frir al ni­ño”. Días des­pués, le to­có a él con­ver­tir­se en víc­ti­ma: “Mien­tras es­ta­ba de pie en el pa­si­llo, ya que me en­con­tra­ba cas­ti­ga­do a no dor­mir, el cu­ra vino y em­pe­zó a de­cir­me con una voz sos­pe­cho­sa­men­te dul­ce que no lo te­nía que ha­cer más, y al mis­mo tiem­po me iba aca­ri­cian­do. Se me­tía la mano en la so­ta­na, aca­ri­cián­do­se las par­tes, y con la otra me to­ca­ba… Re­cuer­do al cu­ra te­nien­do un or­gas­mo mien­tras ha­cía esos to­ca­mien­tos. Al día si­guien­te, me acor­da­ré to­da la vi­da, a las ocho de la ma­ña­na ese mis­mo se­ñor es­ta­ba dan­do mi­sa”. El su­yo no fue un ca­so ais­la­do. Se han re­co­gi­do mi­les de ca­sos si­mi­la­res. Uno de los lu­ga­res en los que la violencia es­ta­ba a la or­den del día fue en el preventorio de Gua­da­rra­ma. Hoy si­gue ahí, aban­do­na­do y en rui­nas; van por allí al­gu­nos gru­pos de per­so­nas dis­pues­tos a vi­vir ex­pe­rien­cias ex­tra­ñas y las di­vul­gan sin ha­cer men­ción a lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te: allí se abu­sa­ba de los niños. Esos ca­za­do­res de emo­cio­nes se con­vier­ten en cóm­pli­ces del si­len­cio. Nun­ca es­tu­vie­ron ahí pa­ra sa­nar de las do­len­cias a los niños. Los que mu­rie­ron no fue por cul­pa de la tu­bercu­losis, sino por cul­pa de los sal­va­jes cas­ti­gos a los que eran so­me­ti­dos.

“Los pre­ven­to­rios ter­mi­na­ron sien­do un con­te­ne­dor de si­tua­cio­nes muy di­ver­sas, es­pe­cial­men­te pa­ra fa­mi­lias con po­cos

pe­ro el trau­ma del preventorio de Gua­da­rra­ma si­gue vi­vo en la me­mo­ria de sus víc­ti­mas.

fue ad­qui­ri­do por el Es­ta­do en 1936, en teo­ría pa­ra al­ber­gar a niños en­fer­mos de tu­bercu­losis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.