En­tre agre­sio­nes y ex­pe­ri­men­tos

Historia de Iberia Vieja - - HISTORIA CONTEMPORÁNEA - “SI DEVOLVÍAS TE HA­CÍAN TRAGAR EL VÓ­MI­TO.

La co­mi­da es­ta­ba as­que­ro­sa.Te­nía ocho años. Cuan­do vol­ví te­nía la ve­sí­cu­la co­mo un ba­lón y es­tu­ve me­ses a die­ta. Una vez me hi­ce pis por­que no me de­ja­ban ir al ba­ño. Me obli­ga­ron a dor­mir con la ro­pa mo­ja­da y la ven­ta­na abier­ta. Al pa­tio a ve­ces sa­lía des­cal­za y en ro­pa in­te­rior. El cu­ra nos di­jo: to­dos los que te­néis muer­tos du­do­sos sois, en reali­dad, ba­su­ra”, re­me­mo­ra Án­ge­la Fer­nán­dez, que es­tu­vo en el preventorio de Gua­da­rra­ma, que a la vis­ta de lo que sa­be­mos fue un cam­po de con­cen­tra­ción pa­ra niños du­ran­te más de 30 años.

Ella fue allí co­mo tan­tos y tan­tos otros: al­go así co­mo “co­mer­cia­les” acu­dían du­ran­te el año al co­le­gio y da­ban a los pe­que­ños imá­ge­nes idí­li­cas de los in­ter­na­dos. De es­ta for­ma pro­vo­ca­ban el in­te­rés de los pe­que­ños que, a su vez, in­sis­tían a sus pa­dres en que era un si­tio lleno de bon­da­des. Era la for­ma en la que se lle­na­ban ve­rano tras ve­rano es­tos cen­tros, en los que tam­bién se rea­li­za­ban ex­pe­ri­men­tos mé­di­cos que pa­re­cían sa­ca­dos de los ma­nua­les más bru­ta­les del na­zis­mo. Jo­sé An­to­nioT­ru­ji­llo es­tu­vo en va­rios in­ter­na­dos de Au­xi­lio So­cial. Cuan­do en­tró en uno de ellos le di­je­ron que es­ta­ba enfermo. Aquel in­com­pren­si­ble dic­ta­men co­bró sen­ti­do cuan­do una no­che fue tras­la­da­do a un qui­ró­fano, es­con­di­do de to­dos, pa­ra ser ope­ra­do. ¡Le pu­sie­ron un ba­lón en los pul­mo­nes! Años des­pués, las mo­les­tias le lle­va­ron a ini­ciar un pe­ri­plo por hos­pi­ta­les. En el Val­de­la­tas de Ma­drid le di­je­ron que le ha­bían he­cho una bes­tia­li­dad, por­que ese ti­po de ope­ra­cio­nes es­tán en­ca­mi­na­das a per­so­nas ma­yo­res que tie­nen al­gún gra­ve pro­ble­ma de sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.