La pren­sa en la Gue­rra Ci­vil y la dic­ta­du­ra

Historia de Iberia Vieja - - TEMA DEL MES - AN­TOI­NE DE SAINT EXUPERY, El es­ta­dou­ni­den­se Er­nest He­ming­way

Er­nest He­ming­way, John Dos Passos, Geor­ge Or­well… El ca­tá­lo­go de es­cri­to­res que ejer­cie­ron de co­rres­pon­sa­les du­ran­te la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la lle­na­ría en­ci­clo­pe­dias so­bre la li­te­ra­tu­ra del si­glo XX. Las gran­des plu­mas de to­do el mun­do vie­ron caer las bom­bas so­bre Ma­drid, co­no­cie­ron en pri­me­ra per­so­na el dra­ma que su­pu­so es­te an­te­ce­den­te de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y que­da­ron mar­ca­dos pa­ra siem­pre por la tra­ge­dia, co­mo mar­ca­da que­dó nues­tra tra­ge­dia en las ex­ce­len­tes cró­ni­cas que es­cri­bie­ron ca­da uno de ellos en sus res­pec­ti­vos me­dios.

Co­mo es ob­vio, y aun­que la ca­li­dad de los pe­rio­dis­tas es­pa­ño­les no des­me­re­cía a la de los re­nom­bra­dos es­cri­to­res ex­tran­je­ros que cu­brie­ron el con­flic­to, la pren­sa es­pa­ño­la iba a es­tar go­ber­na­da por la dic­ta­du­ra de los ex­tre­mis­mos y la pro­pa­gan­da, el men­sa­je iba a ser de re­sis­ten­cia, exal­ta­ción ab­so­lu­ta de los va­lo­res del ban­do que de­fen­día y de­fe­nes­tra­ción y odio de to­do lo que sig­ni­fi­ca­ba el con­tra­rio.

La pro­pa­gan­da fue el al­ma que di­ri­gía el con­te­ni­do de la pren­sa y, co­mo tal, el Mi­nis­te­rio de Pro­pa­gan­da, en la zo­na re­pu­bli­ca­na, y la De­le­ga­ción de Pren­sa y Pro­pa­gan­da, en la na­cio­nal, man­te­nían un con­trol ab­so­lu­to so­bre lo pu­bli­ca­do en las zo­nas que uno u otro ban­do con­tro­la­ban. Co­mo es ob­vio, la cen­su­ra a la que eran so­me­ti­das to­das las pu­bli­ca­cio­nes con­ver­tían a los pe­rió­di­cos en me­dios de pro­pa­gan­das mu­cho más que in­for­ma­ti­vos, si bien siem­pre po­día aso­mar­se el in­ge­nio de pe­rio­dis­tas e ilus­tra­do­res.

Sin du­da el ca­so más cu­rio­so y en cier­to mo­do, sím­bo­lo de lo que sig­ni­fi­có la rup­tu­ra en­tre las dos Es­pa­ñas a ni­vel pro­pa­gan­dís­ti­co fue el del dia­rio ABC. El 25 de ju­lio de 1936, la ca­be­ce­ra lle­va­ba a la por­ta­da dos ti­tu­la­res ra­di­cal­men­te dis­tin­tos en sus edi­cio­nes de Ma­drid y Se­vi­lla. En la pri­me­ra, con gran­des le­tras, se po­día leer “¡Vi­va la Re­pú­bli­ca!”. Por su par­te la edi­ción se­vi­lla­na ti­tu­la­ba, a cua­tro co­lum­nas: “El sol del día de San­tia­go alum­bra la vic­to­ria de los que lu­chan por una Es­pa­ña nue­va, que se apo­ya en la au­tén­ti­ca tra­di­ción de li­ber­ta­des”, a la que se­guía una de­fen­sa apa­sio­na­da de la su­ble­va­ción de los na­cio­na­les. ¿El mo­ti­vo de tan dis­pa­ri­dad? El Go­bierno de la Re­pú­bli­ca ha­bía in­cau­ta­do tras el gol­pe de Es­ta­do la edi­ción de Ma­drid, im­po­nien­do un cri­te­rio edi­to­rial y una re­dac­ción en apo­yo a la Re­pú­bli­ca. Una vez aca­ba­da la gue­rra, so­bre to­do du­ran­te el pri­mer fran­quis­mo, la pren­sa fue un erial en lo que a ma­ti­ces ideo­ló­gi­cos se re­fie­re, no des­de lue­go a la ca­li­dad de la es­cri­tu­ra, que en al­gu­nos ca­sos fue ex­tre­ma­da­men­te al­ta. Se man­tie­ne la fé­rrea ley de Pren­sa fir­ma­da en ple­na gue­rra, en 1938, con cen­su­ra pre­via y ca­be­ce­ras que tar­da­rán dé­ca­das en mos­trar ten­den­cias más aper­tu­ris­tas. La Ley de Pren­sa de 1966, aus­pi­cia­da por el mi­nis­tro de In­for­ma­ción Ma­nuel Fra­ga Iri­bar­ne, re­la­jó la cen­su­ra y en­ca­mi­nó la pren­sa ha­cia unos con­te­ni­dos más li­bres, den­tro de la ri­gi­dez que aún man­te­nía el tar­do­fran­quis­mo.

fue uno de los mu­chos ilus­tres es­cri­to­res que vi­vie­ron so­bre el te­rreno la Gue­rra Ci­vil co­mo co­rres­pon­sa­les ex­tran­je­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.