Fue­ron mu­chos los epi­so­dios de fal­sos po­se­sos que re­co­gie­ron cró­ni­cas, avi­sos e in­clu­so es­cri­to­res de la ta­lla del mis­mí­si­mo Que­ve­do

Historia de Iberia Vieja - - TEMA DEL MES - Sor Ma­ría de Je­sús de Ágre­da Car­los II,

se­cre­ta­rio y con­se­je­ro de Fe­li­pe IV, Jerónimo de Vi­lla­nue­va –le cos­tó el car­go–, exis­tie­ron otros de me­nor re­le­van­cia pe­ro de los que se hi­cie­ron eco los ga­ce­ti­lle­ros.

En la Re­la­ción de la en­de­mo­nia­da fin­gi­da –que for­ma par­te de la co­rres­pon­den­cia en­tre va­rios Pa­dres de la Com­pa­ñía de Je­sús–, una car­ta fe­cha­da en Va­lla­do­lid el 27 de enero de 1635 se ha­bla acer­ca de una em­bau­ca­do­ra que ideó que es­ta­ba en­de­mo­nia­da por fal­ta de re­cur­sos, qui­zá por­que una de las co­sas que so­lían exi­gir los “de­mo­nios” era que les die­sen li­mos­nas pa­ra sa­lir del cuer­po del po­se­so. Un sa­cer­do­te con diez años de ex­pe­rien­cia en ma­te­ria de “ex­pul­sar es­pí­ri­tus” la con­ju­ró en una igle­sia de mon­jas ar­ma­do de una cruz, un Evangelio y agua ben­di­ta, ins­tan­do a que las “cua­ren­ta y dos le­gio­nes” que de­cía te­ner en el cuer­po, se ba­ja­sen to­dos “a la uña del de­do pul­gar del pie iz­quier­do, adon­de por cua­tro me­ses la de­ja­sen co­mer, be­ber… sin que la ha­gan nin­gún da­ño, y que mien­tras él los li­ga­ba la de­rri­ba­sen en el sue­lo con mu­cha ho­nes­ti­dad”. Tras dar­le li­mos­nas du­ran­te días, pro­ce­die­ron a exor­ci­zar­la en otra igle­sia, don­de se re­uni­ron más de dos­cien­tas per­so­nas. To­dos su­da­ban la go­ta gor­da por­que ha­bían en­tra­do en el cuer­po de la mu­jer “tres de­mo­nios pa­ra ayu­dar a Bel­ce­bú (que ha­bla­ba por su bo­ca)”. Fi­nal­men­te aca­bó por con­fe­sar su en­ga­ño.

En To­le­do se dio el ca­so de un cu­ra que fue lla­ma­do pa­ra exor­ci­zar a una jo­ven que “de­cían es­tar en­de­mo­nia­da, y no ha­bía sa­na­do por más exor­cis­mos que le ha­bía di­cho un re­li­gio­so”. En la sa­cris­tía el pá­rro­co des­cu­brió que era una far­san­te y or­de­nó que le die­sen dos do­ce­nas de azo­tes. Aun­que em­pe­zó ne­gan­do su cul­pa, el tor­men­to pro­vo­có que con­fe­sa­ra, afir­man­do que ha­bía men­ti­do “por mie­do de que no la cas­ti­ga­sen por cier­to mal re­cau­do que ha­bía he­cho con un man­ce­bo”.

En­tre po­cio­nes má­gi­cas, le­ta­nías im­po­si­bles y mi­sas ne­gras, Fe­li­pe IV, un rey te­me­ro­so de Dios co­mo to­dos los Aus­trias –lo que no le im­pi­dió man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les con da­mas de to­da con­di­ción, ol­vi­dan­do los asun­tos de Es­ta­do en ma­nos de sus va­li­dos–, re­cu­rrió a los con­se­jos de la que aca­ba­ría ser su con­se­je­ra es­pi­ri­tual, Sor Ma­ría de Je­sús de Ágre­da, quien ate­so­ra­ba tam­bién un am­plio ca­tá­lo­go de “mi­la­gros” en su vi­da en el claus­tro, y quien in­ten­ta­ría, en vano, lle­var por la sen­da del recato al so­be­rano es­pa­ñol.

En me­dio de ex­tra­ños su­ce­sos que re­co­gían pas­qui­nes y avi­sos, fru­to de la exa­cer­ba­da su­pers­ti­ción mez­cla­da con la fe re­den­to­ra que vi­vía el pue­blo, el otro­ra to­do­po­de­ro­so im­pe­rio es­pa­ñol co­men­za­ba a des­mo­ro­nar­se, al­go que su­ce­de­ría fi­nal­men­te en ma­nos de los de­no­mi­na­dos Aus­trias me­no­res, que con Car­los II “el He­chi­za­do”, otro rey mar­ca­do por el es­tig­ma de lo “so­bre­na­tu­ral”, pon­dría fin de for­ma brus­ca a su di­nas­tía, alla­nan­do el ca­mino al po­der de los Bor­bo­nes.

fue una muy in­flu­yen­te con­se­je­ra es­pi­ri­tual del siem­pre “te­me­ro­so de Dios” Fe­li­pe IV.

al que se co­no­ció co­mo “el he­chi­za­do”, fue el ca­so más cé­le­bre de he­chi­za­mien­to en­tre nues­tros mo­nar­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.