Los ar­tícu­los se di­ri­gían a quie­nes po­dían to­mar de­ci­sio­nes y los fir­ma­ban es­cri­to­res y po­lí­ti­cos

Historia de Iberia Vieja - - TEMA DEL MES - LA REAC­CIÓN ABSOLUTISTA

de­ci­sio­nes, y los “aba­jo-fir­man­tes” eran fun­da­men­tal­men­te es­cri­to­res y po­lí­ti­cos.

¿Y qué de­cir de la Igle­sia? Es­pa­ña era “un país de ce­rra­do y sa­cris­tía”, que su­ma­ba en 1808 na­da me­nos que 70.000 ecle­siás­ti­cos se­cu­la­res, 50.000 mon­jes y frai­les y 25.000 mon­jas. Fren­te al in­va­sor, su ac­ti­tud fue va­ci­lan­te al prin­ci­pio y lue­go de fran­ca opo­si­ción, an­te la cer­te­za de que la mo­nar­quía de Jo­sé I no ce­ja­ría en el aco­so y de­rri­bo de sus pri­vi­le­gios. Fi­gu­ras co­mo el In­qui­si­dor Ge­ne­ral Ra­món Jo­sé de Ar­ce ju­ra­ron, sin em­bar­go, fi­de­li­dad a Jo­sé Bo­na­par­te, mien­tras que otras co­mo Joa­quín Lo­ren­zo Vi­lla­nue­va o Mi­guel Cor­tés hi­cie­ron de sus res­pec­ti­vas tri­bu­nas una bo­ci­na de sus ideas li­be­ra­les. Sea co­mo fue­re, la reac­ción ul­tra­mon­ta­na a la Cons­ti­tu­ción de Cá­diz di­lu­yó to­dos sus lo­gros en un es­pe­jis­mo. La na­ción per­dió su so­be­ra­nía y la pren­sa su li­ber­tad. En­tre 1808 y 1814 el cuar­to po­der lle­gó a ser tan vi­go­ro­so, que Fer­nan­do VII se pro­pu­so cor­tar­le la res­pi­ra­ción en cuan­to re­cu­pe­ró el trono. La res­tau­ra­ción absolutista apli­có su bis­tu­rí so­bre la herencia de las Cor­tes de Cá­diz, y la con­fian­za de­po­si­ta­da por los li­be­ra­les en el Desea­do se des­va­ne­ció a las pri­me­ras de cam­bio. La in­cer­ti­dum­bre so­bre el ab­so­lu­tis­mo o no de Fer­nan­do VII du­ró bien poco: na­da más pi­sar te­rri­to­rio es­pa­ñol, en mar­zo de 1814, Su Ma­jes­tad rehu­só ju­rar la Cons­ti­tu­ción, que de­cla­ró “nu­la y sin nin­gún efec­to” en el de­cre­to de Va­len­cia del 4 de ma­yo de aquel año.

Tras im­po­ner sus te­sis, el ab­so­lu­tis­mo mos­tró el ca­mino del exi­lio a una ge­ne­ra­ción de li­be­ra­les que ha­bían he­cho pro­bar a Es­pa­ña el néc­tar de la li­ber­tad. Vol­vie­ron la cen­su­ra y la li­cen­cia pre­via y la som­bra de la ti­ra­nía se ex­ten­dió a los do­mi­nios de Amé­ri­ca y las Fi­li­pi­nas. Cuan­do el bo­zal ro­za­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.