La ni­ñez es eter­na has­ta que pa­sa. En­tre los mu­ros del co­le­gio, el ri­tual de las cla­ses y los exá­me­nes nos con­ser­va­ban en for­mol

Historia de Iberia Vieja - - HISTORIA CONTEMPORÁNEA - Al­gu­nos ves­tían de uni­for­me, ANÁ­LI­SIS SINTÁCTICOS

Cuan­do pi­sa­mos por pri­me­ra vez un au­la, no so­mos cons­cien­tes de lo que nos es­pe­ra: la ca­rre­ra de fon­do más lar­ga de nues­tras vi­das. Des­pués de sen­dos pa­raí­sos lla­ma­dos jar­dín de in­fan­cia y par­vu­la­rio, a los seis años el pro­fe­sor ga­ra­ba­tea­ba la fecha en una es­qui­na de la pi­za­rra y, on­ce años des­pués, otro pro­fe­sor nos pre­gun­ta­ba si lo te­nía­mos to­do cla­ro pa­ra el exa­men de Se­lec­ti­vi­dad.

En­tre esos hi­tos, trans­cu­rría la vi­da aca­dé­mi­ca de un alumno ti­po, que, su­je­to a la Ley Ge­ne­ral de Edu­ca­ción de 1970, im­pul­sa­da por el mi­nis­tro Jo­sé Luis Vi­llar Pa­la­sí, iba que­man­do las eta­pas de la EGB (Edu­ca­ción Ge­ne­ral Bá­si­ca, en­tre los seis y los tre­ce años); BUP (Ba­chi­lle­ra­to Uni­fi­ca­do Po­li­va­len­te, en­tre los ca­tor­ce y los die­ci­séis); y COU (Cur­so de Orien­ta­ción Uni­ver­si­ta­ria, a los die­ci­sie­te). No era una “con­de­na” inexo­ra­ble. Ha­bía cha­va­les que, tras sa­car­se el tí­tu­lo de gra­dua­dos, al fi­nal de la EGB, op­ta­ban por la For­ma­ción Pro­fe­sio­nal, que re­le­ga­ba la teo­ría li­bres­ca y se apli­ca­ba a la prác­ti­ca pa­ra la in­ser­ción la­bo­ral.

La EGB es co­mo una con­sig­na pa­ra quie­nes cre­ci­mos en los años se­ten­ta, ochen­ta y no­ven­ta del pa­sa­do si­glo, una her­man­dad que une a ge­ne­ra­cio­nes di­ver­sas, na­ci­das unas en la dic­ta­du­ra, otras en la de­mo­cra­cia, se­gui­do­ras de gru­pos mu­si­ca­les an­ti­té­ti­cos y pro­gra­mas de ocio de lo más va­rio­pin­tos. Pe­ro to­dos ex­pe­ri­men­ta­mos un es­ca­lo­frío si­mi­lar cuan­do ojea­mos las fo­tos de las fies­tas de disfraces en su pri­me­ra eta­pa o cuan­do nos vie­nen a las mien­tes los nom­bres y los ros­tros de los “pro­fes” y las “se­ños” de Na­tu­ra­les, So­cia­les, Plás­ti­ca o Len­gua.

La ni­ñez es eter­na has­ta que pa­sa. En­tre los mu­ros del co­le­gio, el ri­tual de las cla­ses y los exá­me­nes nos con­ser­va­ban en for­mol. Lo peor era ma­dru­gar. En aque­lla épo­ca, ha­cía frío de ver­dad y la llu­via era tan im­pla­ca­ble que el paraguas no era fa­cul­ta­ti­vo; además, ahí es­ta­ban nues­tras ma­dres pa­ra co­sér­nos­los a las ma­nos. La mo­chi­la abul­ta­ba más que no­so­tros y a na­die se le ocu­rría po­ner­le rue­das. No ha­bía ta­blets y los pro­fe­so­res no te­nían que prohi­bir el uso del mó­vil en el au­la por­que aún no exis­tía. Tu­vi­mos li­bros de Lec­tu­ra en la más tier­na in­fan­cia, y lue­go los de So­cia­les nos en­se­ña­ron que el co­le­gio y el ba­rrio eran pun­tos in­sig­ni­fi­can­tes de un pla­ne­ta lla­ma­do Tie­rra, que so­por­ta­ba el pe­so de cin­co océa­nos y seis con­ti­nen­tes, uno de ellos ha­bi­ta­do por pin­güi­nos y fo­cas y ajeno al des­hie­lo de que tan­to se ha­bla aho­ra. Ha­cía frío de ver­dad. A me­di­da que cre­cía­mos, los pro­ble­mas eran más com­ple­jos y la vi­da iba en

otros con ro­pa de ca­lle, los de la pri­me­ra fi­la le­van­ta­ban la mano y los de las úl­ti­mas se em­be­bían en las ra­yas del pu­pi­tre. Pa­re­cía­mos muy di­fe­ren­tes pe­ro éra­mos bas­tan­te igua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.