La Tran­si­ción: ha­bla, pue­blo, ha­bla

Historia de Iberia Vieja - - TEMA DEL MES - ES UN HE­CHO ACEP­TA­DO

que laTransición co­mo se dio, con sus acier­tos y po­si­bles erro­res, no ha­bría si­do igual sin una pren­sa que, por un la­do, mos­tra­ba el in­men­so con­tras­te so­cio­po­lí­ti­co que ha­bía en un país que aca­ba­ba de sa­lir de una dic­ta­du­ra y, por otro, fue ca­paz de en­cau­zar un diá­lo­go en­tre con­tra­rios que, sin du­da, ayu­dó a que las ren­ci­llas, los odios, las ven­gan­zas y las nos­tal­gias aca­ba­ran ge­ne­ran­do una reac­ción vio­len­ta co­mo so­lu­ción an­te la di­vi­sión exis­ten­te en el país.

Ex­cep­to al­gu­nos pe­rió­di­cos, co­mo El Al­cá­zar, uni­dos inexo­ra­ble­men­te al fran­quis­mo, lo cier­to es que du­ran­te los úl­ti­mos años de la dic­ta­du­ra la pren­sa mos­tra­ba una ac­ti­tud abier­ta a una nue­va for­ma po­lí­ti­ca, por lo que la Tran­si­ción pa­só por ellos ca­si co­mo un pro­ce­so na­tu­ral. La re­for­ma po­lí­ti­ca era un he­cho desea­do por la ma­yor par­te de los es­pa­ño­les e in­clu­so ca­be­ce­ras que po­dían pa­sar co­mo más ape­ga­das a la tra­di­ción, co­mo ABC o La Van­guar­dia, asu­mie­ron con cal­ma y na­tu­ra­li­dad la llegada de la de­mo­cra­cia. Asi­mis­mo, laTransición ve­ría na­cer dos dia­rios que ejer­ce­rían una gran in­fluen­cia so­cial: El País y Dia­rio 16.

Du­ran­te es­te pe­rio­do, la pren­sa hu­bo de ha­cer fren­te y po­si­cio­nar­se an­te de­ci­sio­nes y acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos que po­drían ha­ber he­cho caer una de­mo­cra­cia que aún an­da­ba, co­mo fu­nam­bu­lis­ta inex­per­ta, por la cuer­da flo­ja. Sin em­bar­go, en la ma­yo­ría de los ca­sos, la reac­ción fue acer­ta­da, con la vis­ta pues­ta en se­guir ade­lan­te con el sis­te­ma po­lí­ti­co que aca­ba­ba de na­cer.

Así ocu­rrió en un mo­men­to crí­ti­co, tras el lla­ma­do Sábado Santo ro­jo, el 9 de abril de 1977, cuan­do el pre­si­den­te Adol­fo Suá­rez le­ga­li­za­ba el Par­ti­do Co­mu­nis­ta en un país que ha­bía vi­vi­do epi­so­dios muy re­cien­tes de violencia te­rro­ris­ta, tan­to por par­te de la ul­tra­iz­quier­da co­mo de la ul­tra­de­re­cha con el fin evi­den­te de des­es­ta­bi­li­zar el pro­ce­so. La pren­sa de Ma­drid, con la ex­cep­ción de ABC y El Al­cá­zar, res­pal­dó la le­ga­li­za­ción me­dian­te un edi­to­rial que apa­re­cía el 16 de ese mis­mo mes con el tí­tu­lo: “No frus­trar una es­pe­ran­za”.

El fan­tas­ma de la Gue­rra Ci­vil se aso­mó te­mi­ble la no­che del 23 de fe­bre­ro de 1981 cuan­do el cé­le­bre Gol­pe de Es­ta­do po­nía en ja­que la re­cién na­ci­da de­mo­cra­cia. Pe­se a que mu­chos años des­pués aún no que­da muy cla­ra la reac­ción in­me­dia­ta por par­te de al­gu­nos me­dios al gol­pe, no es me­nos cier­to que el fra­ca­so de es­te sir­vió co­mo aci­ca­te pa­ra apo­yar una de­mo­cra­cia que po­día ha­ber sa­li­do he­ri­da de muer­te de aquel “¡Se sien­ten, co­ño!”.

No me­nos im­por­tan­te ha si­do la unión de la pren­sa en la reac­ción con­tra un te­rro­ris­mo que du­ran­te dé­ca­das ha gol­pea­do en la man­dí­bu­la de un país que, tam­bién por los arres­tos de mu­chos pe­rio­dis­tas que en nu­me­ro­sas oca­sio­nes han si­do su­je­to de aten­ta­dos, re­sis­tió con bra­ve­za ca­da uno de los du­rí­si­mos gol­pes que re­ci­bió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.