En 1823, los Cien Mil Hi­jos de San Luis ins­tau­ra­ron de nue­vo el vie­jo or­den feu­dal y el triun­fo reac­cio­na­rio ca­lló otra vez las im­pren­tas

Historia de Iberia Vieja - - TEMA DEL MES - El go­bierno na­po­leó­ni­co

otra vez al pue­blo. En enero de 1834, un de­cre­to so­bre pren­sa e im­pren­ta qui­so ins­ta­lar­se en una suer­te de tie­rra de na­die, en­tre la “ili­mi­ta­da li­ber­tad” y “las tra­bas y res­tric­cio­nes” que ha­bía su­fri­do has­ta ese mo­men­to; pe­ro la cen­su­ra pre­via no pu­do fre­nar la apa­ri­ción de re­le­van­tes pu­bli­ca­cio­nes – El Va­por de Bar­ce­lo­na y El Eco del Co­mer­cio de Ma­drid fue­ron dos de ellas– ni si­len­ciar a jó­ve­nes li­te­ra­tos que re­co­no­ce­mos hoy co­mo maes­tros del pe­rio­dis­mo. Nos re­fe­ri­mos, ma­yor­men­te, a Ma­riano Jo­sé de La­rra, uno de los es­cri­to­res más leí­dos y, sin em­bar­go, peor co­no­ci­dos de nues­tros días: no to­do el mun­do sa­be, por ejem­plo, que es­te in­cons­cien­te ada­lid del Ro­man­ti­cis­mo se ad­hi­rió al men­cio­na­do Cuer­po de

no res­pe­tó la li­ber­tad de ex­pre­sión, lle­gan­do a eje­cu­tar a quie­nes lo cri­ti­ca­ban. de An­toi­ne-Jean Gros, re­fe­ren­te de la pin­tu­ra his­tó­ri­ca de la épo­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.